Cuco Común

18

El Cuco común (Cuculus canorus) es miembro de la orden de los cuco de las aves, Cuculiformes, es una especie emigrante estival muy extendida a Europa y Asia, e inverna en África. Es un parásito de cría, lo que significa que pone huevos en los nidos de otras especies de aves. Aunque sus huevos son más grandes que los de sus huéspedes, los huevos de cada tipo de nido se asemejan a los huevos del ave.

Cuco Común

El cuco común (Cuculus canorus) pertenece al orden de los pájaros cuco (Cuculiformes) y a la familia de los cucos (Cuculidae). Se encuentra en el norte de África y Eurasia, desde Portugal e Irlanda hacia el este, hasta Japón y Kamchatka. Es del tamaño de una paloma, su plumaje es mayormente gris. Este tipo de ave es generalmente conocido además por la característica reputación “gu-kuh” a través de su parasitismo de cría.

El cuco pone sus huevos individualmente en nidos de pájaros cantores más pequeños y no opera ningún cuidado de cría en sí mismo. Las hembras cucúes prefieren los tipos individuales de aves huéspedes y ponen huevos, que corresponden en gran medida a los de estos tipos. El polluelo cucú de pocas horas de edad quita los huevos y los pichones de los padres sustitutos y crece solo en el nido.

El cuco da nombre a otras criaturas, que también operan el parasitismo de la cría, como por ejemplo los abejorros cucú o el pato cucú. Con el ser humano, los pollos engendrados ilegítimamente son llamados coloquialmente a veces pequeños cucú. Del mismo modo, el cuco se menciona también en los modismos y la música. En Suiza fue ave del año 2001 y en Alemania y Austria ave del año 2008.

El Precioso Cuco Común (Cuculus Canorus).

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Cuculiformes

Familia: Cuculidae

Género: Cuculus

Especie: Cuculus canorus

Hábitat y distribución

El cuco común se encuentra en todas las zonas climáticas del Paleártico occidental. Habita paisajes culturales, así como biotopos por encima de la línea de árboles, las dunas de las costas marinas y casi todos los hábitats intermedios: bosques de hoja caduca y de coníferas, bosques de canteras o también pantanos y estepas elevadas. No se encuentra en la tundra ártica ni en extensos y densos bosques.

La ocurrencia de las aves, que sirven de huéspedes para su reproducción, es decisiva. En su hábitat, deben existir suficientes estructuras pequeñas como arbustos, setos, árboles aislados y áreas para sentarse. Se ha encontrado en Suiza hasta unos 2.400 metros y en la India en casos excepcionales hasta 5.250 metros sobre el nivel del mar. También se encuentra en las afueras de las ciudades.

El cuco se encuentra en Eurasia desde Europa Occidental y África del Norte hasta Kamchatka y Japón. La forma nominativa de Cuculus canorus canorus está muy extendida en toda Europa, a excepción de Islandia, el extremo norte de Escandinavia y la parte noreste de los Estados Bálticos.

La frontera norte de distribución de la especie se extiende a lo largo del borde norte de la taiga desde el norte de Noruega hasta Kamchatka, aproximadamente a lo largo del círculo polar norte. Al este del Mar Caspio hasta el lago Balchash, la mayor parte de Kazajstán no está poblada, al igual que una amplia zona al suroeste del lago Baikal hasta Cachemira. La frontera de distribución meridional hasta el Himalaya discurre a lo largo del grado 40 de latitud.

Migración

El cuco común es un volador de larga distancia, se mueve predominantemente de noche. Sus zonas de invernada se encuentran en África, al sur del ecuador. Allí prefiere permanecer cerca de cursos de agua en zonas tropicales o sabanas con poblaciones de acacias. Las aves jóvenes y viejas salen de Alemania a principios de agosto y suelen regresar en la segunda quincena de abril.

Después de un viaje de aproximadamente 7.100 km en otoño con paradas intermedias en Polonia, Hungría y Grecia durante aproximadamente un mes cada una y un sobrevuelo del Sáhara en la zona entre Egipto y Libia, los cucos escandinavos pasan el invierno con un curso coordinado con la abundante oferta de alimentos después de la temporada de lluvias en África.

Luego de un período de recuperación de un mes y medio en la zona oriental del Sahel, permanecen durante tres meses en zonas forestales del suroeste de África Central y comienzan su vuelo de 9.100 km en febrero a sus zonas de cría con escalas en Ghana, Costa de Marfil, África Occidental e Italia. Recientemente, los movimientos migratorios también han sido estudiados más de cerca con la telemetría satelital.

La hora de llegada al regreso depende de la latitud geográfica: En el sur de Europa los cucos llegan ya en marzo, en el sur de Escandinavia sin embargo sólo a principios de mayo y en el norte de Escandinavia incluso en julio en la zona de cría. En Alemania, el cuco llega de mediados de abril o a principios de mayo, además de la hora central de la fase de llegada, también hay llegadas anticipadas desde finales de marzo, por lo que la llegada de un año a otro también depende de las temperaturas.

