Alcaudón Real: Características, Hábitat, Vida Y Más

274

El Alcaudón real (Lanius meridionalis), anteriormente conocido como alcaudón real del sur o alcaudón sureño, es un representante del género Lanius que se encuentra dentro de la familia de los alcaudones (Laniidae).

La especie de alcaudón real es más bien grande, de color blanco grisáceo y cola larga, se encuentra en la Península Ibérica y en la costa y el interior del Mediterráneo del sur de Francia. La especie permanece en la zona de cría incluso durante los meses de invierno. El Alcaudón Real Ibérico es principalmente un cazador que se alimenta de grandes insectos y pequeños vertebrados.

Alcaudón real

El alcaudón sureño es un ave de la familia de los alcaudones. Se distribuye principalmente en una franja de desiertos y semidesiertos del África septentrional y Asia. Una pequeña área de la cordillera se encuentra en el suroeste de Europa. La mayoría de las veces este pájaro se puede ver sentado en la rama más alta del arbusto, desde donde busca la presa en el suelo o marca el área cantando.

El vuelo es rápido a bajas altitudes, con una larga distancia tiene forma de onda. Se alimenta de insectos, lagartos, serpientes, pequeños roedores y pequeños pájaros. Lleva una vida solitaria, vive en parejas sólo durante el período de reproducción.

La población del Alcaudones reales ha estado disminuyendo continuamente desde 1970 y sólo ha comenzado a estabilizarse a un nivel más bajo desde 2010. Debido a esta disminución, el HBW y la UICN evalúan el estado de peligro como vulnerable. El paso de la preocupación menor (no en peligro) a vulnerable (en peligro) tuvo lugar a finales de 2017.

Alcaudón real

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Passeriformes

Familia: Laniidae

Género: Lanius

Especie: Lanius meridionalis

Hábitat y distribución

Las zonas de cría del alcaudón real ibérico se encuentran principalmente en la Península Ibérica; además, la especie se encuentra en la costa mediterránea de Francia y su interior al noreste hasta justo antes de Antibes, y en el interior aproximadamente hasta el Parque Natural Regional central de Monts d’Ardèche.

La punta más meridional de España no está habitada, así como una franja de tierra de ancho variable a lo largo de la costa atlántica septentrional, desde Galicia en el oeste hasta el País Vasco en el este, y las regiones de las provincias de Navarra, Aragón y Cataluña cerca de los Pirineos. En la costa atlántica portuguesa, la especie está ausente en una franja de ancho variable, desde Lisboa hacia el norte hasta Oporto.

En invierno, todas las partes de España están pobladas por esta ave excepto el extremo sur; en Francia, la distribución invernal se extiende entonces a la costa atlántica al sur de Burdeos. En esta área de distribución, el Alcaudón Real Ibérico es capaz de colonizar una variedad de paisajes diferentes, pero en su mayoría secos y abiertos, si se le proporcionan los requisitos esenciales de un territorio de cría adecuado, como árboles de escasa distribución, arbustos densos y (preferiblemente espinosos) maleza, así como una cobertura de suelo escasa o inexistente, además de un suministro suficiente de alimentos.

Migraciones

La especie es en gran parte sedentaria. Cuando se producen movimientos migratorios, éstos siguen siendo de pequeña escala. Las hembras abandonan el criadero después de la cría; los machos suelen permanecer en él y sólo lo abandonan si no están satisfechos con su calidad o no pueden reclamarlo. En general, la disposición de las hembras a moverse es algo mayor.

En invierno, también visitan regiones que no son adecuadas como zonas de reproducción. En España se trata principalmente de las partes septentrionales del país, en Francia los movimientos migratorios en pequeña escala se dirigen hacia el oeste. Al sur, a través del Estrecho de Gibraltar, sólo unos pocos ejemplares parecen volar. Hay 6 registros de Marruecos, todos de 2016. No se sabe nada sobre la desmigración de las aves jóvenes.

Características

El Alcaudón Real Ibérico es un típico estrangulador de cola algo larga, de color gris, blanco y negro, del tamaño de un estornino. El vuelo es ligeramente ondulante, poderoso y rápido. Son llamativas las marcas blancas en los hombros y también los parches blancos en las alas, así como las plumas externas blancas escalonadas de la cola.

