Águila Perdicera

781

El águila perdicera (Aquila fasciata) es un ave rapaz de gran tamaño. Al igual que sucede con las  demás águilas, este ejemplar integra la familia Accipitridae. Se reproduce en el sur de Europa, África tanto al norte como al sur del desierto del Sahara y a través de Oriente Medio, también al sur de Asia hasta Indonesia. Por lo general, es un criador residente.

El águila perdicera se encuentra en hábitats montañosos o con colinas, con áreas rocosas o peñascos y abiertos a tierras boscosas, en climas áridos o semihúmedos, desde el nivel del mar hasta los 1500 m.

Recientes investigaciones de ADN resultaron en el traslado de esta especie, en 2014, al género Aquila desde Hieraaetus. El nombre común del ave conmemora al ornitólogo y coleccionista italiano Franco Andrea Bonelli.

Águila Perdicera

El águila perdicera (Hieraaetus fasciatus) es una especie de ave de la familia de los halcones (Accipitridae). Esta águila de tamaño mediano, poderosa y muy ágil vive en regiones áridas y rocosas del sur de Europa, el norte de África y el sur de Asia, donde se alimenta de vertebrados pequeños y medianos. La población del águila perdicera ha estado disminuyendo en el sur de Europa durante décadas, principalmente debido a la persecución ilegal, por lo que se considera que la especie se encuentra en grave peligro de extinción.

Se trata de un águila de tamaño mediano a grande. Las partes superiores del adulto son de color marrón negro con un manchón blanco entre las alas. Desde abajo, el cuerpo es blanco con rayas oscuras y las alas son negruzcas. La larga cola es gris en la parte superior y blanca en la parte inferior y tiene una sola banda terminal ancha y negra. Las patas y los ojos son amarillos. Las aves inmaduras tienen partes inferiores profundas y extenso plumaje debajo de las alas, y tienen una fina barrera en la cola sin la banda terminal.

El águila perdicera suele alimentarse de aves pequeñas y medianas, pero a veces también de mamíferos, reptiles, insectos y carroña, que suele cazar a escondidas con un rápido movimiento desde el interior de un árbol, pero que también atrapa a sus presas acuartelando las laderas de las colinas como otras águilas, o bien agachándose desde una posición elevada. La mayoría de las presas son capturadas en el suelo. Esta águila toma presas grandes, generalmente mamíferos o aves. Los mamíferos hasta el tamaño de una liebre son capturados regularmente, y las aves hasta el tamaño de una pintada.

Las águilas perdiceras criarán polluelos huérfanos de la misma especie en un nido vacío, pero sólo si el huevo o la pérdida de polluelos ha ocurrido unas horas antes. También criarán polluelos durante el período de dependencia posterior a la floración, y esta estrategia de conservación puede ser aplicable a otras especies de aves rapaces.

Es interesante saber que en el videojuego de acción y aventura Assassin’s Creed Origins, el protagonista del juego, Bayek, tiene un compañero llamado Senu, que es un águila perdicera.

Aquila fasciata de perfil
Aquila fasciata de perfil

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Accipitriformes

Familia: Accipitridae

Subfamilia: Buteoninae

Género: Aquila

Especie: Aquila fasciata

Hábitat y distribución

El águila perdicera se encuentra en el sur de Europa, norte de África, la Península Arábiga y en el sur y sureste de Asia, con una distribución muy fragmentada. Las mayores áreas de distribución contiguas se encuentran en el suroeste de Europa, en España, Portugal y el sur de Francia, seguidas por el noroeste de África al sur, el subcontinente indio y el sur de China. En Europa, también hay poblaciones de cría más pequeñas en Cerdeña, en el extremo sur de Italia, en los Balcanes, así como en Grecia y Chipre.