¿Dónde vive el cuco común?

Los biotopos habitados por el cuco común son muy diversos, pero su estructura corporal y su comportamiento indican que fue originalmente un ave forestal que se adaptó a los espacios abiertos durante la evolución. Las aves se encuentran en todo tipo de bosques, así como en todo tipo de paisajes abiertos y semiabiertos con la presencia de árboles o arbustos al menos independientes.

Las poblaciones de Asia Central no están asociadas con la vegetación leñosa en absoluto, sino que viven en juncos, donde parasitan a otras aves en varios tipos de juncos. Según la observación de A.S. Malchevskiy, el ave, en igualdad de condiciones, sigue dando preferencia a los bosques escasos en un terreno fuertemente accidentado y evita la continua y oscura taiga de coníferas.

La mayor densidad de asentamientos durante el periodo de nidificación se observa en el crecimiento y clarificación de bosques, arbustos, matorrales, cinturones forestales y bosques insulares en la estepa forestal, en tierras agrícolas con árboles independientes.

En la Península Ibérica prefiere los robledales ligeros, en Nepal se eleva hasta los 4.250 m sobre el nivel del mar, por encima del nivel de la vegetación leñosa, en la India hasta los 5.250 m sobre el nivel del mar. Por otro lado, las aves también son comunes en lugares donde la superficie de la Tierra cae por debajo del nivel del mar, como la Depresión de Turpan en el Tien Shan Oriental.

Características

En vuelo, esta ave parece un gavilán, sin embargo, tiene las alas más puntiagudas. Generalmente el cuco común tiene las piernas cortas. La cola escalonada no es raramente abanicada y levantada fácilmente en esa ocasión, las alas a menudo se dejan colgar un poco extendidas.

La apariencia del cuco común se asemeja a la del gavilán o del cernícalo y es una forma de mimetismo para fingir la presencia de un ave rapaz ante los pájaros huéspedes y para expulsarlo de su nido. Luego que las aves son asustadas y huyen del nido, el cuco común coloca sus huevos.

Imágenes del Cuco Común (Cuculus Canorus)

Tamaño y peso

El cuco tiene una envergadura de 55 a 60 centímetros y una longitud de 32 a 34 centímetros casi tan grande como una tórtola, pero más delicada y delgada. El peso del macho es de 110 a 140 gramos, el de la hembra de 95 a 115 gramos. Las alas son puntiagudas y la cola redondeada mide de 13 a 15 centímetros.

Colores

Los machos adultos son de color gris pizarra en la parte superior. Las zonas superiores de la cola son de color gris claro, con dobladillos estrechos. El mentón, la garganta, los lados del cuello y la parte delantera del pecho son uniformemente de color gris claro y más claro que el lado superior, mientras que la parte inferior restante es de color blanco con una banda ancha de color gris con marrón.

Las mantas de la cola inferior son blancas hasta isabelino, la cola es de color gris pizarra oscuro con dobladillos terminales blancos claramente separado. El iris y la base del pico son de color amarillo claro. Al lado de esta morfa gris, un marrón rojizo, que es similar a la hembra, también ocurre con el macho.

Las hembras adultas aparecen en dos morfologías de color. La morfología gris es muy similar a la de los machos, pero presenta un matiz entre beige y amarillento en el pecho y una delgada banda transversal oscura. La morfología marrón es más rara y marrón oxidado tanto en la parte superior como en el pecho. Todo el plumaje es de banda cruzada oscura. La cola es de color marrón y con bandas oscuras y tiene una delgada banda blanca.

Los jóvenes son de color gris pizarra, en parte con un tinte marrón óxido. Todo el plumaje es de banda cruzada finamente oscura. Las cubiertas de las alas pequeñas y grandes tienen dobladillos blancos y estrechos. El iris es marrón oscuro, el anillo del párpado es amarillo pálido y la base del pico es clara. Las aves jóvenes pueden ser reconocidas por la mancha blanca en el cuello. Con ambas morfologías y en el vestido de juventud, las patas son amarillas y el pico con la excepción de la base lateral.

Canto

La canción del precinto del macho es el llamado “gu-kuh“, con lo que se acentúa la primera sílaba. Esta llamada del cucú puede ser escuchada a lo largo y ancho y es recitada por un alto guardia desde abril hasta julio. Los tonos de las dos sílabas suelen ser un tercio menor aparte, pero el intervalo también puede ser de un segundo a un quinto.

Los tonos se encuentran entre los semitonos de la escala y corresponden aproximadamente a f″ (678 Hz) y d″ (565 Hz), como se determinó a partir de las llamadas de siete machos cucos. El pico en la primera sílaba está ligeramente abierto, mientras que el de la segunda sílaba está cerrado. Las pausas entre las llamadas dependen del estado de excitación del macho que llama. Cuanto más excitado, más cortas son las pausas. Con una excitación muy alta, también puede llegar a ser multisilábico, volteando las llamadas de “cucú…”.

