Cóndor De California

26

El cóndor de California (Gymnogyps californianus), también llamado cóndor californiano es un buitre del Nuevo Mundo, el ave terrestre más grande de Norteamérica, además la especie está incluida en la lista de especies en peligro crítico de extinción de la UICN. Posee una envergadura de 3,0 m es la más ancha de todas las aves norteamericanas, y su peso puede llegas hasta los 12 kg casi iguala al del cisne trompetista, el más pesado entre las especies de aves nativas norteamericanas.

El número de estos cóndores disminuyó drásticamente en el siglo pasado debido a la caza furtiva, el envenenamiento por plomo y la destrucción del hábitat, tanto que el gobierno de los Estados Unidos puso en marcha un plan de conservación que condujo a la captura de todos los cóndores silvestres restantes, que se completó en 1987, con una población total de 27.

Estas aves sobrevivientes fueron criadas en el Parque de Animales Silvestres de San Diego y en el Zoológico de Los Ángeles, los números subieron a través de la cría en cautividad y, a partir de 1991, las aves fueron reintroducidos en la naturaleza. Desde entonces, su población ha crecido, pero el cóndor de California sigue siendo una de las especies de aves más raras del mundo: en 2017 habían 463 cóndores de California viviendo en libertad o en cautiverio.

Cóndor de California

El cóndor californiano (Gymnogyps californianus) es un ave de la familia Cathartidae, el ave es nativa de Norteamérica y actualmente se encuentra sólo en la región del Gran Cañón y en las montañas del oeste de California. También está en los Estados Unidos y el norte de Baja California, México, aunque se conocen otros ejemplares fósiles, es la única especie sobreviviente del género Gymnogyps.

La mayor parte de su plumaje es uniformemente negro, excepto las manchas blancas ubicadas en la parte inferior de las alas, la cabeza, desprovista de plumas, suele tener un tono amarillento y puede tornarse rojiza o púrpura, dependiendo del estado de ánimo del ave. Tiene la envergadura más grande de todas las aves de Norteamérica, alcanzando los 3 metros, y está entre las más pesadas del continente, oscilando entre 8,2 y 14,1 kg. Es detritívora, alimentándose de grandes cantidades de carroña y posee una de las mayores expectativas de vida entre las aves, pudiendo superar los 50 años.

El número de cóndores californianos se redujo drásticamente durante el siglo XIX, debido a la caza y la destrucción del hábitat. Está en la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales) y su estado actual está en “peligro crítico“. La especie ya se consideraba extinta en estado silvestre entre 1987 y 1992.

Los cóndores, así como los buitres, aunque también conocidos como buitres del nuevo mundo, están, según la nueva Taxonomía de Sibley-Ahlquist, más cerca de las cigüeñas que de los propios buitres.

Gran cóndor de California cantando

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Sedis incierto (en discusión)

Familia: Cathartidae

Género: Gymnogyps

Especie: Gymnogyps californianus

Hábitat y distribución

En el momento de la colonización humana de las Américas, el cóndor californiano estaba muy extendido en Norteamérica; se han encontrado huesos de cóndor del Pleistoceno tardío en el sitio de los fósiles Cutler en el sur de Florida; sin embargo, al final del último período glaciar se produjo la extinción de la megafauna, lo que condujo a una reducción subsiguiente del área de distribución y de la población.

Hace quinientos años, el cóndor de California deambulaba por la costa suroeste y oeste de Estados Unidos. Se han encontrado restos faunísticos de cóndores en Arizona, Nevada, Nuevo México, y Texas. La expedición de Lewis y Clark de principios del siglo XIX informó sobre su avistamiento y cacería de cóndores de California cerca de la desembocadura del río Columbia.

Imágenes del Cóndor de California

¿Dónde vive el cóndor californiano?

Los cóndores viven en matorrales rocosos, bosques de coníferas y sabanas de robles, que a menudo se encuentran cerca de acantilados o grandes árboles, que utilizan como sitios de anidación. Las aves individuales tienen un rango enorme y se sabe que viajan hasta 250 km (160 millas) en busca de carroña.

