Carbonero Común

2709

El Carbonero Común (Parus major) es un ave paseriforme que pertenece a la familia Paridae. Es una especie muy extendida y común en toda Europa, Oriente Medio, Asia Central y del Norte de Asia, y en partes del norte de África, donde generalmente reside en cualquier tipo de bosque; la mayoría de los carboneros comunes no migran excepto en inviernos extremadamente rigurosos.

Hasta el 2005 esta especie fue agrupada con muchas otras subespecies. Los estudios de ADN han demostrado que estas otras subespecies se distinguen del Carbonero Común y ahora se han separado como dos especies distintas, el Carbonero Cinereo del sur de Asia y el Carbonero Japonés del este de Asia. El Carbonero Común sigue siendo la especie más extendida en el género Parus.

El Carbonero Común es un ave distintiva con cabeza y cuello de color negro, mejillas blancas prominentes, partes superiores de un color como de aceituna y partes inferiores amarillas, con alguna variación entre las numerosas subespecies.

Es predominantemente insectívoro en el verano, pero consumirá una gama más amplia de alimentos en los meses de invierno, incluyendo pequeños murciélagos. Como todos los carboneros tienen su nido en cavidades, usualmente anida en el agujero en un árbol. La hembra pone alrededor de 12 huevos y los incuba sola, aunque ambos padres crían a los polluelos.

En la mayoría de los años la pareja criará dos crías. Los nidos pueden ser saqueados por pájaros carpinteros, ardillas y comadrejas e infestados de pulgas, y los adultos pueden ser cazados por gavilanes. El Carbonero Común se ha adaptado bien a los cambios humanos en el medio ambiente y es un ave común y familiar en los parques y jardines urbanos. Es también el Carbonero Común una importante especie de estudio en ornitología.

Carbonero Común

El carbonero común (Parus major) es una especie de paseriformes de la familia paridae. Es el carbonero euroasiático más común. El carbonero común es uno de los carboneros más grandes y pesados, más o menos del tamaño de un gorrión común.

Se caracteriza por su gorro negro, mejillas blancas, espalda verdosa y una banda negra (o “corbata”) a lo largo del pecho y vientre amarillo. Esta banda es más estrecha en las hembras que en los machos.

El carbonero busca alimento en todos los niveles de los árboles, aunque suele evitar el dosel, y a veces incluso en el suelo. Sabe ser inteligente al alimentarse de la grasa que puede permanecer bajo la piel de los cadáveres abandonados por los depredadores. También puede utilizar una aguja de pino para desalojar larvas, lo que la convierte en una de las pocas especies de aves que utiliza herramientas.

Es un ave gregaria: fuera de los períodos de nidificación, vive en grupos con otros ejemplares. Aunque a veces intimida a sus semejantes extendiendo sus alas para apropiarse de una fuente de alimento. Ella es una visitante regular de los comederos en invierno.

Carbonero Común (Parus major) con alimento en su pico

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Passeriformes

Familia: Paridae

Género: Parus

Especie: Parus major

Hábitat y distribución

El Carbonero Común tiene una amplia distribución en gran parte de Eurasia. Se encuentra en toda Europa excepto en Islandia y el norte de Escandinavia, incluyendo numerosas islas mediterráneas. En el norte de África se encuentra en Marruecos, Argelia y Túnez.

También vive en todo el Medio Oriente, y en partes de Asia central desde el norte de Irán y Afganistán hasta Mongolia, así como en el norte de Asia desde los Urales hasta el norte de China y el Valle del Amur.

Los carboneros comunes ocupan una variedad de hábitats. Se encuentra más comúnmente en bosques caducifolios abiertos, bosques mixtos, bordes de bosques y jardines. En los bosques densos, incluidos los bosques de coníferas, suele encontrarse en los desmontes. En el norte de Siberia se encuentra en la taiga boreal.

En el norte de África prefiere los bosques de robles, así como los rodales de cedro del Atlas e incluso los palmerales. En el este de su área de distribución, en Siberia, Mongolia y China, favorece el sauce de río y el bosque de abedules.

Los bosques ribereños de sauces y álamos se encuentran entre los hábitats del grupo del Turquestán en Asia central, así como los matorrales bajos y los oasis; a mayor altitud ocupa hábitats que van desde densos bosques caducifolios y de coníferas hasta áreas abiertas con árboles dispersos.

