Cóndor Andino

30

El Cóndor andino (Vúltur grýphus) es un ave de la familia de los buitres americanos, el único representante moderno de la familia monotípica de los cóndores (Vultur). Es común en los Andes y en la costa del Pacífico de Sudamérica. Este ejemplar es considerado el ave voladora más grande del Hemisferio Occidental, en general, su  envergadura es inferior a sólo dos especies de albatros (errantes y reales) y dos especies de pelícanos (rosados y rizados).

Este cóndor es principalmente un carroñero que se alimenta de carroña. Prefiere los cadáveres grandes, como los de ciervos o ganado, además logra alcanzar la madurez sexual a los cinco o seis años de edad y usualmente anida a alturas de hasta 5.000 m (16.000 pies), generalmente en salientes rocosos que son inaccesibles. Universalmente el ave pone uno o dos huevos, además es una de las aves más longevas del mundo, con una vida útil de más de 70 años en algunos casos.

Cóndor Andino

El cóndor andino (Vultur gryphus) o a veces conocido como el cóndor de los andes es un ave sudamericana de la familia de los buitres del Nuevo Mundo Cathartidae y es el único miembro del género Vultur. El cóndor andino, que se encuentra en las montañas de los Andes y en las costas adyacentes del Pacífico occidental de Sudamérica, es el ave voladora más grande del mundo gracias a la medición combinada de su peso y su envergadura.

Tiene una envergadura máxima de 3,3 metros (10 pies 10 pulgadas) superada sólo por la envergadura de cuatro aves marinas y acuáticas – aproximadamente 3,5 m (11 pies 6 pulgadas) como máximo del albatros errante, el albatros real del sur, el pelícano blanco y el pelícano dálmata.

Es este un gran buitre negro que posee un collar de plumas de color blanco que rodea la base del cuello y, especialmente en el macho, grandes manchas blancas en las alas, también la cabeza y el cuello casi que no tienen plumas, y son de un color rojo apagado, que puede enrojecer y por lo tanto cambia de color en respuesta al estado emocional del ave. En el macho, hay una barba en el cuello y un gran peine o carúncula rojo oscuro en la coronilla, y a diferencia de la mayoría de las otras aves rapaces, el ejemplar macho es más grande que la hembra.

El cóndor andino es un símbolo nacional de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú y además juega un papel muy importante en el folklore y la mitología de las regiones andinas, igualmente se han instituido programas de cría en cautividad en varios países para su protección. El cóndor andino es considerado casi amenazado por la UICN, el ejemplar se encuentra amenazado por la pérdida de hábitat y por el envenenamiento secundario de los cadáveres muertos por los cazadores.

Foto del cóndor (Vultur gryphus) volando

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Incertae sedis (en discusión)

Familia: Cathartidae

Género: Vultur

Especie: Vultur gryphus

Hábitat y distribución

El cóndor andino se encuentra en Sudamérica en los Andes, incluyendo las montañas de Santa Marta, además en el norte, su área de distribución comienza en Venezuela y Colombia, donde es extremadamente rara, y luego continúa hacia el sur a lo largo de los Andes en Ecuador, Perú y Chile, a través de Bolivia y el oeste de Argentina hasta Tierra del Fuego. A principios del siglo XIX, el cóndor andino se reprodujo desde el oeste de Venezuela hasta Tierra del Fuego, a lo largo de toda la cadena de los Andes, pero su rango de distribución se ha reducido considerablemente debido a la actividad humana.

Fotografías del Cóndor andino

¿Dónde vive el Cóndor Andino?

Prefiere áreas relativamente abiertas, no boscosas, que le permiten avistar carroña desde el aire, como el páramo o áreas montañosas rocosas en general. Ocasionalmente se extiende a tierras bajas en el este de Bolivia y el suroeste de Brasil, desciende a zonas desérticas de tierras bajas en Chile y Perú, y se encuentra por encima de los bosques de hayas del sur de la Patagonia.

