Cigüeña Blanca

75

La cigüeña blanca (Ciconia ciconia) es un ave grande de la familia de las cigüeñas Ciconiidae, cuyo plumaje es especialmente blanco, con algo de negro en las alas. Los ejemplares adultos tienen largas patas rojas y largos picos rojos puntiagudos, y miden en promedio de 100  a 115 centímetros desde la punta del pico hasta el extremo de la cola, con una envergadura de 155 a 215 centímetros.

Las dos subespecies, que difieren ligeramente en tamaño, se reproducen en Europa (del norte a Finlandia), el noroeste de África, el suroeste de Asia (del este al sur de Kazajstán) y el sur de África. La cigüeña blanca es una migrante de larga distancia que pasa el invierno en África, desde el África subsahariana tropical hasta Sudáfrica o el subcontinente indio.

Al migrar entre Europa y África, evita cruzar el Mediterráneo y desviarse por el Levante en el este o el Estrecho de Gibraltar en el oeste, porque las térmicas del aire de las que depende para volar no se forman sobre el agua.

Es un animal carnívoro esta cigüeña, cuya dieta se basa en una serie de animales, donde podemos encontrar insectos, pescados, anfibios, reptiles, mamíferos diminutos y aves más chicas . La mayor parte de su alimento se encuentra en el suelo, entre la vegetación baja y en aguas poco profundas. Una cigüeña es un ave monógama, pero no es compatible de por la vida.

Las parejas construyen un gran zócalo, que puede ser utilizado durante varios años. Cada año una hembra puede reproducirse una sola vez, normalmente con cuatro huevos, de los cuales después de 33 o 34 días los polluelos eclosionan asincrónicamente. Los padres se cuidan y alimentan a los polluelos,  que abandonan el nido entre 58 y 64 días después de eclosionar, pero aún así son alimentados por sus padres durante otros 7 o 20 días.

Ha sido clasificada como especie de Preocupación Menor por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), además, se benefició de las actividades humanas de la Edad Media, como la tala de bosques para el cultivo, pero los cambios en los métodos agrotécnicos y la industrialización contribuyeron a la disminución de su población y a la desaparición total de esta ave en algunas regiones de Europa en el siglo XIX y principios del XX.

Los programas de protección y reintroducción en Europa han llevado a la reanudación de la nidificación de la cigüeña blanca en los Países Bajos, Bélgica, Suiza y Suecia. Esta ave tiene pocos enemigos naturales, pero puede ser el hábitat de varios tipos de parásitos; en su plumaje se alimentan los piojos.

Las grandes cigüeñas que anidan proporcionan refugio a muchos tipos de ácaros en la fila de escarabajos, esto característico pájaro  ha dado lugar a muchísimas historias y leyendas a lo largo de su área de distribución, la más conocida es el cuento de los niños que son llevador por las cigüeñas.

Cigüeña Blanca

La cigüeña blanca (Ciconia ciconia), es una especie de ave de la familia de las cigüeñas (Ciconiidae). Fue Ave del Año en Alemania en 1984 y 1994. La cigüeña blanca se alimenta de pequeños animales como lombrices de tierra, insectos, gusanos de rana, ratones, ratas, peces, lagartijas, serpientes y carroña. En raras ocasiones se alimenta de huevos y pollos de otras aves.

La cigüeña blanca, que puede alcanzar una edad de más de 35 años, anida en afloramientos rocosos, árboles, edificios y postes de electricidad. Habita paisajes abiertos y semiabiertos. Prefiere las zonas húmedas y ricas en agua, como los prados fluviales y los pastizales de las tierras bajas en esa ocasión.

En la custodia de un zoológico puede llegar a la invernada de una pareja de cigüeñas en el lugar de anidación con la alimentación. La nidada consta de 2 a 7, de media 3,81 huevos, clara fina y es el doble del tamaño de un huevo de gallina.

Perfecto ejemplar de cigüeña blanca volando bajo la lluvia
Perfecto ejemplar de cigüeña blanca volando bajo la lluvia

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Ciconiiformes

Familia: Ciconiidae

Género: Ciconia

Especie: Ciconia ciconia

Hábitat y distribución

Este ejemplar tiene una distribución desarticulada pero muy amplia en toda Europa; las poblaciones son más densas en la Península Ibérica y en el norte de África tanto como en el oeste, en Europa Central y Oriental tiene una cuarta parte de la población mundial concentrada en Polonia y en Asia Occidental.

La población de la subespecie Ciconia ciconia asiatica es de casi mil cuatrocientos cincuenta ejemplares y está limitada a una región de Asia Central entre el Mar de Aral y Xinjiang en el oeste de China. Además se cree que la población de Xinjiang desapareció alrededor de 1980. Los ejemplares adultos aéreos amplían el área de distribución de esta especie en muchas partes de África e India. Algunas poblaciones se encuentran en la ruta migratoria oriental, que pasa a través de Israel hacia África oriental y central.

Se han reportado algunos casos de reproducción en Sudáfrica desde 1933 en Calitzdorp, y alrededor de 10 aves han sido vistas reproduciéndose desde los años 90 alrededor de Bredasdorp. Una pequeña población de cigüeñas blancas pasa el invierno en la India y pertenece principalmente a la subespecie Ciconia ciconia asiatica, ya que en el siglo XX se observaron bandadas de hasta 200 aves que migraron en primavera a través del valle del Kurram.

No obstante, las aves anilladas en Alemania han sido recapturadas en el oeste y sur de la India, respectivamente en Bîkâner y Tirunelveli. También se ha reportado un espécimen atípico con un círculo ocular rojo, una característica de la Cigüeña Oriental (Ciconia boyciana) y se necesita más estudio de la población india.

Al norte de su área de reproducción, la cigüeña blanca es una migrante transitoria o errática en Finlandia, Gran Bretaña, Irlanda, Islandia, Noruega y Suecia, así como al oeste de las Azores y Madeira. La distribución de la especie se extiende al oeste de Rusia.

Distribución de la cigüeñas blancas (ciconia ciconia)
Distribución de la cigüeñas blancas (ciconia ciconia)

¿Dónde vive la cigüeña blanca?

La Cigüeña Blanca favorece los prados herbáceos como alimento, las tierras cultivadas, a menudo cerca de los cursos de agua, así como las marismas y las llanuras con mucha agua; el 75% de los nidos se encuentran en estos humedales. Evita áreas invadidas por pastos altos y arbustos.

En la región de Chernóbil, en el norte de Ucrania, las poblaciones disminuyeron tras el accidente nuclear de 1986, cuando las tierras agrícolas cedieron el paso a los matorrales y a la hierba alta. En algunas partes de Polonia, los suelos que son naturalmente bajos en recursos alimenticios han obligado a las Cigüeñas Blancas a buscar alimentos en los vertederos desde 1999.

También se ha informado de la prospección de aves en vertederos de Oriente Medio, África del Norte y Sudáfrica. En sus zonas de invernada, vive en sabanas y estepas, evitando los bosques tropicales.

La Cigüeña Blanca anida en grandes cantidades en regiones con pastizales abiertos, particularmente en pastizales húmedos o periódicamente inundados, y menos en áreas más vegetadas, arbustivas o boscosas. Esta ave ha sido encontrada anidando en altitudes de hasta 2.000 m en Armenia. En África, en las zonas de invernada, se encuentra en pastizales, humedales y tierras agrícolas.

