Mirlo Común

2694

El mirlo común (Turdus merula) o mirlo es una especie de ave de la familia de los tordos (Turdidae). En Europa, el mirlo común se clasifica como uno de los representantes más extendidos de esta familia. La longitud de su cuerpo oscila entre 24 y 27 centímetros.

Los machos son de color negro y tienen un pico amarillo, el plumaje de las hembras es en su mayoría de color marrón oscuro. El canto melodioso y recitado en voz alta de los machos se escucha principalmente en Europa Central entre principios de marzo y finales de julio y puede comenzar antes del amanecer.

En Europa, el mirlo cría casi cubriendo un área, pero no en el extremo norte y en el extremo sureste. También se encuentra en partes del norte de África y Asia. El mirlo fue naturalizado en Australia y Nueva Zelanda. En Europa Central, una parte de las aves abandona el área de cría en invierno y se traslada al sur de Europa o al norte de África.

Originalmente, el mirlo era un ave del bosque, donde aún hoy se puede encontrar. En el siglo XIX comenzó a penetrar a través de parques y jardines cercanos a los asentamientos en los centros de las ciudades y se ha convertido en un seguidor cultural.

Los mirlos buscan su alimento predominantemente en el suelo. Se alimentan principalmente de alimentos de origen animal, generalmente lombrices de tierra o escarabajos. Dependiendo de la disponibilidad, la proporción de bayas y frutas consumidas aumenta. Los mirlos son reproductores libres y anidan predominantemente en árboles y arbustos.

Mirlo común

El mirlo común (Turdus merula) es una especie de zorzal verdadero. También se le llama mirlo euroasiático (especialmente en Norteamérica, para distinguirlo de los mirlos no relacionados del Nuevo Mundo), o simplemente mirlo cuando esto no lleva a confusión con una especie local de aspecto similar.

Tiene una serie de subespecies a lo largo de su extensa área de distribución; algunas de las subespecies asiáticas a veces se consideran especies completas. Dependiendo de la latitud, el mirlo común puede ser residente, parcialmente migratorio o totalmente migratorio.

El macho de la subespecie nominada, que se encuentra en la mayor parte de Europa, es todo negro excepto por un anillo de ojo y pico amarillo y tiene un canto rico y melodioso; la hembra adulta y el juvenil tienen un plumaje principalmente marrón oscuro. Esta especie se reproduce en bosques y jardines, construyendo un nido limpio, bordeado de barro y en forma de copa. Es omnívoro, comiendo una amplia gama de insectos, lombrices, bayas y frutas.

Ambos sexos son territoriales en las zonas de reproducción, con manifestaciones de amenaza distintivas, pero son más gregarios durante la migración y en las zonas de invernada. Las parejas permanecen en su territorio durante todo el año cuando el clima es suficientemente templado. Esta especie común y llamativa ha dado lugar a una serie de referencias literarias y culturales, frecuentemente relacionadas con su canto.

El gran Mirlo Común (Turdus merula)

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Passeriformes

Familia: Turdidae

Género: Turdus

Especie: Turdus merula

Hábitat y distribución

Mientras que los mirlos comunes pueblan Europa casi a cubierto el área, las ocurrencias son similares a las islas en el norte de África y Asia predominantemente, en Asia, el área de dispersión llega hasta el mar de China Oriental. En Australia y Nueva Zelanda el mirlo se naturalizó y se instaló en otras islas de la costa sin intervención humana.

En gran parte de la zona de dispersión, los mirlos comunes son parciales, mientras que en el extremo norte son casi exclusivamente aves migratorias; las poblaciones del sur son aves estacionarias en su contra.

En algunas áreas, las aves pasan a zonas más cálidas o más bajas en el invierno, sin embargo, algunos mirlos también permanecen en las zonas de cría más altas de los Alpes y los Karpaten en los Alpes.

Distribución del Mirlo común
Distribución del Mirlo común (Turdus merula)

Dispersión natural

El mirlo común habita en las zonas boreales, templadas y mediterráneas y en las regiones montañosas del Paleártico occidental y meridional, así como en las regiones adyacentes del norte oriental.

Los yacimientos más occidentales se encuentran en las Azores, y la especie también se reproduce en Canarias y Madeira. En el norte de África, el mirlo común se encuentra desde Marruecos hasta Túnez, entre el Mediterráneo y el Sahara, aislado también más al sur en oasis. En Europa, el mirlo cría casi en todas partes, incluyendo las islas británicas y las Islas Feroe, en Islandia, la primera cría fue probada en 1985.

Los yacimientos más septentrionales se encuentran en Escandinavia a 70° de latitud norte, mientras que en Rusia, más al este, el límite de distribución septentrional sigue siendo de 60° de latitud. Al este, los Urales forman el límite de la zona. Además del extremo norte, en Europa sólo falta el mirlo en su totalidad en el sureste, aproximadamente al sureste de una línea que va desde Crimea hasta las estribaciones meridionales de los Montes Urales.

La parte occidental del área de distribución asiática comprende Asia Menor y el Mediterráneo oriental. La frontera norte de esta zona va desde Crimea, pasando por la llanura de Kuban, Stavropol y el Cáucaso Norte, hasta la orilla sur del Mar Caspio; la frontera sur se encuentra al este del Mediterráneo, a unos 34 grados de latitud.

El área continúa con otros lugares similares a la isla en las montañas Zagros, Elburs y Kopet Dag, más al este el mirlo se encuentra en los bosques de montaña de las montañas Alai, Tianshan, Hindu Kush y el Himalaya.

Más al este, una zona de distribución cerrada sigue desde el sur de Gansus y el oeste de Sichuan en el centro de China hasta el Mar de China Oriental, y en el sur alcanza hasta aproximadamente el 22º grado de latitud en la costa del Mar de China Meridional.

Los mirlos del subcontinente indio también se consideran parcialmente como especies independientes. En el oeste, sur y este de la India se encuentran en el país montañoso boscoso, también en Sri Lanka.

Naturalización

Los primeros mirlos comunes llegaron al continente australiano en 1857 en Melbourne; sin embargo, no se sabe si algunos de ellos fueron liberados. Desde entonces, se han documentado numerosas reintroducciones en Australia en el siglo XX, aunque se supone que hubo muchas otras liberaciones privadas.

Las principales ocurrencias se encuentran hoy en día en el sureste de Australia, al sur de la latitud 33 a 34; los mirlos penetran cada vez más al norte en esa ocasión. Al sur del continente australiano también se encuentran en Tasmania y en las islas del Estrecho de Bass.