La hembra deja oír un sonido trino muy bueno, que consiste en una consecuencia de tonos duros, estresados y rápidos, con excitación a la incubación. Más raramente, expresa una riza fuerte, que suena aproximadamente como “hach hachhach”. Las aves jóvenes mendigan a partir del cuarto día después de la eclosión con “zisisis” o “srisrisrisrisri….”. A medida que aumenta la edad, esta llamada de mendicidad se convierte en un “gigigi…”. Con la ausencia de los padres sustitutos, entonces también se entrega la llamada a distancia “ziii ziii” o “sriii sriii”.

Alimentación

El cuco común come casi exclusivamente insectos. En su mayoría se comen las orugas mariposa, entre ellas también las peludas y de colores de advertencia que llevan, que no son devoradas por otras aves. A su alimento pertenecen también los escarabajos, más raramente, libélulas, langostas, lombrices, chinches, moscas e himenópteros.

Otros alimentos son las arañas, los ciempiés, las lombrices de tierra, los caracoles, las ranas jóvenes y los sapos. Las hembras también comen los huevos de posibles aves hospederas. Los pollos son alimentados con una amplia gama de alimentos por las respectivas aves hospederas o padres sustitutos, dependiendo de con qué alimentan normalmente a sus propias crías. Este alimento consiste principalmente en insectos, pero en cualquier caso debe ser en su mayor parte de origen animal. No hay evidencia de que los gorriones no insectívoros hayan criado con éxito cucos jóvenes en Europa.

Apareamiento y reproducción

La madurez sexual ocurre en el segundo año de vida en los cucos comunes. Todavía no se ha aclarado claramente la naturaleza de la relación. Es probablemente promiscuidad, ya que no hay evidencia de una relación de pareja monógama más larga. Los cucos adultos suelen llegar a las zonas de cría después de las aves hospederas, por lo que éstas ya han ocupado sus territorios. El macho suele estar más de una semana antes que la hembra en el área de cría.

Los machos y hembras del cuco son aves territoriales. Los machos ocupan un territorio de unas 30 hectáreas que pueden solaparse con otros machos y las hembras también compiten por territorios que ofrecen una amplia gama de nidos de aves hospederas adecuadas y que tienen una densidad suficiente de setos y árboles desde los que la hembra de cuco común puede espiar los nidos de las aves hospederas.

En áreas más pequeñas, en las que el número de nidos de los pájaros huéspedes no es muy alto, una sola hembra puede ocupar un recinto sola. Típicamente, sin embargo, las áreas con un gran número de nidos anfitriones potenciales atraen a varias hembras de cuco, de modo que una sola hembra no puede defender su territorio. Por lo tanto, es más típico que los territorios de las hembras también se superpongan y que una hembra dominante ponga la mayor cantidad de huevos.

El hecho de que los territorios no estén ocupados por una sola hembra se debe también al hecho de que los buenos territorios de cría con un gran número de territorios anfitriones potenciales no necesariamente ofrecen suficiente alimento adecuado para los cucos.

En algunas regiones había una distancia de 23 km entre las zonas de alimentación y las zonas de reproducción. Por lo tanto, una hembra está siempre ausente de sus zonas de reproducción durante un período más largo de tiempo y no puede defender su territorio durante ese período. Si una hembra dominante muere, su territorio es tomado rápidamente por otra hembra, y algunos de los nidos del huésped son parasitados por más de una hembra cucú.

Cortejo y copulación

Los cucos comunes machos atraen a las hembras con la llamada habitual del cuco. Cuando se acerca una hembra, las pausas entre llamadas se acortan. El macho asiente con la cabeza, extiende sus alas, les deja colgar y abanica su cola. Con el aumento de la excitación y después de los vuelos de persecución, el cabeceo del macho se convierte en una profunda reverencia con todo el cuerpo.

Si la hembra está muy cerca, el macho se balancea hacia adelante y hacia atrás con la cola levantada y sin desplegarla. Posteriormente, la hembra es perseguida silenciosamente durante un tiempo más largo, con lo que se aproxima a lo elevado del mantenimiento del asiento. También puede llegar por el macho la presentación de hierba, pequeñas ramas u orugas, que sin embargo no son entregadas a la hembra, sino que son depositadas o dejadas caer delante de ella. Si la hembra está lista para la cópula, inclina el cuerpo delantero y permanece en esta posición durante la cópula.