El Carbonero Común no es generalmente migratorio. Por lo general, las parejas permanecerán cerca o en su territorio durante todo el año, incluso en las partes septentrionales de su área de distribución. Las aves jóvenes se dispersan desde el territorio de sus padres, pero generalmente no muy lejos.

Las poblaciones pueden volverse irruptivas en inviernos pobres o rigurosos, lo que significa que grupos de hasta mil aves pueden desplazarse de forma impredecible del norte de Europa al Báltico, los Países Bajos, Gran Bretaña e incluso hasta el sur de los Balcanes.

El Carbonero Común fue introducido sin éxito en los Estados Unidos; las aves fueron liberadas cerca de Cincinnati, Ohio entre 1872 y 1874, pero no lograron establecerse. Las sugerencias de que eran una excelente medida de control de la polilla del bacalao casi llevaron a su introducción en algunas áreas nuevas, particularmente en los Estados Unidos de América, sin embargo, este plan no fue implementado.

Más tarde, las aves fueron introducidas en la provincia de Almaty en lo que ahora es Kazajstán en 1960 y 1961 y se establecieron, aunque su estatus actual es incierto.

Distribución del Carbonero Común (Parus major)

Características.

La especie fue descrita por el naturalista sueco Carl von Linné en 1758.

Tamaño y peso

El carbonero común es grande para las dimensiones de un carbonero de 12.5 a 14.0 cm (de 4.9 a 5.5 pulgadas) de largo, y tiene una apariencia distintiva que la hace fácil de reconocer.

Colores

La raza nominada Parus major major tiene una corona negra azulada, cuello negro, garganta, babero y cabeza, y mejillas y orejas blancas. El pecho es de color amarillo limón brillante y tiene una amplia franja negra en la línea media que va desde el babero hasta la abertura.

Hay una mancha blanca opaca en el cuello que se torna amarillo verdoso en la parte superior de la nuca. El resto de la nuca y la espalda son de color verde oliva. Las coberturas de las alas son verdes, el resto del ala es de color gris azulado con una barra de alas blanca. Tiene una cola es de color gris azulado cuyas puntas exteriores poseen una coloración blanca.

El plumaje de la hembra es similar al del macho, excepto que los colores son más apagados en general; el babero es un poco negro intenso, al igual que la línea que baja por el vientre, que también es más estrecha. Las aves jóvenes son como la hembra, excepto que tienen colas  y cuellos de color marrón aceituna opaco, rabadillas grisáceas y colas más grises, con puntas blancas menos definidas.

Se ha demostrado que el color del pecho del macho se correlaciona con espermatozoides más fuertes, y es una de las formas en que el macho demuestra su superioridad reproductiva con respecto a las hembras.

Los niveles más altos de carotenoides aumentan la intensidad del color amarillo del pecho, y también permiten que los espermatozoides resistan mejor el ataque de los radicales libres. Los carotenoides no pueden ser sintetizados por el ave y tienen que ser obtenidos a partir de la comida, por lo que un color brillante en el macho demuestra su capacidad de obtener una buena nutrición.

El ancho de la raya ventral del macho, que varía con el individuo, es seleccionado por las hembras, y las hembras que prefieren mayor calidad aparentemente seleccionan a los machos con rayas más anchas.

Variaciones de color en las subespecies

Hay alguna variación en la subespecie. Parus majornewtoni es como la raza nominada pero tiene un pico ligeramente más largo, el manto es ligeramente más verde, hay menos blanco en las puntas de la cola, y la raya ventral de la línea media es más ancha en el vientre.

Parus majorcorsus también se parece a la forma nominal, pero tiene partes superiores más opacas, menos blancas en la cola y menos amarillas en la nuca. Parus majormallorcae es como la subespecie nominada, pero tiene un pico más grande, partes superiores azul-grisáceas y partes inferiores ligeramente más pálidas. P.m. ecki es como P.m. mallorcae excepto por sus partes superiores más azules y sus partes inferiores más pálidas.

P.m. excelsus es similar a la raza nominada pero tiene partes superiores verdes mucho más brillantes, partes inferiores amarillas brillantes y ninguna (o muy poca) parte blanca en la cola. Parus majoraphrodite tiene partes superiores más oscuras, más gris-oliva, y las partes inferiores son más amarillas a crema pálida.