El mirlo es considerado una plaga en muchos lugares de Australia porque causa daños en plantaciones frutales, jardines o viñedos, y en algunos casos es derribado por los dueños de las plantaciones.

El mirlo también fue introducido en Nueva Zelanda en la década de 1860. Numerosas aves han sido liberadas en las Islas del Norte y del Sur. Hoy en día, está muy difundido en ambas islas principales, así como en la mayoría de las islas de la costa. Es posible que los mirlos comunes de allí favorezcan la propagación de especies de plantas introducidas. Se conocen intentos fallidos de naturalización en América del Norte y Sudáfrica, así como en Santa Elena y las Islas Fiyi.

Migraciones

En Europa, la proporción de individuos que emigran es más alta en el Norte y el Este. En Suecia, el 76 por ciento y en Finlandia incluso el 89 por ciento. En Europa Central, por otro lado, el número de mirlos que se alejan es de sólo el 25 por ciento. Las aves nidificantes de Baden-Württemberg pasan el invierno, por ejemplo, en el norte de Italia, en el norte de España y, sobre todo, en el suroeste y sur de Francia, siendo el hábitat invernal preferido el valle inferior del Ródano.

En el área de asentamiento, la porción de aves es menor que en el caso de las aves negras. Además, menos machos se mueven que las hembras, los machos mayores permanecen con mayor frecuencia en el área de cría. El éxito reproductor de los machos sin hijos es además mayor que el de los machos con crías.

Estas indicaciones sugieren que existe un equilibrio típico de estrategias: Las aves que permanecen en el área de reproducción tienen una tasa de mortalidad más alta en invierno, pero pueden ocupar mejores zonas de reproducción. Un estudio realizado entre 1998 y 2000 en el área de Munich indica que la menor preparación migratoria de los machos en el área de asentamiento ya puede estar determinada genéticamente.

Los primeros movimientos de viajes se pueden ver en Europa Central en julio, pero se trata principalmente de dispersiones post-reproducción. El aumento del número de viajadores es especialmente notable en la segunda quincena de septiembre, con el viaje principal pasando a mediados de octubre.

A finales de octubre los movimientos de los viajes disminuyen significativamente y finalizan en noviembre. En los meses de invierno, el vuelo frío puede ocurrir durante condiciones climáticas extremas en el caso de las aves que no han migrado. Los mirlos que regresan llegan a Europa Central entre mediados de febrero y mediados de abril.

Los mirlos migran principalmente de noche o en las primeras horas de la mañana. El viaje se desarrolla en pequeñas etapas con frecuentes pero breves pausas. El clima tiene comparativamente poca influencia en el comportamiento de las corrientes de aire. El Mar del Norte y el Mediterráneo, así como los Alpes, son sobrevolados por los mirlos comunes en esa ocasión.

Los mirlos en Australia y Nueva Zelanda son casi exclusivamente pájaros sedentarios, hay pocos indicios de que apunten a Zugbewegungen, los hallazgos en ejemplares anillados sugieren un cruce ocasional del Estrecho de Bass.

Video del Mirlo Común

¿Dónde vive el mirlo común?

El mirlo común, con el plumaje más oscuro, vivía en los interiores más húmedos, prefieren los bosques densos originalmente. Aún hoy se reproduce en los lugares oscuros de los bosques ricos en sotobosque y busca alimentos en suelos libres de vegetación o de gramíneas cortas.

En este tipo de hábitat, la vista extraordinariamente buena del mirlo común es sin duda una ventaja para los pájaros que cantan en el crepúsculo. En el otro extremo del espectro de hábitats extraordinariamente amplio se encuentran hoy los bulliciosos centros de las grandes ciudades, por lo que, debido a este contraste, se han establecido los términos bosque y cazo urbano.

El mirlo se encuentra en casi todos los tipos de cultura y paisaje de hoy en día. Sus hábitats incluyen jardines frontales, parques y estructuras similares a parques, grupos de árboles y arbustos en áreas industriales, huertos, brezales cubiertos de arbustos, así como el campo en su mayor parte abierto, siempre que encuentren arbustos de campo.

Además de los bosques antiguos casi naturales, los bosques gestionados de forma monocultural también están poblados, siendo los bosques de hoja caduca los preferidos a los bosques de coníferas. Las aves que buscan alimento en el suelo no se alejan demasiado de la cobertura vegetal en todos los hábitats. Salvo algunas excepciones, la cantidad de precipitaciones en los hábitats poblados por el mirlo es superior a 300 mm al año.

La mayor densidad de asentamiento se alcanza dentro de las localidades, no es raro que se encuentre en cuatro o más parejas de cría por hectárea. En las zonas rurales y en las aldeas, la densidad de asentamiento suele estar entre la de las ciudades y la de los bosques.

En un cementerio de Ravensburg se contabilizaron entre cinco y siete parejas reproductoras por hectárea durante varios años consecutivos; en cambio, en los bosques, la densidad de asentamiento es considerablemente menor, raramente superior a 0,5 parejas reproductoras por hectárea.

Desde hace 150 a 200 años el mirlo común penetra en el área de asentamiento humano. Al principio parece poblar los jardines y plantas parecidas a un parque situados en las afueras de los pueblos, a menudo en las proximidades de los bosques.

Este proceso tuvo lugar y tiene lugar en gran parte del área de dispersión y corre regionalmente de manera diferente: en Bamberg, se reportaron ya 1820 aves negras en la ciudad, en Londres, el mirlo se convirtió en nativo en los grandes parques de la ciudad sólo en la década de 1930.

Un factor inhibidor de la urbanización es la caza, que todavía tiene lugar en algunas partes de la zona de distribución. Uno de los factores favorables es el microclima más suave. Además, la iluminación artificial en las ciudades permite prolongar el período de reproducción; además, existe una buena oferta de alimentos durante todo el año.

También los bosques de montaña están poblados por el mirlo común. En los Alpes se encuentra hasta la línea forestal, en el Alto Atlas hasta los 2.300 metros sobre el nivel del mar. Aún más alto es el hábitat de la subespecie T. m. maximus en el Himalaya, que es común entre los 3.000 y 4.500 metros e incluso se puede encontrar hasta los 5.300 metros.

Características

Los mirlos adultos muestran un claro dimorfismo sexual: El plumaje de los machos es negro monocromo, el pico de color amarillo claro hasta anaranjado. Además, los machos muestran un anillo claro alrededor de los ojos, cuyo color se asemeja al del pico, sin embargo, algo puede entrar del color marrón.