En la parte occidental y central de su área de distribución, el águila perdicera habita principalmente en las zonas de clima mediterráneo y árido. Frecuenta principalmente en áreas secas, montañosas, con paredes rocosas y baja cobertura boscosa. Fuera de la incubación, se encuentra también en los humedales. En el sudeste asiático también se viven zonas más boscosas y húmedas.

Distribución del Águila perdicera (Aquila fasciata)
Distribución del Águila perdicera (Aquila fasciata)

Migraciones

Los adultos del Águila perdicera son aves distintas y pasan el invierno en o cerca del área de cría. Las aves jóvenes muestran una emigración (dispersión) no dirigida después de la emigración desde el recinto de los padres, que puede tener lugar también a distancias de varios cientos de kilómetros.

Características

Las patas de estas aves son relativamente largas y están adelantadas, al igual que todos los representantes de la subfamilia Aquilinae en lo que se refiere a las garras, los dedos de las patas y las garras son muy grandes y potentes.

En el vuelo, estas aves se benefician de sus alas anchas, vuelan con agilidad, pero no tan fuerte como con los tipos grandes del tipo Aquila. Además vuelan con el borde trasero las alas en forma de S como con los tipos grandes. El empuje es largo y recto al final.

Tamaño y peso

El águila perdicera es un águila de tamaño mediano, de constitución fuerte, mucho más grande y pesada que un ratonero. La longitud es de entre 55 y 67 cm, de los cuales de 24 a 29 cm están asignados a la cola. La envergadura es de entre 142 a 175 cm. Las hembras son aproximadamente un 10% más grandes que los machos en promedio, los sexos no difieren externamente de lo contrario. Las hembras de la forma nominada tienen una longitud de alas de 478 a 560 mm, los machos alcanzan los entre 458 a 542 mm. Hasta ahora apenas se dispone de información sobre el peso, dos hembras pesadas pesaban en promedio de 2,0 a 2,5 kg, cuatro machos a su vez lograron pesar en promedio de 1,5 a 2,2 kg.

Colores

En el caso de las aves adultas, la parte superior del torso y las alas, así como el cráneo, son monocromáticos de color negro-marrón oscuro, mientras que en la parte posterior y media es una mancha blanquecina. La cola es gris y muestra una fina banda oscura, así como un amplio vendaje subterminal oscuro.

La parte inferior del cuerpo, así como las pequeñas áreas de la parte de arriba son de color negro sobre blanco, los tonos variables y la forma hacen un claro contraste con el monocromo negro medio y grande de las zonas elevadas del ave. Las alas y las plumas exteriores del interior son de color marrón oscuro-grisáceo también debajo es de monocromo, la zona del ala exterior es de bandas oscuras en la razón blanquecina.

El iris es de color amarillo pálido a ámbar, la piel de cera y los dedos de las garras tienen un color amarillo. La base del pico es gris y se opone al pico, que de otro modo sería negro.

El color de los jóvenes difiere claramente de la de las aves contralto en el colorido y el dibujo. Los lados superiores de las alas y el torso son de color marrón cálido monocromático, falta un punto de luz en la parte posterior. La parte inferior es ligeramente oscura, punteada sobre un fondo ocre-amarillento.

Todas las oscilaciones y las plumas de muestran una formación de franjas estrecha y oscura sobre un tono de gris claro. El iris de las aves jóvenes es marrón cálido, la piel de cera y los dedos de las patas son amarillos como en las aves adultas. Las aves jóvenes muestran una mezcla de plumaje juvenil y adulto después de la primera muda; después de la segunda muda, por lo tanto, en el otoño del tercer año calendario, se decoloran y ya no se diferencian de las aves adultas para distinguirlas.

Canto

Poseen una fuerte, estridente reputación, que se circunscribe con un sonido “hiiiiiü-hiiiiü” o “jiöh”, es frecuentemente expresada en un ruidoso despliegue de cortejo. Con la amenaza del nido u otra excitación, el Águila perdicera llama en frecuentemente y silba mucho, por ejemplo hace un “ki-ki-ki” o “jib-jib-jib”.