Existen dos santuarios dedicados a esta ave, el Santuario del Cóndor Sisquoc en el Desierto de San Rafael y el Santuario del Cóndor Sespe en el Bosque Nacional Los Padres. Estas áreas fueron escogidas por su hábitat de anidación de cóndores.

Características

El pelícano blanco americano y la grulla blanca tienen cuerpos más largos que este cóndor. Los cóndores son tan grandes que pueden ser confundidos con un avión pequeño y distante, lo que posiblemente ocurre más a menudo de lo que son confundidos con otras especies de aves.

El dedo medio de la pata del cóndor californiano es muy alargado, y el trasero está poco desarrollado. Las garras de todos los dedos de las patas son rectas y romas, por lo que están más adaptadas para caminar que para agarrar. Esto es más parecido a sus supuestos parientes las cigüeñas que a las aves rapaces y a los buitres del Viejo Mundo, que utilizan sus patas como armas u órganos de prehensión.

Tamaño y peso

Contrariamente a la regla común entre las aves rapaces, la hembra es más pequeña que el macho. Puede alcanzar entre 1,1 y 1,34 metros de longitud y tiene una envergadura de 3 metros, la mayor entre las aves de América del Norte. Su peso varía entre 8,2 y 14,1 kg. En el continente norteamericano, sólo pierde ante el cisne trompetista (Cygnus buccinator) y el exótico cisne blanco (Cygnus olor), en longitud y peso.

Según Guinness, un macho habría alcanzado los 14,1 kg, lo que convertiría al cóndor de california en el ave de presa más pesada del planeta, y se conservaría en la Academia de Ciencias de California, en Los Ángeles.

Colores

El cóndor de California adulto posee un color negro uniforme con la excepción de grandes parches triangulares o bandas blancas en la parte inferior de las alas, además posee patas y dedos grises, un pico de color marfil, plumas negras alrededor de la base del cuello y ojos rojos parduscos. El ejemplar juvenil es en su mayoría de color marrón oscuro moteado con coloración negruzca en la cabeza. Tiene manchas grises en lugar de blancas en la parte inferior de sus plumas de vuelo.

La cabeza y el cuello del cóndor tienen pocas plumas, y la piel de la cabeza y el cuello es capaz de ruborizarse notablemente en respuesta al estado emocional, una capacidad que puede servir de comunicación entre los ejemplares. El color de la piel varía de amarillento a rojizo con anaranjado brillante.

Canto

Estas aves no tienen verdaderas vocalizaciones jeríngeas. Pueden hacer algunos silbidos o gruñidos que sólo se oyen cuando están muy cerca.

Alimentación

Al igual que los otros miembros de la familia Cathartidae, su dieta consiste básicamente en carroña. Prefiere principalmente los cadáveres de grandes mamíferos terrestres e incluso de peces. Las aves y los reptiles rara vez forman parte de su menú.

Al no tener sentido del olfato, reconocen los cadáveres por la ubicación de otros carroñeros, como buitres y águilas. Por lo general logran ahuyentar a otros carniceros más pequeños, excepto a los osos y al águila real (Aquila chrysaetos). Incluso pesando casi el doble de este último, el cóndor californiano suele esperar a que el águila real termine de comer y se vaya, antes de acercarse al cadáver, tal vez temiendo sus peligrosas garras. En algunas ocasiones, cuando están muy hambrientas, las águilas californianas adultas desafían a las águilas reales y las alejan de los cadáveres.

La competencia entre especies puede llevar a los ejemplares de la especie a pelearse y alienarse entre sí. Existe una jerarquía de dominación basada en el tamaño, el sexo y la edad. Los cóndores machos, más grandes, dominan a las hembras sin importar la edad. Además, dentro de cada grupo sexual, las aves mayores dominan a las más jóvenes.

En la fauna silvestre, son comedores intermitentes, a menudo permanecen de unos pocos días a dos semanas sin comer. Después de ayunar, pueden comer hasta 1,5 kg de carne a la vez, y pueden llegar al punto de no poder despegar.

