Arao Común

19

El arao comun (Uria aalge) es una de las dos especies de aves del género Uria dentro de la familia Alcidae. Esta ave solamente vive en tierra durante la temporada de reproducción, además la especie es circumpolar y se reproduce en las regiones boreales y subárticas.

Entre los pájaros miembros de su familia es la especie más grande. El arao común tiene su nombre por su forma de andar “tonta”, ya que, a diferencia de los pingüinos, no camina con los dedos de las patas, sino con las plantas de las patas. Una explicación etimológica emite el nombre francés “arao de Troïl“, que fue traducido por primera vez como arao troïl, del que surgió el nombre arao común.

Las grandes colonias se encuentran principalmente donde se encuentran las corrientes oceánicas frías y cálidas. Sus sitios de reproducción son acantilados escarpados con estrechas franjas de roca o pequeñas cornisas. El número de subespecies es controvertido. Hay al menos cinco subespecies, pero algunos autores también distinguen entre siete subespecies.

El único lugar de cría en Europa Central se encuentra en Helgoland, donde a principios del siglo XXI se reproducían 2.600 parejas.  A principios de febrero de 2019, hubo una muerte masiva con varias decenas de miles de aves muertas, y varios miles de ejemplares fueron arrastrados por los Países Bajos en la costa del Mar del Norte.

Arao común

El arao común (Uria aalge) es un alca grande. También se la conoce como murra de pico fino en Norteamérica. Tiene una distribución circumpolar, que se da en aguas árticas y boreales bajas en el Atlántico Norte y el Pacífico Norte. Pasa la mayor parte de su tiempo en el mar, y sólo llega a tierra para reproducirse en las costas rocosas de los acantilados o en las islas.

Los araos comunes tienen vuelo directo rápido pero no son muy ágiles, estas aves son más maniobrables bajo el agua, regularmente buceando a profundidades de 30 a 60 metros (de 98 a 197 pies), además se han registrado que han llegado a profundidades de hasta 180 metros (590 pies).

Los araos comunes se reproducen en colonias de alta densidad. Las parejas que anidan pueden estar en contacto corporal con sus vecinos. No hacen nido; su único huevo se incuba en una cornisa de roca desnuda en la pared de un acantilado. Los huevos eclosionan después de 30 días de incubación. El polluelo eclosiona suave y puede regular su temperatura corporal después de 10 días.

Unos 20 días después de eclosionar, el polluelo abandona su zona de nidificación y se dirige hacia el mar, incapaz de volar, pero deslizándose a cierta distancia con las alas ondeando, acompañado por su padre o madre (en la mayoría de los casos siguen a las madres). Las madres son capaces de bucear tan pronto como caen al agua, además la hembra permanece en el sitio del nido por unos 14 días después de que el pollito se ha ido.

Tanto los machos como las hembras pierden el vuelo durante 1 o 2 meses después de la reproducción. En las poblaciones del sur, ocasionalmente regresan al sitio de anidación durante el invierno y las poblaciones del norte pasan el invierno mucho más lejos de las colonias.

El arao común (Uria aalge) volando

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Charadriiformes

Familia: Alcidae

Género: Uria

Especie: Uria aalge

Hábitat y distribución

El área de cría se custodia en el día y el arao común se torna activo al atardecer se extiende sobre las costas del Atlántico Norte y el Pacífico Norte, así como sobre las costas adyacentes del mar de hielo. En el Atlántico, las colonias reproductoras están situadas al oeste entre las latitudes 43 y 56 del norte y al este entre las latitudes 40 y 75 del norte. En el Pacífico, se reproducen en las costas asiáticas entre los 40 y 70 años de latitud norte, en la costa norteamericana del Pacífico, su bruta real de los 36 años de latitud norte alcanza hasta los 68 años de latitud norte en Alaska.

Dentro de Alemania, se cría sólo en Helgoland, donde vive en Roca de Lummen. Sólo el 15% de la población de arao común del Atlántico Norte se reproduce en la costa canadiense, pero en Funk Island, con unas 400.000 parejas, hay una de las mayores colonias reproductoras del mundo de esta especie. En las Islas Británicas, el arao es una de las aves marinas más comunes. Las mayores colonias se encuentran en la pequeña isla escocesa de Handa, donde se criaron casi 100.000 araos en la década de 1990, y en los acantilados de Fowlsheugh, cerca de Aberdeen, donde se cuentan alrededor de 52.000 aves reproductoras.