En el sur de la Patagonia, los prados son importantes para los cóndores andinos, ya que es probable que este hábitat tenga herbívoros presentes. En esta región, las distribuciones del cóndor andino están influenciadas por la ubicación de los prados, así como por los acantilados para anidar y descansar.

Características.

Es un ave fácilmente reconocible, excepto quizás cuando vuela alto en el cielo donde se la confunde con el aura gallipavo (Carthates aura) o el buitre negro americano (Coragyps atratus) que son ambos carroñeros y están presentes en el área del cóndor, y rotan sobre los cadáveres de los animales. Pero se distingue claramente por su gran tamaño y su cuello blanco bien marcado. Como la mayoría de las aves carroñeras, no tiene plumas en la cabeza. Se han adaptado a esto porque su patrón de alimentación hace que sus cabezas estén muy a menudo cubiertas de sangre y esta área es particularmente difícil de limpiar para ellos.

Tamaño y peso

Aunque es en promedio de siete a ocho cm más corto del pico a la cola que el cóndor de California, el cóndor andino es más grande en su envergadura, que oscila entre 270 a 320 cm. También es típicamente más pesado, alcanzando un peso de 11 a 15 kg (24 a 33 libras) para los machos y de 8 a 11 kg (8 a 11 kg) (18 a 24 libras) para las hembras. La longitud total de la especie puede variar de 100 a 130 cm.

Entre las medidas estándar, la cuerda alar es de 75,7 a 85,2 cm (de 29,8 a 33,5 pulgadas), la cola es de 33 a 38 cm (de 13 a 15 pulgadas) y el tarso es de 11,5 a 12,5 cm (de 4,5 a 4,9 pulgadas). Las mediciones se toman generalmente de especímenes criados en cautiverio. El peso medio es de 11,3 kg (o sea de 25 libras), con los machos promediando alrededor de un kilogramo más a 12,5 kg (28 libras), las hembras un kilogramo menos a 10,1 kg (22 libras).

Según un manual de masas corporales de aves recientemente publicado, la especie posee el peso promedio más alto para cualquier ave o animal volador vivo, por delante de competidores como el cisne trompetero (Cygnus buccinator) y el pelícano ceñudo (Pelecanus crispus). Sin embargo, otros recursos afirman que la masa corporal media de la especie es de 10,3 kg (23 libras) para el cóndor andino.

El cóndor andino es el ave terrestre viva más grande capaz de volar si se mide en términos de peso promedio y en envergadura, aunque las avutardas macho de las especies más grandes (mucho más dimórficas sexualmente en tamaño) pueden pesar más. Entre las especies de aves vivas, sólo los grandes albatros y las dos especies más grandes de pelícanos superan al cóndor andino en su envergadura media y máxima.

Colores.

El plumaje adulto de estas aves es de color negro muy parejo, solo hay una excepción de un par de plumas de color blanco que rodea casi toda la base del cuello y, principalmente en el macho, enormes manchas o franjas de coloración blanca en las alas que no salen hasta que se culmina la primera muda del ave. La cabeza y el cuello son de color rojo a rojo-negruzco y tienen pocas plumas.

La cabeza y el cuello son meticulosamente mantenidos limpios por el ave, y su calvicie es una adaptación para la higiene, permitiendo que la piel sea expuesta a los efectos esterilizantes de la deshidratación y la luz ultravioleta a grandes alturas. La corona de la cabeza es aplanada. En el macho, la cabeza está coronada con un carúnculo o peine de color rojo oscuro, mientras que la piel del cuello se encuentra en pliegues, formando una barba.

La piel de la cabeza y el cuello es capaz de ruborizarse notablemente en respuesta al estado emocional, que sirve para comunicarse entre los ejemplares. Los ejemplares juveniles tienen una coloración grisácea-marrón general, piel negruzca en la cabeza y el cuello, y un cuello marrón.