Sonido emitido por un Águila Perdicera

Alimentación

Las águilas perdiceras son flexibles y para un ave de este tamaño, extraordinariamente ágil y rápida, el estilo de caza se asemeja a menudo al del halcón. El águila perdicera caza mamíferos o aves con frecuencia en el suelo, luego de que los mismos salen de sus escondites, las aves persiguen sus presas en esa ocasión después de un remonte de mamíferos pequeños. Otros métodos de caza son el descenso de círculos altos, así como el vuelo de búsqueda cerca de las paredes rocosas, donde las parejas a menudo cazan juntas. Las águilas perdiceras suelen golpear a sus presas densamente sobre o en el suelo.

El alimento consiste en la forma de caza flexible correspondiente a una multiplicidad de vertebrados pequeños hasta moderados desde el mirlo hasta el ganso gris, cigüeñas o avutardas y mamíferos, como ratas y liebres, también pequeños pájaros, con estos animales para alimentar a esta águila es suficiente; también los reptiles son capturados con frecuencia. Sin embargo, la parte predominante del botín consiste en aves de tamaño moderado como las palomas, los cuervos y las gallinas, así como mamíferos de tamaño similar.

En Provenza, por ejemplo, el 62,5 % de los alimentos examinados a lo largo del año consistió en aves, el 28,5 % en mamíferos, el 8,5 % en reptiles y el 0,4 % en anfibios. La presa más frecuente fue el conejo silvestre (14,8% de todas las presas), seguido de la perdiz roja (12,6%), la gaviota mediterránea (Larus michahellis) (12,2%) y la urraca (11,3%). Los reptiles capturados eran sin excepción lagartijas indefinidas (Lacerta sp).

En Chipre, los restos de colmenas se recogieron a lo largo del año 1999-2001. La distribución de las presas entre los distintos grupos de vertebrados fue en gran medida la misma que en Provenza; el 56,6% del espectro de presas estaba formado por aves, el 34,2% por mamíferos y el 9,2% por reptiles. Sin embargo, el animal de botín más frecuente era el Perdiz Chukar (32,4 % de todos los animales de botín), seguido por el rata de las casas (31,9 %), a paloma torcaz (10,0 %) y el Stellagama stellio (9,0 %).

Apareamiento y reproducción

El lapso de apareamiento comienza en noviembre o diciembre, el vuelo de cortejo consiste en círculos altos y vuelos de olas sobre el área de nido. Los nidos grandes se construyen principalmente en paredes de roca, más raramente en árboles. En el sur de Europa, los huevos se ponen desde los inicios de febrero hasta los días medios de marzo. El nido suele consistir en dos, más raramente de uno o tres huevos, que se colocan en la distancia de dos a tres días.

Los huevos son de color marrón a amarillento, manchados en un fondo blanco con una intensidad muy variable; también puede faltar por completo el manchado. Los huevos de aves procedentes de Europa y del norte de África miden 68,8 × 53,8 mm de media y pesan 112 g. La incubación se realiza casi exclusivamente a través de la hembra, a la que el macho suministra los alimentos durante este tiempo. El período de incubación es de 37 a 40 días. Los polluelos abandonan el nido después de 62 a 70 días y luego son alimentados por los padres durante aproximadamente ocho semanas.

Estado de conservación

La población en el Paleártico occidental sin Argelia se estimó en sólo 1.500 a 2.200 parejas alrededor del año 2000, lo que convierte a la especie en una de las especies de aves rapaces más raras de esta zona. No existen cifras fiables de población para el resto de Oriente Medio y Asia Central y Sudeste Asiático, pero Ferguson-Lees & Christie estima que la población mundial sólo supera ligeramente las 10.000 parejas reproductoras.