La esta ave probablemente se ha beneficiado de las actividades humanas, ya que en la Edad Media, las cigüeñas blancas eran probablemente sustentadas por actividades humanas, como la tala de bosques para pastos y campos. Entonces eran comunes en casi toda Europa, anidando en el norte hasta Suecia. Una cigüeña blanca vuela ocasionalmente a las Islas Británicas. Cada año se observan unas 20 aves, pero no hay casos de nidificación.

La disminución de la población de cigüeña blanca comenzó en el siglo XIX, y la razón principal de ello fue la industrialización y los cambios en los métodos de cultivo. Las cigüeñas ya no anidan en muchos países de su ocurrencia anterior, y las grandes poblaciones actuales de la subespecie europea se encuentran en Portugal, España, Ucrania y Polonia.

En la Península Ibérica, las aves se concentran en el suroeste, e igualmente han disminuido gracias a las prácticas agrícolas, un estudio publicado en 2005 reveló que la región de Podhale, en las tierras altas del sur de Polonia, había experimentado una afluencia de Cigüeñas Blancas, la primera de las cuales había anidado en 1931, en altitudes que habían aumentado con el paso de los años, alcanzando los 890 metros en 1999.

Esto podría estar relacionado con el calentamiento global, llevando también a otros animales y plantas a mayores altitudes. En 2003, otro estudio informó que, en los últimos 20 años, la cría de Cigüeñas Blancas en la provincia de Poznań en el oeste de Polonia llegó en primavera unos diez días antes que a finales del siglo XIX.

Cigüeña Blanca (Ciconia ciconia) en video

 

Migraciones

La investigación sistemática sobre la migración de la cigüeña blanca comenzó con el ornitólogo alemán Johannes Thienemann, quien comenzó los estudios de anillamiento de aves en 1906 en el Rossitten Bird Observatory, en el Curonian Spit en lo que entonces era Prusia Oriental.

Entre 1906 y la Segunda Guerra Mundial, casi 100 000 Cigüeñas Blancas fueron anilladas, principalmente juveniles, y más de 2 000 “recuperaciones” a larga distancia (es decir, de aves capturadas nuevamente, lejos de sus sitios de anillado) de aves anilladas por Rossita fueron realizadas entre 1908 y 1954.

Las técnicas más modernas se utilizan ahora de forma complementaria, como las balizas Argos. Tal es el caso de Max la cigüeña, seguido por el Museo de Historia Natural de Friburgo desde su nacimiento en 1999 y fallecido en diciembre de 2012 con el récord de longevidad de un animal equipado con una baliza.

Rutas de migración

Las Cigüeñas Blancas abandonan sus zonas de reproducción estival en agosto y septiembre en Europa, volando hacia el sur, hacia África. Son bastante solitarias durante la anidación, son particularmente gregarias para la migración, estas aves pasan la estación fría en la sabana de Kenia y Uganda, exactamente al sur de la provincia de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

En estos distritos de invierno, se reúnen en grandes grupos que pueden superar los mil ejemplares, además  varias aves viajan hacia el oeste, hacia el oeste de Sudán y Chad, e incluso pueden llegar a Nigeria.

En primavera, las aves regresan hacia el norte a través de Sudán y Egipto de febrero a abril. Regresan a Europa hacia finales de marzo y abril, después de un viaje promedio de 49 días, mientras que el viaje de otoño se completa en unos 26 días, además el viento de cola como también puede ser la escasez de la comida y el agua incrementarían la velocidad media del vuelo.

Con la finalidad de evitar la extensa travesía del Mediterráneo, los pájaros de Europa Central siguen dos rutas distintas, evitan el mar por el este, pasando por el Bósforo en Turquía, cruzando el Levante, y luego el desierto del Sahara por el sur a través del Valle del Nilo; es utilizado por 340.000 aves, formando espectaculares encuentros.

La segunda ruta atraviesa el Mediterráneo occidental, pasando por el Estrecho de Gibraltar; la utilizan 35.000 Cigüeñas Blancas. Estas aves migratorias maximizan el uso de corrientes ascendentes y permiten a las cigüeñas ahorrar energía.

La ruta oriental es, con mucho, la más utilizada, con 530.000 Cigüeñas Blancas que la atraviesan cada año, lo que la convierte en el segundo migrante más frecuente en esta zona después del abejero europeo (Pernis apivorus). Las colonias de rapaces, cigüeñas blancas y pelícanos blancos pueden extenderse a lo largo de 200 km, además la ruta oriental es el doble de larga que la ruta occidental, pero las aves tardan el mismo tiempo en llegar a las zonas de invernada, independientemente de su ruta.

Las Cigüeñas Blancas jóvenes migran hacia el sur por primera vez por la misma ruta que sus padres, pero desplazadas de esta ruta por las condiciones climáticas, están desorientadas y pueden llegar a nuevas zonas de invernada.

Los adultos, familiarizados con los lugares que atraviesan, pueden compensar los fuertes vientos y ajustar su dirección para regresar a sus lugares habituales de invierno. Así, todas las aves que emigraron en primavera, incluso las que pasaron el invierno en lugares inusuales, pueden encontrar su camino de regreso a los sitios de reproducción tradicionales.

No obstante, las aves jóvenes menores de un año permanecen generalmente en las zonas de invernada y esperan la siguiente migración. Una experiencia con aves jóvenes criadas en cautividad en Kaliningrado y liberadas en ausencia de cigüeñas salvajes como ejemplo mostró que parecían poseer estas aves un instinto para volar hacia el sur, aunque la dispersión en tal dirección era reveladora.

Fotos de la Cigüeña blanca

 

Características

Debido al mal desarrollo de los músculos del pecho, la Ciconia ciconia utiliza más a menudo el vuelo en planeador, es decir, utilizando la superficie de sus alas y las corrientes de aire ascendentes y cálidas. Con la fuerza de sus propios músculos vuela a regañadientes y sólo a distancias cortas.

La forma de volar se asemeja a la de una cigüeña negra, el ave tiene que dar un par de saltos para levantarse en el aire. Vuela en agosto y septiembre y regresa a finales de marzo y abril.

Tamaño y peso

Una cigüeña blanca es una especie bastante grande, que tiene una longitud de 100 a 115 cm y una altura de 100 125 cm. Posee una envergadura que varía de 155 a 215 cm y su peso es de 2,3 a 4,5 kg, y al igual que todas las demás cigüeñas, esta tiene unas patas largas, un cuello extenso y un pico extendido, recto y puntiagudo.

Colores

El dimorfismo sexual está mal marcado en esta especie ya que ambos sexos son iguales en apariencia, solo son diferentes en su tamaño, los ejemplares machos son en promedio un poco más grandes que los ejemplares hembras. Las plumas son principalmente blancas con zonas  negras; el negro es el resultado del pigmento melanina en estas plumas; las plumas en el pecho son largas y los charcos forman un orificio que se utiliza en algunos comportamientos de apareamiento.

Los iris son marrón oscuro o gris y la piel alrededor de las órbitas es negra. Las aves adultas tienen un pico rojo claro y patas rojas, cuyo color proviene de los carotenoides en su dieta. Estudios realizados en algunas partes de España han demostrado que las cigüeñas que comen el crustáceo invasor Procambarus clarkii son aún más brillantes en color.

Los polluelos de estas cigüeñas también tienen un pico rojo claro, mientras que el pico de los polluelos de cigüeñas en general es de un gris oscuro. El cambio de color se asocia a la deposición de astaxantina, derivada de carcinomas ingeridos, en los tejidos de la cigüeña.