Fuera de la incubación, algunas de las poblaciones de araos comunes están cerca de sus colonias reproductoras. Otras poblaciones llevan a cabo contra ella migraciones parcialmente amplias. Se mueven en dirección sur en esa ocasión para evadir el hielo marino. Sin embargo, las aves reproductoras de las costas de Oregón y Washington también vuelan hacia el norte y pasan, por ejemplo, en las aguas de la Columbia Británica a finales del verano. Un gran número de araos comunes se reúne cerca de la Doggerbank en el Mar del Norte en julio.

Otro gran número de araos que se reproducen a lo largo de la costa británica se reúnen después de la temporada de reproducción en el este del Mar del Norte, donde se mezclan con aves reproductoras del norte de Noruega. Las aves jóvenes permanecen en la región de las plataformas durante sus dos primeros años de vida. Hasta su vuelo, son acompañados por lo menos por uno, debido a la muda temporalmente también al vuelo de las aves adultas inutilizables. Los pichones regresan a su colonia de cría original lo más pronto posible en su tercer año de vida.

Población atlántica

La población total del Atlántico se estima entre 2 y 2,7 millones de parejas reproductoras y ha mostrado un fuerte aumento en los últimos años. De éstas, entre 0,7 y 1,4 millones de parejas reproductoras se reproducen en Islandia y un total de un millón de parejas reproductoras se reproducen en Gran Bretaña, Irlanda y las Islas Anglonormandas. Las poblaciones en el suroeste de Europa se consideran ahora en peligro después de algunas disminuciones pronunciadas, mientras que las poblaciones en grandes partes de Fenoscandia, el oeste de Gran Bretaña e Irlanda continúan aumentando.

Características

Con su arao de pico grueso, se encuentran entre las especies de la familia Alcidae más pesadas que aún viven. El dimorfismo sexual es muy leve y en promedio, los ejemplares machos de esta especie poseen un pico ligeramente más grande que las hembras.

El arao nada en el agua con movimientos de paleta alternados de las patas y por lo tanto es relativamente lento. Los araos comunes que huyen aparecen o vuelan hacia arriba. Los araos comunes  pasan por la muda después de que las aves jóvenes han abandonado la colonia de cría. Dado que muda sus alas al mismo tiempo, no puede volar durante un período de 45 a 50 días.

Con el macho, la incapacidad de volar cae en el período, en el que acompaña a su pichón en el mar, los vuelos de estas aves son realizados con movimientos relativamente malos, que se mueven con rápidos golpes de alas. Las aves se levantan para el vuelo sólo después de una aproximación más larga sobre el agua.

Imágenes del Arao común

Tamaño y peso

Con un tamaño de 38 a 46 centímetros, el arao común se compara en tamaño con un ánade real, pero tiene un pico más fino y agudo. La envergadura de las aves adultas es de 61 a 73 centímetros y el peso es de un kilogramo.

Colores

En verano, el plumaje de arao común es marrón con negro en la cabeza, en la espalda, en la cola, en la parte superior de las alas y en las puntas de las alas con ambos sexos en la cabeza. El vientre y las áreas más grandes de la parte inferior de las alas son blancas.

En el invierno, también el mentón y un área detrás del ojo son blancos. Al volar, el pico y las patas se notan gris con negro sobresalen claramente del resto del cuerpo. Como característica exterior especial, también se ve con frecuencia un anillo en el ojo blanco, desde el cual una línea blanca se tira hacia atrás hasta aproximadamente la mitad de la cabeza.

Los animales, que muestran esta característica, también son llamados anteojos. Sin embargo, el anillo del ojo no es una característica de su propia especie o subespecie, sino sólo una variación de color. La variación de color ocurre en un gradiente de sur a norte desde cero por ciento en Portugal hasta el 50 por ciento en las poblaciones del Ártico.