El dedo medio de sus patas es muy alargado, y el posterior sólo está ligeramente desarrollado, mientras que las garras de todos los dedos de las patas son comparativamente rectas y romas. El pico es enganchado y adaptado para desgarrar la carne podrida. El iris del macho es marrón, mientras que los de la hembra son de color rojo intenso. Los párpados carecen de pestañas. Contrariamente a la regla habitual para el dimorfismo sexual entre las aves rapaces, la hembra es más pequeña que el macho.

Galería del Cóndor de los Andes

Alimentación

El cóndor andino es un carroñero que se alimenta principalmente de carroña, además los cóndores salvajes habitan grandes territorios, a menudo viajando más de 200 km (120 millas) al día en busca de carroña. En el interior, prefieren los cadáveres grandes. Naturalmente, se alimentan de los cadáveres más grandes disponibles, que pueden incluir llamas (Lama glama), alpacas (Vicugna pacos), ñandúes (Rhea ssp), guanacos (Lama guanicoe), venados y armadillos.

¿Qué comen los cóndores andinos?

Los ejemplares salvajes podrían adquirir carotenoides adicionales a partir de la materia vegetal contenida en las vísceras de la canal y la vegetación fresca. Sin embargo, la mayoría de los cóndores del interior viven en gran parte de animales domésticos, que ahora están más extendidos en América del Sur, como el ganado (Bos primigenius taurus), los caballos (Equus ferus caballus), los burros (Equus africanus asinus), las mulas, las ovejas (Ovis aries), los cerdos (Sus scrofa domesticus), las cabras (Capra aegagrus hircus) y los perros (Canis lupus familiaris).

También se alimentan de los cadáveres de especies de caza introducidas como jabalíes (Sus scrofa), conejos (Oryctolagus cuniculus), zorros (Vulpes vulpes) y ciervos rojos (Cervus elaphus). Para los cóndores que viven alrededor de la costa, la dieta consiste principalmente de cadáveres de mamíferos marinos, principalmente cetáceos. Se ha observado que los cóndores andinos cazan pequeños animales vivos, como roedores, aves y conejos, que (debido a su falta de poder, sus patas de agarre o su técnica de caza desarrollada) generalmente matan golpeando repetidamente con su pico.

Búsqueda de alimento

Las áreas costeras proveen un suministro constante de alimentos, y en áreas particularmente abundantes, algunos cóndores andinos limitan su área de alimentación a varios kilómetros de tierra frente a la playa, localizan a los carroñeros observándolos o siguiendo a otros carroñeros, tales como córvidos u otros buitres. Puede seguir a los buitres del género Cathartes -el buitre pavo (Cathartes aura), el aura sabanera (Cathartes burrovianus) y el aura selvática (Cathartes melambrotus)- a los cadáveres.

Los buitres de Cathartes se alimentan por el olor, detectando el olor a mercaptano etílico, un gas producido por el inicio de la descomposición en animales muertos. Estos pequeños buitres no pueden atravesar los cueros más duros de estos animales más grandes con la eficiencia del cóndor más grande, y sus interacciones son a menudo un ejemplo de dependencia mutua entre especies.

Los buitres negros (Coragyps atratus), los zopilotes rey (Sarcoramphus papa) e incluso los carroñeros de mamíferos pueden a veces rastrear a los buitres de Cathartes en busca de cadáveres, pero el cóndor es invariablemente dominante entre los carroñeros de su área de distribución.

Los cóndores andinos son comedores intermitentes en estado salvaje, a menudo pasan unos días sin comer y luego se atiborran de varias libras a la vez, a veces hasta el punto de ser incapaces de levantarse del suelo. Como sus patas y garras no están adaptadas para agarrarse, debe alimentarse en el suelo. Como otros carroñeros, desempeña un papel importante en su ecosistema al deshacerse de la carroña, que de otro modo sería un caldo de cultivo para las enfermedades.