Fotos del Cóndor Californiano

Apareamiento y reproducción

El ave alcanzar la madurez sexual a la edad de seis años. Para atraer a una pareja, los machos realizan una exhibición, sonrojando sus cabezas de rojo y levantando las plumas de su cuello. Luego estiran sus alas y se acercan a la hembra. Si la hembra baja la cabeza para aceptarlo, formará una pareja de por vida.

Nido

La pareja construye nidos desde cerca del nivel del mar hasta una altitud de 1.830 metros, en cuevas o en grietas en los acantilados, especialmente aquellos ubicados cerca de árboles y áreas abiertas para el desembarque. En algunos lugares, como en Sierra Nevada, el nido se construye en las cavidades de los Sequoiadendron giganteum, la especie de árbol más grande del mundo.

Huevo

La hembra pone un solo huevo de color blanco azulado, que pesa aproximadamente 280 g y tiene entre 90 y 120 mm de longitud y unos 67 mm de diámetro. Si el huevo se pierde o se retira del nido, los padres producen un nuevo huevo. Investigadores y criadores en cautiverio de la especie se aprovechan de este comportamiento, induciendo un aumento de la hojarasca al retirar el primer huevo del nido.

Polluelos

La incubación del huevo dura entre 53 y 60 días y es realizada por ambos padres. Los ejemplares juveniles están cubiertos de plumaje gris y pueden volar a los cinco meses de edad, pero aun así permanecen con sus padres hasta los dos años de edad. Debido a que los padres de los cóndores tardan más de un año en criar un polluelo, la tasa de reproducción es extremadamente baja.

Nidos, Huevos y Crías del Cóndor Californiano

Estado de conservación

Las estimaciones indican que en 1890 había alrededor de 600 cóndores californianos en estado silvestre, que ha estado en la lista de especies en peligro de extinción en Estados Unidos desde 1967 y que en 1975 se estableció un programa para la recuperación de la especie bajo la coordinación del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. El pico de disminución de la población ocurrió en 1982, cuando sólo había 22 especímenes en el planeta.

Obstáculos para la recuperación

En los tiempos modernos, una gran variedad de causas han contribuido al declive de este cóndor. Su bajo tamaño de puesta (una cría por nido), combinado con una edad tardía de madurez sexual, hace que el ave sea vulnerable a la disminución artificial de la población. El daño significativo a la población de cóndores en el pasado también se ha atribuido a la caza furtiva, envenenamiento por plomo (por comer animales con balas de plomo), envenenamiento por DDT, líneas de energía eléctrica, recolección de huevos y destrucción del hábitat. Durante la Fiebre del Oro de California, algunos cóndores californianos incluso fueron mantenidos como mascotas. La principal causa de mortalidad en los pollos de cóndores es la ingestión de la basura que les dan de comer sus padres.

Además, los ganaderos que observaban a los cóndores alimentándose de las crías muertas de su ganado asumían que las aves mataban al ganado. Esta falacia llevó a la extirpación del cóndor en algunas partes del oeste de los Estados Unidos. Esta creencia estaba tan profundamente arraigada que la reintroducción de cóndores en el Gran Cañón fue desafiada por algunos ganaderos, que creyeron erróneamente que el ave cazaba terneros y corderos.

Disminución por contaminantes y por el hombre

Muertes imprevistas entre poblaciones recientes de cóndores ocurrieron debido al contacto con águilas reales, envenenamiento por plomo y otros factores como colisiones con líneas eléctricas. Desde 1994, los cóndores californianos criados en cautiverio han sido entrenados para evitar las líneas eléctricas y a las personas. Desde la implementación de este programa de acondicionamiento de aversión, el número de muertes de cóndores debido a las líneas eléctricas ha disminuido en gran medida.

El envenenamiento por plomo debido a las balas de plomo fragmentadas en los desechos de la caza mayor es un problema particularmente grande para los cóndores de california debido a sus jugos digestivos extremadamente fuertes; los desechos de plomo no son un gran problema para otros carroñeros aviares como el buitre pavo y el cuervo común. Este problema ha sido abordado en California por la Ley de Preservación del Cóndor del Arbol de Ridley, un proyecto de ley que entró en vigor el 1 de julio de 2008 que exige que los cazadores usen balas sin plomo cuando cazan en el campo de tiro del cóndor.