Como en el caso de otros ejemplares pertenecientes a la familia de las cigüeñas, las alas son largas y anchas, cosa que les permite deslizarse, además estas aves en el vuelo de aleteo, genera impactos del ala que son lentos y regulares. Esta ave vuela con el cuello extenso hacia adelante y las enormes patas suelen estar extendidas mucho más allá del extremo de su breve cola.

Estando en tierra esta ave se mueve a un ritmo tanto pausado como firme, con su cuello altivo hacia arriba, aunque por el contrario, cuando este animal descansa, a menudo esconde la cabeza entre los hombros.

Después de la eclosión, el nido de la cigüeña blanca está parcialmente cubierto con plumas cortas, raras y blanquecinas. Esta primera capa de plumas es reemplazada por una cobertura más gruesa de plumón blanco y peludo después de aproximadamente una semana. Después de tres semanas, un ave joven crece con plumas negras.

Durante la eclosión, el pollito tiene las patas rosadas, que luego se vuelven entre gris y negro. Su pico es negro con una punta color marrón, y al momento de mudar, el plumaje de un ejemplar juvenil es similar al de un ave ya en etapa de adultez, aunque las plumas de color negro tienden a ser de color marrón y tanto el pico como las patas son más oscuros, de coloración rojo parduzco o anaranjado.

El pico suele ser naranja o rojo con un extremo oscuro. El pico se vuelve completamente rojo (como en las aves adultas) el verano después de la eclosión, pero los extremos negros persisten en algunos individuos. Las cigüeñas jóvenes eventualmente toman plumaje a la edad de dos años.

Este animal hermoso es  blanco excepto en los alerones que son negros. Las patas y el pico en las aves adultas son rojos, en las jóvenes de color naranja sucio. El cuello es largo, en vuelo estirado hacia adelante. Piel alrededor de los ojos de color negro, marrón oscuro o gris iris.

Canto

La voz de la cigüeña blanca es débilmente pronunciada. Se comunica con su pico, hace un estruendo que se utiliza para saludar a la pareja en el nido y para defenderse de los competidores en el nido. También su ritual de cortejo es acompañado por un extenso picoteo común.

Un sonido característico es el clekot, que se puede escuchar durante la bienvenida de una pareja de aves en el nido, pero también cuando la cigüeña está preocupada, por ejemplo, por la aparición de una cigüeña extraña en el nido. Para emitir este sonido, dobla el cuello hacia atrás, de modo que coloca la cabeza sobre la espalda (excepcionalmente, lo hace también en vuelo).

Sonido de la Cigüeña Blanca (Ciconia ciconia)

Comunicación

En la especie, los músculos de la siringe se reducen, el sonido principal emitido por la Cigüeña Blanca adulta es un chasquido de pico fuerte, que ha sido comparado con el fuego de una ametralladora distante. Se dice que golpea, se quiebra y se quiebra el sonido.

El ave hace este ruido abriendo y cerrando rápidamente su pico de manera que cada vez que sus mandíbulas se juntan, se hace un chasquido, amplificado por su bolsa de garganta, que actúa como una caja de resonancia. Utilizados para diversas interacciones sociales, estos estallidos de pico generalmente se hacen cada vez más fuertes, y a ritmos distintivos dependiendo de la situación, por ejemplo, más lentos durante la cópula y más rápidos cuando se empujan como una llamada de alarma.

Las voces de los adultos sólo pueden oírse cuando producen silbidos débiles y apenas audibles; sin embargo, las aves jóvenes pueden producir silbidos secos, varios chirridos y maullidos para reclamar su alimento. Al igual que los adultos, los jóvenes también pueden chasquear sus picos.

Las Cigüeñas Blancas también muestran un comportamiento en el que un individuo tira rápidamente su cabeza hacia atrás de modo que sus gorras tocan su espalda, antes de mover lentamente su cabeza hacia adelante, todo ello varias veces. Este comportamiento se utiliza como saludo entre pájaros, después de la relación sexual, y también como actitud amenazante.

Igualmente tal sonido puede ser utilizado por los polluelos. Las parejas reproductoras son territoriales durante el verano, y utilizan este acto, o se agachan hacia adelante, con la cola inclinada y las alas extendidas. Si las actitudes amenazadoras no son suficientes, las peleas entre varones estallan, a veces sangrientas y pueden durar varios días.

Imágenes de la Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

 

Alimentación

La Cigüeña Blanca consume una gran variedad de presas animales, estas aves prefieren comer en pastizales aproximadamente dentro de un radio de unos 5 mil metros de su nido y en lugares con vegetación corta, lo que hace que las presas tiendan a ser un poco más viables. La alimentación del ave varía dado la estación del año, también del lugar y la disponibilidad de las presas.

Las presas más comunes son los insectos, principalmente escarabajos y ortópteros (saltamontes, langostas y grillos), respectivamente el 49,5% y el 43,7% de los insectos en un estudio de tres años realizado en España a partir de pellets, con un 99,3% del número total de presas.

Luego vienen las lombrices de tierra, los reptiles, los anfibios, incluidas las ranas como la rana verde (Rana kl. esculenta) y la rana roja (Rana temporaria) y los pequeños mamíferos como los ratones de campo (incluidas las especies Microtus arvalis y Arvicola), los topos y las musarañas.

Atrapa a estos roedores y especímenes insectívoros vigilándolos mientras salen de sus agujeros. Con menos frecuencia, la Cigüeña Blanca también consume huevos de aves, aves jóvenes, peces, moluscos, crustáceos y, en el norte de África, escorpiones.

La Cigüeña Blanca caza principalmente durante el día; se traga a las presas pequeñas directamente, pero mata y corta a las presas más grandes antes de tragarlas. A veces ingiere objetos elásticos que cree que son lombrices de tierra, y éstos pueden causar la muerte del ejemplar por obstrucción intestinal.

Caza sin vergüenza en campo abierto y no duda en seguir las máquinas aradoras o trilladoras para consumir animales que han sido encontrados o desmenuzados por las máquinas. En África, también sabe aprovechar los incendios forestales que encuentran todo tipo de presas.

Las aves que regresan a Letonia durante la primavera han sido observadas para ver a sus presas, las ranas arvalis, siguiendo las llamadas reproductoras producidas por las reuniones de ranas macho. Se han logrado ver Cigüeñas Blancas invernando en la zona oeste de la India siguiendo a un antílope indio (antílope cervicapra) con la finalidad de atrapar los insectos que perturban el cuerpo del animal bovino.

La dieta de las aves no reproductoras es similar a la de las aves reproductoras, pero las presas se capturan con mayor frecuencia en zonas secas. Cuando las cigüeñas tienen varias semanas de vida, se necesitan casi 4 kg de alimentos al día para alimentar a una familia, además las Cigüeñas Blancas tienden a pasar el invierno en la India y en ocasiones se alimentan con la cigüeña lanuda (Ciconia episcopus).

Se han reportado casos de cleptoparasitismo, con una Cigüeña Blanca robando un roedor del Aguilucho Cenizo (Circus aeruginosus) en la India; por el contrario, se sabe que el Aguilucho Cenizo (Circus pygargus) compite con las Cigüeñas Blancas alimentándose de ratones de campo en partes de Polonia.

Apareamiento y reproducción

La Cigüeña Blanca se reproduce en áreas agrícolas abiertas cerca de los humedales, construyendo su gran nido de ramas en árboles, en edificios o en una plataforma artificial diseñada para este propósito.

