Abejarucos

2889

Los abejarucos son un grupo de aves paseriformes de la familia Meropidae que contiene tres géneros y 27 especies. La mayoría de las especies se encuentran en África y Asia, y algunas en el sur de Europa, Australia y Nueva Guinea. Se caracterizan por un plumaje ricamente coloreado, cuerpos esbeltos y, por lo general, plumas centrales en la cola alargadas. Todos tienen un pico largo y con alas de mediano a largo, que pueden ser puntiagudas o redondas. El plumaje tanto masculino como femenino suele ser similar.

Como su nombre lo indica, los abejarucos comen principalmente insectos voladores, especialmente abejas y avispas, que son atrapados en el aire por los vuelos desde una percha abierta. El aguijón se elimina golpeando y frotando repetidamente al insecto sobre una superficie dura. Durante este proceso, se aplica presión al insecto, extrayendo así la mayor parte del veneno.

La mayoría de los que comen abejas son gregarios. Forman colonias que anidan en madrigueras excavadas en bancos de arena verticales, a menudo a orillas de un río o en terrenos llanos. Debido a que la mayoría vive en colonias, se puede ver un gran número de nidos juntos. Los huevos son blancos, con típicamente cinco a la nidada. La mayoría de las especies son monógamas, y ambos padres cuidan de las crías, a veces con la ayuda de aves relacionadas en la colonia.

Las rapaces pueden matar a los abejarucos; sus nidos son atacados por roedores y serpientes, y pueden portar varios parásitos. Algunas especies se ven afectadas negativamente por la actividad humana o la pérdida de hábitat, pero ninguna cumple los criterios de vulnerabilidad de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y, por lo tanto, todas son evaluadas como “menos preocupantes”. Su apariencia conspicua significa que han sido mencionados por antiguos escritores e incorporados a la mitología.

Para estas hábiles y elegantes maravillas aviares, los halcones todavía pueden ser una amenaza. Pero son las actividades humanas que impactan sus ecosistemas las que son más perjudiciales. En Chipre se disparan anualmente hasta 6.000 abejarucos europeos. Los abejarucos también a veces persiguen a los pájaros por comerse a sus abejas. No obstante, a estos pájaros les va bien.

Con su comportamiento de cría cooperativa y su amplio rango geográfico, los abejarucos parecen estar resistiendo en todo su territorio. La Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica actualmente a las especies apícolas como estables o de menor preocupación.

Abejarucos

Los abejarucos (Meropidae) forman una familia de aves de tamaño mediano, la mayoría de las cuales son nativas de los trópicos. Se colocan entre los Coraciiformes. El Gorrión Nocturno (Nyctyornis) a veces se separa como una familia separada Nyctyornithidae. La mayoría de las especies viven en campo abierto y acechan a los insectos que se alimentan de ellos en vuelo. A menudo las abejas y las avispas son el alimento preferido. Los abejarucos viven sociablemente y forman colonias de nidificación, que consisten en túneles en laderas arenosas.

El plumaje de muchas especies es predominantemente verde pero generalmente incluye una variedad de otros colores brillantes. Muchas especies tienen una raya negra que va desde el ojo hasta la base del pico largo y afilado. Se encuentran en todo el viejo mundo tropical y templado cálido, pero son más numerosos en las regiones tropicales de África y Asia. Algunas especies son migratorias, y las pocas que se reproducen en zonas templadas, como el abejaruco común o europeo, invernan en los trópicos.

La mayoría de los abejarucos son gregarios, y los ejemplares de algunas especies viajan en bandadas de cientos o miles de individuos. Los nidos de la mayoría de las especies son madrigueras coloniales, excavadas en la arena de las orillas de los ríos o en las carreteras. Los abejarucos capturan insectos en el aire; subsisten principalmente de abejas y avispas.

Los abejarucos son algo más de unas 20 especies de aves que componen la familia Meropidae. Los abejarucos como ya se ha mencionado se encuentran en hábitats abiertos y sabanas de las zonas templadas y tropicales del sur, que se extienden a través de África, el sur de Europa, el sur de Asia, el sudeste asiático y muchos otros lugares. Las especies que se reproducen en hábitats templados migran a los trópicos durante el invierno.

Los abejarucos tienen alas grandes y puntiagudas y una cola larga, generalmente con las dos plumas centrales bastante extendidas. Tienen el pico es largo, delgado, curvado hacia abajo y puntiagudo. Sus patas y garras son bastante pequeños y débiles y sólo se utilizan para posarse. Los abejarucos son de colores brillantes, más comúnmente con una tonalidad verde de base, y tienen marcas en negrita de amarillo, azul, rojo, marrón, negro y blanco. Casi todas las especies tienen una raya negra que atraviesa el ojo, conocida como “máscara”. Ambos sexos tienen un color y un patrón similar, al igual que las aves más jóvenes.