Lanius meridionalis

Tamaño y peso

El ave tiene una longitud total (de pico a punta de cola) es de unos 24 centímetros. El peso varía entre 48 y 93 gramos dependiendo de la estación y el estado nutricional. Los machos adultos son los más grandes y pesados, las hembras de un año son las más pequeñas y livianas. Sin embargo, en general, el dimorfismo sexual sigue siendo bajo en términos de coloración y también es marginal en términos de peso y tamaño.

Colores

La cabeza, el cuello, el manto, la espalda y la grupa son de color gris plomo, por lo que la corona y el cuello son más oscuros. La máscara facial negra típica de los estranguladores va desde la base del pico sobre los ojos hasta detrás de las orejas. Está bordeado por una fina raya blanca sobre los ojos. Las mejillas son blancas, la garganta gris claro. Los hombros son blancos, las alas y las plumas de control internas son negras, las externas son blancas.

El color blanco de los hombros y las alas negras crean un llamativo contraste entre el blanco y el negro. La base de la parte interior de las plumas del brazo alar es blanca, lo que crea un campo alar blanco siempre visible cuando el pájaro está sentado y una clara marca en forma de hoz cuando está volando. Todas las plumas del ala y las plumas del brazo alar interiores están bordeadas de blanco, un rasgo que no está muy claro en el pájaro sentado y que es algo más notable en el pájaro volador.

La garganta es blanca, el pecho y el vientre son rosados, más intensamente en los flancos. El coxis y la capa interior son de color blanco sucio. La cola está claramente escalonada, una característica que es particularmente notable en el pájaro volador. Los ojos, el pico del gancho y las piernas son negros.

Canto

El canto, bastante tranquilo, consiste en llamadas y zumbidos en fila, silbidos muy finos y duraderos y notas cortas y melodiosas, que se presentan de manera parlanchina y charlatana. Ocasionalmente se intercalan elementos vocales de otros pájaros cantores en este variadísimo repertorio.

En situaciones de amenaza, se puede escuchar un chillido fuerte, deslumbrante, repetidamente en el que algunos autores reconocen componentes de sonido maullador. También se puede escuchar el crujido del pico y el aplauso de las alas.

Alcaudón posando

Alimentación

Como todos los estranguladores, el alcaudón real ibérico es un cazador oportunista, que golpea a la presa a la que se puede llegar con la menor cantidad de energía. Por consiguiente, el espectro de su presa es variable. Cambia tanto a nivel regional como estacional. Medido por el número de animales de presa, los insectos predominan siempre y en todas partes. Medidos por la biomasa, los vertebrados pueden llegar a ser muy importantes, al menos a nivel regional.

Entre los insectos, dominan los grillos, grillos topos, saltamontes y escarabajos peloteros. En verano, los himenópteros, especialmente los grandes abejorros, también juegan un papel importante. Se prefieren los especímenes más grandes posibles. Ocasionalmente, los arácnidos y los ciempiés también son capturados.

En los vertebrados, el Alcaudón Real Ibérico se alimenta principalmente de reptiles, especialmente de lagartos pequeños, serpientes pequeñas y lagartijas, sobre todo de Chalcides striatus. Los animales de sangre caliente como los pequeños pájaros cantores o los pequeños mamíferos sólo son presas ocasionales; sobre todo, se encontraron regularmente en las cuevas restos de musarañas domésticas, ratones de madera y varias especies de ratones de campo.

Apareamiento y reproducción

Como todos los estranguladores, este alcaudón sureño es diurno. El Alcaudón Real Ibérico vive en parejas estacionales durante la temporada de cría, fuera de estos solitarios. El período de actividad dura desde el amanecer hasta el atardecer. Durante este tiempo, especialmente durante las calurosas horas del mediodía, se insertan prolongadas fases de descanso, que también sirven para el cuidado del plumaje.