Nidos

Los nidos se construyen generalmente en colonias sueltas, pero se han contado hasta nueve nidos en un mismo techo o zona. Por lo general, se encuentra a grandes alturas y está protegido de los depredadores terrestres, pero ocasionalmente se puede construir en el suelo.

La especie a menudo anida cerca del hábitat humano; los nidos pueden construirse en iglesias u otros edificios. Cada nido tiene una profundidad de uno a dos metros, un diámetro de 0,8 a 1,5 m y un peso de 60 a 250 kg.

Generalmente se utiliza año tras año, especialmente mientras más mayores más se usan. El macho regresa más temprano en la temporada y elige el nido. Los nidos grandes producen más crías volantonas, y parecen ser buscados. Un cambio de nido suele estar relacionado con un cambio en el apareamiento y una mala temporada de reproducción el año anterior, lo que hace que las aves jóvenes tengan más probabilidades de cambiar de lugar de nidificación.

Mientras que un ejemplar que llega a un nido suele quedarse a reproducirse, se han observado varias parejas en el suroeste de Polonia que colocan en el mismo nido antes de que uno decida establecerse allí.

Cuando el macho ha elegido el nido, las parejas se saludan con el pico chasqueante, con la cabeza volteada sobre la espalda. Cuando el acuerdo tiene éxito, a través de desfiles y caricias, el apareamiento da lugar a acrobacias audaces.

La mayoría de las veces, el ave debe pararse erguida, mientras su pareja aletea sus alas para equilibrarse poniéndose en cuclillas sobre ella. Las parejas se aparean frecuentemente durante el mes antes de que la hembra ponga los huevos. Las relaciones sexuales frecuentes suelen ser un signo de competencia entre las cigüeñas blancas.

Otras especies de aves a frecuentemente anidan en los enormes nidos de la Cigüeña Blanca. Entre los ocupantes más habituales se encuentran el Gorrión Común (Passer domesticus), el Gorrión molinero (Passer montanus) y el estornino común (Sturnus vulgaris); hay residentes menos comunes, como el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), el búho real (Athene noctua), el carraca europea (Coracias garrulus), la lavandera gris (Motacilla alba), el colirrojo negro (Phoenicurus ochruros), el grajilla occidental (Coloeus monedula) y el gorrión moruno (Passer hispaniolensis).

Huevos

En la Cigüeña Blanca, una pareja cría sólo una cría al año. La hembra suele poner cuatro huevos, pero ya se han reportado desoves de uno a siete huevos, tienden a ser estos huevos de un color blanquecino, aunque en ocasiones se pueden observar tanto sucios como amarillentos gracias a una capa pegajosa.

Miden una media de 72,58 × 51,86 mm y pesan de 96 a 129 g, de los cuales 10,76 g es de la cascara. Se pone un huevo cada dos días, pero la incubación comienza tan pronto como se pone el primer huevo, de modo que la eclosión, que comienza 33 a 34 días después, y es asíncrona. Ambos padres participan en la incubación durante el día, aunque la tarea es realizada en la noche por la hembra sola.

La temperatura y las condiciones climáticas en el momento de la eclosión son importantes; las temperaturas frescas y el clima húmedo reducen el éxito reproductivo al aumentar las tasas de mortalidad de los polluelos. Un estudio demostró que los pollos que emergen del huevo más tarde y llegan a la edad adulta tienen más polluelos que sus congéneres de nido que eclosionan antes.

El primer polluelo que sale del huevo suele tener una ventaja competitiva sobre los demás. Los polluelos más débiles o más pequeños a veces son matados por sus padres. Esto ocurre cuando los recursos alimenticios son insuficientes, ya que la reducción de la cantidad de crías aumenta las posibilidades de supervivencia de otros ejemplares.

Las cigüeñas no se atacan entre sí, los polluelos más fuertes en particular no son agresivos con los miembros más débiles de su cría como es el caso de algunas especies (cainismo), y el método de alimentación utilizado por los padres (regurgitación de grandes cantidades de alimento a la vez en el fondo del nido) no permite que los más fuertes se alimenten completamente a expensas de los más débiles; por lo tanto, el infanticidio por parte de los padres es la manera más efectiva de reducir el tamaño de la camada, aunque no se observa con frecuencia.

Polluelos

En el momento de la eclosión, los polluelos nacen con unos 75 gramos aproximadamente, la masa corporal de las crías aumenta muy rápidamente en las primeras semanas y alcanza una masa de unos 3,4 kg en 45 días; la longitud del pico aumenta linealmente durante unos 50 días. Las aves jóvenes son alimentadas con lombrices de tierra e insectos, que son regurgitados por los padres en el fondo del nido.

Los ejemplares jóvenes pueden alcanzar los picos de los padres y conseguir su comida allí. El agua se vierte directamente de los picos de los adultos a los picos de los polluelos. Los primeros diez días, los padres alimentan a las crías cada hora; cuando alcanzan la edad de dos o tres semanas, los adultos regresan cada dos horas, y las crías dejan el nido entre 58 y 64 días luego de la salir de huevo.

Nidos, Huevos y Crías de la Cigüeña blanca

Estado de conservación

BirdLife International estima que la población mundial tiene entre 500.000 y 520.000 ejemplares adultos, distribuidos en una superficie extremadamente grande de 6.320.000 km2, y con números probablemente en aumento. Una gran población de Cigüeñas Blancas se reproduce en Europa Central y Oriental: en un censo 2004-2005, en 28 países que representan el 88% de la población mundial, hay 52.500 parejas reproductoras en Polonia,

Existen una 30.000 en Ucrania, 20.342 en Bielorrusia, 13.000 parejas en Lituania (la densidad de población más alta), 10.700 en Letonia y 10.200 en Rusia; luego hay unas 5.500 parejas en Rumania, 5.300 en Hungría y 4.956 en Bulgaria. Ahora, en Alemania, la gran mayoría de las 4.482 parejas reproductoras se localizan en el este del país, principalmente en los estados federados de Brandeburgo y Mecklemburgo-Pomerania Occidental (hay en estos dos territorios 1.296 y 863 parejas, respectivamente, estos datos fueron contabilizadas en el año 2008).

Aparte de España como también de Portugal (33 217 y 7 684 parejas respectivamente contabilizado en el periodo 2004-2005), los ejemplares de Europa meridional como también los del occidente son en general mucho menos estables; por ejemplo, los ejemplares daneses eran solamente tres parejas en 2005.

En la región del Mediterráneo oriental, Turquía tiene una población significativa de 6.195 parejas reproductoras, y Grecia de 2.139 parejas en 2004-2005. En Europa Occidental, la Cigüeña Blanca sigue siendo un pájaro bastante extraño, aunque gracias a los esfuerzos de conservación se encuentra hoy día en constante incremento.

En 2004, los Países Bajos tenían 528 parejas reproductoras y 700 en 2008. En Francia, donde la especie casi había desaparecido en la década de 1970, actualmente se está recuperando en todo el país: había 973 parejas en 2004, aumentando a 1.750 en 2011, luego a 2.400 en 2017 y en 2008 había 601 parejas reproductoras en Armenia.

Medidas preventivas

La industrialización y los cambios en los métodos agrícolas (principalmente el drenaje de los humedales y la transformación de los pastizales en cultivos como el maíz y el algodón) iniciaron el declive de la Cigüeña Blanca en el siglo XIX: el último ejemplar salvaje en Bélgica fue visto en 1895, en Suecia fue en 1955, Suiza en 1950 y en los Países Bajos en 1991. No obstante, estos ejemplares han sido reintroducidos desde entonces en una gran cantidad de regiones.