Este anillo contrasta fuertemente con el iris marrón oscuro. El anillo de ojo es menos claro con la hembra, también el pico es menos llamativo y de color cuerno brillante en lugar de amarillo. El color del plumaje de la hembra es mucho más variable y predominantemente marrón oscuro, parcialmente en el gris que va o marrón rojizo.

Con ambos sexos, los dedos de las patas son de color marrón oscuro. En comparación con los más pequeños, también de color oscuro, el mirlo tiene una cola claramente larga.

Tamaño y peso

Con una longitud de entre 24 y 27 centímetros, los mirlos de la forma nominal son insignificantemente más pequeños que el tipo de acelerador más grande de Europa Central, el zorzal charlo (Turdus viscivorus). Los machos son algo más grandes que las hembras.

La longitud media del ala del macho es de 133 mm y la de la hembra de 128 mm, lo que corresponde aproximadamente a una luz entre 34 y 38,5 centímetros. La longitud de la cola está entre 104 y 116 milímetros. La longitud de la cola está entre 104 y 116 milímetros.

Las fluctuaciones de peso durante el año son considerables para los mirlos europeos. En estudios perennes realizados en Gran Bretaña, el peso estaba entre 71 y 150 gramos, en promedio los machos adultos pesaban 102,8 gramos, las hembras adultas eran un poco más ligeras con 100,3 gramos.

Las aves de un año de edad eran en promedio casi 3 gramos más ligeras. En el transcurso del año, las hembras son algo más pesadas que los machos sólo durante el periodo de puesta. Los mirlos de Europa Central tienen el mayor peso en enero, el más bajo en julio o agosto, después de la incubación. El aumento de peso es el resultado de la acumulación de reservas de grasa.

Colores

El plumaje de los machos adultos es bastante negro de una manera uniforme. Sobre todo en la parte inferior, pero también en la parte posterior y en la región de los hombros, las plumas no suelen presentar un color gris hasta que el doblado final es de color bronce, lo que sin embargo es bastante discreto y da una impresión ligeramente escamosa sólo con condiciones de luz favorables. Las plumas del ala pueden aparecer blanqueadas en primavera.

La parte superior de las hembras es oscuro de marrón oliva hasta, la frente a menudo algo menos oscura. La coloración de la parte inferior más clara resulta individualmente muy diferente. El mentón y la garganta son de color gris claro sucio a marrón rojizo con rayas oscuras.

El pecho es marrón-grisáceo, amarillo-marrón a rojo-marrón con motas más o menos claras. El vientre es de color marrón, gris-marrón o gris, con lo que de vez en cuando surge una impresión claramente escamosa a través de un ligero final de las plumas. Las plumas de la cola son oscuras – hasta negro-marrón, el ala y la zona de los brazos basculantes son de un color marrón oscuro con plumas exteriores teñidas de oliva.

Plumaje de los polluelos

Los polluelos se asemejan a las hembras, sin embargo, son vistos con más fuerza en la parte inferior y sobre todo por las vistosas líneas de flechas de luz en la parte posterior, las plumas de los hombros y las mantillas de las alas para reconocer que son pichones volados.

El pico es marrón. El difuminado de las alas y la cola aparece claramente separado del plumaje restante y es de color marrón oscuro hasta el marrón-negro con los pichones machos, con la hembra algo más clara y más bien entra en el marrón.

Durante la muda juvenil, que se produce entre el verano y el otoño del primer año natural, las aves cambian las plumas pequeñas y una parte de las plumas del ala. Los pichones más viejos cambian predominantemente a el llamado vestido de progreso en esa ocasión, mientras que los posteriores se deslizan en un plumaje de inhibición, en el que se parecen más a los pichones.

Machos de un año ya poseen un plumaje que se llama Stockamseln. Con todos los machos de un año, así también los machos con el vestido de progresión, las plumas de impulso y las mantas de alas son marrones en contraste con el color marrón-negro o negro de las partes de plumas. También en el caso de las hembras de un año, las partes del plumaje que ya están mudas y las que no lo están, contrastan; estas últimas son claramente más brillantes.

La muda de una población de mirlos se extiende durante un período de cinco meses, sin tener en cuenta los casos extremos. En Europa, el periodo de muda es típicamente entre junio y finales de octubre, con casi todos los mirlos adultos mudando en agosto.

Diferencias de color

El patrón de caída típico de los tordos también se puede encontrar en los mirlos, y en los machos está cubierto por depósitos intensivos de melanina en las plumas. Por lo tanto, el melanismo puede considerarse normal para la especie.

Sin embargo, la reducción de la pérdida de pigmento, que puede producirse en diferentes formas e intensidades, no cumple con la norma: El albinismo causa colores pálidos (clorocromo, flavismo). Es poco probable que las aves blancas completamente albinas con ojos rojos tengan ninguna posibilidad de sobrevivir en la naturaleza debido a su reducida visión.

Los animales blancos con ojos marrones o negros son leucísticos. Esto se debe a un leucocismo atenuado. En algunos años, los animales moteados aparecen localmente con más frecuencia. Los patrones simétricos o asimétricos resultantes son extremadamente diferentes. Por un lado, este blanqueamiento puede parecer un trastorno hereditario o permanente durante el desarrollo de los folículos.

Por otro lado, se ha demostrado experimentalmente que las plumas blancas del plumaje pueden depender de la composición del alimento, especialmente durante la muda. Los alimentos bajos en proteínas parecen favorecer el albinismo.

Las coloraciones aberrantes se observan hoy en día sobre todo con las aves en el área de asentamiento, sin embargo, se conocían mucho antes de que vivieran los mirlos en la proximidad del ser humano, Aristóteles ya había descubierto a los mirlos blancos.

Canto

El recital de los mirlos machos, que se puede escuchar en la primavera, es familiar para mucha gente. El mirlo común es considerado como particularmente creativo en la invención, combinación y variación de sonidos.

Los versos melodiosos suenan pegajosos y agradables al oído humano, en contraste con los sonidos (“dackderrigigigigi duck duck duck”) o “Tixen” – una serie de sonidos de alta “tix” que pueden ser escuchados de ambos sexos durante el periodo de apareamiento.

Sonidos

El canto del recinto suele ser recitado por el macho, realizando de dos a tres canciones diferentes, expuesto a que se cambie de vez en cuando. Un verso de este canto dura algo más de dos segundos en promedio.

En la época de reproducción, los mirlos dan una secuencia casi ininterrumpida de tales versos durante la madrugada de 20 a 30 minutos, por lo que las pausas entre los versos son de unos tres segundos de duración en promedio. En el canto vespertino, las pausas son algo más largas.