Los niveles de plomo en la sangre de las águilas reales y de los buitres pavo han disminuido con la implementación de la Ley de Preservación del Cóndor del Arbol de Ridley, demostrando que la legislación ha ayudado a reducir la exposición al plomo de otras especies aparte del cóndor de California. No existe una legislación comparable contra la bala de plomo en los otros estados en los que el cóndor reside actualmente.

En un artículo titulado: “¿Cóndores o municiones de plomo? No podemos tener ambos” publicado por The Ecologist en enero de 2015, afirma la autora Dawn Starin: “Más del 60% de las muertes de adultos y juveniles (es decir, excluyendo pollos y polluelos) en la población silvestre han sido como resultado de envenenamiento por plomo”, continúa: “Debido a que se sabe que los cóndores viven más allá de los 50 años de edad, no se reproducen hasta que tienen al menos seis años de edad y crían un solo polluelo cada dos años.

Sus poblaciones no pueden soportar las tasas de mortalidad causadas por esta toxina neurológica”, según el epidemiólogo Terra Kelly: “Hasta que todas las fuentes naturales de alimentos estén libres de municiones a base de plomo, el envenenamiento por plomo amenazará la recuperación de las poblaciones naturales de cóndores en estado silvestre”, señala el artículo: “Los militares no usan plomo, y si eso no es un gran mensaje, no sé lo que es“.

Plan de Recuperación de Cóndores de California

A medida que la población del cóndor continuaba disminuyendo, comenzó la discusión sobre el inicio de un programa de cría en cautiverio para las aves.  Los opositores a este plan argumentaban que los cóndores tenían derecho a la libertad, que la captura de todos los cóndores de california cambiaría los hábitos de la especie para siempre, y que el costo era demasiado alto.

Sin embargo, el proyecto recibió la aprobación del gobierno de Estados Unidos, y la captura de los cóndores silvestres restantes se completó el Domingo de Pascua de 1987, cuando el AC-9, el último cóndor silvestre, fue capturado. En ese momento, sólo había 22 cóndores en existencia, todos en cautiverio.

Objetivos del programa

El objetivo del Plan de Recuperación de Cóndores de California era establecer dos poblaciones geográficamente separadas, una en California y la otra en Arizona, cada una con 150 aves y al menos 15 parejas reproductoras. A medida que el Programa de Recuperación trabaja hacia esta meta, el número de sitios de liberación ha crecido. Hay tres sitios activos de liberación en California, uno en Arizona y uno en Baja California, México.

El programa de cría en cautiverio, dirigido por el Parque de Animales Silvestres de San Diego y el Zoológico de Los Ángeles, y con otros zoológicos participantes de todo el país, incluyendo el Zoológico de Oklahoma City y el Jardín Botánico, tuvo un comienzo lento debido a los hábitos de apareamiento del cóndor. Sin embargo, utilizando la habilidad del ave para agarrarse dos veces, los biólogos comenzaron a sacar el primer huevo del nido y a criarlo con marionetas, permitiendo a los padres poner otro huevo.

Reintroducción en la naturaleza

A medida que el número de cóndores crecía, la atención comenzó a centrarse en la liberación de algunos de ellos en su hábitat natural. En 1988, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos inició un experimento de reintroducción que incluía la liberación de cóndores andinos en cautiverio en California. Sólo se liberaron hembras, para eliminar la posibilidad de introducir accidentalmente una especie sudamericana en Estados Unidos.

El experimento fue un éxito, y todos los cóndores andinos fueron recapturados y re-lanzados en Sudamérica. Los cóndores de California fueron liberados en 1991 y 1992 en California, y de nuevo en 1996 en Arizona, cerca del Gran Cañón. Aunque la tasa de natalidad sigue siendo baja en la naturaleza, su número está aumentando constantemente a través de la liberación regular de ejemplares juveniles criados en cautiverio.