Apareamiento y reproducción

La madurez sexual y el comportamiento reproductivo no aparecen en el cóndor andino hasta que el ave tiene cinco o seis años de edad. Puede vivir hasta los 50 años o más, y se aparea de por vida. Durante las exhibiciones de cortejo, la piel del cuello del macho se ruboriza, cambiando de un color rojo rojizo opaco a un amarillo brillante, y se infla. Se acerca a la hembra con el cuello extendido, revelando el cuello inflado y el parche en el pecho, mientras que silba extiende sus alas y se mantiene erguido mientras hace clic en su lengua.

Otros rituales de cortejo incluyen el silbido y el cacareo mientras salta con las alas parcialmente abiertas, y el baile. El cóndor andino prefiere posarse y reproducirse a una altitud de 3.000 a 5.000 m.

Nidos y huevo

Su nido, que consiste en unos pocos palos colocados alrededor de los huevos, es creado sobre cornisas inaccesibles de roca. Sin embargo, en las zonas costeras del Perú, donde hay pocos acantilados, algunos nidos son simplemente grietas parcialmente sombreadas raspadas contra cantos rodados en las laderas, que depositan uno o dos huevos de color blanco azulado, con un peso aproximado de 280 g (9,9 onzas) y una longitud que oscila entre 75 y 100 mm (3,0 y 3,9 pulgadas), durante los meses de febrero y marzo de cada dos años.

El huevo eclosiona después de 54 a 58 días de incubación por ambos padres. Si el pollito o el huevo se pierde o se retira, se pone otro huevo para que ocupe su lugar. Investigadores y criadores aprovechan este comportamiento para duplicar la tasa de reproducción al quitar el primer huevo para la cría manual, haciendo que los padres pongan un segundo huevo, el cual generalmente se les permite criar.

Polluelos y jóvenes

Los ejemplares juveniles están cubiertos con un plumón grisáceo hasta que son casi tan grandes como sus padres. Los adultos jóvenes sanos no tienen depredadores naturales, pero las grandes aves de rapiña y los depredadores mamíferos, como los zorros, pueden llevar huevos, crías, volantones o adultos enfermos.

La depredación es relativamente poco común, ya que los padres vigilantes a menudo desplazan agresivamente a las aves rapaces que se acercan y la ubicación rocosa y escarpada de la mayoría de los nidos es de difícil acceso para los mamíferos.

Estado de conservación

El cóndor andino es considerado casi amenazado por la UICN y fue incluido por primera vez en la lista de especies en peligro de extinción de los Estados Unidos en 1970, condición que se le asigna a un animal que se encuentra en peligro de extinción en toda su área de distribución o en una parte significativa de la misma.

Entre las amenazas a su población se encuentran la pérdida del hábitat necesario para su alimentación, el envenenamiento secundario por animales muertos por los cazadores y la persecución, amenazada principalmente en la zona norte de su área de distribución, y extremadamente rara en Venezuela y Colombia, donde ha sufrido considerables disminuciones en los últimos años.

Debido a que se adapta a una mortalidad muy baja y tiene tasas de reproducción correspondientemente bajas, es extremadamente vulnerable a la persecución humana, la mayor parte de la cual se deriva del hecho de que se percibe como una amenaza por parte de los agricultores debido a los presuntos ataques contra el ganado. Los conservacionistas han implementado programas de educación para disipar esta idea errónea.

En Argentina, Venezuela y Colombia se han introducido programas de reintroducción utilizando cóndores andinos criados en cautiverio, que liberan aves nacidas en zoológicos de Norteamérica al medio silvestre para fortificar las bandadas de aves. Los primeros cóndores andinos que se criaron en cautiverio posteriormente se liberaron al medio silvestre en 1989, y al criar cóndores, el contacto humano es mínimo. Los polluelos son alimentados con títeres de guante que poseen una semejanza a los cóndores andinos adultos para evitar que los polluelos se impriman en los humanos, lo que los pondría en peligro al ser liberados, ya que no desconfiarían de los humanos. Los cóndores liberados son rastreados por satélite para observar sus movimientos y monitorear si las aves se encuentran con vida.

¿Qué se hace para protegerlo?