Los polluelos recién eclosionados tienen el plumaje grueso con puntas finas. El plumón es corto en la parte inferior y más largo y áspero en la cabeza y el cuello. La cabeza y el cuello son de color negro, sin embargo, las puntas resumidas en vainas blancas dan como resultado una fina franja de luz. La parte superior del cuerpo es de color marrón oscuro con manchas grises. Por otro lado, la parte inferior del cuerpo es de color blanco pardusco, el vientre suele ser blanco puro. Las plumas primeras aparecen si los pollos tienen pocos días de vida.

Canto

En las colonias, los araos comunes son muy ruidosos. Principalmente, lanzan un sonido como un: Wha wha wha, que se transforma en un tono rugiente.

Fotos del Arao común

Alimentación

El arao común se alimenta principalmente de cardúmenes de peces como el arenque, el lanzón, el espadín y el bacalao, que viven cerca de la superficie del agua.  Durante los meses de verano, los crustáceos constituyen una gran proporción de los alimentos en las zonas árticas.  Los araos comunes adultos en cautiverio necesitan entre 280 y 320 gramos de alimento cada día.  Esto corresponde a alrededor del 28 al 34 por ciento de su peso corporal.

Los animales son vistos a menudo con peces en sus picos, con las puntas de los peces saliendo.  En el Mar del Norte, las zonas de alimentación se encuentran por término medio a una distancia de hasta treinta kilómetros del lugar de la colonia durante la época de reproducción.  En Terranova, las aves visitan diferentes razones alimenticias en el curso de la incubación.  En el período de incubación del huevo, cubren un promedio de 38 kilómetros por vuelo,  en el tiempo, en que se cría el polluelo, contra el adulto sólo 5,4 kilómetros.

¿Qué come y como consigue el alimento?

Durante las inmersiones el arao común se mueve bajo el agua con movimientos de rotación y aleteo de las alas.  La profundidad máxima de buceo es de 180 metros, pero como regla general las aves se sumergen a profundidades mucho menores.  Junto con el arao de pico grueso, son la especie entre las aves de la familia que pueden bucear más profundamente.

Lo típico del comportamiento de caza del arao es que, en un primer momento, sólo mete la cabeza por encima de los ojos en el agua y observa a los peces de esta manera.  El tiempo de inmersión es en promedio de un minuto por inmersión.  Sin embargo, las inmersiones de 2 a 3 minutos para esta especie ya han sido probadas.

Durante la crianza de los polluelos, los araos comunes se adaptan a los cambios en la oferta de alimentos adaptando su comportamiento de búsqueda y su ritualización diaria.  La investigación sobre las colonias reproductoras en las Shetland ha demostrado que en los años en que el consumo de alimentos es bajo, los araos comunes pasan 178 minutos por vuelo, más del doble de tiempo que en los años en que el consumo de alimentos es alto.

En estos años, los vuelos de comida duran un promedio de 76 minutos.  También se alejan seis veces más de las colonias de cría en los años en que el nivel de alimento es bajo que en los años en que el nivel de alimento es alto, y luego quintuplican el tiempo de inmersión en cada vuelo alimentario a 6 a 8. Sin embargo, el arao es incapaz de compensar plenamente una disminución significativa de la disponibilidad de alimento.  Por lo tanto, la tasa de reproducción disminuye en los años de escasez de alimentos.

Fotografías del Arao común

Apareamiento y reproducción

Los araos comunes alcanzan su madurez sexual más temprana como aves de cuatro años de edad, sin embargo, por lo general están listos para la reproducción sólo en el quinto año. Dependiendo de la anchura geográfica, regresan a sus colonias de cría entre febrero y mayo.

Las colonias de cría, en las que un gran reglamento de competición entre ejemplares de la misma especie, las zonas de nidificación, son visitadas por los araos comunes también en otoño e invierno cada pocos días durante algunas horas. Esto demuestra su reivindicación de propiedad para la próxima primavera y refuerza su cohesión reproductiva. Tal comportamiento se ha observado en la Isla de Mayo, por ejemplo.