P.m. niethammeri es similar a P.m. aphrodite pero las partes superiores son más opacas y menos verdes, y las inferiores son de color amarillo pálido. Parus majorterrasanctae se parece a las dos subespecies anteriores, pero tiene las partes superiores ligeramente más pálidas. P.m. blandfordi es como el ejemplar nominado pero con un manto más gris y escapularios y partes inferiores de color amarillo pálido, y P.m. El karelini es intermedio entre el ejemplar nominado y P.m. blandfordi, y carece de blanco en la cola.

En lo que respecta al plumaje de Parus majorbokharensis es mucho más gris, de color blanco cremoso pálido para eliminar las partes inferiores grises, una mancha blanca más grande, una cola gris, alas, espalda y nuca. También es un poco más pequeño, con un pico más pequeño pero una cola más larga. La situación es similar para las dos subespecies relacionadas en el grupo del Carbonero de Turkestán.

Parus majorturkestanicus es como Parus majorbokharensis pero con un pico más grande y partes superiores más oscuras. Parus majorferghanensis es como Parus majorbokharensis pero con un pico más pequeño, gris más oscuro en los flancos y un lavado más amarillo en las aves jóvenes.

Canto

El carbonero común es, como otros carboneros, un ave vocal, y tiene hasta 40 tipos de llamadas y cantos. Las llamadas son generalmente las mismas entre los sexos, pero el macho es mucho más vocal y la hembra rara vez llama.

Se utilizan notas individuales suaves como “pit”, “spick” o “chit” como llamadas de contacto. Un “tintineo” fuerte es utilizado por los machos adultos como alarma o en disputas territoriales. Uno de los más conocidos es un ” ticher, ticher”, a menudo comparado con una rueda de carretilla chirriante, este sonido se utiliza para proclamar la propiedad de un territorio.

En el pasado, los ingleses consideraban que la llamada de “afilar la sierra” era un pronóstico de lluvia, Hay poca variación geográfica en las llamadas, pero los carboneros de los dos grupos del sur de Asia que recientemente se separaron del carbonero común no reconocen ni reaccionan a las llamadas de los carboneros comunes de las zonas templadas.

Una explicación para el amplio repertorio de los carboneros es la hipótesis de Beau Geste. El héroe homónimo de la novela apoyaba a los soldados muertos contra las almenas para dar la impresión de que su fuerte estaba mejor defendido de lo que realmente estaba.

Del mismo modo, la multiplicidad de llamadas da la impresión de que el territorio del carbonero está más densamente ocupado de lo que realmente está. Ya sea que la teoría sea correcta o no, las aves con vocabularios grandes son socialmente dominantes y se reproducen más exitosamente.

Sonido del Carbonero Común (Parus major)

Canto del Carbonero Común (Parus major)

Alimentación

Los carboneros comunes son aves principalmente insectívoras en verano, alimentándose de insectos y arañas que capturan mediante la recolección de follaje. Las presas de invertebrados que se capturan incluyen cucarachas, saltamontes y grillos, encajes, tijeretas, insectos (Hemiptera), hormigas, moscas (Diptera), moscas caddis, escarabajos, moscas escorpión, cosechadores, abejas y avispas, caracoles y cascara de madera.

Durante la temporada de reproducción, los carboneros comunes prefieren alimentar a sus crías con orugas ricas en proteínas. Un estudio publicado en 2007 encontró que los carboneros comunes ayudaron a reducir el daño de las orugas en los huertos de manzanos hasta en un 50%.

Los nidos también pasan por un período de desarrollo temprano en el que se alimentan de un gran número de arañas, posiblemente por razones nutricionales. En otoño e invierno, cuando las presas de los insectos se vuelven más escasas, los carboneros añaden bayas y semillas a su dieta.

Las semillas y los frutos proceden generalmente de árboles y arbustos de hoja caduca, e incluyen las semillas de haya y avellano.  Cuando estén disponibles, tomarán fácilmente los restos de comida, cacahuetes y semillas de girasol de las mesas de los pájaros que las personas les dejan.

En inviernos particularmente severos pueden consumir el 44% de su peso corporal en semillas de girasol. A menudo se alimentan en el suelo, sobre todo en años de alta producción de mástiles de haya. Los carboneros comunes, junto con otros carboneros, se unen a los bandos de forrajeo de especies mixtas de invierno.

Los alimentos de gran tamaño, como las semillas grandes o las presas, se tratan con “martillos de mano”, donde el alimento se sostiene con una o ambas patas y luego se golpea con el pico hasta que está listo para comer.

