Zorzales

624

Los tordos o zorzales son una familia de aves (Turdidae), paseriformes de distribución mundial. La familia era una vez mucho más grande antes de que la subfamilia Saxicolinae, que incluye tanto las charlas y los petirrojos europeos, esta familia de aves anteriormente fue dividida y trasladada al Viejo Mundo.

Zorzales

Los tordos son aves pequeñas y medianas que se alimentan de insectos, otros invertebrados y frutas.  Un número de especies no relacionadas alrededor del mundo han sido nombradas en honor a los tordos debido a su similitud con las aves de esta familia.

Sialia sialis posando

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Cordato

Clase: Aves

Orden: Paseriformes

Subórdenes: Passeri

Familia:Turdidae

Hábitat y distribución

Los zorzales de madera de los bosques se reproducen a través de los bosques caducifolios y mixtos maduros en el este de Norteamérica, más comúnmente aquellos con haya americana, goma dulce, arce rojo, goma negra, cicuta del este, cornejo floreciente, carpes americanos, robles o pinos.

Anidan con menos éxito en bosques fragmentados e incluso en parques suburbanos donde hay suficientes árboles grandes para un territorio. El hábitat ideal incluye árboles de más de 15 metros de altura, un sotobosque moderado de arbolitos y arbustos, un suelo abierto con suelo húmedo y hojarasca en descomposición, y agua cercana.

Las especies favoritas del sotobosque son la madera de flecha del sur, el blackhaw liso, el spicebush, el pepperbush de la costa, el rododendro y el arándano. En su área de distribución invernal, son más abundantes en el interior de bosques tropicales maduros, umbríos, de hoja ancha y palmeras en tierras bajas. Al igual que en su área de distribución templada, también vivirán en los bordes de los bosques y en el sotobosque más denso de los bosques de segundo crecimiento.

Características.

El zorzal de madera se alimenta saltando a través de la hojarasca en el suelo del bosque, tirando las hojas para exponer a los insectos o buscando presas que viven en la hojarasca. Durante la búsqueda de alimento, con frecuencia se mueven erguidos para echar un vistazo a su alrededor. La búsqueda de alimento es en gran medida solitaria, aunque pueden formar bandadas mixtas en sus zonas de invernada, donde a veces se alimentan cautelosamente en la periferia de un enjambre de hormigas. Las parejas son socialmente monógamas, aunque las cópulas fuera de pareja son comunes. Cada año se forman nuevos pares.

Tamaño y peso

El zorzal más pequeño es el zorzal de roca del bosque, de 21 g (0,74 oz) y 14,5 cm (5,7 in). Sin embargo, las alas cortas, que tienen alianzas ambiguas tanto con tordos como con mosqueros del Viejo Mundo, pueden ser aún más pequeñas. El ala corta menor tiene un promedio de 12 cm (4,7 pulgadas). El zorzal más grande es el zorzal silbante azul, que cuenta con 178 g (6.3 oz) y 33 cm (13 in). El gran zorzal es similar en longitud, pero de construcción menos pesada.

Colores

Los zorzales son aves regordetas, de plumaje blando, de tamaño pequeño a mediano, que habitan áreas boscosas y a menudo se alimentan en el suelo. La mayoría de las especies son de color gris o marrón, a menudo con partes inferiores moteadas.

Sonido

Uno de los primeros cantantes que se escuchan por la mañana y entre los últimos por la noche, el macho canta su inquietante canción ee-oh-lay desde una percha expuesta en un árbol central o inferior. Utiliza el canto, que atraviesa un denso bosque, para establecer un territorio que promedia unos pocos acres.

La hermosa e inquietante canción del Zorzal Ermitaño comienza con un silbido sostenido y termina con tonos más suaves, parecidos a los del eco, descritos como oh, santo, ah, pureza, pureza, eeh, dulcemente dulce. Hace una pausa entre cada frase y la canción dura aproximadamente 1,5 segundos. Los zorzales ermitaños también emiten una “canción susurrante” extremadamente tenue en primavera.

La llamada más frecuente del zorzal es un tchup o tchup de tono bajo para señalar un ataque o una fuga y un eeee parecido al cedro cuando está en peligro. Los adultos pueden decirle a sus crías que se queden quietos con un ceceo de dos sílabas.