Los abejarucos tienden a comer en grupos, a menudo al aire libre. Se alimentan comúnmente persiguiendo y capturando insectos en el aire, una estrategia de búsqueda conocida como “halcón”. Fieles a su nombre, el alimento principal de la mayoría de las especies de abejarucos son las abejas y las avispas. Sin embargo, se captura una gran diversidad de insectos voladores, dependiendo de su disponibilidad local y estacional. Después de que una abeja o avispa es capturada en el pico, su abdomen es limpiado con fuerza contra una rama, causando que el veneno sea descargado.

Los abejarucos anidan en una madriguera excavada en un banco de tierra o en un acantilado de arena. Los túneles son tan largos como de varios metros, y tienen una cámara de anidación al final, en la cual se ponen de dos a seis huevos. Los sitios de anidación son generalmente coloniales, con un gran número de parejas que se reproducen en la misma vecindad, comúnmente cerca del agua. Ambos sexos comparten la incubación de los huevos y el cuidado de las crías.

El abejaruco europeo (Merops apiaster) es una especie de vientre azul, dorso de canela y garganta amarilla del sur de Europa y Asia occidental, que pasa el invierno en el África subsahariana y la India. El abejaruco de mejillas azules (Merops persicus) es una especie muy extendida, presente en África y Madagascar hasta Asia occidental. Esta especie tiene un cuerpo de color verde lima, con el pecho azulada, una garganta amarilla y marrón castaña, y una línea de ojos negra.

Como su nombre lo indica, el ave arco iris (Merops ornatus) de Australia es un abejaruco especialmente encantador y multicolor. Esta especie migra hacia el norte a Nueva Guinea después de su temporada de reproducción en la templada Australia.

Abejaruco coliazul o de cola azul (Merops philippinus)

Taxonomía de los Abejarucos

Reino: Animalia

Filo: Cordato

Clase: Aves

Orden: Coraciiformes

Familia: Meropidae

Hábitat y distribución

Los abejarucos tienen una distribución del Viejo Mundo, desde Europa hasta Australia. El punto céntrico de la variedad de la familia es África, aunque igualmente hay varios ejemplares en Asia. Las especies individuales se encuentran en: uno de Europa (el abejaruco europeo), Australia (el abejaruco arco iris) y Madagascar (el abejaruco olivarero, que también se encuentra en el continente africano).

De los 3 géneros, el Merops, el cual posee la mayoría de los ejemplares, habita a lo largo de todo el despliegue de la familia. Nyctyornis está restringida al continente asiático, partiendo en la India y el sur de China hasta las islas indonesias de Sumatra y Borneo, el género Meropogon posee solamente un ejemplar restringido a Sulawesi en Indonesia.

Los abejarucos son bastante indiscriminados en su elección de hábitat. Sus exigencias son sencillamente una percha alta donde  van a observar a sus alimentos y una base de tierra adecuado para desenterrar su guarida reproductora. Debido a que su presa es totalmente voladora, no dependen de ningún tipo de vegetación. Una sola especie, el abejaruco de cabeza azul, se encuentra dentro de un bosque lluvioso cerrado, donde se alimenta cerca del suelo con poca luz en los huecos entre grandes árboles. Otras seis especies también están estrechamente asociadas con el bosque lluvioso, pero se encuentran en hábitats periféricos como a lo largo de ríos, en huecos de caída de árboles, en árboles que cuelgan de barrancos o en copas de árboles emergentes por encima del dosel principal.

Los ejemplares que se reproducen en áreas subtropicales o templadas de Europa, Asia y Australia tienden a migra. Los abejarucos de Europa que se aparean en el sur de Europa y Asia hacen su migración a oeste de Asia y sur de África. Otra urbe de os mismos ejemplares se aparean en Sudáfrica y Namibia; estas aves se desplazan el norte luego de aparearse. En Australia, el abejaruco arco iris migra en las áreas meridionales de su ambiente natural, emigrando a Indonesia y Nueva Guinea, aunque se da durante el año entero en el norte de Australia.