Usando este método, un carbonero común puede entrar en una avellana en unos veinte minutos.  Al alimentar a los jóvenes, los adultos martillan las cabezas de los insectos grandes para hacerlos más fáciles de consumir, y extraen el intestino de las orugas para que los taninos en el intestino no retrasen el crecimiento del polluelo.

En Inglaterra, los carboneros comunes aprendieron a romper las tapas de las botellas de leche entregadas en la puerta de los hogares para obtener la crema en la parte superior. Este comportamiento, observado por primera vez en 1921, se extendió rápidamente en las dos décadas siguientes.

En 2009, se reportó que los carboneros comunes mataban y se comían los cerebros de los murciélagos pipílagos que se posaban en las carnes de los animales.  Esta es la primera vez que se graba un ave cantora que se alimenta de murciélagos.  Los carboneros comunes sólo hacen esto durante el invierno, cuando los murciélagos están hibernando y otros alimentos son escasos.

También se han registrado usando herramientas, usando una aguja de coníferas en el pico para extraer las larvas de un agujero en un árbol. En el 2013, se observó que algunos carboneros individuales atacan, matan y hasta cierto punto se comen a otras aves pequeñas en los puntos de alimentación en invierno en Finlandia.

Apareamiento y reproducción

Los territorios se establecen a finales de enero y la defensa comienza a finales del invierno o principios de la primavera. Los territorios suelen volver a ser ocupados en años sucesivos, incluso si una de las parejas muere, siempre que la cría se críe con éxito.  Es probable que las hembras se dispersen a nuevos territorios si su nido es diferente al año anterior.

Si la pareja se divorcia por alguna razón, las aves se dispersarán, y las hembras viajarán más lejos que los machos para establecer nuevos territorios. Aunque el Carbonero Común es socialmente monógamo, son frecuentes las cópulas fuera de pareja.

Un estudio realizado en Alemania reveló que el 40% de los nidos contenían algunas crías criadas por padres distintos del macho reproductor y que el 8,5% de todos los polluelos eran el resultado de la infidelidad.

Los carboneros comunes son criadoras de temporada. El momento exacto de la cría varía en función de una serie de factores, entre los que destaca la ubicación. La mayor parte de la reproducción se produce entre enero y septiembre; en Europa, la temporada de reproducción suele comenzar después de marzo.

En Israel hay registros excepcionales de reproducción durante los meses de octubre a diciembre. La cantidad de luz solar y las temperaturas diurnas también afectarán el momento de la reproducción. Un estudio encontró una fuerte correlación entre el momento de la puesta y la abundancia máxima de presas oruga, que a su vez está correlacionada con la temperatura. A nivel individual, las hembras más jóvenes tienden a comenzar a desovar más tarde que las hembras mayores.

Video del Carbonero Común

 

Nido

El carbonero común es un ave nidificante de cavidades, que se reproducen en un hoyo que generalmente se encuentra dentro de un árbol, aunque ocasionalmente en una pared o pared rocosa, también fácilmente hacen sus nidos en las cajas nido.

El nido dentro de la cavidad es construido por la hembra, y está hecho de fibras vegetales, hierbas, musgo, pelo, lana y plumas. El número en el embrague es a menudo muy grande, hasta 18, pero de cinco a doce es más común. El tamaño de puesta es menor cuando las aves comienzan a poner más tarde, y también es menor cuando la densidad de los competidores es mayor.

Las segundas nidadas tienden a tener puestas más pequeñas. La insularidad también afecta el tamaño de la nidada, los carboneros comunes en las islas de la costa que ponen nidadas más pequeñas con huevos más grandes que las aves de tierra firme.

Huevos

Los huevos son blancos con manchas rojas. La hembra se encarga de todas las tareas de incubación y es alimentada por el macho durante la incubación. El momento de la eclosión, que se sincroniza mejor con la disponibilidad máxima de presas, puede manipularse cuando las condiciones ambientales cambian después de la puesta del primer huevo retrasando el comienzo de la incubación, poniendo más huevos o haciendo una pausa durante la incubación. El período de incubación es de entre 12 y 15 días.

Polluelos

Los polluelos, como los de todos los carboneros, eclosionan sin plumas y ciegos. Una vez que las plumas comienzan a erupcionar, los polluelos son inusuales para las aves altriciales por tener plumaje coloreado con carotenoides similares a los de sus padres (en la mayoría de las especies es de color adecuado para evitar la depredación).