En respuesta a la captura de todos los ejemplares silvestres del cóndor de California, en 1988 el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos inició un experimento de reintroducción que incluyó la liberación de cóndores andinos en cautiverio al medio silvestre en California. Sólo se liberaron hembras para evitar que se convirtiera en una especie invasora. El experimento fue un éxito, y todos los cóndores andinos fueron recapturados y relanzados en Sudamérica antes de que se produjera la reintroducción de los cóndores de California.

En junio de 2014, las autoridades locales de la región de Ancasmarca rescataron dos cóndores andinos que fueron enjaulados y exhibidos en un mercado local como una atracción para los turistas.

Curiosidades

El cóndor de los Andes (Vultur gryphus) es una especie de rapaces diurnas de la orden Accipitriformes. Perteneciente a la familia Cathartidae, esta rapaz carroñera es la única especie del género Vultur y vive en Sudamérica, a lo largo de la cordillera de los Andes y la costa del Pacífico. Con una envergadura de 3,20 metros, es el ave voladora terrestre más grande del hemisferio occidental, sólo superada por el aullador Albatros, un ave marina de gran tamaño con una envergadura de hasta 3,70 metros.

Es un gran buitre negro con un collar de plumas blancas alrededor de la base del cuello y, especialmente en los machos, grandes manchas blancas en los costados. La cabeza y el cuello están casi desplumados y son de color rojo oscuro. Pueden recibir repentinamente una afluencia de sangre y, por lo tanto, cambiar de color en respuesta al estado emocional del ave. En los machos, hay un carúnculo debajo del cuello y una cresta grande en la parte superior de la cabeza y a diferencia de la mayoría de las aves rapaces, el macho es más grande que la hembra.

Viviendo a altitudes de 3.000 a 5.000 m, generalmente en rocas inaccesibles, el cóndor es esencialmente un carroñero. Prefiere las animales grandes, como los ciervos o el ganado.

Ecología y comportamiento

El cóndor se eleva con sus alas sostenidas horizontalmente y sus plumas primarias dobladas hacia arriba en las puntas. La falta de un esternón grande para anclar sus correspondientes grandes músculos de vuelo lo identifica fisiológicamente como un elevador. Charles Darwin comentó al observarlas durante media hora sin observar ni una sola vez un aleteo de sus alas. Prefiere posarse en lugares altos desde los cuales puede despegar sin mayores esfuerzos de aleteo. Los cóndores andinos son vistos a menudo volando cerca de los acantilados de roca, usando las térmicas de calor para ayudarlos a elevarse en el aire.

Como otros buitres del Nuevo Mundo, estos cóndores tiene el inusual hábito de la urohidrosis: a menudo vacía su cloaca en sus patas. Se ha propuesto un efecto de enfriamiento por evaporación como causa de este comportamiento, pero no tiene sentido en el frío hábitat andino del ave. Debido a este hábito, sus patas a menudo están manchadas con una acumulación de ácido úrico de color blanco.

Existe una estructura social bien desarrollada dentro de grandes grupos de cóndores, con competencia para determinar el “orden jerárquico” por el lenguaje corporal, el comportamiento de juego competitivo y las vocalizaciones. Generalmente, los machos maduros tienden a estar en la cima del orden jerárquico, con machos inmaduros post-dispersos que tienden a estar cerca del fondo.

¿Cuánto tiempo vive el cóndor andino?

Siendo un ave de maduración lenta sin depredadores naturales conocidos en la edad adulta, un cóndor andino es un ave de larga vida. No se sabe si las tasas de longevidad y mortalidad han sido estudiadas extensamente en el medio silvestre. Algunas estimaciones de la esperanza de vida de las aves silvestres han superado los 50 años.

En 1983, el Libro Guinness de los Récords Mundiales consideró que el ave más longeva de todas las especies con una vida confirmada era un cóndor andino que murió después de sobrevivir 72 años en cautiverio, habiendo sido capturado en estado silvestre como un juvenil de edad indeterminada.