Un verso se puede dividir en una parte motriz y una “apéndice” más tranquila, más chirriante y ruidosa. La parte del motivo es algo más larga, también puede faltar el apéndice. La parte del motivo se puede subdividir en elementos, normalmente de dos a cinco, y a veces hasta nueve.

Las pausas entre los elementos de aproximadamente 0,2 segundos de largo son audibles. Los elementos se combinan en motivos, y los machos a menudo tienen más de 30 motivos en su repertorio, con dos a cinco motivos favoritos, de modo que el oído humano también puede identificar a un individuo a través del canto.

Hay aún más variaciones en el apéndice que en la parte del motivo. El espectro de frecuencia del apéndice es mucho más amplio, la intensidad principal está por encima de 10 kHz, mientras que en la parte del motivo está entre 1,5 y 3 kHz. En un análisis técnico del apéndice se han encontrado cursos de diplofonía y de frecuencias opuestas. Los pájaros toman los motivos del adversario y regresan en una longitud comparable y frecuentemente con versos similares.

El canto es en parte innato, porque la lectura de los machos aislados elevados se corresponde en muchos detalles con la de los demás ejemplares. Los mirlos machos y adultos toman muchos elementos y lo vuelven canto. Pero también se imitan marcas de tono de otros tipos de pájaros, por ejemplo el ratón o la risa del pájaro carpintero gris y verde.

Los mirlos en el área de asentamiento también registran ruidos de civilización, como las señales de sirena de los vehículos de rescate. El primer canto de precinto regular se puede escuchar en Europa Central ya en febrero, la mayoría de los mirlos comienza a mediados de marzo, el clímax se encuentra entre mayo y junio, en particular con clima húmedo-caluroso.

Esta fase de la actividad de canto termina a mediados de julio, pero especialmente en la zona de asentamiento hay reportes de mirlos cantando a gran voz en otoño y también en invierno, principalmente en clima templado. En primavera, los mirlos pertenecen a los primeros pájaros cantores que comienzan claramente antes del amanecer con el canto. El segundo máximo de canto es por la noche. En el área de asentamiento, también por la noche se reportan mirlos cantores, también en invierno.

Llamadas y otros cantos

Uno de los más conocidos de los numerosos sonidos de los mirlos comunes que amanecen cantando es el Tixen. Esta secuencia de sonidos rápidos y agudos anima a sus congéneres a participar y a menudo se escucha en conexión con el odio común hacia las urracas o los gatos.

Tixen puede cambiar a Zetern con una emoción aún mayor. Zetern también puede ser dirigido contra sus congéneres. Los mirlos cazadores no muestran ninguna voluntad de escapar, pero intentan ahuyentar a sus competidores o enemigos. Un “ssiih” muy alto, penetrante y fuerte (que disminuye de 9 a 7 kHz) sirve como advertencia contra los enemigos, sobre todo en caso de peligro desde el aire.

Las hembras a veces se dejan domar, de lo contrario, sin embargo, el macho canta versos similares, por ejemplo con enfoque en el nido o estimulado por el canto del macho. Las hembras con sonidos incoherentes, muy silenciosos, prensados y a menudo altos requieren combinación.

Después de la incubación, los machos mayores con picos cerrados interpretan una canción especial de otoño, que es significativamente más silenciosa que la canción de primavera, pero se parece a ella. La canción de otoño también recuerda a la canción juvenil.

Este último es innato tanto en machos como en hembras y comienza de forma bastante repentina a partir del día 19. La garganta, el cuerpo y la cola vibran en esa ocasión, el pico está cerrado o ligeramente abierto. Los machos jóvenes de mirlo, algo más viejos y practicantes, pueden ser distinguidos de los adultos por la presentación cortada.

Sonido del Mirlo Común

Canto del Mirlo Común

Alimentación

Los mirlos comunes son omnívoros flexibles y adaptables, pero dependen de al menos pequeñas cantidades de alimento animal durante todo el año. Si este último es escaso o sólo puede obtenerse con un esfuerzo desproporcionado, las bayas y las frutas juegan un papel más importante.

Los principales componentes de la alimentación animal son las lombrices de tierra y los escarabajos de hasta el abejorro, así como caracoles, sanguijuelas, milpiés, arañas y diversos tipos de insectos. Además de otros numerosos invertebrados, el espectro alimenticio también incluye vertebrados más pequeños, como lagartos, ratones y musarañas, así como serpientes en casos excepcionales.

También se han observado mirlos comunes pescadores. Si hay falta de alimento, también se utilizan insectos más pequeños como los pulgones como alimento sustitutivo. Mientras que los mirlos viven casi exclusivamente como animales al principio de la incubación, la proporción de bayas y frutas en los alimentos aumenta en Europa Central a partir de mediados de mayo.

El mirlo común es el frutero más entre sus ejemplares próximos, la proporción de bayas y frutos de árboles ornamentales es comparativamente alta. Los frutos se seleccionan principalmente según el orden de maduración y el contenido de azúcar. La proporción de frutos carnosos alcanza su punto máximo de octubre a noviembre, y en los viñedos y huertos puede haber un gran número de mirlos durante este período.

En invierno, los frutos de la hiedra suelen representar el único alimento vegetal que queda en Europa. Con la falta de alimento, los mirlos utilizan la oferta de la alimentación invernal en el área de asentamiento, también las semillas son consumidas en grandes cantidades, pero éstas son difícilmente digeridas como las semillas de los frutos usuales. Los mirlos comunes también buscan alimento en los desechos.

Hay muchas observaciones de hábitos alimenticios inusuales en los mirlos. Estos incluyen el saqueo de los nidos de otras especies de zorzales y pinzones y el comer gorriones que han caído de sus nidos. Carrión también es obviamente explotado, y hay informes de coprofagia y canibalismo.

Característico de la búsqueda de alimento en el suelo es el salto de una corta distancia y un seguimiento inmóvil restante, con lo que el mirlo sostiene la cabeza oblicuamente y fija un lugar determinado, con el fin de golpear con el pico a una velocidad alta.

También se deben observar mirlos, que agarran el follaje seco con movimientos de recolección apresurados, se dan la vuelta y lo tiran a un lado. Junto a las bayas o frutas que yacen en el suelo, se recogen de los árboles o arbustos o a veces incluso se arrancan en un corto vuelo de temblor.

Los mirlos rara vez beben agua, ya que la comida ingerida suele contener suficiente agua. Cuando beben, a menudo entran en aguas poco profundas hasta el estómago y sumergen el pico.