Los araos comunes lideran una unión monógama estacional con un alto lugar de cría y con él también hay una lealtad de pareja, y se reproducen en la costa en bandadas de acantilados y proyecciones, así como en las mesetas de carpas rocosas autónomas. Ningún otro Alca tolera dentro de la colonia de cría una proximidad tan grande al siguiente vecino. En la temporada alta, hasta 20 parejas pueden compartir un metro cuadrado. Sin embargo, ya podría haber 50 parejas reproductoras por metro cuadrado.

Embrague

Los araos comunes crían solo una cría al año. Las aves de la población atlántica ponen sus huevos entre mayo y julio y los araos del Pacífico entre marzo y julio. Ponen un solo huevo que pesa un promedio de 108 gramos y es incubado por los padres en los tarsos. El huevo es de forma circular, lo que en la literatura se interpreta como que el huevo está protegido de caerse del acantilado.

En varios experimentos con rodillos se ha demostrado que el movimiento giroscópico en promedio es mayor que el ancho de los salientes rocosos en los que se reproducen los araos comunes. Especialmente al principio de la cría existe el peligro de que el huevo caiga de los salientes rocosos estrechos al cambiar de pareja.

Los huevos de los araos comunes tienen nanoestructuras cónicas en la cáscara. Por un lado, esto les da una superficie más áspera y da a los huevos una mayor resistencia al deslizamiento. Por otro lado, la nanoestructura impide que se reduzca el intercambio de gases a través de los depósitos de sal. Las parejas reproductoras, que comenzaron la temporada de cría muy temprano, en el 88 al 90 por ciento de los casos pusieron una segunda puesta en los siguientes catorce días. En contraste, las parejas que comienzan a criar más tarde sólo tienen reabastecimiento en el 40 por ciento de los casos.

Los huevos varían en color y patrón. Los colores comunes son blanco, verde, azulado o grisáceo con puntos o granos en negro o púrpura. Ambos padres incuban el huevo durante 28 a 34 días, alternando aproximadamente cada doce horas.

Nidos, Huevos y Crías del Arao común

Polluelos

Los pichones ya eclosionados no son silenciosos, buscan el contacto con la pared rocosa. Muestran una fototaxis negativa, ya que instintivamente se alejan de la luz. Este comportamiento protege a las aves jóvenes de caerse. Los padres también muestran esta característica de comportamiento y se reproducen y se apiñan de espaldas al abismo.

Los ejemplares juveniles de los araos comunes también tienen un fuerte deseo de mantener el contacto con los padres. En casos excepcionales, se ha observado incluso que las aves jóvenes eclosionan brevemente con las aves vecinas, las cuales son abrazadas por sus padres durante mucho tiempo, aunque pueden regular su temperatura corporal por sí mismas a una edad de nueve a diez días. Incluso las aves jóvenes que ya tienen 20 días de edad son atendidas por uno de sus padres durante el 75 por ciento del día. Sólo los pichones más grandes muestran una mayor tendencia a moverse en los bordes de las rocas.

Pollos y alimentos

Los peces siempre son introducidos longitudinalmente por los padres en el pico, de modo que el alimento permanece invisible para la cría vecina. Durante la alimentación, extender las alas evita que la comida sea robada por el vecino. Las aves jóvenes son alimentadas entre tres y cinco veces al día por sus padres, dependiendo de la edad y el suministro de alimento.

Desarrollo de las crías

Cuando las crías tienen unas tres semanas de edad, saltan de los acantilados, aunque todavía no pueden volar activamente con su plumaje mesóptil, ya que todavía no se han entrenado las plumas de las alas. Navegan desde los escarpados acantilados hacia el mar con aletazos cortos y de forma abierta. En esa ocasión, dejaron escuchar la luz que lleva lejos y las reputaciones estiradas, que sirven a la conexión familiar.

Los jóvenes araos comunes caen a veces desde 40 metros de altura directamente sobre la playa pedregosa. Debido a la capa de grasa, que los animales comieron antes, la mayoría sobreviven este otoño, por lo que pueden seguir al ave madre en el mar. Muchas aves jóvenes, sin embargo, mueren en el impacto con acantilados o son lanzadas contra las rocas por las olas. Un ave paterna adulta, generalmente el macho, suele volar con el ave joven.