Si bien fue considerada en 1988 como “casi amenazada” (NT) por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, desde 1994 ha sido considerada como un ave de “preocupación menor”. La Cigüeña Blanca es una de las especies cubiertas por el Acuerdo sobre la Conservación de las Aves Acuáticas Migratorias Africano-Eurasiáticas (AEWA).

Los signatarios del acuerdo deben participar en una amplia variedad de estrategias de conservación, descritas en un plan de acción detallado, para abordar cuestiones clave como la conservación de especies y hábitats, la gestión de la actividad humana, la investigación y la educación, además de su aplicación.

Las amenazas para la especie incluyen la continua disminución de los humedales, colisiones con líneas eléctricas aéreas, el uso de pesticidas persistentes (como el DDT) para controlar las langostas en África, lo que resulta en una alimentación deficiente en estas zonas de invierno, así como sequías, y la caza, en gran medida ilegal, en las rutas migratorias y en las zonas de invernada.

En Sudán, por ejemplo, se informa que cada año mueren 3.000 aves por la caza. La demografía depende principalmente de las tasas de supervivencia de los adultos y no del éxito reproductivo.

En la década de 1980, la población había descendido a menos de nueve parejas reproductoras en todo el valle superior del Rin, donde la Cigüeña Blanca fue un ave emblemática durante siglos. En esta área, los esfuerzos de conservación lograron aumentar la población de aves a 270 parejas en 2008, en gran parte gracias a las acciones de la Association pour la Protection et la Réintroduction des Cigognes en Alsace Lorraine (APRECIAL).

La reintroducción de los ejemplares criados en cautiverio ha menguado la baja en el número de especímenes en Italia, los Holanda y Suiza. Varias parejas también se reproducen en Sudáfrica, generalmente de la población invernal habitual.

En Polonia, se han añadido plataformas sobre postes eléctricos para evitar que el gran nido de pájaros cause problemas de distribución, y a veces los nidos se trasladan de un poste eléctrico a una plataforma artificial. El enterramiento de cables o siluetas de rapaces en pilones son estrategias estudiadas en los países industrializados para prevenir accidentes.

En los Países Bajos, las medidas para introducir aves criadas en zoológicos se han complementado con iniciativas voluntarias de alimentación y construcción de nidos. Se han establecido programas de reintroducción similares en Suecia y Suiza, donde se reprodujeron 175 pares en el año 2000, además la posibilidad a largo plazo de las poblaciones en suiza no viene siendo segura. Esto es porque el éxito en la reproducción es bajo y la alimentación no tiende a otorgar ningún tipo de ventaja a los polluelos.

Situación y protección de la especie en Polonia

En Polonia, la cigüeña blanca, junto con muchas otras especies animales, recibió protección legal en 1952 en virtud del Reglamento del Ministerio de Bosques sobre la introducción de la protección de especies animales.

Tras el cambio de sistema, la protección de la especie de cigüeña en Polonia fue sancionada en 1997 por la Ley de protección de los animales y actualmente se encuentra bajo estricta protección de las especies. Debido a la disminución de la población, la especie fue incluida en el programa de protección bajo el nombre “Cigüeña Blanca y su Programa de Protección de Hábitats” coordinado por la Sociedad Polaca de Amigos de la Naturaleza “pro Natura”.

Desde 1994, la población de cigüeña blanca ha sido observada en el marco de la vigilancia de las especies de aves (MFPG) llevada a cabo por la Inspección Jefe para la Protección del Medio Ambiente. Actualmente, en el marco de este programa, la población se considera estable.

La cigüeña anida y se alimenta en zonas incluidas en la red Natura 2000, sin embargo, al ser una especie sinantrópica, pocas parejas anidan en zonas protegidas. Con mayor frecuencia se designan zonas especiales de protección para proteger las zonas de alimentación de esta especie. Del mismo modo, las zonas de alimentación también están protegidas en los parques nacionales, por ejemplo, en el Parque Nacional de Biebrza y el Parque Nacional de Narew, donde se alimentan más de mil parejas.

Los parques paisajísticos juegan un papel importante para la preservación de la cigüeña blanca, especialmente aquellos ubicados en valles fluviales o con una proporción significativa de estanques piscícolas, como por ejemplo: Krzesinski Landscape Park, Warta Mouth Landscape Park, Nadbużański Landscape Park, Podlaski Landscape Park of the Bug River Gorge, Przemkowski Landscape Park o Barycz Valley Landscape Park.

Situación de la subespecie Ciconia ciconia asiatica

Se sabe poco sobre la población de subespecies de Ciconia ciconia asiatica. Diferentes estimaciones indican de 600 a 1450 parejas reproductoras. En Kazajstán, donde anida irregularmente casi exclusivamente en el sur del país, la subespecie está en peligro de extinción.

La población local está desapareciendo debido principalmente a la disminución del número de zonas de alimentación, estanques y lagos disponibles. En Uzbekistán hay una población relativamente grande.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Curiosidades

La cigüeña blanca es un ave migratoria, que en su mayoría viaja anualmente largas distancias entre sus zonas de cría y sus zonas de invierno en África al sur del Sahara. La cigüeña blanca es un piloto de planeador, que utiliza vientos de calentamiento (térmicos) para elevarse. Como no hay térmicas sobre el agua, la cigüeña blanca vuela alrededor del Mar Mediterráneo para llegar a África.

Desde mediados de los años ochenta, la población mundial de cigüeñas blancas ha aumentado considerablemente, lo que está muy bien documentado por los recuentos de cigüeñas. Las zonas de las que había desaparecido la cigüeña blanca podían ser repobladas. En Austria y Suiza, las poblaciones de cigüeñas blancas son hoy en día mayores que en el momento del primer censo de 1934.

Según las leyendas europeas, la cigüeña es la que trae a los bebés. Hans Christian Andersen hizo muy popular esta idea en su cuento de hadas. Según el folclore alemán, las cigüeñas llevan a sus madres a los bebés que han encontrado en cuevas o pantanos en una canasta o los dejan caer a través de una chimenea.

Los dulces en el alféizar de la ventana para las cigüeñas deben ayudar a satisfacer el deseo de tener hijos. Este folclore se ha extendido por todo el mundo, hasta Sudamérica.

Comportamiento

La cigüeña blanca es un ave gregaria; incluso se han logrado registrar bandadas de miles de ejemplares en las rutas de migración y en las zonas de invernada en África, además, las aves no reproductoras se reúnen en grupos de 40 o 50 durante la temporada de cría. La cigüeña de Abdim de plumaje oscuro más pequeña se encuentra a menudo con bandadas de cigüeñas blancas en el sur de África.

Las parejas reproductoras de cigüeñas blancas pueden reunirse en grupos pequeños para cazar, y en algunas áreas se ha registrado la nidificación en colonias. Sin embargo, los grupos entre las colonias de cigüeñas blancas varían ampliamente en tamaño y la estructura social está vagamente definida; las cigüeñas jóvenes se limitan a menudo a los nidos periféricos, mientras que las cigüeñas más viejas logran un mayor éxito reproductivo mientras que ocupan los nidos de mejor calidad hacia los centros de las colonias de cría.

La estructura social y la cohesión del grupo se mantienen por medio de comportamientos altruistas. Los excrementos de la cigüeña blanca, que contienen heces y ácido úrico, a veces se dirigen a sus propias patas, haciéndolas parecer blancas. La vaporización consecuente genera un refrescamiento y se conoce como urohidrosis.