Durante los despliegues territoriales, los zorzales pueden chasquear sus fuertes picos o hacer un silbido con sus alas mientras vuelan. Sus pies pueden producir sonidos similares a los de una serpiente de cascabel mientras rascan la vegetación en busca de alimento.

Después del apareamiento, la hembra ayuda a defender el territorio de los intrusos. Los gestos de amenaza de bajo nivel como soplar el pecho, levantar la cresta y mover las alas y la cola suelen ser suficientes. Entre las alarmas que emiten se encuentra un sonido distintivo y agudo, similar al de una ametralladora, que se oye desde lejos.

Alimentación

Los zorzales se alimentan principalmente de invertebrados de hojas y frutas de arbustos. Su dieta de verano es predominantemente invertebrados, incluyendo escarabajos adultos y moscas, orugas, arañas, milpiés, piojos y hormigas. Los insectos, caracoles y salamandras que se encuentran en los árboles son presas ocasionales.

Frutas como el arbusto picante, la uva zorro, el arándano, el acebo, el saúco, el jack-in-the-pulpit, la enredadera de Virginia y el cerezo negro constituyen la mayor parte del resto de su dieta. Los padres alimentan a los polluelos con invertebrados blandos y con frutas pre-blandadas. A finales del verano y en el otoño, después de la temporada de reproducción, los zorzales cambian su dieta hacia los frutos (particularmente los frutos grasos) en preparación para las demandas de la migración. Los frutos siguen siendo importantes en la migración y en el invierno, aunque los zorzales son omnívoros, comen una gran variedad de insectos también.

Apareamiento y reproducción

Una hembra inicia el apareamiento atrayendo a macho a que la persiga en vuelos circulares silenciosos a una altura de 3 a 6 pies sobre el suelo. Entre vuelos, luego el posible par comparte una percha.

El nido se encuentra generalmente en las ramas inferiores de un árbol joven o arbusto, donde una rama proporciona un buen soporte y las ramitas o el follaje proporcionan sombra y cobertura. El macho puede llamar la atención sobre un punto llamando o colocando materiales del nido cerca, pero la decisión final es de la hembra.

Descripción del nido

La hembra comienza a construir nidos colocando una plataforma de césped muerto, hojas, tallos y, a veces, papel o plástico. Ella teje paredes de 2 a 6 pulgadas de alto usando los mismos materiales, terminando con una taza de 4 a 6 pulgadas de diámetro. Sella bien el piso y usa el peso de su cuerpo para moldear una especie de taza interna de 3 pulgadas. Luego alinea la taza con barro que alisa con su pecho. Finalmente, agrega una cubierta de raicillas para poner los huevos en la cama.

Este proceso toma de 3 a 6 días. Una pareja a menudo cría dos crías de polluelos por temporada, pero puede necesitar 3 o 4 intentos para hacerlo. Un segundo nido después de un exitoso primer nido está a menudo dentro de los 300 pies, pero un nido sin éxito puede provocar una búsqueda más amplia de un nuevo sitio.

Características de la puesta

  • Tamaño de puesta: 3 – 4 huevos
  • Número de crías: 1 – 2 crías
  • Longitud del huevo: 2,3 – 2,8 cm (0,9 – 1,1 pulg.)
  • Anchura del Huevo: 0.7 – 0.8 in (1.7 – 2.1 cm)
  • Período de incubación: 12 – 15 días
  • Período de Anidación: 12 – 15 días
  • Descripción del huevo: Verde turquesa sin marcas.
  • Estado de eclosión: Indefenso, ojos cerrados, con sólo mechones de gris hacia abajo.

Cronología de la cría

El tamaño normal de puesta es de 3 a 4 huevos (rara vez hasta 5), con un huevo puesto cada día. La hembra comienza a incubar una vez que el último huevo es puesto, y los polluelos eclosionan luego de pasar entre 12 a 15 días. Sólo la hembra cría a los polluelos, pero ambos padres los alimentan. Los polluelos se alimentan principalmente de gusanos, pero las babosas, orugas e incluso la fruta pueden formar parte de la dieta, especialmente cuando el clima seco limita el acceso a los gusanos.

Los polluelos están listos para salir del nido a los 13-14 días, pero si el nido es perturbado, pueden salir a los nueve días de edad. Se arrastran y revolotean desde el nido, y permanecen a cubierto durante unos días.

