Curruca Cabecinegra

3751

La curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) es una curruca típica común y muy extendida en la región mediterránea. Como la mayoría de las especies de Sylvia, tiene plumajes masculinos y femeninos distintos. El macho adulto tiene la espalda gris, las partes inferiores blanquecinas, la cabeza negra, la garganta blanca y los ojos rojos.

Está presente en la cuenca mediterránea hasta Turquía y el Mar Caspio. En Italia es sedentaria y anidante, muy localizada a lo largo de las costas y en las regiones del norte, pero son conocidas las poblaciones migratorias de África que pasan por la península.

Los plumajes de la especie son algo variables incluso en la misma localidad, con la intensidad de un tono rojizo en la parte superior y/o inferior que varía de ausente a (en algunas subespecies) pronunciado.

La hembra es principalmente de color marrón por encima y pulpa por debajo, con la cabeza gris. El canto de la curruca sarda es rápido y ruidoso, y es muy característico de las zonas mediterráneas donde se reproduce esta ave.

Curruca Cabecinegra

La curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) es un ave paseriforme de la familia Sylviidae. Es poco menos del tamaño de un gorrión, con pico fino, alas cortas y cola redondeada, tiene un color predominantemente grisáceo.

Se trata de un ave de campo abierto y de cultivo, con arbustos para anidar. El nido se construye en arbustos bajos o zarzas, y se ponen de 3 a 6 huevos. Como la mayoría de los «currucas», es insectívoro, pero también toma bayas y otros frutos rojos.

El macho es identificable gracias a los bordes blancos de la cola (ausentes en la curruca capirotada) y sobre todo a la gorra negra extendida hasta debajo de los ojos sobre la que destaca el anillo periocular rojo que ha sugerido su nombre en italiano; la hembra, y sobre todo la joven, tienen un color menos contrastado y se pueden confundir más fácilmente con otros paseriformes pequeños.

"Hermosa

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Passeriformes

Familia: Sylviidae

Género: Sylvia

Especie: Sylvia Melanocephala

Hábitat y distribución

La curruca de cabecinegra vive en zonas de sotobosque denso y arbustos altos, en bosques abiertos de bajo crecimiento con sotobosque, también en la proximidad humana en jardines y bosques.

Se extiende por todo el Mediterráneo y todavía se encuentra en gran parte de España e Italia, con la excepción del norte, y en Marruecos. Debido al clima templado, esta especie no tiene que emigrar al sur en invierno, pero algunos individuos emigran al norte de África.

Características

La curruca de cabecinegra (Sylvia melanocephala) es un ave cantora. Vine en el área mediterránea, es poco tímida y a menudo se logra ver mucho.

Tamaño y peso

Con una longitud de 13 a 14 centímetros, la curruca cabecinegra es más o menos del mismo tamaño que otras currucas que se le asemejan.

Colores

La garganta y la parte inferior de la manta son blancas, la cola oscura. Los machos tienen la cabeza negra y la espalda gris oscura, entre una transición borrosa en el cuello. El pecho y el vientre son de color gris claro. El anillo de ojos rojos es claramente pronunciado. Las plumas exteriores de la cola son blancas en la parte superior.

Las hembras tienen la cabeza gris, la espalda marrón y los flancos gris-marrón. El vientre es de color marrón más claro. El anillo del ojo es de un color rojo más apagado que el del macho.

Canto

La fuerte llamada del cebo y la excitación es un duro «cuello de botella». El aviso más llamativo consiste en una serie de sonidos tartamudos, de una o dos sílabas: «trr-trr-trr-trr-trr-trr-trr-trr-trr» o «ti-TRRÜ ti-TRRÜ ti-TRRÜ ti-TRRRÜ ti-TRRRRü», también con un primer tono desviado «tüRETT trett-trett-trett-trett-trett».

El canto consiste en sonidos chirriantes y estridentes, tonos de silbido muy cortos y llamadas de sonido insertadas en versos de dos a cinco segundos de duración a un ritmo rápido.

Alimentación

La comida consiste principalmente de insectos, pero también estas aves se alimentan muy seguido de bayas.

Apareamiento y reproducción

En abril o mayo, la curruca cabecinegra construye un pequeño nido en forma de cuenco muy bajo en densos arbustos. Los tres a cinco huevos se ponen uno tras otro en días diferentes y a menudo tienen un aspecto muy diferente.

La duración de la cría es de 13 a 14 días, con lo que los padres alternan durante la cría y la alimentación. Las crías dejan el nido al décimo u onceavo día para esconderse en el follaje. La curruca cabecinegra se reproduce una o dos veces en una temporada.