La nuca es amarilla y atrae la atención de los padres por su reflexión ultravioleta. Esto puede ser para hacerlos más fáciles de encontrar con poca luz, o para ser una señal de aptitud para ganarse la atención de los padres. Este parche se vuelve blanco después de la primera muda a la edad de dos meses, y disminuye de tamaño a medida que el ave crece.

Los polluelos son alimentados por ambos progenitores, que generalmente reciben de 6 a 7 g (0,21-0,25 oz) de alimento al día. Ambos padres proporcionan a las crías alimentos y ayuda en el saneamiento de los nidos mediante la eliminación de paquetes fecales, sin diferencia en el esfuerzo de alimentación entre los sexos.

El período de anidación es de entre 16 y 22 días, y los polluelos son independientes de los progenitores ocho días después de la época de volantón. La alimentación del volantón puede continuar después de la independencia, durando hasta 25 días en los polluelos de la primera cría, pero hasta 50 días en la segunda cría. Los nidos de la segunda cría tienen sistemas inmunológicos y condición corporal más débiles que los de la primera cría, y por lo tanto tienen una tasa de supervivencia juvenil más baja.

La depresión por endogamia ocurre cuando la descendencia producida como resultado de un apareamiento entre parientes cercanos muestra una condición física reducida. La disminución de la aptitud física se considera generalmente una consecuencia del aumento de la expresión de alelos recesivos nocivos en estos vástagos.

En las poblaciones naturales de Parus major, la endogamia se evita mediante la dispersión de los individuos desde su lugar de nacimiento, lo que reduce la posibilidad de aparearse con un pariente cercano.

Durante la época de cría (primavera y verano), su dieta es esencialmente insectívora, lo que explica la especialización de su pico corto adaptado a esta dieta.

Desde los años 70, la longitud de los picos de estas aves en Gran Bretaña ha aumentado: esta longitud puede haber evolucionado en respuesta a la comida extra que dan los británicos, que gastan el doble de dinero en semillas y comederos de aves que en el resto de Europa, y los individuos con picos más largos tienen un acceso más fácil a ellos.

Las aves jóvenes son alimentadas principalmente con larvas de mariposa en bosques de hoja caduca y arañas, y con larvas de mariposa y cucaracha en bosques de coníferas. También a veces roban comida de los escondites de los carboneros de percebes y de los carboneros negros. Los carboneros se alimentan principalmente de insectos en verano, semillas, bayas y frutas el resto del año.

Estado de conservación

El Carbonero Común es un ave de jardín muy popular debido a sus actuaciones acrobáticas cuando se alimenta de nueces o semillas. Su voluntad de trasladarse a nidos lo ha convertido en un valioso tema de estudio en ornitología; ha sido particularmente útil como modelo para el estudio de la evolución de diversos rasgos de la historia de la vida, en particular el tamaño de puesta.

Un estudio de una búsqueda en la base de datos de la literatura encontró 1.349 artículos relacionados con Parus major en el período comprendido entre 1969 y 2002. El Carbonero Común se ha ajustado generalmente a las modificaciones humanas del medio ambiente.

Es más común y tiene mejor éxito reproductivo en áreas con cobertura boscosa no perturbada, pero se ha adaptado a hábitats modificados por el hombre. Por ejemplo, la población reproductora de la ciudad de Sheffield (una ciudad de medio millón de habitantes) se ha estimado en unos 17.000 individuos.

Al adaptarse a los entornos humanos, se ha observado que su canto cambia en los entornos urbanos contaminados por el ruido. En las zonas con baja frecuencia de contaminación acústica de fondo, el canto tiene una frecuencia más alta que en las zonas más tranquilas, lo que ha ampliado su alcance, desplazándose hacia el norte a Escandinavia y Escocia, y hacia el sur a Israel y Egipto.

La población total se estima entre 300 y 1.100 millones de aves en un radio de distribución de 32,4 millones de km2 (12,5 millones de millas cuadradas). Aunque ha habido algunas disminuciones localizadas de la población en áreas con hábitats de peor calidad, su gran área de distribución y su elevado número significan que el Carbonero Común no se considera amenazado, y se clasifica como una especie menos preocupante en la Lista Roja de la UICN.