Puesta del huevo

La puesta del huevo tiene lugar desde finales de abril hasta mediados de julio; coincide con el clímax de la puesta de los huevos de los pájaros huéspedes dentro de este lapso. Las hembras encuentran los nidos de los pájaros huéspedes a través de la observación. Deben observarse con frecuencia ya el día anterior al depósito de los huevos varias veces en las proximidades de los nidos de las aves huéspedes; obviamente comprueban hasta dónde avanza el depósito de los huevos en el nido de las aves huéspedes en esa ocasión.

Las hembras de cuco comunes prefieren poner huevos en nidos que ya contienen un huevo, ya que los pájaros anfitriones usualmente retiran los huevos cuando aún no han comenzado a anidar. Debido a que algunas aves hospederas comienzan a eclosionar antes de completar su nido, la hembra de cuco debe poner sus huevos lo suficientemente temprano como para permitir que sus crías eclosionen frente a sus hermanos de nido. Al mismo tiempo, la nidada depende de que sea criado sólo por las aves hospederas debido a sus requerimientos de alimento.

Aproximadamente cada dos días se pone un huevo en una nidada de hospedera diferente. Las hembras cucúes también saquean los nidos de aves hospederas adecuadas cuando su nidada ya está demasiado avanzada para que críen su polluelo cucú. Con este comportamiento, que se observa sólo en las hembras cucúes, hacen que las aves huéspedes creen un segundo nido, lo que aumenta el número de nidos en los que una hembra cucú puede poner un huevo.

Antes de la puesta de los huevos, la hembra se sienta inmóvil sobre una rama entre 30 y 150 minutos, que puede estar a una distancia de hasta 100 metros del nido del ave huésped, con el fin de encontrar el momento adecuado para la puesta de los huevos. Pone sus huevos en pocos segundos y normalmente tiene lugar desde mediados de la tarde hasta el atardecer. Cuando una hembra de cuco aterriza en el nido, toma uno de los huevos del ave huésped dentro de su pico, luego pone el huevo y vuela de nuevo, llevando uno de los huevos del ave huésped dentro de su pico.

La hembra pone hasta 25 huevos, con un promedio de 9 huevos exitosos. Como regla general, sólo se pone un huevo por nido de hospedante, raramente dos. La mayoría de los huevos se depositan en los nidos de una especie de ave huésped. Los huevos tienen un tamaño medio de 22,73 × 16,34 mm, determinado sobre 1117 huevos de la forma nominativa del cuco común. Por lo tanto, suelen ser algo más grandes que los huevos de los pájaros huéspedes. En la coloración y el dibujo, los huevos del cuco común se parecen mucho a los del nido.

Huevos

La adaptación de la coloración de los huevos de cuco común al hospedero respectivo se realiza replicando la pigmentación de las cáscaras de los huevos en su composición química (biliverdina y protoporfirina en diferentes proporciones) por el cuco. La adaptación se mantiene por la fuerte preferencia de ciertas especies de aves hospederas por parte de las hembras de los cucos. Hay líneas femeninas específicas de hospederos, pero no razas específicas de hospederos, ya que no hay especificidad de hospederos en los machos.

En el caso de los huevos azulados se aclaró cómo es posible que el cuco común hembra adapte los huevos puestos a la nidada: las hembras tienen en sus cromosomas sexuales W (como en otras aves, las hembras tienen cromosomas ZW, los machos cromosomas ZZ) tanto la preferencia por una especie de ave huésped determinada y la coloración (azulada) y el patrón (uniforme) del huevo. Los machos no llevan información genética sobre el color del huevo, el patrón y la especie huésped.

Estudios recientes han demostrado que los cucos comunes comienzan a incubar en el útero debido a la temperatura corporal de la hembra de unos 40 grados. Así, los polluelos de cuco tienen hasta 31 horas de proyección ante los huevos o polluelos del ave huésped.

La cáscara de los huevos del cuco común suele ser más gruesa que la de los huevos de ave huésped. Esto tiene la ventaja de que las especies de aves hospederas (especialmente las más pequeñas), una vez que han identificado el huevo, encuentran más difícil cortarlo en un hoyo y luego transportarlo fuera del nido, pero al mismo tiempo significa que el polluelo cuco, a pesar de tener un diente fuerte en el huevo, ya hace un esfuerzo enorme al eclosionar.

Nidos, Huevos y Crías del Cuco Común (Cuculus Canorus)

Estado de conservación

En Europa, la continuidad del cuco común se estima entre 4,2 y 8,6 millones de parejas de cría. La población de Europa Central es de unas 360.000 a 550.000 parejas. En Alemania viven entre 42.000 y 69.000 parejas. Sólo hay unos pocos estudios a lo largo de extensos períodos de tiempo, pero las fluctuaciones de la población están relacionadas con las de las aves huéspedes. Las poblaciones locales pueden fluctuar en más de un 100% de un año a otro.

Casi todos los países de Europa occidental y central han comunicado una disminución de las poblaciones durante algún tiempo. En Inglaterra, el ganado ha caído casi un 60 por ciento en los últimos 30 años. También en algunas partes de Alemania el cuco común se ha vuelto más raro. Sólo en Europa del Este parece que la población sigue siendo estable.