El proyecto de conservación del cóndor de California puede ser uno de los proyectos de conservación de especies más costosos en la historia de los Estados Unidos, con un costo de más de 35 millones de dólares, incluyendo 20 millones de dólares en fondos federales y estatales, desde la Segunda Guerra Mundial. A partir de 2007 el costo anual del programa de conservación del cóndor era de alrededor de 2.0 millones de dólares por año. En marzo de 2006, una pareja de cóndores de California, liberados por Ventana Wildlife Society, intentó anidar en un árbol hueco cerca de Big Sur, California. Esta fue la primera vez en más de 100 años que una pareja de cóndores de California había sido vista anidando en el norte de California.

Crecimiento de la población

En octubre de 2010, la población de cóndores salvajes en el estado de California alcanzó los 100 ejemplares, más 73 cóndores salvajes en Arizona. En noviembre de 2011, había 394 ejemplares vivos, de los cuales 205 estaban en estado salvaje y el resto en el Parque de Animales Salvajes de San Diego, el Zoológico de Los Ángeles, el Zoológico de Oregón y el Centro Mundial de Aves de Presa en Boise, Idaho.

En mayo de 2012, el número de aves vivas había llegado a 405, de los cuales 179 vivían en cautiverio. En junio de 2014, la población de cóndores había llegado a 439, 225 en estado salvaje y 214 en cautiverio. Las estadísticas oficiales del USFWS de diciembre de 2016 registraron una población total de 446, de los cuales 276 son silvestres y 170 están en cautiverio. Un hito clave se alcanzó en 2015, cuando nacieron más cóndores en estado salvaje que los que murieron.

Reintroducción a México

A medida que el Programa de Recuperación alcanzó hitos, se agregó un quinto sitio de liberación activa en el Parque Nacional Sierra de San Pedro Mártir, Baja California, México, a los tres sitios de liberación en California (Big Sur, Parque Nacional Pinnacles y Refugio Nacional de Vida Silvestre Bitter Creek) y el sitio de liberación de Vermilion Cliffs en Arizona. A principios de 2007, un cóndor de California puso un huevo en México por primera vez desde al menos los años 30. La población de cóndores ha aumentado debido a estos nidos salvajes y también cautivos.

En junio de 2016, tres polluelos que nacieron en el zoológico de Chapultepec, en la Ciudad de México, fueron llevados al Parque Nacional Sierra de San Pedro Mártir, Baja California, México. En la primavera de 2009, un segundo polluelo silvestre nació en el Parque Nacional Sierra de San Pedro Mártir y fue bautizado como Inyaaa (“Sol” en lengua Kiliwa) por los ambientalistas locales.

Gama ampliada

En 2014, el Cóndor número 597, también conocido como “Lupine“, fue visto cerca de Pescadero, una comunidad costera al sur de San Francisco; el aves había sido visto rutinariamente en el Parque Nacional Pinnacles después de haber sido liberado en estado silvestre en Big Sur el año anterior.

Las aves más jóvenes de la población de California Central están buscando expandir su territorio, lo que podría significar que una nueva expansión del área de distribución es posible para los más de 60 cóndores que vuelan libres en el centro de California. También en 2014 se reportó la primera reproducción exitosa en Utah. Una pareja de cóndores, que fueron liberados en Arizona, anidaron en el Parque Nacional de Zion y se confirmó la eclosión de un polluelo.

Parque Nacional Pináculos, un sitio de liberación

El 14 de abril de 2014 se inició un proyecto de crowdsourcing llamado Condor Watch (CW), alojado en el portal web Zooniverse, en el que se pide a los voluntarios que examinen imágenes de captura de movimiento de cóndores de California asociadas con sitios de liberación gestionados por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, el Servicio de Parques Nacionales y la Sociedad de Vida Silvestre Ventana.

Las tareas del sitio web incluyen la identificación de cóndores marcados y la marcación de la distancia a fuentes de alimentación como los cadáveres de animales. Los biólogos pueden entonces usar estos datos para deducir qué aves están en riesgo de envenenamiento por plomo.

Condor Watch permite a los voluntarios, o científicos ciudadanos, participar en investigaciones activas. La científica Myra Finkelstein cree que el voluntariado es divertido porque permite a los entusiastas seguir las “biografías” de los cóndores individuales. La ciencia ciudadana se ha utilizado durante mucho tiempo en ornitología, por ejemplo, en el Conteo Navideño de Aves de la Sociedad

Audubon, que comenzó en 1900, y en el estudio de las aves reproductoras, que comenzó en 1966. McCaffrey (2005) cree que este enfoque no sólo beneficia directamente a los proyectos en curso, sino que también ayudará a capacitar a los aspirantes a ornitólogos.