Curiosidades

Un carbonero común puede alcanzar unos quince años, pero la esperanza de vida en el medio ambiente natural no suele exceder de unos pocos años (2 a 3 años). Es sedentario y ocupa casi todos los hábitats: bosques, parques, jardines, etc. El nido se construye en los lugares más inesperados: semáforos, camiones de descanso, buzones, bloques y máquinas viejas.

El carbonero goza de plena protección en el territorio francés desde el decreto ministerial de 17 de abril de 1981 (modificado en 2009) sobre las aves protegidas en todo el país. Por lo tanto, está prohibido destruir, mutilar, capturar o retirar, perturbar intencionadamente o naturalizar, así como destruir o retirar huevos y nidos, y destruir, alterar o degradar su medio ambiente.

Viva o muerta, también está prohibido transportar, utilizar, retener, vender o comprar aves capturadas en el medio natural. Desde marzo de 2006 y de acuerdo con la normativa europea, estas prohibiciones ya no se aplican a las aves nacidas y criadas en cautividad.

Ecología

El gavilán euroasiático es un depredador del carbonero común, con las crías de segunda cría en mayor riesgo en parte debido a la mayor necesidad de alimento para sus propias crías en desarrollo. Los nidos de los carboneros comunes son atacados por grandes pájaros carpinteros moteados, particularmente cuando anidan en ciertos tipos de nidos.

Otros depredadores de nidos son las ardillas grises introducidas (en Gran Bretaña) y las comadrejas de menor tamaño, que también pueden llevar a los adultos a anidar. Una especie de piojo mordedor (Mallophaga) descrita como Rostrinirmus hudeci fue aislada y descrita en 1981 a partir carboneros comunes de Europa central.

La pulga de gallina Ceratophyllus gallinae es extremadamente común en los nidos los carboneros y de los carboneros comunes. Originalmente era una pulga de carbonero especializada, pero las condiciones de sequedad y hacinamiento de los corrales de pollos le permitieron florecer con su nuevo huésped.

Esta pulga está preferentemente precedida por el escarabajo payaso Gnathoncus punctulatus. El escarabajo rove Microglotta pulla también se alimenta de las pulgas y sus larvas. Aunque estos escarabajos a menudo permanecen en nidos desiertos, sólo pueden reproducirse en las elevadas temperaturas producidas por la cría de aves, siendo los carboneros los huéspedes preferidos.

Sistemática

En su obra Systema Naturae, del siglo XVIII, Linnaeus describió al Carbonero Común con su actual nombre binomial. Su nombre científico se deriva del latín parus “tit” y maior “larger”. Francis Willughby había usado el nombre en el siglo XVII.

Anteriormente, el Carbonero Común era tratado desde Gran Bretaña hasta Japón y desde el sur hasta las islas de Indonesia, con 36 subespecies descritas atribuidas a cuatro grupos principales de especies.

El grupo principal tenía 13 subespecies en Europa, Asia templada y el norte de África, las nueve subespecies del grupo menor se encontraban desde el sudeste de Rusia y Japón hasta el norte de Asia sudoriental y las 11 subespecies del grupo cinereus se encontraban desde Irán a través del sur de Asia hasta Indonesia.

Las tres subespecies de bokharensis fueron tratadas a menudo como una especie separada, Parus bokharensis, el Carbonero de Turquestán. Se pensaba que esta forma formaba una especie en anillo alrededor de la meseta tibetana, con flujo de genes a través de la subespecie, pero esta teoría fue abandonada cuando se examinaron las secuencias de ADN mitocondrial, encontrando que los cuatro grupos eran distintos (monofiléticos) y que las zonas de hibridación entre los grupos eran el resultado del contacto secundario después de un período temporal de aislamiento.

Un estudio publicado en 2005 confirmó que el grupo principal era distinto de los cinereus y los grupos menores y que, junto con P.m. bokharensis, se apartaba de estos dos grupos hace aproximadamente 1,5 millones de años. Se estima que la divergencia entre la bokharensis y los grupos principales fue de aproximadamente medio millón de años atrás.

El estudio también examinó los híbridos entre los representantes de los grupos mayores y menores en el Valle del Amur, donde ambos se reúnen. Los híbridos eran raros, lo que sugiere que había algunas barreras reproductivas entre los dos grupos.

El estudio recomendó que los dos grupos orientales se dividieran en nuevas especies, el Carbonero cinereo (Parus cinereus) y el Carbonero japonés (Parus minor), pero que el Carbonero de Turquestán se mezclara con el Carbonero grande.