El cuco común está en la lista de advertencia de la Lista Roja Alemana de Aves Reproductoras. La UICN indica el estatus mundial de Preocupación Menor (no en peligro). En la Lista Roja de Aves Reproductoras en Peligro de Baja Sajonia y Bremen el cuco fue clasificado como en peligro.

La razón principal del declive del cuco común es el adelgazamiento de su población de aves hospederas. Esto es consecuencia de la destrucción y pérdida de hábitats debido al despeje del paisaje agrícola. Además, la fuerte disminución de mariposas y abejorros debido al creciente uso de pesticidas y a la pérdida de hábitats y plantas alimenticias tiene un impacto negativo en la población del cuco común.

Las posibles medidas de protección incluyen la extensificación de la agricultura, medidas compensatorias para el consumo de hábitat, la protección o restauración de diversas estructuras marginales y márgenes ricos en flores en el paisaje agrícola, y la restricción del uso de biocidas para que las poblaciones de aves huéspedes y animales destinados a la alimentación puedan recuperarse.

El cambio climático también podría tener un impacto negativo en las poblaciones de cucos comunes. Algunas de sus aves hospederas, como la gallinaza y el petirrojo, se reproducen antes que hasta ahora, ya que el momento de la migración y, sobre todo, el inicio de la reproducción de estas especies dependen de la temperatura. Sin embargo, el cuco común conserva sus tiempos de migración, ya que se orienta como un volador de larga distancia sobre todo a lo largo del día.

Por lo tanto, sólo encuentra nidos pesados, que se encuentran al principio de la cría. No obstante, esto es necesario para la cría de sus pollos. El cuco joven debe eclosionar lo más pronto posible, para poder lanzar desde el nido los otros huevos de sus huéspedes.

Curiosidades

El cuco común (lat. Cuculus canorus) es el ave más común y conocida de la familia de los cuco. Este cuco común es uno de los parásitos más perfectos para anidar, poniendo sus huevos en los nidos de otras aves. Alrededor de 300 especies de aves paseriformes actúan como hospederos de pollos. La lista más completa fue compilada por el ornitólogo ruso A.D. Numerov , y todas las especies de aves similares a los Neo-Vorobyin fueron excluidas de ella, así como más de 10 nombres antiguos que no pudieron ser identificados.

Debe tenerse en cuenta que la tendencia a parasitar de una forma u otra no sólo varía en las zonas remotas del área de distribución, sino también a menudo dentro de un área pequeña. A veces uno de los padres de crianza más comunes en una región está muy raramente involucrado en la crianza de pollitos en otra; por esta razón, la investigación en diferentes países y regiones a veces produce resultados contradictorios.

Como resultado de muchos años de observaciones, los ornitólogos han planteado la hipótesis de que las hembras del cuco común están divididas en las llamadas razas ecológicas, también conocidas como líneas. Cada una de estas razas pone huevos de un determinado color y tiende a plantarlos en los nidos de aquellas aves que ponen huevos del mismo color. En el año 2000, esta suposición fue confirmada por genetistas.

Un grupo de científicos canadienses, americanos y japoneses publicaron un artículo en la revista Nature, según el cual los signos hereditarios correspondientes se transmiten a través del cromosoma W único para cada raza, transmitido sólo a través de la línea materna. En el proceso de evolución, la conexión del parásito que anida con un educador en particular puede cambiar, de modo que las razas individuales heredan los signos de varias líneas de parentesco no relacionadas.

Fotografías del Cuco Común (Cuculus Canorus)

Grado de parasitación

El cuco común no es un ave frecuente, por lo que en principio la proporción de nidos parasitados por el cuco es relativamente pequeña. Sólo en los huéspedes principales más del 1% de los nidos también contienen huevo de cuco. Para el conjunto de Gran Bretaña, por ejemplo, el grado de parasitación entre los carriceros es del 5% (en 6927 nidos estudiados), del 2% entre los carriceros (de 23.352 nidos estudiados), del 3% entre las motacillas de los prados (de 5331 nidos estudiados) y de menos del 0,5% entre los petirrojos (12917 nidos estudiados) y los mirlos (4945 nidos estudiados).

Dado que los cucos se presentan regionalmente de manera diferente con frecuencia, el grado de parasitación puede ser mucho mayor en regiones individuales. En el sur de Gales, por ejemplo, los nidos de carriceros casi nunca están parasitados, mientras que en los humedales del este de Inglaterra el grado de parasitación de los nidos de carriceros puede llegar al 20%. En el sur de Finlandia, entre 1975 y 1983 se encontró un grado de parasitación del 44% entre los 430 nidos de mosquitos rojos encontrados.