Apareamiento y reproducción

Como regla general, los mirlos maduran sexualmente en la primavera, al final del primer año de vida. Dentro de una temporada de reproducción, las parejas de mirlos en su mayoría tienen una relación monógama.

Con las aves sedentarias, en particular en las islas británicas, la cohesión de las parejas parece durar más fuerte y también varios períodos de cría, sin embargo, los machos de los mirlos en época de cría no son los padres con aproximadamente el 18 por ciento de los machos.

Los mirlos pertenecen a los primeros reproductores. En Europa Central las primeras razas tienen lugar a finales de febrero o principios de marzo. Dos o tres camadas  anuales son la regla aquí, las últimas razas son posibles hasta finales de agosto.

En algunas partes del área de distribución sólo hay dos camadas anuales. En Australia y Nueva Zelanda, el período de incubación es principalmente entre agosto y diciembre. En el área de asentamiento, hay en particular, en inviernos suaves, ocasionalmente, intentos de cría y también crías exitosas.

Parejas y cortejo

En Europa Central, la nueva formación de las parejas puede comenzar a través de los machos que permanecen en el área de cría ya en noviembre. En este momento ya hay los primeros signos de la formación de la pareja, en particular con mirlos urbanos. Especialmente los machos adultos siguen a ciertas hembras ya en invierno y tratan de mantener alejados a los competidores.

También las aves migratorias pueden llegar ya emparejados al área de cría. Sin embargo, por regla general, la formación de parejas sólo tiene lugar a finales de invierno o en primavera, en la que las hembras eligen a un macho con un recinto adecuado. Los primeros criadores se instalan en marzo y abril entre los precintos ya ocupados o intentan hacerse cargo de los precintos de cría extranjeros.

Los mirlos que regresan a casa pueden llegar a la zona de cría ya en parejas, pero también con estos, el verdadero cortejo en Europa Central típicamente comienza en marzo, con mirlos todavía sin pareja, es un componente de la formación de la pareja. Con el típico ritual de cortejo, que frecuentemente tiene lugar después de la canción de la mañana, el macho corre de arriba a abajo con un “paso imponente” ante la hembra.

En esa ocasión, se pavonea muy erguido, con el cuello largo y estirado, la cabeza y el plumaje del pecho y el estómago hinchados. La articulación intertarsal de la pata se presiona lo más posible y la pata oscilante se tira hacia arriba.

Las alas fácilmente colgantes del macho tiemblan y hay laúdes ” gorjea “, haciendo un sonido o canción de cortejo. Una cópula sigue luego del cortejo, luego que el macho preceda a una petición de la hembra; también llega a cópula sin preceder del lugar de cortejo.

Nidos

En los asentamientos los nidos tienden a ser más altos, a menudo se utilizan fachadas de casas y paredes cubiertas de plantas trepadoras o los nidos, como en los hábitats naturales, se construyen en árboles y arbustos de hoja perenne. Pero también en los asentamientos son la excepción los nidos, que se encuentran a más de siete metros del suelo.

Los mirlos también construyen nidos allí en vigas o en nichos, similar a los colas rojas. Hay informes de lugares de nidificación extremadamente extraños, por ejemplo en los compartimentos del motor de los coches aparcados, en grúas móviles o en letreros de neón, con una preferencia por las letras redondas y una aversión obvia al color rojo.

La hembra construye el nido sola en forma de cuenco; el material para ello se recoge exclusivamente en el suelo. Al principio, la hembra erige la base del nido, que se solidifica con tierra algo húmeda, a partir de ramas finas, tallos gruesos, musgo y líquenes. Luego forma el nido hueco con tallos finos, hojas y musgo. Luego, se recubre con arcilla o lodo húmedo.

Después de una pausa seca de 12 a 24 horas, la hembra viste el hueco con finos tallos de hierba y hojas y le da la forma final a través de movimientos de ida y vuelta. Para la base del nido, también se utilizan frecuentemente fragmentos de papel o plástico, textiles o materiales artificiales similares.

La forma y el tamaño del nido dependen de la ubicación: Los nidos en las ramificaciones y nichos son más pequeños, como en el subsuelo plano, como las vigas o los tocones de los árboles. El diámetro exterior de los nidos no son siempre completamente redondos es de unos 16 centímetros en promedio, el diámetro del hueco de unos 10 centímetros.

La hembra construye en promedio de dos a cinco días en el nido, con las siguientes crías también puede ir más rápido. Por lo general, se construye un nuevo nido para cada cría, pero en lugares protegidos, especialmente en los asentamientos, el mismo nido también puede ser reparado y utilizado de nuevo.

Cría

Después de terminar la construcción del nido, normalmente se tarda de uno a tres días hasta que se pone el primer huevo, y luego se ponen los huevos a intervalos de 24 horas.  Un nido normalmente consiste de cuatro a cinco huevos, pero al principio y al final del período de reproducción a menudo son sólo tres u ocasionalmente sólo dos huevos.

Las nidadas más grandes con seis o siete huevos también pueden ocurren, sin embargo, a veces probablemente provienen de más de una hembra. Los huevos son en su mayoría ovalados cortos, a veces ligeramente elípticos.

El color básico de los huevos frescos es el verde, pero el color y el patrón de los huevos moderadamente brillantes pueden ser muy diferentes.  El tamaño de los huevos de mirlos europeos no presentan ninguna variación geográfica significativa, con una media de 29,5 × 21,5 milímetros y un peso ligeramente superior a 7 gramos.

También hay reportes de machos reproductores; sin embargo, el macho se sienta a veces en el nido con ausencia de la hembra y sólo vigila el nido.  La hembra normalmente ya duerme en el nido después del almacenamiento de la segunda cría, pero sólo a partir de la tercera.  El ave abandona el nido entonces y se dedica sólo a la tarea de la ingesta de alimento, Las alimentaciones de la hembra a través del macho son extremadamente inusuales. La duración de la cría se sitúa entre 10 y 19 días, en el promedio de 13 días.

Desarrollo de las crías

Los polluelos  suelen eclosionar a los dos días. Ambos sexos participan en la alimentación. En el caso normal, sólo la hembra le da comida a los polluelos, con la muerte de la hembra, el macho puede asumir esta tarea y llevar también la crianza de las crías con éxito. En promedio, alimentan con 16 gramos de comida a cada polluelo en un día.

Al principio de la incubación, se trata casi exclusivamente de alimentos de origen animal en esa ocasión, más tarde también se añaden bayas y frutas. Los polluelos recién nacidos pesan de 5 a 7 gramos, al salir del nido después de 13 a 15 días pesan alrededor de 65 gramos.