Se ha reportado que varias especies de loros han vivido quizás por más de 100 años, pero estas (al menos en 1983) no se consideraron autenticadas, otro de los primeros ejemplares de cóndor en cautiverio vivió por 71 años. Sin embargo, esta esperanza de vida ha sido excedida por un macho, apodado “Thaao“, que se mantuvo en el zoológico Beardsley en Connecticut. Thaao nació en cautiverio en 1930 y murió el 26 de enero de 2010, lo que lo convierte en 79 años de edad. Esta sería la mayor edad verificada jamás conocida para un ave.

Imágenes del Cóndor andino

En la cultura

El cóndor andino es un símbolo nacional de los estados andinos de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Es el ave nacional de Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador, juega un papel importante en el folklore y la mitología de las regiones andinas sudamericanas y ha sido representada en el arte andino desde el año 2500 a.C. en adelante y forma parte de las religiones andinas indígenas.

El cóndor andino es considerado un símbolo de poder y salud por muchas culturas andinas, y se creía que los huesos y órganos de los cóndores andinos poseían poderes medicinales, a veces llevando a la caza y matanza de cóndores para obtener sus huesos y órganos. En algunas versiones de la tauromaquia peruana, el cóndor es atado a la espalda de un toro, donde picatea al animal mientras los toreros lo combaten. El cóndor generalmente sobrevive y es liberado.

En Perú, ocasionalmente son fusilados, pero con mayor frecuencia son venerados y utilizados con fines ceremoniales. La Fiesta de Yawar es una celebración cuyo pináculo es el atar un cóndor andino a la espalda de un toro, permitiendo al cóndor matar al toro con sus garras antes de ser liberado. Esta ceremonia es una representación simbólica del poder de los pueblos andinos (el cóndor) sobre los españoles (el toro). También hay una ceremonia conocida como el arranque del cóndor en la que un cóndor andino vivo es suspendido de un marco y es golpeado hasta la muerte por los jinetes cuando pasan a caballo.

En los comics

Condorito es un cómic chileno y una tira cómica que muestra un cóndor antropomórfico viviendo en un pueblo ficticio llamado Pelotillehue, una pequeña ciudad de provincia chilena. Se supone que es una representación del pueblo chileno.

Sellos.

Este cóndor andino es una figura bastante popular en los sellos de muchos países, apareciendo en uno para Ecuador en 1958, Argentina en 1960, Perú en 1973, Bolivia en 1985, Colombia en 1992, Chile en 2001 y Venezuela en el año 2004. También ha aparecido en las monedas y billetes de Colombia y Chile. El cóndor aparece en varios escudos de los países andinos como símbolo de las montañas andinas.

Clasificación y sistemática

El cóndor andino fue descrito por el científico sueco Carl Linnaeus en 1758 en la décima edición de su Systema Naturae y conserva su nombre binomial original de Vultur gryphus, además este cóndor es a veces llamado cóndor argentino, cóndor boliviano, cóndor chileno, cóndor colombiano, cóndor ecuatoriano o cóndor peruano, en honor a uno de los países de los que es originario. El término genérico buitre se toma directamente del latín buitre o voltur, que significa “buitre”, y su epíteto específico se deriva de una variante de la palabra griega γρυπός (grupós, “hook-nosed”), y la palabra cóndor proviene del quechua kuntur.

La ubicación taxonómica exacta del cóndor andino y de las otras seis especies que restan de buitres del Nuevo Mundo aún continua siendo incierta. Aunque ambos son parecidos en aspecto y tienen roles ecológicos iguales, los buitres del Nuevo Mundo y del Viejo Mundo evolucionaron a partir de distintos  ancestros en distintas partes del mundo y no se encuentran estrechamente relacionados.

La diferencia entre las dos familias es actualmente objeto de debate, y algunas autoridades anteriores han sugerido que los buitres del Nuevo Mundo están más estrechamente relacionados con las cigüeñas.