El grado de parasitación de la curruca carrasqueña fue igualmente alto a lo largo de un tramo de río de 20 km de longitud de los Körös en Hungría (período de investigación 1935 – 1944, 504 nidos). De 1970 a 1980, una media del 16,4 % de todos los nidos de la curruca carrasqueña fueron parasitados en una zona cercana a Hamburgo, un mínimo del 5,3 % en un año y un máximo del 20 %.

El carricerín es también el ave huésped que con mayor frecuencia reconoce y elimina los huevos de cuco subordinados al nido (según investigaciones realizadas en Moravia del Sur, el cuco común sólo tuvo un éxito reproductor del 4 % con esta especie de ave). Un polluelo de cuco que está sentado en el nido casi nunca es rechazado, a diferencia de los huevos, que a veces son removidos; a veces los cucos jóvenes son abandonados por sus padres adoptivos, especialmente el carricerín, porque sus polluelos abandonan el nido después de once días, pero el cucú necesita por lo menos 18 días.

Después de salir del nido, el joven cuco puede ser atacado por los padres adoptivos como enemigo; sin embargo, tan pronto como comienza sus llamadas de mendicidad, es alimentado de nuevo.

¿Cómo parasita el cuco común?

El cuco común busca nidos adecuados todo el tiempo mientras sus principales cuidadores se reproducen.  El instinto está forzando al ave a regresar a sus hábitats nativos y a buscar las mismas especies de hospederos en las que nació.  El parásito recuerda no sólo la apariencia, sino también la vocalización de las aves, en el bosque está bien guiado por sus voces.  La opción más favorable para el cuco es descubrir la pareja de aves en el momento de la construcción del nido y determinar la ubicación del mismo.

Esto también le permite poner un huevo entre los primeros, lo que garantiza un desarrollo más temprano de los polluelos.  La hembra es capaz de sentarse durante horas y horas en una rama, observando las aves que anidan, y reacciona mal incluso en caso de un ataque.  Habiendo notado un lugar adecuado, el ave vuela y aparece de nuevo en el mismo lugar cuando el huevo formado está listo para la puesta.  La función de iniciar la formación de huevos está directamente relacionada con la búsqueda de un nido adecuado.  Si el nido es destruido en el último momento, el cuco tiene que poner un huevo en el suelo o en el nido de otro pájaro, a menudo al azar.

El cuco común generalmente no pasa más de 10 a 16 segundos en el nido de su víctima, no sólo poniendo su propio huevo, sino también tomando uno de los huevos del huésped (es decir, haciendo una sustitución).  La hembra traga inmediatamente o se lleva consigo el huevo en el pico.  Si la cría ya está avanzada, una simple sustitución no puede llevar al éxito de la eclosión y el desarrollo del cuco.

En tal caso, el cuco puede destruir toda el nido o los huevos para provocar que las aves padres la repliquen y luego la reemplacen.  Como ejemplo, hay algunas observaciones de unos alcaudones, cuyos nidos fueron destruidos por un cuco en el 30% de los casos.  Más de la mitad de los alcaudones comenzaron a construir uno nuevo, que pronto contenía un huevo de parásito.

Como regla general, el cuco no pone más de 10 huevos durante el período de cría, cada vez en el nido de un nuevo huésped. Sucede que dos o más huevos de un parásito que pertenecen a hembras diferentes se encuentran en el mismo nido. Un experimento con la destrucción controlada de un nido de bisbita ha demostrado que una hembra de cuco puede poner hasta 25 huevos en una sola temporada, pero es poco probable que este resultado se logre.

Los números de cualquier especie están sujetos a fluctuaciones, y durante los períodos de depresión de cualquier ave paseriforme es difícil encontrar al menos una pareja de aves nidificantes. En tal situación, un cuco desesperado puede arrojar un huevo a otra especie.

Especies de aves parasitadas o huéspedes

Los huéspedes preferidos del cuco común son los carriceros, currucas, motacillas, bípedos, lavanderas, petirrojos, alcaudones dorsirrojos, chochines y colirrojos. En Europa Central se conocen más de 100 especies de aves hospederas, de las cuales sólo 45 se crían con éxito, mientras que las otras son falsos hospederos. Las especies de aves huéspedes han sido documentadas con precisión en ocho regiones de Europa, lo que ha dado lugar a diferencias regionales en las aves huéspedes preferidas:

  • Gran Bretaña: Entre 1939 y 1982, se estudiaron 1145 nidos parasitados. El 90% de los nidos pertenecían a cinco especies diferentes, siendo el bisbita común (Anthus pratensis)​​el preferido en los humedales, la lavandera de los prados en brezales y páramos, el petirrojo y el acentor común (Prunella modularis), así como la lavandera en regiones abiertas en tierras de cultivo boscosas y cubiertas de setos.
  • Finlandia: Las especies de aves huéspedes más importantes fueron la gallineta nórdica, la lavandera, el pinzón de montaña, el mosquitero musical (Phylloscopus trochilus) y mosquitero común (Phylloscopus collybita). En conjunto, fueron la especie huésped en el 60 % de los 369 nidos estudiados.
  • Suecia: lavandera blanca (Motacilla alba) de los prados, bisbita común (Anthus pratensis), y la curruca zarcera​ (Sylvia communis) (en conjunto, el 64 % de los 222 nidos de parásitos).
  • Noruega: Bisbita de la pradera (89% de los 27 nidos estudiados).
  • Alemania: alcaudón dorsirrojo, lavandera, chochín, curruca común y curruca carrasqueña (en conjunto, el 88% de los 925 nidos de parásitos).
  • Francia: lavandera, petirrojo, chocha y curruca (76 % de 46 nidos parasitados).
  • República Checa y Eslovenia: Petirrojo, carricero y lavandera (70 % de los 1870 nidos parasitados).
  • Rusia: lavandera, curruca carrasqueña y carricerín (53 % de 477 nidos parasitados).

El tamaño de la especie de ave huésped varía, pues, en el caso del chochín, de una longitud corporal de 11 centímetros y un peso de 8 gramos a una longitud corporal de 17 a 19 centímetros y de 32 gramos en el caso del alcaudón dorsirrojo y el carricerín. Por lo tanto, todos son considerablemente más pequeños que el cuco común, con una longitud media de 33 centímetros y un peso de 110 gramos. Las especies de aves huéspedes son insectívoras.

En el 10 al 30 % de los casos, las nidadas parasitadas son abandonadas por los pájaros huéspedes. Los tipos de pájaros huéspedes también muestran un comportamiento agresivo frente al cuco xomun. Los carriceros adultos, por ejemplo, atacan a un cuco cerca del nido y le arrancan las plumas. Este comportamiento agresivo disminuye cuando las aves jóvenes del carricero han salido volando. De las especies aún más grandes y defensivas de carriceros y estranguladores, se sabe que pueden herir o ahogar a las hembras de cuco de forma considerable en casos individuales.

Como parece que algunas especies de aves huéspedes han desarrollado mecanismos de defensa eficaces y a menudo identifican los huevos del cuco común, apenas están parasitados en el área de distribución predominante del cuco, como la curruca capirotada, el alcaudón dorsirrojo o el martinete amarillo.

Fotos del Cuco Común (Cuculus Canorus)

Historia científica del cuco común

Los filósofos naturales griegos ya han comentado sobre el parasitismo reproductor del cuco en el año 400 a.C., el poeta griego Aristófanes en su obra Las nubes (Nephelai) llamó a su ciudad ficticia, en la que todo el mundo vive sin deberes ni preocupaciones, incluso en la tierra del cuco nublado (Nephelococcygia).

También en la poesía inglesa antigua hay alusiones al cuco común. El libro Exeter del siglo X, por ejemplo, contiene un acertijo que alude al cuco y al hecho de que no es consultado por los propios padres. Para Geoffrey Chaucer, el joven cuco común es un símbolo de codicia en el poema El Parlamento de Foules (ca. 1382). En John Clanvowe, otro poeta inglés del siglo XIV, el cuco que crece sin el cuidado de sus padres, representa una vida sin amor. En inglés, cornudo representa al hombre traicionado por la esposa; por lo tanto, Shakespeare menciona a menudo al cuco cuando quiere aludir al adulterio.

Los primeros naturalistas europeos cuestionaron las razones del comportamiento del cuco común. En 1614 el clérigo inglés Edward Topsell explicó en su libro Las aves del cielo, el parasitismo reproductor del cuco común con la milagrosa obra de Dios. El anatomista francés François David Hérissant (1752) y el sacerdote y ornitólogo británico Gilbert White (1789) sólo podían explicar la falta de cuidado parental del cuco por un defecto anatómico que hacía imposible que el cuco eclosionara sus propios huevos.

El médico rural inglés Edward Jenner, que hoy es recordado sobre todo porque desarrolló la vacuna moderna contra la viruela, refutó esta tesis en 1788 mediante un experimento práctico. Colocó dos huevos de lavandera incubados bajo un nido de cuco que crecía en el nido de una lavandera marrón de seto. Jenner, quien también fue la primera en descubrir que los polluelos de cuco retiraron los huevos y las aves jóvenes de los padres anfitriones del nido, por lo tanto argumentó que el cuco pasaba muy poco tiempo en sus cuartos de verano para criar a sus crías exitosamente.

En los pantanos de los alrededores de Cambridge, el cuco común sólo pasa seis semanas después de poner sus huevos hasta que sale para sus zonas de invernada. Ya en 1824, el naturalista John Blackwall argumentaba que la migración temprana del cuco era más una consecuencia del parasitismo reproductivo que su causa, y también señalaba que la remoción de otros huevos y aves jóvenes por el cuco recién nacido era un comportamiento sensato en un parásito reproductor.