Después de la salida, los pichones son prácticamente incapaces de volar al principio, permanecen muy silenciosos y discretos en cobertura, sobre todo en el suelo durante el día. Entre los padre se dividen el trabajo de cuidarlos. En la edad de aproximadamente 18 días, los pichones pueden volar, después de 19 a 32 días, son independientes.

Éxito reproductor

En el área de asentamiento, pueden ocurrir más crías por año, pero el éxito reproductivo se ve afectado por las perturbaciones de los seres humanos y el gran número de gatos domésticos, y a menudo es mayor en las zonas rurales. En áreas donde los cuervos y en particular las urracas son numerosos, puede haber una acumulación de pérdidas de embrague.

Esto también se confirma por el hecho de que las pérdidas totales son menos frecuentes en nidos más bajos que en nidos situados a más de 2,5 metros sobre el nivel del suelo, ya que los nidos bajos son menos visibles para los ladrones de nidos.

En Gran Bretaña, el 56 por ciento de los 1428 nidos examinados tenían crías, y al menos un ave joven salió volando del 41 por ciento de estos nidos. En el área de asentamiento humano, muchos jóvenes son presas del tráfico o de los gatos después de salir volando.

Estado de conservación

El mirlo común tiene una extensa área de distribución, estimada en 10 millones de kilómetros cuadrados (3,8 millones de millas cuadradas), y una gran población, que incluye entre 79 y 160 millones de individuos sólo en Europa. No se cree que la especie se acerque a los umbrales para el criterio de disminución de poblaciones de la Lista Roja de la UICN.

En el Paleártico occidental, las poblaciones son generalmente estables o están en aumento, pero ha habido disminuciones locales, especialmente en las tierras de cultivo, que pueden deberse a las políticas agrícolas que alentaron a los agricultores a eliminar los setos (que proporcionan lugares de nidificación) y a drenar los pastizales húmedos y a aumentar el uso de plaguicidas, lo que podría haber reducido la disponibilidad de alimentos a base de invertebrados.

El mirlo común fue introducido en Australia por un comerciante de aves que visitó Melbourne a principios de 1857, y su área de distribución se ha expandido desde su posición inicial en Melbourne y Adelaida para incluir todo el sureste de Australia, incluyendo Tasmania y las islas del Estrecho de Bass.

La población introducida en Australia se considera una plaga porque daña una variedad de frutos de baya en huertos, parques y jardines, incluyendo bayas, cerezas, frutas de hueso y uvas. Se cree que propaga enfermedades, como la zarzamora, y puede competir con las aves nativas por alimento y lugares de anidación.

El mirlo común introducido es, junto con el anteojitos dorsigrís (Zosterops lateralis), el dispersor de semillas de aves más ampliamente distribuido en Nueva Zelanda. Introducido allí junto con el zorzal (Turdus philomelos) en 1862, se ha extendido por todo el país hasta una altitud de 1.500 metros (4.921 pies), así como en islas periféricas como Campbell y Kermadecs, donde consume una amplia gama de frutas autóctonas y exóticas, y contribuye en gran medida al desarrollo de comunidades de malezas leñosas naturalizadas.

Probablemente ya en el siglo XVIII, pero sobre todo en el siglo XIX, la población de mirlos aumentó considerablemente debido a la extensión del área, la colonización de nuevos hábitats y el aumento de la densidad de asentamientos, sólo el área de cría europea se estima en 8 millones de kilómetros cuadrados en la actualidad, donde hay de 40 a 82 millones de parejas de cría.

Un número de individuos tres veces mayor puede ser derivado de esto. Dado que Europa abarca más de la mitad del área de reproducción de la especie en el mundo, la población mundial puede estimarse entre 162 y 492 millones de individuos. En Alemania, el mirlo es la tercera ave reproductora más común después del gorrión común y el pinzón, con 6,7 a 8,2 millones de parejas reproductoras en 2008.

Las existencias aumentaron en los últimos diez años del siglo XX en la mayoría de los países europeos, especialmente en Alemania, Francia, los Países Bajos e Italia. A principios del siglo XXI, las cifras de población son estables, por lo que la especie se considera segura.

No siempre fue así: En la década de 1970 se produjeron pérdidas regionales de entre el 20 y el 30 por ciento de la población británica. Esto se atribuye principalmente a la intensificación de la agricultura, ya que las disminuciones fueron mayores en las zonas agrícolas que en otras partes. El uso de pesticidas también podría haber reducido significativamente el suministro de alimentos.

Video de un pequeño Mirlo Común

Curiosidades

El mirlo común macho defiende su territorio de reproducción, ahuyentando a otros machos o utilizando una exhibición de amenaza de “arco y fuga”. Consiste en un recorrido corto, levantando primero la cabeza y luego inclinándola con la cola sumergida simultáneamente. Si se produce una pelea entre mirlos machos, suele ser corta y el intruso es ahuyentado rápidamente.

El mirlo común hembra también es agresivo en primavera cuando compite con otras hembras por un buen territorio de anidación, y aunque las peleas son menos frecuentes, tienden a ser más violentas.

La apariencia del pico es importante en las interacciones del mirlo común. El macho del territorio responde más agresivamente a los modelos con pico naranja que a los de pico amarillo, y reacciona menos al color marrón del pico típico del macho de primer año.

Mientras se disponga de alimentos de invierno, tanto el macho como la hembra permanecerán en el territorio durante todo el año, aunque ocupando diferentes zonas. Los migrantes son más gregarios, viajan en bandadas pequeñas y se alimentan en grupos sueltos en las zonas de invernada.

El vuelo de las aves migratorias comprende ráfagas de latidos rápidos de las alas intercaladas con movimientos de nivel o de buceo, y difiere tanto del vuelo rápido y ágil normal de esta especie como de la acción de inmersión de los tordos más grandes.

En la cultura

El mirlo común era visto como un ave sagrada aunque destructiva en el folklore griego clásico, y se decía que moría si consumía granada. Como muchas otras aves pequeñas, en el pasado ha estado atrapado en las zonas rurales en sus dormideros nocturnos como un complemento fácil de la dieta.

En el villancico inglés The Twelve Days of Christmas, se cree que la línea comúnmente cantada hoy como “cuatro pájaros cantores” fue escrita originalmente en el siglo XVIII como “cuatro pájaros colly”, un arcaísmo que significa “negro como carbón” que era un apodo popular en inglés para el mirlo común.