Curiosidades

La variación geográfica de la curruca cabecinegra se ajusta en cierta medida a la regla de Gloger, aunque no tan fuertemente como en otras currucas típicas. La validez de la leucogastra y la norissae no es aceptada por algunos autores, y la valverdei ha sido descrita muy recientemente. Por otro lado, la leucogastra puede ser más de una subespecie.

Sistemática

La primera descripción formal de la curruca cabecinegra fue hecha por el naturalista alemán Johann Friedrich Gmelin en 1789 en la 13ª edición de la Systema naturae. Acuñó el nombre binomial Motacilla melanocephala.

El género actual Sylvia fue introducido en 1769 por el naturalista italiano Giovanni Antonio Scopoli. El nombre del género es del latín moderno silvia, un sprite del bosque, relacionado con la silva, una madera. La melanocefalia específica es de la antigua Grecia melas, «negro», y kephale, «cabeza».

Junto con la curruca de Menetries, la curruca cabecinegra forma una superespecie. Ambos tienen áreas malares blancas y gargantas ligeras, y por lo demás puntos negros en los machos adultos, así como un anillo desnudo alrededor del ojo.

La curruca subalpina, que parece ser el pariente más cercano de la superespecie, tiene la garganta y el pecho oscuros y la cabeza gris oscuro en los machos, pero por lo demás comparte estos caracteres. Estas tres especies están relacionadas con una superespecie de garganta oscura compuesta por la curruca de Rüppell y la curruca chipriota, que también comparten el área malar blanca con el negruzco de arriba.

Esta ave puede ser considerada una superespecie, dividida en Sylvia melanocephala occidental y Sylvia momus de las regiones más áridas del Cercano Oriente y de África adyacente.

La especie Sylvia melanocephala melanocephala melanocephala (Gmelin, 1789). Suele frecuentar y desplazarse a través del norte del Mediterráneo hasta el oeste de Turquía. Se extiende al Magreb desde Iberia, y a Libia desde Italia vía Sicilia. Migra al Sahel y oasis en el Sahara en invierno.

Tiene unas alas grandes y largas, punta de la cola más bien puntiaguda. Forma oscura, generalmente sin rojizo en los machos, pero con flancos extensamente grises. La parte superior de las hembras varía entre el marrón oliva profundo y el grisáceo.

Sylvia melanocephala leucogastra (Ledru, 1810), a menudo incluida en melanocephala; aunque el estado filogenético requiere revisión. Vive en las Islas Canarias, residente, probablemente tiene algún tipo de vagabundeo entre las islas orientales y el Magreb.

De tamaño mediano, de alas cortas y pico grande. Las aves de Tenerife y La Palma (oeste) son las más distintivas, siendo oscuras por encima con algún tono oxidado/beige en la parte inferior en los machos. Las aves orientales (Fuerteventura, Lanzarote y Gran Canaria) son más parecidas a la melanocefalia y al momus pero difieren en sus medidas.

Sylvia melanocephala momus (Hemprich & Ehrenberg, 1833), vive en Oriente Próximo. Residentes, y realiza algunos movimientos locales. Es pequeño, de alas cortas. Varía entre el gris pardusco y el oxidado por encima; la parte inferior casi siempre tiene un tono rojizo. Hembras oxidadas a aceitunas oxidadas.

Sylvia melanocephala norissae Nicoll, 1917: Curruca mosquitera de Fayyum, es probablemente sólo una morfología local de la especie madre. Vive en la región del Delta del Nilo. Extinto desde 1940. Es como la especie madre, pero tienden a ser muy rojizas.

Sylvia melanocephala valverdei Cabot & Urdiales, 2005, recientemente separada de melanocephala. Vive desde Tiznit (Marruecos) al sur hasta el Trópico de Cáncer, tierra adentro hasta el borde del Sahara. Residente, pero hace algunos movimientos estacionales.

De tamaño mediano, con la punta de la cola bastante cuadrada. Una forma de color muy puro, la subespecie más pálida. Parte inferior blanca y limpia. Gorra negra mate en los machos. Y los ejemplares juveniles decididamente arenosos.

Subespecies pertenecientes a la especie Sylvia Melanocephala

  • Sylvia melanocephala melanocephala
  • Sylvia melanocephala momus
  • Sylvia melanocephala leucogastra
  • Sylvia melanocephala norrisae †
  • Sylvia melanocephala pasiphae
  • Sylvia melanocephala valverdei

 

5/5 - (1 voto)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here