Las aves que han sido anilladas a veces pueden verse afectadas por la acumulación de excrementos alrededor del anillo, lo que provoca constricción y trauma en las patas. La cigüeña blanca también se ha destacado por su uso como herramienta para exprimir el musgo en el pico y escurrir el agua a las bocas de sus polluelos.

Imágenes Anatómicas de la Cigüeña blanca

En la cultura

La Cigüeña Blanca, por su gran tamaño, su depredación de plagas y su nido cerca de los humanos, ha tenido un impacto significativo en la cultura y el folclore. En el antiguo Egipto, se asociaba con el bâ, el “alma“, del que era el jeroglífico. La palabra hebrea para esta cigüeña es “חסידה” (chasidah) y deriva de “חסד” (chesed), “bondad, misericordia“, según la creencia, se sabe que el ave ayuda a otros miembros de su especie.

Las mitologías griega y romana presentan a las cigüeñas como modelos de piedad para sus padres, que no mueren de viejos, sino que vuelan a las islas y toman la apariencia de seres humanos. Este pájaro es el protagonista de 2 de las fábulas de Esopo: La aradora y la cigüeña y El zorro y la cigüeña, es importante saber que este último inspiró a Jean de La Fontaine a escribir su fábula Le Renard et la Cigogne; el mismo autor también escribe Le Loup et la Cigogne.

También se cree que estas aves tienen una fuerte piedad filial, con una reputación de cuidar de sus padres ancianos, alimentarlos e incluso transportarlos. Una ley griega llamada Pelargonia, del griego antiguo “πελαργός” (pelargos) que se refería a esta cigüeña, exigía a los ciudadanos que cuidaran de sus padres ancianos.

Los griegos también creían que matar una cigüeña podía ser castigado con la muerte y en la antigua Tesalia, el ave habría estado protegida porque cazaba serpientes. El “odiado pájaro blanco de las serpientes largas” de Virgilio también se considera a menudo una referencia a la Cigüeña Blanca.

Virgilio igualmente también avisó que la llegada del “pájaro blanco” en primavera recuerda a los agricultores que es menester que planten sus viñas, también a principios del siglo XIX, sin embargo, los griegos mataron a muchas Cigüeñas Blancas luego de que los turcos, que las adoraban, abandonaran el país.

La Cigüeña Blanca no teme a los humanos mientras no sea molestada, y a menudo anida en edificios en Europa. En Alemania, las cigüeñas estaban protegidas porque se decía que sus almas eran humanas; la presencia de un nido en una casa debía protegerla de los incendios. Antiguamente en la catedral de Notre-Dame de Estrasburgo, un rayo cayó sobre el edificio en construcción y los trabajadores no volvieron a trabajar hasta que un par de Cigüeñas Blancas decidieron anidar en el andamio.

Los alemanes y holandeses animaron a las cigüeñas a anidar en sus casas para la buena suerte, a veces construyendo plataformas para este propósito. En Europa del Este, se pensaba que las cigüeñas que anidaban en una casa traían armonía a la familia, que un pueblo con muchas de estas aves produciría una buena cosecha, y que el animal podía predecir el tiempo: un temblor de las cigüeñas era una señal de mal tiempo.

Además, si el pájaro se paraba en una pata abría frío, y si chasqueaba el pico en el día sería soleado. En el Islam, la cigüeña (en árabe leklek o laqlaq por onomatopeya), está sujeta a una prohibición alimentaria como muchas aves rapaces, al igual que en el judaísmo, según el capítulo 14 de Deuteronomio.

Los primeros elementos de comprensión sobre la migración de las aves se deben al interés por la Cigüeña Blanca: el nombre Pfeilstorch (del alemán “arrow stork”) se refiere a las cigüeñas que han sido tocadas por flechas africanas y encontradas en Europa con el arma todavía en el cuerpo. Un caso bien conocido se refiere a un ejemplar encontrado en el verano de 1822 en la ciudad alemana de Klütz, totalmente taxidermizado con la flecha africana decorada, hoy está expuesto en la Universidad de Rostock.

La cigüeña blanca aparece en más de 120 sellos emitidos por más de 60 organismos emisores. Es emblemático de Alsacia, el ave nacional de Lituania desde 1973 y un símbolo de Bielorrusia. Es ampliamente utilizado en heráldica, a veces con una serpiente en el pico, como en los escudos de la familia Cicogna en Venecia o La Haya, Países Bajos. Fue la mascota polaca de la Exposición Universal de Hannover del año 2000. Durante varios siglos, se supo que las cigüeñas vivían sólo en países con una forma republicana de gobierno.

Cigüeñas y bebés

Una famosa leyenda del norte de Europa cuenta que la Cigüeña Blanca es la responsable de llevar a los bebés a sus padres jóvenes. La primera huella se remonta a 1840 con un poema grabado por el alemán Jean Frédéric Wentzel, pero este mito probablemente tenga un origen muy antiguo; fue popularizado por el danés Hans Christian Andersen en el siglo XIX con su cuento titulado Les Cigognes.

El folclore alemán detalló que las cigüeñas hallaban a sus bebés tanto en cuevas como en pantanos y los regresaban a sus hogares en una canasta, los colgaban sobre sus espaldas o los soportaban en sus picos, las cuevas debían contener la adebarsteína o “piedra de cigüeña”, pero los pájaros también podían encontrar niños en el Kindelsbrunnen o “fuente de los niños” en alemán.

Los recién nacidos se entregaban directamente a la madre o se dejaban caer en la chimenea. Las parejas que deseen tener un hijo podrían indicarlo colocando dulces para la cigüeña en el alféizar de la ventana. Desde Europa, el folclore se ha extendido por todo el mundo hasta Filipinas y Sudamérica.

En la mitología eslava, la cigüeña trae almas del paraíso, Iriy, a la Tierra en primavera y verano. En el folclore alemán, Holda da vida a los recién nacidos a partir de las almas de los difuntos y el ave es la encargada de llevar a los niños a sus padres.

Tales creencias aún continúan presentes en la cultura popular actual de gran cantidad de países eslavos, por medio del cuento infantil resumido se explica que las cigüeñas son los responsables en llevar a los niños a las madres del mundo. Los holandeses llaman al pájaro Ooievaar del odebaar alemán “portador de alma“.

Los eslavos vieron a la cigüeña como un amuleto de la buena suerte, y matar a uno de estos pájaros traería mala suerte, igualmente las leyendas y cuentos acerca del origen de los recién nacidos han aparecido en distintas formas a lo largo de la historia, y a los niños de los esclavos afroamericanos en ocasiones se les dice que los bebés blancos son traídos por las cigüeñas, en tanto que los bebés de piel morena nacen de los huevos de los buitres. Ahora, en Oriente, una simple mirada de pájaro es suficiente para que una mujer quede embarazada.

La durabilidad de este mito del recién nacido puede estar relacionada con el hecho de que aborda la incomodidad de hablar con los niños sobre el sexo y la maternidad. Las aves han sido asociadas por mucho tiempo con símbolos maternales, diosas paganas como Juno o Ilithyia hasta el Espíritu Santo, y la cigüeña puede haber sido elegida por su plumaje blanco (representando pureza), tamaño (lo suficientemente grande como para llevar a un recién nacido) o vuelo a gran altura (comparado con un vuelo entre la Tierra y el Cielo).