Ambos sexos son estrictamente territoriales; no toleran a ningún congénere ni a ningún otro estrangulador en el territorio, por lo general también se ahuyenta a otros competidores de la comida; se han observado peleas de contacto entre congéneres; los posibles ladrones de nidos, especialmente cuervos y arrendajos, tratan de mantener a la pareja reproductora alejada del territorio mediante ataques.

El territorio se caracteriza principalmente por vuelos de exhibición bajos y llamativos; además, el hecho de sentarse de pie en lugares expuestos, especialmente en los límites del territorio, sirve para delimitar el territorio.

Nido

A finales de enero, principios de febrero, las hembras emigran de nuevo a los territorios de los machos y comienza el apareamiento y la construcción de nidos. El Alcaudón Real Ibérico se reproduce una vez al año, normalmente las crías ya empiezan su primera cría. Debido a la frecuente pérdida de nidadas de huevos causada por la depredación, la falta de alimento o las influencias climáticas, la especie se ve a menudo obligada a utilizar nidos sustitutos.

El cortejo y la formación de parejas comienza en el sur de España a finales de enero, y más tarde en el norte. Las puestas frescas se encuentran en España entre marzo y junio. En el sur de Francia el pico del período de puesta se produce entre principios de abril y principios de mayo. Ambos adultos construyen el nido; es un tazón bastante desordenado de hierbas, ramitas y también partes verdes de plantas, a menudo camufladas en el exterior con hojas de Echium plantagineum y otras plantas verdes.

Se construye relativamente bajo (altura media en España 1,1 metros) en varios arbustos y árboles, pero preferentemente en arbustos densos y espinosos, especialmente de moras. Las distancias de los nidos suelen ser muy grandes; se ha documentado distancias entre 710 y 938 metros.

Huevos

La nidada consiste de 2 a 7 (también entre 4  y 6) huevos verde-azulados, que tienen manchas marrón oliva irregularmente distribuidas; miden 27,3 x 19,6 mm en promedio; son puestos a intervalos diarios y son incubados exclusivamente por la hembra, generalmente durante 17 a 18 días.

Polluelos

Durante este tiempo y en los primeros días después de la eclosión, el macho cuida a las hembras y a los polluelos solo, después de lo cual ambos padres alimentan a los polluelos. El período de anidación dura de 16 a 19 días.

Los polluelos mayores son ocasionalmente atraídos fuera del nido en caso de perturbaciones en el mismo y son cuidados aún más fuera del nido (generalmente en arbustos densos en el suelo). Después de dejar el nido, el tiempo de espera dura un poco más de un mes hasta que las aves jóvenes dejan el territorio de los padres.

Alcaudón en su hábitat

Estado de conservación

A finales de 2017, la evaluación del riesgo se mejoró en dos niveles, pasando de LC = menos preocupante (no amenazado) a VU = vulnerable (amenazado). La razón principal de ello fue la reevaluación sistemática, que limitó la especie anteriormente politípica a Lanius meridionalis. A diferencia de la mayoría de las demás subespecies anteriormente atribuidas a esta especie, la población de Lanius meridionalis ha venido disminuyendo muy fuertemente desde los años 70.

Aunque la población total sigue siendo elevada, con un rango de 372.150  a  656.150 parejas reproductoras estimadas, y la especie no es rara, al menos a nivel regional, el Observatorio Español de Aves registra un descenso del 60% entre 1998 y 2016.

La mayor parte de este descenso se produjo antes de 2010; desde entonces, aunque las poblaciones individuales han cambiado, la población total se ha mantenido aproximadamente estable. Además de la principal población de España, que representa alrededor del 95% de la población total, 1500 parejas reproductoras viven en el sur de Francia.

El bajo éxito reproductor no parece ser un factor significativo, ya que las poblaciones también están disminuyendo fuertemente en las zonas en las que la especie logra excelentes tasas de reproducción. Sin embargo, llama la atención la altísima tasa de mortalidad, especialmente de las aves jóvenes, cuya causa se desconoce en gran medida hasta la fecha. Sin embargo, se ha observado una exposición comparativamente alta a diversos parásitos de la sangre en aves jóvenes; todavía no se ha aclarado de manera concluyente en qué medida esta exposición afecta a la aptitud de los ejemplares.

Alcaudón sureño

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here