El mirlo común, a diferencia de muchas criaturas negras, no es normalmente visto como un símbolo de mala suerte, pero R. S. Thomas escribió que hay “una sugerencia de Lugares oscuros a su alrededor”, y que simboliza la resignación en la obra de teatro trágica del siglo XVII La duquesa de Malfi; una connotación alternativa es la vigilancia, el claro grito de alerta del ave.

El mirlo común es el ave nacional de Suecia, que tiene una población reproductora de 1 a 2 millones de parejas y apareció en un sello postal de Navidad de 30 öre en 1970; también ha aparecido en varios otros sellos emitidos por países europeos y asiáticos, incluyendo un sello británico 4d de 1966 y un sello irlandés de 30p de 1998. Esta ave, posiblemente, también da origen al nombre serbio de Kosovo, que es la forma adjetival posesiva de los kos serbios (“mirlo”), como en Kosovo Polje (“Campo de los mirlos”).

Mortalidad y enfermedades

El clima tiene una gran influencia en la mortalidad. En verano, las aves sufren de sequedad de larga duración, en invierno de heladas y fuertes vientos. Sin embargo, el mirlo común generalmente sobrevive mejor que otros mirlos debido a su amplio espectro alimenticio.

Además de la falta de alimento, la resistencia de las aves puede verse debilitada por diversas enfermedades o parásitos. Entre los endoparásitos se encuentran las lombrices, mientras que entre los ectoparásitos se encuentran las larvas de la mosca Neottiophilum praeustum, que viven en el material de nidificación y se alimentan de la sangre de los polluelos.

El virus Usutu, que antes sólo se conocía en África y que es uno de los flavivirus transmitidos por los mosquitos, ha causado la muerte de aves en algunas partes de la zona de distribución de Europa Central desde 2001. Dado que el mirlo es el tipo predominantemente afectado, también se habla del “mirlo moribundo”.

La muerte de mirlos comunes se produjo por primera vez cerca de Viena en 2001, y luego se extendió a Hungría, Suiza e Italia. En el verano de 2011, el virus Usutu también fue detectado como la causa de numerosos animales muertos en las tierras bajas del norte del Alto Rin en Alemania.

En Austria, donde el virus apareció por primera vez en 2001, las muertes han disminuido desde 2004 y las bandadas han vuelto a la normalidad en 2006, al parecer debido al hecho de que las aves austriacas habían desarrollado inmunidad. Sin embargo, se asume que ya no habrá muertes masivas como en 2011, sino que pueden ocurrir brotes cíclicos en las áreas afectadas cuando una generación de mirlos con resistencia adquirida sea reemplazada por la siguiente generación.

Los mirlos son animales de presa de diferentes depredadores. Es notable que no son los machos más conspicuos los que se comen con más frecuencia, sino las hembras. Especialmente en su hábitat original, varias especies de halcones, gavilanes, azores, buitres y milanos rojos tienen éxito en la caza de mirlos, en Nueva Zelanda y Australia también el aguilucho lagunero.

Entre los búhos, el cárabo, el búho chico y el búho real son algunos de los depredadores típicos del milano común. Diferentes aves córvidas se llevan los huevos y los pichones, los más grandes como el cuervo carroñero, ocasionalmente también aves contralto viejas, débiles o enfermas.

También diferentes tipos de martas y zorros entran en consideración como depredadores. Además, los gatos domésticos, los ratoneros y las ardillas se encuentran entre los agarradores de botín de mayor éxito. Las ardillas suelen llevarse de los nidos los polluelos que aún no han alcanzado su plenitud.

En la zona de asentamiento, el tráfico por carretera se cobra numerosas víctimas bajo los mirlos. Particularmente peligrosas son las carreteras que pasan por zonas verdes. También hay mirlos que sobreviven a varios accidentes de tráfico. En algunas partes de la zona de distribución, la lucha contra las plagas y la caza representan una causa nada despreciable de muerte.

En Francia, por ejemplo, la temporada de caza se extiende desde finales de agosto hasta mediados de febrero; en Francia, la temporada de caza se extiende desde finales de agosto hasta mediados de febrero.

La tasa de mortalidad en el primer año de vida es significativamente más alta que en los años siguientes. Los estudios realizados en Francia mostraron una probabilidad de supervivencia del 31 por ciento para las aves en su primer año de vida y del 55 por ciento en los años siguientes.

La edad media de las aves en las grandes ciudades del noroeste de Alemania era de 3,6 años. No se ha aclarado la cuestión de si la esperanza de vida en el hábitat original o en el área de asentamiento es mayor, y los estudios realizados sobre este tema arrojan resultados contradictorios.

Las aves individuales pueden alcanzar una edad considerable, varias veces ya se han determinado aves de más de diez años de edad. El mirlo más antiguo conocido hasta ahora es una hembra anillada en Helgoland en 1974, que fue encontrada de nuevo a la edad de 22 años y tres meses y posiblemente llegó a ser incluso mayor.

Sistemática

El mirlo común fue descrito por Linneo en la décima edición de su Systema Naturae en 1758 como Turdus merula. El nombre binomial deriva de dos palabras latinas, turdus, “zorzal“, y merula, “mirlo“, que da origen a su nombre francés, merle, y a su nombre escocés, merl.

Alrededor de 65 especies de zorzales medianos a grandes se encuentran en el género Turdus, caracterizado por sus cabezas redondeadas, sus alas alargadas y puntiagudas y sus cánticos generalmente melodiosos. El mirlo común parece ser el más cercano en términos evolutivos al zorzal insular (T. poliocephalus) del sudeste asiático y a las islas del Pacífico sudoccidental, que probablemente se desvió de la población de T. merula recientemente.

Puede que no esté claro inmediatamente por qué el nombre “mirlo”, registrado por primera vez en 1486, se aplicó a esta especie, pero no a una de las otras aves negras inglesas comunes, como el cuervo carroñero, el cuervo, la graja o el grajilla.

Sin embargo, en inglés antiguo, y en inglés moderno hasta aproximadamente el siglo XVIII, el término “bird” (pájaro) se utilizaba sólo para las aves más pequeñas o jóvenes, y las más grandes, como los cuervos, se llamaban “fowl” (aves de corral). Hasta alrededor del siglo XVII, otro nombre para la especie era “ouzel”, “ousel” o “wosel” (del inglés antiguo, cf. German Amsel).