Casi no vuelan en un principio, pero dentro de una semana pueden volar muy bien. Siguen siendo alimentados por los padres mientras aprenden a encontrar y manipular los alimentos por sí mismos. Las aves jóvenes serán independientes alrededor de tres semanas después de dejar el nido.

Las crías volantonas a menudo se dejan al cuidado del macho, mientras que la hembra se prepara para el siguiente esfuerzo de anidación. Se pueden encontrar nidos de nidadas tardías incluso hasta en el mes de agosto. Hay pérdidas considerables en la etapa de huevos y pollos, con sólo un tercio de los nidos produciendo crías volantonas.

Estado de conservación

El zorzal de madera para la conservación sigue siendo común en todos los bosques caducifolios del este de América del Norte, pero las poblaciones disminuyeron en casi un 2 por ciento por año entre 1966 y 2015, lo que resultó en un descenso acumulativo del 62 por ciento, según la Encuesta de Aves Reproductoras de América del Norte (North American Breeding Bird Survey). Partners in Flight estima una población reproductora global de 11 millones de individuos, de los cuales el 94% pasa parte del año en los Estados Unidos, el 39% en México y el 6% en Canadá.

La candidiasis bucal es una especie de custodia de EE.UU.-Canadá, y tiene un puntaje de 14 sobre 20 en el Continental Concern Score. Está clasificada como una especie de interés trinacional y está en la Lista de Observación de Aves del Estado de Norteamérica desde el 2016, que incluye las especies de aves que están en mayor riesgo de extinción sin acciones de conservación significativas para revertir las disminuciones y reducir las amenazas.

El zorzal es uno de los ejemplos más prominentes de aves cantoras forestales en declive en Norteamérica. Algunos de los descensos más pronunciados se han producido en la costa atlántica y en los estados de Nueva Inglaterra, donde el zorzal de madera es más común. Algunas áreas del Medio Oeste han visto incrementos. Se cree que una de las razones parciales de las disminuciones es la fragmentación del hábitat tanto en las zonas de reproducción como en las de invernada.

Los hábitats fragmentados pueden ofrecer peor alimento o exponer los nidos a depredadores como mapaches, arrendajos, cuervos y gatos domésticos o salvajes, y al vaquero de cabeza marrón, que es un parásito del nido. Sin embargo, en algunos estudios la fragmentación del hábitat no ha obstaculizado el éxito del nido. Los zorzales de madera también son susceptibles a los efectos de la lluvia ácida, que puede lixiviar el calcio del suelo, robando a las aves de presas de invertebrados vitales, ricos en calcio. En América Central, la pérdida de bosques tropicales de tierras bajas reduce su hábitat invernal.

El zorzal de Bicknell es una de las especies de aves terrestres de mayor preocupación para la conservación en Norteamérica.  En respuesta a la creciente preocupación por la conservación de este enigmático zorzal, una coalición de científicos, administradores de recursos naturales y planificadores de la conservación desarrollaron un plan de acción de conservación con base científica.

El zorzal de Bicknell, un raro y geográficamente restringido especialmente en hábitat de bosques dominados por el abeto bálsamo en el noreste de los EE.UU. y el sureste de Canadá, se estima que cuenta con menos de 100.000 individuos.  La especie está amenazada por una variedad de amenazas a sus hábitats de reproducción, incluyendo el desarrollo recreativo, la construcción de telecomunicaciones, el desarrollo de energía eólica, la precipitación ácida, la deposición de mercurio y el calentamiento climático.  En sus zonas de invernada caribeñas, donde se estima que el 90% de la población mundial se concentra en La Española, la pérdida de hábitats forestales ha sido severa y continúa.  El monitoreo reciente de las poblaciones reproductivas indica disminuciones consistentes y generalizadas, especialmente en Canadá.

El Grupo Internacional de Conservación del Zorzal de Bicknell (International Bicknell’s Thrush Conservation Group, IBTCG) celebró su reunión inaugural en el año 2007 en Woodstock, Vermont, con la asistencia de 25 personas de cinco estados del noreste y dos provincias canadienses. El encargo general del grupo es desarrollar e implementar un Plan de Acción de Conservación para el Zorzal de Bicknell, que fue finalizado y publicado en julio de 2010. Entre los participantes de la IBTCG se encuentran representantes del mundo académico, agencias de conservación federales y estatales, organizaciones no gubernamentales y la industria.