Galería del Cóndor de California

Curiosidades

El cóndor de California (Gymnogyps californianus) es una especie de grandes aves carroñeras que vive en la costa oeste de los Estados Unidos y en Arizona. Su esperanza de vida es normalmente de 50 años, y como adulto, vive en una pareja monógama duradera. Alcanza la madurez sexual a la edad de 5 o 6 años y deposita un solo huevo en el suelo, sin construir un nido, en una cueva o grieta.

Una vez se encontró en la mayor parte de Norteamérica, desde Columbia Británica hasta California y Florida. Hace unos 10.000 años, la especie experimentó una disminución significativa tras las extinciones masivas al final del Pleistoceno. Su número se redujo significativamente en los siglos XIX y XX: desapareció de Arizona en la década de 1920. Sólo quedaban nueve ejemplares en California en 1985. El ave fue incluida en la lista de especies en peligro por el gobierno federal en 1967, aunque la zona de distribución actual es la de las áreas de intento de reintroducción: las montañas de California y el norte de Arizona, en particular el Parque Nacional del Gran Cañón.

La película de 1952 Something for the Birds (Falsa verdad, en Brasil) aborda una posible creación de una ley para proteger el santuario del cóndor californiano.

Ecología y comportamiento

Durante el vuelo, los movimientos del cóndor de california son muy graciosos, la falta de un gran esternón para anclar sus correspondientes grandes músculos de vuelo los restringe a ser principalmente voladores. Las aves aletean al despegar del suelo, pero después de alcanzar una elevación moderada se deslizan en gran medida, a veces recorren kilómetros sin una sola aleta de sus alas.

Se sabe que vuelan a velocidades de hasta 90 km/h (56 mph) y hasta 4.600 m. Prefieren posarse en perchas altas desde las que pueden despegar sin ningún esfuerzo importante de aleteo. A menudo, estas aves son vistas volando cerca de acantilados rocosos, usando térmicas para ayudarles a mantenerse en alto.

Debido a que carece de una siringe, su despliegue vocal se limita a gruñidos y silbidos. Los cóndores se bañan frecuentemente y pueden pasar horas al día acicalando sus plumas. Los cóndores también realizan urohidrosis, o defecan en sus piernas, para reducir su temperatura corporal.

Hay una estructura social bien desarrollada dentro de grandes grupos de cóndores, con competencia para determinar un orden de picoteo decidido por el lenguaje corporal, el comportamiento de juego competitivo y una variedad de silbidos y gruñidos. Esta jerarquía social se manifiesta especialmente cuando las aves se alimentan, con las aves dominantes comiendo antes que las más jóvenes.

Amenazas

En el momento del asentamiento humano en las Américas, el cóndorde california estaba ampliamente distribuido en América del Norte. En este período, la especie pudo encontrarse en Arizona, Nevada, Nuevo México, Nuevo México y Texas, sin embargo, los cambios climáticos asociados con el fin de la última era glacial y la extinción de la megafauna del Pleistoceno, llevaron a una reducción en el alcance y la población del cóndor.

Hoy en día, una gran variedad de causas han contribuido a la disminución de la población. Su exigente hábitat de reproducción y las bajas tasas de natalidad resultantes, combinadas con una edad tardía de madurez sexual, hacen que la especie sea vulnerable a la pérdida de población. Esta reducción también se atribuye a la caza ilegal, especialmente para ser utilizada como piezas de museo, envenenamiento por plomo y DDT, líneas de transmisión de energía eléctrica, recolección de huevos y destrucción del hábitat. Durante la fiebre del oro de California, los especímenes de cóndores de california fueron capturados como mascotas.

Contaminación por plomo

Cuando se alimenta de animales matados por proyectiles de plomo, el ave generalmente se traga el metal junto con la carne. El plomo es un metal pesado extremadamente tóxico, que puede afectar principalmente a los sistemas digestivo, nervioso y sanguíneo cuando se ingiere. También es un antagonista químico del calcio en las moléculas que forman el hueso y las células nerviosas.