Otra variante es el tercer acto de Sueño de una noche de verano de Shakespeare, donde Bottom se refiere a “El coco de Woosell, tan negro, con pico de Orenge”. El uso del mirlo sobrevivió más tarde en la poesía, y todavía se logra notar como el nombre del mirlo de anillo estrechamente relacionado (Turdus torquatus), y en el mirlo de agua, un nombre alternativo para el mirlo de garganta blanca (Cinclus cinclus), que no está relacionado pero es superficialmente similar.

Dos zorzales de Turdus asiáticos relacionados, el mirlo de cuello blanco (T. albocinctus) y el mirlo de alas grises (T. boulboul), también se denominan mirlos, y el zorzal somalí (T. (olivaceus) ludoviciae) se conoce alternativamente como mirlo somalí.

La familia ictericia del Nuevo Mundo es a veces llamada la familia de los mirlos debido a la semejanza superficial de algunas especies con el mirlo común y otros tordos del Viejo Mundo, pero no son muy cercanos desde el punto de vista evolutivo, ya que están relacionados con las currucas y tangaras del Nuevo Mundo.

Subespecies pertenecientes a la especie Turdus merula

La siguiente lista contiene en primer lugar la subespecie generalmente aceptada del Paleártico, seguida de la descripción del mirlo de la India. A partir de la forma nominada, las subespecies se describen en el orden de ocurrencia de oeste a este.

  • T. m. merula Linnaeus (1758): Casi todos los mirlos europeos pertenecen a la forma nominativa, a la que este artículo se refiere predominantemente, si no por separado. Las poblaciones naturalizadas de Australia y Nueva Zelanda, la mayoría de las cuales descienden de mirlos británicos, también pertenecen a la forma nominada, ya que no se han observado diferencias significativas hasta ahora – por ejemplo, el canto de los mirlos neozelandeses es similar en estructura y elementos al de los mirlos europeos.
  • T. m. azorensis (Hartert 1905): Los representantes de la subespecie endémica de las Azores son algo más pequeños que la forma nominada, pero sobre todo la cola es más corta. El plumaje del macho es más oscuro y brillante que el del ejemplar nominal.
  • T. m. cabrerae Hartert (1901): Esta subespecie, que se reproduce en Madeira y en las Islas Canarias occidentales, se parece a T. m. azorensis, pero no difiere tan claramente de la forma nominada en cuanto a color del plumaje, tamaño y longitud de la cola.
  • T. m. m. mauretanicus (Hartert, 1902): Los mirlos del norte de África pertenecen a esta subespecie. También con esto, el plumaje del macho es negro profundo y brillante, el pico es algo más poderoso que con los mirlos españoles pertenecientes a la forma nominal.
  • T. m. aterrimus (Madarász, 1903): Los machos de esta subespecie son ligeramente más apagados en color que los de la forma nominativa, las hembras tienen la cara inferior más pálida. El pico es algo más largo y delgado. La zona habitada por T. m. aterrimus se extiende desde los Balcanes hasta Eslovenia y el sur de Rumanía, pasando por Crimea, Grecia y Turquía, y al este desde el Cáucaso hasta el norte de Irán.
  • T. m. syriacus (Hemprich & Ehrenberg, 1833): El área de distribución de esta subespecie en el área del Mediterráneo oriental está al sur de la de T. m. aterrimus, se reproduce desde el sur de Turquía hasta Jordania e Israel y el norte del Sinaí. Los mirlos de esta área son principalmente pájaros sedentarios. Además, esta subespecie se encuentra en el norte de Irak y en el sur de Irán, donde los mirlos pasan el invierno en el delta del Nilo.
  • T. m. intermedius (Richmond, 1896): Esta subespecie se reproduce en una franja que va desde el noreste de Afganistán hasta el Tian Shan. En el invierno, las aves se desplazan a los lugares más profundos en el sur de Afganistán y el este de Irak. Los representantes de esta subespecie son más grandes que los de T. m. syriacus y T. m. aterrimus, la cola más larga en relación con el tamaño, el pico más potente.
  • T. m. maximus (Seebohm, 1881): Con una longitud corporal de hasta 29 centímetros, la subespecie más grande se encuentra en el Himalaya, desde el norte de Pakistán hasta Bután, a altitudes entre 3.500 y 5.300 metros, y también en el sudeste del Tíbet. En el invierno, las aves se mueven hacia situaciones más profundas. La cabeza, el pecho, las alas y la cola del macho son de color negro puro, falta el anillo amarillo de los ojos. Las hembras obsequios de color marrón negruzco, marrón en la parte inferior y en conjunto casi tan oscuros como los machos.
  • T. m. sowerbyi (Deignan, 1951): Esta subespecie, que debe su nombre al naturalista británico James Sowerby, se reproduce en China central, al sur de Gansus y al oeste de Sichuan. Los representantes son más oscuros que el subtipo T. m. mandarinus, que se encuentra más al este.
  • T. m. mandarinus (Bonaparte, 1850): Los mirlos comunes del este de Sichuan y Guizhou al este, así como del sur del mar de China, pertenecen a esta subespecie. Algunas de las aves migran en invierno al sur de China, Hainan, Laos y Vietnam. El plumaje de las aves es marrón hollín oscuro mate, los machos presentan una mancha blanca y sucia en la barbilla y bordes blanquecinos en las plumas de la garganta y en el cuello delantero. Las hembras se diferencian casi exclusivamente de los machos por el color blanquecino de la garganta ampliamente rayada de color marrón-negro.
  • T. m. simillimus (Jerdon, 1840): Esta subespecie se encuentra en el suroeste de la India, especialmente en las colinas de Kerala y la parte occidental de Tamil Nadu. En las montañas de Palani la zona de T. m. bourdilloni frecuenta el sur, hay una zona de transición.
  • T. m. nigropileus (Lafresnaye, 1840): La subespecie se reproduce en altitudes de los Ghats occidentales desde Gujarat hasta Malabar, Mysore, el norte de la meseta de Nilgiri y el este de Andhra Pradesh hasta las montañas de Nallamala. Los representantes siguen siendo más pálidos que los de T. m. simillimus, el macho es de color gris pizarra pardusco con casquete negro.
  • T. m. bourdilloni (Seebohm, 1881): Esta subespecie se encuentra en el sur de la India en Kerala, en las montañas Palani y Nelliampathi. El macho es uniformemente pardusco gris pizarra con las puntas de las plumas primarias más pálidas.
  • T. m. kinnisii (Kelaart, 1851): Esta subespecie se encuentra en las montañas de Sri Lanka. Los machos son de color gris pizarra oscuro, con un poco de azul. Las hembras se ven similares, sin embargo, el plumaje es algo más opaco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here