Objetivos de conservación

  • Aumentar la población mundial de candidiasis bucal de Bicknell en un 25% durante los próximos 50 años (2011-2060).
  • Asegurar que no haya más pérdidas netas de distribución del zorzal de Bicknell en sus áreas de reproducción e invernada.
  • Implementar y mantener un programa de monitoreo de toda la temporada de reproducción.
  • Implementar acciones directas de conservación e investigación que aborden las amenazas identificadas para el zorzal de Bicknell, con el fin de mejorar la protección, gestión y restauración de los hábitats de reproducción e invernada.

Curiosidades

Hace un siglo, los tordos cantores eran considerados como una de las aves más comunes de Gran Bretaña, incluso superando en número a los mirlos. Un gran número de aves continentales, principalmente de Bélgica y Holanda, invernan en el sur de Inglaterra.

La caza de tordos migratorios ha sido durante mucho tiempo un deporte popular en el sur de Europa. Sigue siendo legal en Francia y España.

El zorzal cantor es una de las pocas aves británicas que comen caracoles; es un alimento de importancia crítica a finales del verano, cuando no se dispone de presas más favorecidas. Aunque muchos zorzales británicos comienzan a poner en marzo y principios de abril, la fecha promedio nacional para el primer huevo es el 21 de abril.

Un huevo cantarín pesa 6 gramos, de los cuales el 6% es cáscara. Los huevos de zorzal cantante son siempre celestes con manchas negras. La mayoría de las parejas de zorzales cantores tienen dos o tres crías por temporada, y cuatro crías se registran ocasionalmente.

Aunque los sexos son similares en apariencia, la hembra es ligeramente más pesada que el macho y tiende a ser más manchada.

La población británica se estima en 1,1 millones de parejas. Puede haber hasta 26 millones de pares de tordos de canciones en Europa. Los zorzales se introdujeron por primera vez en Australia en 1856 y pronto se establecieron bien en Melbourne y sus alrededores, donde siguen prosperando hoy en día. Los zorzales se introdujeron por primera vez en Nueva Zelanda en 1862. Hoy en día son una de las aves neozelandesas más comunes, tanto en las Islas del Norte como en las del Sur.

Los zorzales cantores hacen honor a su nombre cantando la mayor parte del año. En el sur de Inglaterra no es inusual escuchar la primera canción a principios de noviembre, pero el canto realmente comienza en serio en el Año Nuevo.

Fue el poeta Robert Browning quien escribió: Ese es el zorzal sabio; él canta cada canción dos veces, no sea que pienses que él nunco podría recapturar el primer y fino rapto descuidado!

Aunque se pueden escuchar zorzales cantando a cualquier hora del día, no son madrugadores; generalmente no se unen al coro del amanecer hasta que los mirlos y petirrojos ya han comenzado.

No a todo el mundo les gustan los zorzales cantores. Su apetito por los frutos rojos los ha hecho enemigos durante mucho tiempo entre los agricultores que cultivan fresas, frambuesas, grosellas espinosas y grosellas negras.

Los zorzales cantores se reproducen en toda Gran Bretaña, incluyendo la mayoría de las islas de la costa, pero son extremadamente raros como aves que anidan en las Shetland. Mientras que los zorzales cantores que anidan en el sur de Inglaterra son principalmente residentes, los del norte son más migratorios.

¿Cómo atraer a los tordos o zorzales?

La mayoría de los tordos no siempre son aves comunes de patio trasero, pero atraerlos puede ser gratificante porque significa desarrollar un hábitat rico y amigable con las aves. Satisfaciendo las necesidades básicas de estas aves en cuanto a alimento, agua, refugio y lugares de anidación, es posible atraer tordos y disfrutar de su increíble compañía durante todo el año.

Por qué nos gustan los zorzales

Todos los tordos son paseriformes, y estos pájaros cantores pertenecen a la familia Turdidae. Muchas aves familiares son el zorzal, incluyendo el petirrojo americano, el reyezuelo, el azulejo, el petirrojo europeo, el zorzal ermitaño y la collalba. Sin embargo, a pesar de la popularidad de estas aves, muchas de ellas son a menudo tímidas y escasas en áreas desarrolladas. Ellos serían bienvenidos por muchos observadores de aves de traspatio, sin embargo, por sus cantos claros, como flautas y dietas insectívoras que pueden ayudar a minimizar los insectos del césped y del jardín, incluyendo escarabajos y larvas. Te diremos ¿Cómo hacer para atraer a los tordos a su jardín?