Sin embargo, suele esperar en la playa y espera a los polluelos, que de vez en cuando tienen que cruzar la distancia entre la playa y el oleaje. Los padres y los pichones se reconocen por sus llamados. El ejemplar arao común es activo preferentemente en el crepúsculo. En el Ártico, tiene es activo alrededor de la medianoche, cuando prevalece la menor intensidad de luz.

Las salidas de las zonas de nidificación suelen ser muy sincronizada, de modo que varios miles de pollos abandonan el lugar de cría en pocas horas. En el mar, los machos cuidan a las aves jóvenes durante 53 a 70 días más. Sólo entonces son independientes. Recientemente, se ha observado que el arao común a menudo se reproduce cerca de los cormoranes. Se sospecha que están mejor protegidos de depredadores como cuervos o gaviotas.

Galería del Área de Nidificación

Estado de conservación

La población es grande, tal vez 7,3 millones de parejas reproductoras o 18 millones de ejemplares. Se había mantenido estable, pero en 2016 se reportó una muerte masiva de las aves en el Pacífico noreste. Las aves parecen escuálidas y hambrientas; no se ha encontrado ninguna etiología. En general, las amenazas potenciales incluyen la caza excesiva (legal en Terranova), la contaminación y los derrames de petróleo.

Los araos comunes, especialmente en invierno, corren el riesgo de enredarse en las redes de pesca y ahogarse al bucear en busca de peces. En 2002, alrededor del 29,2% de los ejemplares anillados murieron a causa de las redes en el Mar Báltico.

El arao común se instala voluntariamente en colonias en los acantilados. En Francia, sólo existen 150 parejas de la subespecie Uria aalge albionis, confinadas en las costas septentrionales de Bretaña, donde la contaminación por hidrocarburos constituye una grave amenaza. En las Islas Británicas, con 570.000 parejas reproductoras, es la ave marina más común. Después de algunas migraciones hacia el sur, los adultos se vuelven casi sedentarios.

Galerías del Arao común

Curiosidades

El arao común (Uria aalge) es una de las dos especies de aves marinas del género arao (Alcidae). El tamaño del arao común, oscila entre 38 y 46 cm, es comparable al tamaño del ánade real, pero su pico es más fino y afilado. La envergadura en adultos oscila entre 61 y 73 cm, con un peso medio de 1 kg.

La zona de nidificación de estas aves, ella son activas durante el día y la noche, se extiende a lo largo de las costas septentrionales de los océanos Atlántico y Pacífico, así como a lo largo de las costas del Ártico. La peculiaridad de esta especie es la forma “puntiaguda” de los huevos. Protege al huevo de la caída del nido, ya que los araos suelen construir su zona de nidificación en acantilados escarpados.

Colonias

Los araos comunes anidan en colonias densamente pobladas, con hasta veinte parejas ocupando un metro cuadrado en temporada alta, estas aves no hacen nidos y depositan sus huevos en los salientes rocosos desnudos, debajo de las rocas o en el suelo. Se reproducen por primera vez entre los cuatro y los nueve años de edad, pero la mayoría de los ejemplares reclutan para la población reproductora entre los seis y los siete años de edad, aunque las aves pueden dispersarse (abandonar permanentemente su colonia natal) si el espacio es limitado.

La probabilidad de supervivencia anual de las aves de entre 6 y 15 años es de 0,895, y la esperanza media de vida es de unos 20 años. El éxito reproductivo aumenta con la edad hasta los 9 a 10 años, hasta 0,7 volantones por pareja, y luego disminuye en las aves de mayor edad, lo que tal vez indica senescencia reproductiva.

Las altas densidades significan que las aves están en estrecho contacto con los reproductores vecinos. Los araos comunes realizan exhibiciones de apaciguamiento con mayor frecuencia a altas densidades. La asignación es común tanto entre parejas como entre vecinos. La alopección ayuda a reducir los parásitos, y también puede tener importantes funciones sociales. La frecuencia de alopección de un vecino se correlaciona bien con el éxito reproductivo actual. La alopección puede funcionar como un reductor de estrés;  las cornisas con bajos niveles de alopección muestran mayores niveles de peleas y menor éxito reproductivo.