El sur de Europa ha experimentado una disminución continua de las poblaciones durante las últimas décadas, con tres zonas de estudio españolas y dos francesas que experimentaron reducciones de las poblaciones de entre el 0,3% y el 8,7% anual entre 1970 y 1992. La razón principal de esta disminución es la persecución ilegal de cazadores y colombófilos, así como la muerte en los postes de electricidad. No se dispone de datos sobre el desarrollo de la población en las zonas de cría del norte de África y Asia.

La UICN considera que la población mundial no está en peligro (la menor preocupación). Sin embargo, debido a la continua disminución en Europa, la especie se considera en peligro.

Amenazas.

Son numerosas las águilas perdiceras que no logran vivir mucho por la electrocución. Alrededor del 50% de todas las muertes de Águilas Perdiceras reportadas en España fueron por electrocución. En Francia, cerca del 47% fueron las que murieron por electrocución.

Estos tipos de águilas en ocasiones matan palomas domésticas y también a las mensajeras, es por ello que son muy mal vistas entre los amantes de las palomas (algo parecido a lo que ocurre con el halcón peregrino). A varios cazadores tampoco les agrada ya que miran al águila perdicera (y también a otros tipos de rapaces) como un peligro para los animales que son de caza como por ejemplo, los conejos o la perdiz roja. Gracias a esta situación, el Águila Perdicera (y algunas aves rapaces que se le asemejan) son cazadas concurrentemente o envenenadas de forma ilegal y perversa.

La pérdida del ambiente donde viven gracias al desarrollo, la edificación y construcción de carreteras o los sembradíos boscosos es igualmente una amenaza para el águila importante.  La perturbación de los seres humanos (por ejemplo, a causa de a la recreación) podría causar a la ruina la reproducción de estas aves o a dejar de los ambientes de cría. Los bosques activos igualmente pueden legar a causar inconvenientes, un ejemplo es el sur de Portugal. La tala de grandes árboles aptos para anidar es otra amenaza.

El declive del conejo debido a enfermedades (por ejemplo, la mixomatosis) ha provocado una disminución a menudo drástica del número de conejos, lo que ha reducido la presa disponible para el águila perdicera y otras especies dependientes de los conejos como el águila imperial española o el lince ibérico, en peligro crítico de extinción.

Conservación.

Para lograr mantener estables las poblaciones de la actualidad o inclusive ayudar a que se recuperen e incrementar la población, la mortalidad a causa de electrocución necesita ser erradicada. Muchos son los ejemplares que terminan con la muerte cada año gracias a los postes de electricidad que para nada son seguros.

Los postes eléctricos deben ser seguros en toda su área de cría y también en las áreas de distribución de las aves jóvenes. Los ejemplares jóvenes que dejan su zona de nacimiento pueden aparecer en casi cualquier lugar en el ambiente habitual de estas aves, inclusive fuera de un hábitat apropiado (aunque solamente sea por un corto lapso de tiempo en tanto se desplazan a un mejor ambiente).

Esto quiere decir que los pájaros que se dispersan podrían terminar electrocutados casi en cualquier zona donde vuelen de forma habitual. Lograr hacer que los postes de eléctricos ahorren energía también beneficiaria a muchas otras especies de aves rapaces y otros animales aves grandes como es el caso también de las cigüeñas.

Casi todos los cazadores ilegales o todos ellos tienen que ser detenidos para salvar al ave, también promover conciencia por medio de más educación, realizar mejor control y ejecutar castigo a  aquellas personas que dispararen a un águila. Todo el hábitat de estas aves debe ser protegida, también aquellos sitios que aún no se encuentran ocupados por la especie en la actualidad, pero que en un futuro pueden estarlo si la comunidad de aves vuelve a ser más grande.

Los árboles grandes aptos para anidar, especialmente en el sur de Portugal, donde la mayoría de las parejas anidan en los árboles, deben ser protegidos de la tala. Se tiene que evitar la fatiga a estos ejemplares causados por las actividades recreativas en sus áreas o el labor forestal mientras se encuentran en la temporada de reproducción.