Forma de atraer los zorzales

Es posible atraer a estos deseables pájaros cantores si usted satisface sus necesidades básicas de supervivencia.

Comida: Debido a que los tordos comen una amplia variedad de insectos, gusanos y caracoles, es mejor minimizar o eliminar el uso de insecticidas en el césped y en los jardines si usted espera atraer a estas aves. Esto es especialmente importante durante la primavera y el verano, cuando se necesitan grandes cantidades de insectos para alimentar a las crías hambrientas.

En otoño e invierno, los tordos también comen muchos tipos de bayas y frutas, incluyendo frambuesas, uvas y bayas de saúco, y la provisión de arbustos que producen bayas nativas será una fuente de alimento natural bienvenida.

Los comederos podrían incluir uvas pasas remojadas, restos de cocina y pequeños trozos de sebo, y los comederos de plataforma baja y abierta o las áreas de alimentación en tierra son lo mejor para tentar a estas aves. Dejar la hojarasca intacta les da a estas aves un lugar fácil y familiar para buscar comida, y en invierno, cuando otros alimentos pueden ser escasos, intentarán buscar semillas ricas en aceite como las semillas de girasol con cáscara.

Agua: Como todas las aves, los tordos también necesitan beber, y una fuente de agua fresca y limpia puede ser irresistible no sólo para beber, sino también para bañarse. Un pequeño estanque poco profundo cerca del nivel del suelo será más atractivo para los zorzales, idealmente en un área sombreada donde puedan sentirse más seguros.

Estas aves pueden bañarse vigorosamente, y el pequeño estanque debe rellenarse y refrescarse con frecuencia, particularmente en climas cálidos. En áreas frías, un baño calentado para pájaros puede ser ideal para proporcionar agua líquida durante todo el año. Añadir un gotero o un burbujeador a cualquier fuente de agua también ayudará a atraer la atención de las aves con suaves gorjeos y salpicaduras, haciéndoles saber dónde encontrar una bebida.

Refugio: Los zorzales generalmente prefieren hábitats boscosos con árboles maduros, y muchos de ellos se sienten más cómodos en áreas parecidas a matorrales o alimentándose cerca de un refugio seguro.

Diseñe un paisaje amigable con las aves teniendo en cuenta los espesos escondrijos, plantando capas de arbustos en las esquinas, a lo largo de los edificios y a lo largo de los bordes de la propiedad para dar a las aves un montón de escondrijos.

Céspedes más largos y una pila de arbustos sombreados también pueden ser características de paisaje para que los zorzales disfruten. Algunas áreas húmedas debajo de los arbustos también pueden ser útiles, y los zorzales disfrutarán buscando insectos en el sotobosque.

Lugares de anidación: Algunos zorzales, como los azulejos orientales, usan ya lugares hechos para la anidación, pero muchas especies de zorzales no son anidadores de cavidades. En cambio, aprecian la seguridad de un refugio espeso -árboles maduros y arbustos gruesos- donde pueden construir sus nidos.

Proporcionar trozos cortos de hilo o dejar recortes de césped disponibles para que los zorzales los recojan los animará a anidar en las cercanías. Proporcionar un estante para anidar o una plataforma protegida también puede alentar a los tordos a anidar. Si se observa un nido, deje el sitio de anidación intacto para que las aves se sientan seguras para incubar sus huevos y cuidar a sus polluelos, lo cual también puede fomentar múltiples crías en la misma área.

Más consejos para atraer zorzales

Incluso con la comida adecuada, agua fresca, un refugio adecuado y sitios seguros para anidar, los zorzales no siempre nos visitan fácilmente. Si usted tiene un patio trasero amigable ya con aves pero aún no ha visto zorzales aprovechando su hospitalidad… Agregue áreas de refugio más parecidas a matorrales, incluso pequeñas, dando a las aves un territorio más grande para explorar y más opciones para buscar alimento.

Tome medidas para desalentar a los gatos asilvestrados y proteger a las aves de traspatio de los gatos – tanto los gatos asilvestrados como los de mascota que pueden causar un gran daño a los tordos que se alimentan en el suelo.