Las autoridades más nuevas mantienen su posición general en el orden de los halconiformes junto con los buitres del Viejo Mundo o los colocan en su propio orden, los Cathartiformes, además el Comité de Clasificación de América del Sur ha eliminado a los buitres del Nuevo Mundo de Ciconiiformes y en su lugar los ha descrito como incertae sedis, pero señala que es posible trasladarlos a Falconiformes o Cathartiformes.

El cóndor andino es la única especie viva aceptada de su género, como buitre. A diferencia del cóndor californiano (Gymnogyps californianus), que se conoce por sus extensos restos fósiles y algunos más de sus congéneres, el registro fósil del cóndor andino recuperado hasta la fecha es escaso.

Posteriormente se reconoció que las especies de cóndores sudamericanos presuntamente plio-pleistocénicos no eran diferentes de las especies actuales, aunque una conocida sólo por unos pocos huesos bastante pequeños encontrados en un yacimiento de Plioceno del Departamento de Tarija, Bolivia, podría haber sido una paleosubespecie más pequeña, V. gryphus patruus.

Nombre

En 1553, la primera descripción del encuentro de los europeos con el cóndor andino fue dada en el libro “La Crónica del Perú” de Cíes de León. Ya en las primeras observaciones de los viajeros europeos de estas aves se observó que algunas de ellas se elevan a la enorme altura de los Andes, donde sólo la presencia del cóndor habla de vida orgánica. Así, Humboldt observó al cóndor a una altitud de casi 7000 m sobre el nivel del mar y dio una excelente monografía de esta especie.

La palabra kúntur proviene del quechua. El diccionario de quechua de Diego González Olgin (1608) contiene los siguientes nombres:

  • Cuntur es un pájaro cóndor.
  • Cuntur hina purik es un gran viajero muy rápido.

Datos de interés

El Cóndor Pasa (El vuelo del cóndor), una composición musical basada en motivos folklóricos escrita en 1913 por el compositor Daniel Alomia Robles (1871-1942), es famosa en todo el mundo. Sarsuela cuenta la historia de un trágico conflicto entre las tribus indígenas y los colonizadores europeos de América. La famosa melodía suena en la final de la obra, y el cóndor andino simboliza en ella el ideal de libertad. En 2004, este motivo fue reconocido como un tesoro nacional del pueblo peruano.

Los cóndores a veces actúan como héroes de obras literarias – por ejemplo, en la novela de Julio Verne “Captain Grant’s Children” durante su viaje por la Patagonia, el cóndor atacó al niño Robert y lo levantó en sus garras hasta el cielo. En realidad, este no podría ser el caso – la estructura de las patas de estas aves no les permite mantener a la presa en el aire.

Por su salto y apodo “Cóndor Andino” consiguió uno de los mejores porteros del fútbol sudamericano de los años 80, el chileno Roberto Rojas, conocido por el escándalo de la simulación de lesión en el partido de clasificación contra Brasil para el Mundial, por lo que recibió una descalificación de por vida de la FIFA.

Según la codificación de la OTAN: Condor – “condor” es un avión pesado de transporte de largo recorrido An-124 “Ruslan” desarrollado por la Oficina de Diseño de Antonov. El avión de carga de producción más grande del mundo (en 1982-1988, fue también el avión más grande del mundo).

El cóndor andino está representado en el logo de Avianca y Aerolíneas Argentinas, que son dos de las aerolíneas más grandes de Sudamérica. Taxonomía y sistemática

El cóndor y el arte

Hay objetos de cerámica mochica u oro en forma de oro con la representación del cóndor que fueron realizados por poblaciones precolombinas asentadas a lo largo de la costa norte del Perú, en oasis costeros y en las estribaciones de la cordillera de los Andes, del 100 a 700.

El escultor francés de animales François Pompon (1855-1933) realizó varias estatuillas con la efigie del cóndor. Una estatua de un cóndor hecha por el artista está colocada en su tumba en el cementerio de Saulieu en Francia.

Dibujos e Ilustraciones del Cóndor de los Andes

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here