En la mitología griega, Antígona, hija de Laomedón, fue convertida en cigüeña por Juno, “quien permitió que el niño viera la luz del día “, después de haber disputado su belleza. La leyenda de los bebés y su relación con el mundo interior del niño fue estudiada por Sigmund Freud, y por Carl Gustav Jung, quien recuerda haberse escuchado a sí mismo contar esta historia para el nacimiento de su propia hermana.

El mito siempre se mantiene con los usos en los anuncios de nacimientos o en la publicidad de productos como los pañales. Entre los Pitufos, de la tira cómica de Peyo, es también la Cigüeña Blanca la que trae bebés en las noches de “luna azul”.

Un estudio a largo plazo, ha demostrado una correlación bastante engañosa entre el número de nidos de cigüeñas y la cantidad de nacimientos humanos se cita a menudo en la educación estadística básica como un ejemplo que muestra que la correlación no implica necesariamente causalidad: es una ilustración del sofisma cum hoc ergo propter hoc, a veces llamado “efecto cigüeña“.

Simbolismo más oscuro

El folclore alrededor de la Cigüeña Blanca también tiene aspectos negativos. Así, un cuento polaco cuenta cómo Dios hizo el plumaje blanco del pájaro, y cómo el diablo añadió el negro de sus alas, respirando impulsos buenos y malos en el animal.

En Alemania, los recién nacidos con discapacidades o mortinatos fueron explicados como si hubieran sido liberados accidentalmente por la cigüeña, o como castigo por malos actos pasados de sus padres; los angiomas de nacimiento a veces se denominan “Storchenbiss” (mordeduras de cigüeña).

La madre que estaba confinada a la cama antes de dar a luz fue llamada “picoteada” por la cigüeña. En Dinamarca, se dice que las parejas de cigüeñas arrojan una cría del nido y luego huevos en los años siguientes.

En la Inglaterra medieval, la cigüeña también estaba asociada al adulterio, quizás por sus aparentes desfiles nupciales, aseos y posturas que se interpretaban como fatuidad; reprendía a las mujeres infieles con picotazos, pero el sexo masculino no se preocupaba por su comportamiento moralista.

En la ficción

La novela The Stork Theft de Jean-Christophe Grangé (1994) cuenta la historia de la investigación de un ornitólogo aficionado que desmantela una red de traficantes de diamantes centroafricanos que utilizan las cigüeñas para transportar piedras preciosas a Europa durante su migración anual.

Edad de supervivencia

Las Cigüeñas Blancas generalmente comienzan a reproducirse a la edad de cuatro años, aunque algunos ejemplares pueden reproducirse tan pronto como a los dos años y no más tarde de los siete años de edad. El registro de longevidad conocido de una Cigüeña Blanca silvestre es mantenido por un individuo encontrado muerto 39 años después de haber sido anillado en Suiza, mientras que las aves cautivas han vivido por más de 35 años.

Cigüeña en medicina

Como muchos animales, las cigüeñas blancas también encontraron su uso en la medicina. Los médicos usaban casi todas las partes de sus cuerpos, polluelos de cigüeñas e incluso excrementos. El médico y botánico del siglo XVI Stefan Falimirz, en su obra Sobre las hierbas y su poder, escribió sobre las propiedades curativas de, entre otros, los estómagos y las heces de las cigüeñas.

Por ejemplo, la grasa de cigüeña se usaba para tratar podagra en la antigua Polonia, el estómago en polvo junto con el vino y el agua se suponía que trataba el envenenamiento en humanos y animales, y la sangre y la carne se usaban como agentes terapéuticos generales.

La cigüeña como ave de caza

Debido a los numerosos actos jurídicos nacionales e internacionales que la protegen, la cigüeña no es un ave de caza, pero en el pasado se cazaba ocasionalmente para obtener carne en suelo polaco.

La obra ornitológica polaca más antigua de 1584 de Mateusz Cygański menciona el consumo de cigüeñas[. Según Eugenio Janota, en 1849 hubo una gran hambruna en el este de Galicia. Los habitantes de Suchrowo (Ucrania de hoy) capturaron y mataron varias aves, incluyendo cigüeñas. Janota escribió sobre la carne de cigüeña: “Tiene un olor desagradable, es suave y desagradable al paladar”. La renuencia a comer carne de cigüeña en el círculo de la cultura cristiana se remonta al Libro Sacerdotal del Antiguo Testamento (Levítico 11:13-19).

Entre los pájaros tendrás repugnancia y no los comerás, porque son una abominación, como sigue: el águila, el buitre negro, el águila marina, todas las especies de cometas y halcones, todas las especies de cuervo, avestruz, búho, gaviota, todas las especies de halcones, cárabo, cormorán, ibis, cisne, pelícano, cigüeña, todas las especies de garza, abubillas y murciélagos.

También se sabe que se casaban cigüeñas blancas en África, originalmente utilizando jabalinas y arcos, aunque en la década de 1980 se utilizaron métodos considerados primitivos: flechas, bumeranes llamados safarrocos o eran capturadas con las manos desnudas.

Los cazadores furtivos de hoy también cazan cigüeñas. Según Berthold, 15.000 cigüeñas mueren anualmente por trofeos en Oriente Medio, así como en Francia y España, a pesar de las prohibiciones.

Parásitos y enfermedades

Los nidos de cigüeñas blancas son hábitats para una variedad de artrópodos pequeños, particularmente en los meses más cálidos después de que las aves llegan para reproducirse. Anidando en años sucesivos, las cigüeñas traen más material para forrar sus nidos y las capas de material orgánico se acumulan dentro de ellos.

El efecto general de la población de ácaros es incierto, los ácaros pueden tener un papel en la supresión de organismos nocivos (y por lo tanto ser beneficiosos), o pueden tener un efecto adverso en los polluelos.

Los propios pájaros hospedan especies que pertenecen a más de cuatro géneros de ácaros de las plumas. Estos ácaros, incluidos Freyanopterolichus pelargicus y Pelargolichus didactylus, viven en hongos que crecen en las plumas. Los hongos que se encuentran en el plumaje pueden alimentarse de la queratina de las plumas externas o del aceite de plumas.

Los piojos masticadores como el Colpocephalum cebra tienden a encontrarse en las alas y el Neophilopterus incompletus en otras partes del cuerpo. La cigüeña blanca también contiene varios tipos de parásitos internos, incluyendo Toxoplasma gondii y parásitos intestinales del género Giardia.

Un estudio de 120 cadáveres de cigüeña blanca de Sajonia-Anhalt y Brandeburgo, en Alemania, produjo ocho especies de trematodos (platija), cuatro especies de cestodos (lombrices) y al menos tres especies de nematodos. Una especie de platija, Chaunocephalus ferox, causó lesiones en la pared del intestino delgado en varias aves admitidas en dos centros de rehabilitación en el centro de España, y se asoció con un peso reducido.

Es un patógeno reconocido y causa de morbilidad en el picotenaza asiático (Anastomus oscitans) Más recientemente, el estudio realizado por J. Sitko y P. Heneberg en la República Checa entre 1962 y 2013 sugirió que las cigüeñas blancas de Europa Central albergan 11 especies de helmintos. Se informó que Chaunocephalus ferox, Tylodelphys excavata y Dictymetra discoidea eran los dominantes.