Esto estaba reservado para Charles Darwin, quien en el octavo capítulo de su importante obra Sobre el origen de las especies, publicada en 1859, explicaba el comportamiento del cuco desde un punto de vista evolutivo y señalaba las consecuencias positivas del parasitismo reproductivo: El cuco, liberado del cuidado de sus padres, puede salir antes de sus áreas de verano y el ave joven crece sin competidores alimentarios. Darwin también argumentó que la aceptación del ave anfitriona el cucú tiene un instinto equivocado.

La similitud entre el huevo del cuco y los huevos del ave huésped se conoce desde al menos el siglo XVIII. A finales del siglo XIX se intentó determinar si las hembras de los cucos comunes eran capaces de adaptar el color de sus huevos o si, al igual que otras hembras, ponían huevos con el mismo color de cáscara. Para averiguarlo, ornitólogos como August Carl Eduard Baldamus recogieron específicamente una serie de huevos de cuco, de los que se podía estar seguro que procedían de una hembra a la vez debido al comportamiento territorial de la especie. Como resultó que los huevos de una hembra eran similares, ya era seguro en ese momento que el cuco se especializaba en una especie de ave huésped.

Entre 1918 y 1925, el empresario y ornitólogo aficionado Edgar Chance estudió en detalle el comportamiento de las hembras cuco. Pudo demostrar que las hembras prefieren visitar los nidos de una especie de ave huésped, que observan los nidos de su ave huésped de antemano y que la puesta de huevos tiene lugar en pocos segundos directamente en el nido del ave huésped. Dado que las hembras de cuco con un huevo en el pico se observaban repetidamente, se había pensado anteriormente que era posible que la hembra pusiera el huevo sentado en el suelo, luego lo metiera en el pico y lo pusiera en el nido del ave huésped.

Chance pudo probar que los huevos que las hembras de cuco llevan en sus picos son huevos de la nidada del ave huésped. Incluso pudo filmar todo el proceso de puesta de huevos en 1921. Los resultados de las investigaciones de Chance han sido confirmados por una serie de estudios de campo similares. En un estudio de campo realizado cerca de Hamburgo en 1981, Karsten Gärtner también pudo demostrar que el 30 por ciento de los nidos de currucas fueron robados por cucos comunes hembras.

Estos nidos contenían puestas completas o incluso polluelos jóvenes. Sólo las hembras de cucos comunes muestran tal comportamiento. La razón de estas actividades no es, por lo tanto, la demanda de alimentos, sino que tiene por objeto motivar a los pájaros cantores a tener una segunda nidada. En un estudio anterior ya se había demostrado que las hembras de cuco ponen una cuarta parte de sus huevos en nidadas que son puestas por las aves huéspedes como segundo intento de reproducción después de la pérdida de la primera nidada.

El Cuco como indicador de biodiversidad

La presencia del cuco común en Europa es un buen sustituto de las facetas de la biodiversidad, incluyendo la diversidad taxonómica y la diversidad funcional en las comunidades de aves, y mejor que el uso tradicional de los principales depredadores como bioindicadores. La razón de esto es la fuerte correlación entre la riqueza de especies hospederas del cuco y la riqueza general de especies de aves, debido a las relaciones coevolutivas, lo cual puede ser útil para la ciencia ciudadana.

Heráldicas

En la heráldica, el cuco es un animal heráldico, lo cual es raro como figura común. En el escudo de armas no debe ser reconocido siempre claramente como un cuco. La descripción es vinculante. Se representa principalmente con alas ligeramente extendidas y sentado en una base (rama). El colorante puede aceptar todas las posibilidades heráldicas.

Subespecies pertenecientes a la especie Cuculus canorus

Hay cuatro subespecies poco diferenciadas:

  • Cuculus cuculus canorus (Linnaeus, 1758): se encuentra en el Paleártico septentrional hasta Siberia oriental, Kamchatka y Japón, y tiene una longitud de ala de 218 a 233 mm (una media de 224,8 mm).
  • Cuculus cuculus bangsii (Oberholser, 1919): se encuentra en la Península Ibérica, las Islas Baleares y el norte de África, tiene una longitud de ala menor (203 a 217 mm) que Cuculus cuculus canorus.
  • Cuculus cuculus subtelephonus (Zarudny, 1914): se encuentra en Asia Central desde el mar Caspio hacia el este hasta el interior de Mongolia, tiene aproximadamente la misma longitud de ala que Cuculus cuculus canorus, pero sobre todo en la juventud tiene un plumaje más pálido.
  • Cuculus cuculus bakeri (Hartert, 1912) se encuentra en el sur del Himalaya desde el Tíbet hasta Sichuan, Yunnan y Nordvietnam en el sudeste asiático, tiene las alas cortas en el promedio (unos 221,7 mm).

Dibujos e Ilustraciones del Cuco Común (Cuculus Canorus)

Califica este articulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here