Con el tiempo, la cantidad de plomo en su cuerpo aumenta, porque el ave no tiene mecanismos naturales para eliminarlo del cuerpo. Finalmente, las concentraciones de plomo se vuelven tan altas que los cóndores mueren. Incluso cuando los pocos especímenes restantes fueron capturados y sometidos a hemodiálisis periódica, poco después de su liberación ya estaban envenenados de nuevo.

La saturación causa una inmunodeficiencia en las aves, haciéndolas mucho más susceptibles a contraer infecciones bacterianas y parásitos. Las aves afectadas presentan serios problemas neurológicos (que se traducen en disfunciones motoras), volviéndose demasiado vulnerables a la depredación; como tal, son estos especímenes enfermos los que más se cazan y consumen. Algunos especímenes de aves pueden no estar tan intoxicados, pero aún así sufren de inmunodeficiencias y disminución de la fecundidad de los huevos.

Amenaza humana

Además, los ganaderos observaron cóndores alimentándose de ganado joven muerto y creían que los cóndores eran la causa de la muerte de estos animales. Esta falacia llevó a la extinción del cóndor de california en algunas partes del oeste de los Estados Unidos. Esta creencia resultó estar fuertemente arraigada cuando la reintroducción del cóndor en el Gran Cañón fue rechazada por los ganaderos, quienes creyeron erróneamente que el ave caza terneros y corderos. Los incendios también representan una amenaza para la recuperación de la población remanente de los cóndores californianos.

¿Cuánto tiempo viven los cóndores de california?

El cóndor californiano tiene una larga vida, llegando hasta los 50 años otros dicen que llegaría a los 60. Si sobrevive a la edad adulta, el cóndor tiene pocas amenazas naturales aparte de los humanos.

Relación con los seres humanos

A lo largo de su área de distribución histórica, el cóndor de California ha sido un tema popular de la mitología y un símbolo importante para los nativos americanos. Inusualmente, este pájaro asume diferentes papeles en la narración de las diferentes tribus.

La tribu wiyot de California dice que el cóndor recreó a la humanidad después de que Above Old Man aniquiló a la humanidad con una inundación. Sin embargo, otras tribus, como la Mono de California, vieron al cóndor como un destructor, no como un creador. Dicen que el Cóndor se apoderó de los humanos, les cortó la cabeza y les drenó la sangre para que inundara la casa de la ardilla terrestre. Según la tribu Yokut, el cóndor a veces se comía la luna, causando el ciclo lunar, y sus alas causaban eclipses. La tribu Chumash del sur de California creía que el cóndor era una vez un pájaro blanco, pero se volvía negro cuando volaba demasiado cerca del fuego.

Se han encontrado huesos de cóndor en tumbas de nativos americanos, así como tocados de plumas de cóndor. También se han descubierto pinturas rupestres de cóndores. Algunas tribus mataron ritualmente a los cóndores para hacer ropa ceremonial con sus plumas. Los chamanes entonces bailaban mientras los llevaban puestos para alcanzar los mundos espirituales superiores e inferiores. Cada vez que un chamán moría, se decía que sus vestidos estaban malditos, por lo que había que hacer vestidos nuevos para su sucesor. Algunos científicos, como Noel Snyder, creen que este proceso de hacer ropa de ceremonia contribuyó al declive del cóndor.

El Cóndor y las culturas

En la Bahía de San Francisco, se encontraron huesos de cóndor en forma de instrumentos de viento en las tumbas de los nativos americanos en varios sitios arqueológicos. También se encontraron pinturas de cóndores en cuevas y tocados de plumas de cóndor. Muchas de estas aves fueron sacrificadas en los rituales funerarios, posiblemente porque estaban asociadas con la muerte, debido al hecho de que son carnívoros.

Algunas tribus usaban plumas de cóndor para hacer ropa para uso ritual. En otros, cuando un chamán muere, estas tribus dicen que su vestimenta fue maldecida y, por lo tanto, se deben producir nuevas vestimentas para su sucesor, esto implica la reducción de más cóndores, lo que podría haber contribuido a la disminución de la especie.