El Arao común en el museo

Contaminación

Los grandes derrames de petróleo duplican la mortalidad invernal de los ejemplares adultos reproductores, pero parecen tener poco efecto sobre las aves menores de tres años. Esta pérdida de aves reproductoras puede compensarse con un mayor reclutamiento de pollos de 4 a 6 años en las colonias reproductoras.

Perturbaciones recreativas

Los araos comunes que anidan son propensos a dos fuentes principales de perturbaciones recreativas: escalada en roca y observación de aves. Los acantilados son un paraíso tanto para los escaladores como para las aves; una pequeña isla como Lundy tiene más de 1.000 rutas de escalada descritas. Para minimizar las molestias, algunos acantilados están sujetos a prohibiciones estacionales de escalada.

La observación de aves tiene efectos contradictorios sobre los araos comunes. Los observadores de aves solicitaron al gobierno del Reino Unido que introdujera la Ley de Preservación de las Aves Marinas de 1869. Esta ley fue diseñada para reducir los efectos de la caza y la recolección de huevos durante la temporada de reproducción. Las preocupaciones actuales incluyen el manejo del efecto del número de visitantes en las reservas de vida silvestre. Se ha demostrado que los araos comunes son sensibles al número de visitantes.

Las aves marinas como indicadores de la salud marina

Cuando los araos comunes alimentan a sus crías, regresan con un pez a la vez. El tiempo de aprovisionamiento se relaciona con la distancia de las áreas de alimentación de la colonia y el número de peces disponibles. Existe una fuerte relación no lineal entre la densidad de peces y la asistencia a las colonias durante la crianza de los polluelos.

Dibujos e Ilustraciones del Arao común

Amenaza

Los araos comunes, como su nombre indica, son aves marinas reales que rara vez o nunca se ven en el interior. Permanecen en el mar por el resto de sus vidas y sólo llegan a tierra para reproducirse. La vida en el mar también trae consigo un peligro: el petróleo. Debido a que los araos también permanecen regularmente en el agua para descansar o encontrar comida, son presas del petróleo más que otras especies. Cuando un arao aterriza fuera de la temporada de cría, siempre hay algo malo: agotamiento, enfermedad o aceite. Por lo tanto, la mayoría de los araos son llevados a refugios para víctimas del petróleo.

Hoy en día, más del 60% sobrevive al derrame de petróleo si recibe la atención adecuada. Las víctimas del petróleo no son lavadas inmediatamente. Primero los animales tienen que recuperar la fuerza interna. Sólo cuando los animales sean más fuertes se eliminará el aceite mediante el lavado. Un lavado dura unos 20 minutos. Después de esto, los animales deben ser impermeabilizados de nuevo en la piscina, para que finalmente puedan ser liberados en las condiciones adecuadas.

Éxito reproductor y esperanza de vida

En las colonias de cría no perturbadas, de 70 a 75 pichones aparecen en 100 parejas de cría legendarias.  Un menor éxito de cría está sobre todo allí, donde no hay suficiente comida.  Hasta la madurez sexual, aproximadamente de 60 a 80 de 100 ejemplares volantones mueren.

La mortalidad de los pichones es muy alta sobre todo en el primer otoño, con lo que los ejemplares juveniles volantones tempranamente tienen una probabilidad de supervivencia claramente mayor que los pichones, que son incubados tres semanas más tarde, para mantener la población al menos constante, aproximadamente 24 deben alcanzar la madurez sexual por cada 100 pichones volantones.

Según estudios sobre aves  anilladas en Helgoland, de las 100 aves jóvenes encontradas muertas, dos son víctimas de la caza, 42 de la pesca y 24 del plumaje contaminado con petróleo, pero la ornitóloga Renate Kostrzewa señala que las recuperaciones no son representativas, ya que también dependen de las circunstancias en las que fueron encontradas.  Las aves que mueren de muerte natural son relativamente raras de ser encontradas de nuevo.