Los nidos que están en peligro a causa de disturbios humanos o matanzas ilegales pueden ser custodiados si hay suficientes voluntarios disponibles. Es necesario que se haga  un seguimiento de todas las comunidades de aves en Europa, esto sí que es importante.

Curiosidades

El águila perdicera se alimenta de aves y mamíferos de tamaño mediano como conejos y perdices. Aunque igualmente capturan muchos otros tipos de pájaros como palomas, cuervos, patos, gaviotas y también llegan a cazar otras especies tan grandes como las mismas garzas. Los lagartos, roedores y ardillas también pueden ser capturados. Esta águila es un cazador poderoso, y las presas más grandes como cigüeñas, garzas, buitres y zorros son matados y comidos también.

La mayoría de las presas son capturadas en el suelo, pero las aves voladoras pueden ser capturadas gracias al vuelo ágil. Las aves suelen ser capturadas en el momento del despegue, pero el águila perdicera también persigue a sus presas en largas distancias entre árboles y arbustos.

Las colonias reproductoras de gaviotas y garzas son atacadas por parejas que cazan juntas. Esta águila también caza a cubierto, posada en el follaje del árbol antes de realizar un ataque rápido, o volando y agachándose.

El Águila Perdicera es territorial y defiende su área, y especialmente el nido y sus alrededores durante los periodos de cría y nidificación. Los encuentros físicos directos son raros. El ejemplar utiliza un sistema de alerta para informar a vecinos e intrusos de la ocupación del territorio, generalmente un vuelo peculiar.

Al igual que numerosas águilas, ambos compañeros realizan exhibiciones aéreas para el posterior apareamiento. Círculan por encima del sitio de cría, y realizan fuertes vuelos ondulados con inmersiones empinadas y ascensos en picada, raramente lo hacen con aleteos. La pareja se eleva sobre el territorio de cría y puede llamar ocasionalmente. Las exhibiciones usualmente continúan, pero con menos frecuencia, durante el período de reproducción. Son monógamos con lazos de pareja a largo plazo.

El águila perdicera es sedentaria y dispersiva. Los ejemplares jóvenes se dispersan tan pronto como son independientes. Por lo general, se trasladan a zonas agrícolas donde hay abundantes recursos alimentarios. A menudo viajan cientos de kilómetros desde su territorio natal. El Águila Perdicera realiza su deslizamiento en los aires sobre sus alas planas. Esta águila es rápida y ágil en la caza o en la realización de despliegues de vuelo. Su vuelo además es poderoso.

Sistemática

A pesar de la gran extensión de estos tipos de aves, sólo se distinguen dos subtipos, a saber, la Nominatform H. f. fasciatus y el subtipo H. f. renschi, que se produce sólo en algunos de los pequeñas Islas de Sunda. En la parte inferior del abdomen y las piernas son más oscuras, las H. f. renciatus.

El pariente más cercano del Águila perdicera es el Águila perdicera africana (H. spilogaster), que fue considerado como subtipo del águila perdicera en épocas anteriores sobre todo. Ferguson-Lees & Christie separan ambos ejemplares como especies separadas y las consideran como superespecies.

Las investigaciones de genética molecular de Lerner & Mindell apoyan el estado de ambas formas, las distancias genéticas entre H. fasciatus y H. spilogaster eran incluso algo mayores que las de otras especies gemelas entre las aves rapaces, como entre el águila chillona y el águila moteada o entre el águila enana y el águila enana australiana (H. morphnoides). Lerner & Mindell, sin embargo, señalan la necesidad de más investigación.

La sistemática de la subfamilia Aquilinae está actualmente en cambio, el género Hieraaetus no es un monophylum según las investigaciones disponibles y por lo tanto probablemente no es sostenible. Por lo tanto, entre otras cosas, se propone fusionar el género con el género Aquila, de modo que la especie también pueda encontrarse en la literatura reciente bajo el nombre científico de Aquila fasciata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here