Historia evolutiva

Durante el Pleistoceno, el género Gymnogyps tuvo una amplia distribución en todo el continente americano. Entre las especies fósiles, se describieron Gymnogyps kofordi (Pleistoceno inferior), que se encuentra en Florida, y Gymnogyps howardae (Pleistoceno superior), que se encuentra en Perú. Un cóndor encontrado en depósitos del Pleistoceno Superior en Cuba fue descrito inicialmente como Antillovultur varonai, pero luego fue reconocido como miembro del género Gymnogyps.

La expansión del cóndor en este período puede explicarse por el desplazamiento de grandes manadas de ungulados, así como de otros grandes mamíferos, a lo largo de las Américas. Estos animales proporcionaron una abundancia de carroña a los cóndores. Sin embargo, con la extinción de estos animales prehistóricos, hubo una reducción en los grupos de estas aves. Además, los cóndores fueron matados por los indios americanos con fines ceremoniales desde el Pleistoceno, lo que puede haber causado la extinción de estas aves en partes significativas de sus áreas de cobertura.

Los fósiles de cóndor californiano que datan de 9.500 a 16.000 años fueron descubiertos en Nueva York, Florida, Texas, Nuevo México y Arizona, así como en California y otros estados del oeste de los Estados Unidos. Los fósiles en el oeste de Nueva York datan del año 9.000 a.C. y fueron encontrados en asociación con mastodontes (Mammut americanum), renos (Rangifer sp.) y ciervos comunes (Cervus elaphus).

En la actualidad

Actualmente, el cóndor californiano es la única especie sobreviviente del género y no tiene subespecie. Aunque su distribución se ha reducido drásticamente en el Holoceno, la especie siempre ha tenido una población pequeña e inherente. Sin embargo, había una paleoespecie: Gymnogyps californianus amplus, más grande y con un pico más largo que la especie actual. Las presiones selectivas, causadas por los cambios climáticos durante la última era glacial, forzaron la reducción de tamaño y convirtieron a la paleoespecie en la actual Gymnogyps californianus californianus.

Investigadores en Brasil descubrieron el fósil de una pequeña especie de ave del Pleistoceno, llamada Wingegyps cartellei, que se cree que tiene alguna conexión con el cóndor de California. Con sólo medio metro de largo y una envergadura de 1,30 m, esta nueva especie de cóndor fue encontrada en cuevas de Bahía y Minas Gerais y sus restos -un cráneo y dos húmeros- datan de hace aproximadamente 12.200 años.

Sistemática

El cóndor californiano fue descrito por el naturalista inglés George Shaw en 1797 como Vultur californianus, y originalmente, pertenecía al mismo género que el cóndor de los Andes (V. gryphus). Sin embargo, debido a pequeñas diferencias en el tamaño de la envergadura de las alas, en las marcas del cuerpo y en la tendencia a matar animales para comer, el cóndor andaluz comenzó a consistir en un género monoespecífico. El nombre Gymnogyps deriva del griego gymnos (desnudo) y gyps (buitre), mientras que Californianus proviene del lugar donde se encuentra el ave (California).

La posición taxonómica exacta del cóndor californiano y de las otras seis especies de la familia Cathartidae sigue siendo incierta. A pesar de las similitudes en apariencia y nicho ecológico, los buitres del Nuevo y del Viejo Mundo han evolucionado a partir de diferentes ancestros en diferentes partes del mundo. Algunas autoridades sugieren que los buitres del Nuevo Mundo están más relacionados con las cigüeñas.

La mayoría incluyen a los buitres del Viejo Mundo entre los Falconiformes o incluso en su propio orden: El Comité de Clasificación de Sudamérica (el comité oficial de la Unión Americana de Ornitólogos con la misión de crear una norma para la clasificación de las especies de aves sudamericanas) eliminó a los buitres del Nuevo Mundo del orden de los Ciconiiformes y los clasificó en sedis inciertos, enfatizando que una moción para Falconiformes o Cathartiformes es posible.

Dibujos e Ilustraciones del Cóndor Californiano

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here