Como en el caso de muchos otros ejemplares araos en épocas anteriores, el uso comercial del arao común fue la causa principal de peligro.  Los araos fueron objeto de una caza intensiva y se recogieron sus huevos, lo que provocó considerables pérdidas de población en algunas zonas.  Estas prácticas tradicionales siguen existiendo en menor medida en Noruega, las Islas Feroe y el Reino Unido. Entre las amenazas recientes figuran la creciente y progresiva contaminación por hidrocarburos del Mar del Norte, que provoca inmediatamente pérdidas directas significativas a causa del plumaje contaminado con hidrocarburos y tiene un impacto indirecto en el éxito reproductor.  Incluso para las aves limpias, la mortalidad es muy alta.  En el Reino Unido, el 99,4 por ciento de las aves limpias murieron, en los EE.UU. la esperanza media de vida de las aves limpias era inferior a diez días y las aves adultas también sufren grandes pérdidas en las redes de enmalle, así como en los restos de redes flotantes y otros residuos.

Especialmente en invierno, existe el riesgo de que los araos comunes  sean atrapados y se ahoguen en las redes de pesca.  En 2002, el 29,2 por ciento de los araos del Mar Báltico marcados con anillos murieron en las redes de pesca.  Independientemente de este valor, se supone que 1500 araos mueren anualmente en el Mar Báltico a causa de estas redes.

El uso intensivo de las poblaciones de peces también tiene un impacto en las poblaciones.  Además, la competencia entre el sitio de anidación y el alcatraz de lubina también juega un papel importante. Los araos comunes pueden llegar a tener más de 30 años.  Se registraron ejemplares que alcanzaron los 38 años o 42 años y 10 meses.

Sistemática

Los araos comune son una familia de aves marinas relacionadas con las gaviotas y los pingüinos que contiene varios géneros. El arao común se encuentra en el género de arao, Uria (Brisson, 1760), que comparte con el arao de pico grueso o arao de Brünnich (Uria lomvia). Estas especies, junto con el carey, el alca pequeña y el gran alca extinta forman la tribu Alcini. Este arreglo se basó originalmente en análisis de la morfología y ecología de las alucas.

El nombre binomial deriva del griego ouriaa, una ave acuática mencionada por Athenaeus, y el danés aalge, “auk” (del nórdico antiguo alka). El “guillemot” inglés es del francés, probablemente derivado de Guillaume, “William”, “Murre” es de origen incierto, pero puede imitar la llamada del arao común.

Subespecies pertenecientes a la especie Uria aalge

Hay dos subespecies en la región del Pacífico. Los subtipos del Pacífico son en principio algo más grandes que los del Atlántico y tienen picos y alas más largas.

  • Uria aalge califórnica: se reproduce en las costas occidentales de Norteamérica desde las partes septentrionales del estado de Washington hasta el sur de California.
  • Uria aalge inornata: se reproduce en el este de Corea del Norte, norte de Hokkaidō, oblast de Sakhalin, Kamchatka, Mar de Bering, Islas Aleutianas, Alaska y Columbia Británica.

Se describe un número diferente de subespecies para la región atlántica. Los autores nombran hasta cinco subespecies, tres de las cuales son generalmente aceptadas:

  • Incluidas las razas de aalge aalge en las partes orientales de América del Norte, Groenlandia, Islandia, las Islas Feroe, Escocia, el sur de Noruega y el Mar Báltico.
  • Uria aalge albionis es una ave algo más pequeña que se reproduce en las costas de Gran Bretaña, Irlanda, Bretaña, Portugal y el noroeste de España.
  • La subespecie Hyperborea se encuentra, entre otros, en el norte de Noruega, en Spitsbergen y en Nowaja Semlja.

Entre otros, los spilópteros se encuentran en las Islas Feroe y se caracterizan por un patrón de manchas en las alas inferiores. Esta subespecie no es reconocida por todos los autores, ya que la característica de la parte inferior del ala manchada también se localiza en aves que se encuentran en las Islas Shetland, por ejemplo.

Entre otros, el intermedius es muy similar a la U. a. albionis en tamaño y plumaje. Por lo tanto, también se discute si la distinción de esta subespecie está justificada.

Galerías de Dibujos e Ilustraciones del Arao común

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here