Esta taxonomía ha sido seguida por algunas autoridades, por ejemplo, la Lista Mundial de Aves de la COI. El volumen del Manual de las Aves del Mundo que trata de las especies de Parus optó por la clasificación más tradicional, tratando al Carbonero de Turquestán como una especie separada, pero conservando los carboneros japoneses y cineráceos con el Carbonero grande, un movimiento que no ha estado exento de críticas.

La subespecie nominada del Carbonero Común es la más extendida, su área de distribución se extiende desde la Península Ibérica hasta el Valle del Amur y desde Escandinavia hasta Oriente Medio. Las otras subespecies tienen distribuciones mucho más restringidas, cuatro de las cuales están restringidas a islas y el resto de las subespecies de P.m. major que representan antiguas poblaciones de refugio glaciar.

El dominio de una sola subespecie morfológicamente uniforme sobre un área tan grande sugiere que la raza nominada rápidamente recolonizó una gran área después de la última época glacial. Esta hipótesis está respaldada por estudios genéticos que sugieren un cuello de botella genético geológicamente reciente seguido de una rápida expansión de la población.

El género Parus alguna vez tuvo la mayoría de las especies de carbonero de la familia Paridae, pero estudios morfológicos y genéticos llevaron a la división de ese gran género en 1998. En Parus, que junto con los cianistas forman un linaje de carboneros conocido como los “no acaparadores”, se mantuvo el Carbonero Grande, en referencia al comportamiento de acaparamiento de los miembros del otro clan.

El género Parus sigue siendo el más grande de la familia, pero puede ser dividido de nuevo. Aparte de las especies que antes se consideraban subespecies, los parientes más cercanos del Carbonero Común son los carboneros de cuello blanco y dorso verde del sur de Asia. Los híbridos con carboneros fuera del género Parus son muy raros, pero se han registrado con carboneros azules, carboneros de carbón y probablemente carboneros de pantano.

Video del Carbonero Común (Parus major)

 

Subespecies pertenecientes a la especie Parus major

Actualmente hay 15 subespecies reconocidas de Carbonero Común:

  • Parus major newtoni: descrita por Pražák en 1894, se encuentra en todas las Islas Británicas.
  • Parus majormajor: descrita por Linnaeus en 1758, se encuentra en gran parte de Europa, Asia Menor, Kazajstán septentrional y oriental, Siberia meridional y Mongolia septentrional, hasta el valle del Amur Medio.
  • Parus majorexcelsus: descrita por Buvry en 1857, se encuentra en el noroeste de África.
  • Parus majorcorsus: descrita por Kleinschmidt en 1903, se encuentra en Portugal, el sur de España y Córcega.
  • Parus majormallorcae: descrito por von Jordans en 1913, se encuentra en las Islas Baleares.
  • Parus majorecki: descrito por von Jordans en 1970, se encuentra en Cerdeña.
  • Parus majorniethammeri: descrito por von Jordans en 1970, se encuentra en Creta.
  • Parus major aphrodite: descrita por Madarász en 1901, se encuentra en el sur de Italia, el sur de Grecia, Chipre y las islas del mar Egeo.
  • Parus major terrasanctae: fue descrito por Hartert en 1910. Se encuentra en Líbano, Israel, Jordania y Siria.
  • Parus major karelini: descrito por Zarudny en 1910, se encuentra en el sureste de Azerbaiyán y en el noroeste de Irán.
  • Parus major blandfordi: fue descrita por Pražák en 1894 y se encuentra en el centro norte y suroeste de Irán.
  • Parus majorbokharensis: fue descrito por Lichtenstein en 1823. Se encuentra en el sur de Kazajstán, Uzbekistán, Turkmenistán y en el extremo norte de Irán y Afganistán. Fue, junto con las dos subespecies siguientes, tratada una vez como una especie separada.
  • Parus majorturkestanicus: fue descrito por Zarudny & Loudon en 1905, y se extiende desde Kazajstán oriental hasta el extremo noroeste de China y Mongolia occidental.
  • Parus majorferghanensis: fue descrito por Buturlin en 1912, y se encuentra en Tayikistán y Kirguistán.
  • Parus majorkapustini: fue descrito por Portenko en 1954, y se encuentra en el noroeste de China (noroeste de Xinjiang) hasta Mongolia y Siberia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here