Las otras especies encontradas incluyeron Cathaemasia hians, Echinochasmus spinulosus, Echinostoma revolutum, Echinostoma sudanense, Duboisia syriaca, Apharyngostrigea cornu, Capillaria sp. y Dictymetra discoidea. Se demostró que las cigüeñas blancas juveniles albergan menos especies, pero la intensidad de la infección fue mayor en los ejemplares juveniles que en las cigüeñas adultas.

Video de la Cigüeña Blanca (Ciconia ciconia)

 

Gasto de energía

Las Cigüeñas Blancas dependen de las corrientes térmicas ascendentes del aire para poder elevarse y deslizarse por las largas distancias de sus migraciones anuales. Para muchos, la ruta más corta sería atravesar el mar Mediterráneo, pero las corrientes ascendentes no están por encima del agua, las cigüeñas generalmente hacen el desvío por tierra para evitar un vuelo trans-mediterráneo que requeriría un gasto energético prolongado.

Se estima que el vuelo batido metaboliza en promedio 23 veces más grasa corporal que el vuelo de ascensión. Para encontrar corrientes ascendentes, las aves forman grandes nubes, por ejemplo 500 ejemplares que vuelan 500 metros de ancho; cuando un ave ha detectado una columna de aire, el grupo deja de moverse y se eleva en forma de espiral después de ella.

Las corrientes ascendentes, que aumentan en número a medida que se desplazan hacia el sur, permiten que las aves se eleven a 1.200 o 1.500 m sobre el nivel del suelo, pero se han observado aves a una altitud de 3.300 m en el oeste de Sudán. Sin embargo, este método de vuelo depende del calor proporcionado por el sol y evita que las aves vuelen de noche.

En vuelo la Cigüeña Blanca puede alcanzar los 45 km/h. A veces se pueden realizar vuelos de larga duración sobre el agua, además, hay una joven Cigüeña Blanca que fue anillada en el nido en Dinamarca que fue hallada más tarde en Inglaterra, donde pasó ahí unos días antes de partir.

Luego fue vista sobrevolando St Mary’s, y llegó en mal estado a Madeira tres días después, esta isla se encuentra a unos 500 km de la costa africana y más o menos se encuentra dos veces más lejos del continente europeo. En Oriente Medio, la migración puede verse obstaculizada por el khamsin, ya que el viento que sopla trae consigo un clima tormentoso que no permite el vuelo. Los grupos de Cigüeñas Blancas esperan a que pasen las condiciones climáticas adversas, de pie a barlovento.

Sistemática y Evolución

El naturalista inglés Francis Willughby escribió sobre la cigüeña blanca en el siglo XVII, después de haber visto un dibujo que le envió su amigo y entusiasta de la historia natural Sir Thomas Brown de Norwich. La llamó Ciconia alba. Se trataba de una de las muchas especies de pájaros descritas originalmente por Linneo en el hito 1758, décima edición de su Systema Naturae, donde se le dio el nombre binomial de Ardea ciconia.

En 1760, el zoólogo francés Mathurin Jacques Brisson lo reclasificó como especie tipo del nuevo género Ciconia. Tanto el género como el epíteto específico, cǐcōnia, son la palabra latina para “cigüeña”, originalmente registrada en las obras de Horacio y Ovidio.

La palabra latina sobrevive en la mayoría de las lenguas románicas (cicogna, cigüeña, cegonha y otras similares). La palabra cigüeña deriva de la antigua palabra inglesa storc, y apareció en las obras del siglo X en el Glosario de Erfurt, donde la palabra se adjudica con Ciconia, y en las Homilías de Aelfric.

La palabra se relaciona con la vieja y elevada historia alemana, “cigüeña”, y palabras similares en muchos otros idiomas europeos, todos los cuales descienden del germánico sturko-z.

Hay dos subespecies:

  • Ciconia ciconia ciconia. Es la subespecie nominada descrita por Linnaeus en 1758.
  • Ciconia ciconia asiática. Fue descrita por el naturalista ruso Nikolai Severtzov en 1873.

La familia de las cigüeñas contiene seis géneros en tres grandes grupos: las cigüeñas de pico abierto y de madera (Mycteria y Anastomus), las cigüeñas gigantes (Ephippiorhynchus, Jabiru y Leptoptilos), y las cigüeñas “típicas”, Ciconia. Las cigüeñas típicas incluyen la cigüeña blanca y otras seis especies existentes, que se caracterizan por sus picos rectos y principalmente por su plumaje blanco y negro.

Sus parientes más cercanos son la cigüeña oriental de pico negro (Ciconia boyciana) de Asia oriental, que antes estaba clasificada como una subespecie de la cigüeña blanca, y la cigüeña maguari (Ciconia maguari) de Sudamérica. Las estrechas relaciones evolutivas dentro de Ciconia son sugeridas por similitudes de comportamiento y, bioquímicamente, a través del análisis tanto de secuencias de genes mitocondriales citocromos b como de la hibridación ADN-ADN.

Un fósil de Ciconia que representa el extremo distal de un húmero derecho ha sido recuperado de los lechos miocenos de la Isla Rusinga, Lago Victoria, Kenia. El fósil de 24 a 6 millones de años de edad podría haberse originado ya sea de una cigüeña blanca o de una cigüeña negra (Ciconia nigra), que son especies del mismo tamaño con estructuras óseas muy similares. El lecho del Mioceno Medio de la isla de Maboko ha arrojado más restos.

Especies similares

En su área de distribución, la cigüeña blanca puede ser fácilmente reconocida en el suelo, pero vista desde lejos, en vuelo, puede ser confundida con otras especies con patrones similares bajo sus alas, tales como tántalo africano (Mycteria ibis), pelícano (Pelecanus onocrotalus) o alimoche común (Neophron percnopterus).

El tántalo africano se distingue por su cola negra y su pico amarillo, más largo y ligeramente curvado. La Cigüeña Blanca también es ligeramente más grande en promedio que este tántalo. El pelícano blanco tiene patas cortas que no se extienden más allá de la cola en vuelo, mientras que el alimoche es claramente diferente a las cigüeñas.

El pelícano también vuela con el cuello retraído, la cabeza cerca de su cuerpo masivo, cuando la cigüeña lo extiende horizontalmente. Las plumas de los pelícanos también están más organizadas y sincronizadas que las plumas sueltas formadas de la Cigüeña Blanca.

El alimoche es más pequeño, con una larga cola que termina en punta, patas más cortas y una pequeña cabeza amarilla con un cuello corto. La Grulla Gris (Grus grus) también puede aparecer blanca y negra en climas muy soleados, pero sus patas y cuello parecen más largos en vuelo que los de la Cigüeña Blanca; visto desde lejos y bajo una fuerte luz, la parte superior de las alas de la Cigüeña Negra (Ciconia nigra) también puede aparecer pálida y parecerse a la Cigüeña Blanca.

Datos fósiles

El extremo distal del húmero derecho fosilizado de una cigüeña se encontró en capas miocenas de la isla de Rusinga en el lago Victoria, Kenia. Este fósil tiene entre 24 y 6 millones de años y podría ser el de una Cigüeña Blanca o Cigüeña Negra (C. nigra), que son de tamaño equivalente y tienen una estructura ósea muy similar. Un carpo-metacarpo de las capas del Mioceno Medio en la isla de Maboko presenta las mismas dificultades de identificación.

Subespecies pertenecientes a la especie Ciconia ciconia

Existen dos subespecies:

  • Ciconia ciconia ciconia.
  • Ciconia ciconia asiática.

Dibujos e Ilustraciones de la Cigüeña blanca

Cigüeña Blanca
5 (100%) 1 vote

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here