Trabaje para conservar otro hábitat local que pueda ser atractivo para los zorzales, incluso alrededor de los parques del vecindario. Elimine a los parásitos de la cría como los vaqueros de cabeza marrón o los cucos comunes que pueden apoderarse de los nidos del zarzal y aumentar las tasas de mortalidad de los polluelos.

Aprenda más acerca de las especies de tordos exactos que espera atraer, como por ejemplo: aves azules, y tome medidas específicas para satisfacer sus necesidades individuales.

Las canciones hermosas, los plumajes coloridos y las dietas insectívoras de zorzales las hacen las favoritas del patio trasero. Afortunadamente, puede ser más fácil atraer a estas aves de lo que muchos observadores de aves de traspatio creen, a menudo son estas aves reservadas y tímidas, al ingresar a sus patios y jardines. La paciencia es esencial, pero si diseñas un hábitat apto para los zorzales, tarde o temprano verás a estos pájaros cantores aprovechándolo al máximo.

Ecología

Las especies de Turdidae propagan las semillas de las plantas, contribuyendo a la dispersión de muchas especies y a la recuperación de los ecosistemas.

Las plantas tienen una movilidad limitada de dispersión de semillas lejos de la planta madre y, en consecuencia, dependen de una variedad de vectores de dispersión para transportar sus propágulos, incluidos los vectores abióticos y bióticos. Las semillas pueden ser dispersadas lejos de la planta madre individual o colectivamente, así como dispersadas tanto en el espacio como en el tiempo.

Muchos murciélagos y aves dependen en gran medida de las frutas para su dieta, incluyendo aves de las familias Cotingidae, Columbidae, Trogonidae, Turdidae y Ramphastidae. Mientras comen fruta, estos animales tragan semillas y luego las regurgitan o las pasan por sus heces. Esta ornitocracia ha sido un importante mecanismo de dispersión de semillas a través de las barreras oceánicas.

Otras semillas pueden adherirse a las patas o plumas de las aves, y de esta manera pueden viajar largas distancias. Las semillas de gramíneas, esporas de algas y los huevos de moluscos y otros invertebrados se establecen comúnmente en áreas remotas después de largos viajes de este tipo.

Los Turdidae tienen una gran importancia ecológica porque algunas poblaciones migran largas distancias y dispersan las semillas de especies vegetales en peligro de extinción en nuevos sitios, ayudando a eliminar la endogamia y aumentando la diversidad genética de la flora local.

Clasificación

La familia Turdidae fue introducida (como Turdinia) por el polímero francés Constantine Samuel Rafinesque en el año 1815. El tratamiento taxonómico de esta gran familia ha variado significativamente en los últimos años. Tradicionalmente, los Turdidae incluían las pequeñas especies del Viejo Mundo, como el ruiseñor y el petirrojo europeo en la subfamilia Saxicolinae, pero la mayoría de las autoridades ahora ubican a este grupo en la familia de los mosqueros del Viejo Mundo, Muscicapidae.

La familia antes incluía más especies. En el momento de la publicación de la tercera edición de Howard y Moore Complete Checklist of the Birds of the World en 2003, los géneros Myophonus, Alethe, Brachypteryx y Monticola estaban incluidos en Turdidae.

Estudios filogenéticos moleculares posteriores han demostrado que las especies de estos cuatro géneros están más estrechamente relacionadas con las especies de la familia Muscicapidae. Como consecuencia, estos cuatro géneros están ahora en Muscicapidae. Por el contrario, el género Cochoa que había sido colocado previamente en Muscicapidae demostró pertenecer a Turdidae.

Géneros pertenecientes a la familia Turdidae

  • Género Neocossyphus.
  • Género Stizorhina.
  • Género Geokichla: zorzales asiáticos.
  • Género Zoothera: zorzales asiáticos.
  • Género Ixoreus.
  • Género Ridgwayia.
  • Género Cataponera.
  • Género Grandala.
  • Género Sialia: azulillos.
  • Género Myadestes: solitarios.
  • Género Cichlopsis.
  • Género Catharus: zorzalitos americanos.
  • Género Hylocichla.
  • Género Entomodestes: solitarios.
  • Género Turdus: zorzales típicos.
  • Género Cochoa: cochoas.
  • Género Chlamydochaera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here