Varias especies de abejarucos son migratorias intraafricanas; por ejemplo, el abejero de garganta blanca se reproduce en el borde sur del Sahara y pasa el invierno más al sur en la selva tropical ecuatorial. El éxodo más inusitado es la del ejemplar carmine del sur, el cual posee un éxodo en 3 etapas; luego de reproducirse entre un grupo entre Angola y Mozambique, seguidamente se desplaza hacia el sur, a Botswana, Namibia y Sudáfrica, previo a trasladarse hacia el norte, a sus trascendentales áreas de invernada en el norte de Angola, Congo y Tanzania.

Distribución de los Meropidae

Características

Los abejarucos son morfológicamente un grupo bastante uniforme. Concurren muchas particulares con los Coraciiformes concernidos como el martín pescador y los rodillos, son de gran cabeza (aunque menos que sus parientes), cuello breve, plumaje brillante y patas chicas. Podrían sus alas ser semicirculares o puntiagudas, con la forma del ala apretadamente ordenada con el lugar de alimentación que más les gusta a los ejemplares y sus tendencias nómadas. Los ejemplares que poseen las alas más cortas y semicirculares se hallan en los ejemplares que son sedentarios y realizan vuelos cortos de búsqueda de alimento en bosques y cañaverales más densos. Los que poseen alas un poco prolongadas tienden a ser más nómadas. Todos los abejarucos son altamente aéreos; despegan fuertemente de las perchas, vuelan directamente sin ondulaciones, y son capaces de cambiar de dirección rápidamente, aunque sean los que raramente vuelan.

Las plumas de vuelo del ala comprenden 10 primarias, siendo la más externa muy pequeña, y 13 secundarias, y hay 12 plumas de cola.

Los picos de estos tipos de pájaros son curvos, largos y al final del mismo habrá punta aguzada. El pico puede morder fuertemente, particularmente en la punta, y se utiliza como un par de fórceps con los cuales se arrebatan los insectos del aire y se aplastan las presas más pequeñas. Las patas cortas tienen dedos débiles, y cuando se está moviendo en el suelo, el andar de un abejaruco es apenas más que un arrastrar las patas. Las patas poseen garras filosas las cuales se usan para ubicarse en áreas verticales y además son usadas para la cavar el lugar de la nidada.

Tamaño y peso

Los Abejarucos son aquellas hermosas aves de colores brillantes que comen insectos, estos integrantes de la familia Meropidae varían en longitud de 6 a 14 pulgadas (o sea de 15 a 36 cm).

Colores.

El plumaje de este grupo es usualmente muy brillante y en casi todos los ejemplares es en su mayor parte de un color verduzco, no obstante en ambos en su mayoría es de un color rosa. La mayoría de estos pájaros poseen una barra negra en el ojo y varios poseen gargantas y cabezas de distintos colores. La dilatación del verde en estos ejemplares va de casi consumado en el abejaruco verde a apenas cualquier tipo de verde en el ejemplar que posee la garganta blanca. 3 ejemplares, de África ecuatorial, no poseen ningún tono de verde en sus plumas, los mismos son negro, uno con cabeza azul y uno rosado. Muchas especies tienen plumas alargadas en el centro de la cola.

Existe escasa discrepancia visible entre ambos tanto macho como hembra, en la mayor parte del grupo, aunque en algunos ejemplares el iris es rojo en los machos y marrón-rojo en las hembras, y en los ejemplares de cola culebrera estos llegar a ser ligeramente más extensos en los machos. Tanto los abejeros europeos como los de barba roja tienen diferencias basadas en el sexo en el color de su plumaje, y la hembra del abejaruco arco iris tiene serpentinas de cola más cortas que el macho, que terminan en una forma de palo de la que carece. Pueden existir casos en los que los ejemplares sean a un nivel sexual, dicromáticos en la parte ultravioleta del espectro de color, que los individuos no logran observar. Un estudio realizado en un ejemplar de cola azul se halló que los machos tenían más colores que las propias hembras a la luz ultravioleta. En general, los jóvenes son similares a los adultos, a excepción de las dos especies de Nyctyornis, en las que las crías tienen principalmente plumaje verde.

Canto

Los abejarucos tienen llamados que son característicos para cada especie. La mayoría suenan simples para el oído humano, pero muestran una variabilidad significativa cuando se estudian en detalle, llevando información significativa para las aves.

La mayoría de los abejarucos son aves muy ruidosas. Las bandadas de abejarucos migratorios que se elevan por encima de la cabeza son fácilmente identificables por la “calidad sonora y ondulante de sus llamadas, mientras que el bullicio de una gran colonia de anidación se puede escuchar desde lejos”, como explica elocuentemente el Manual de las Aves del Mundo. Tienen una llamada de contacto más bien musical y continua, que se utiliza con frecuencia. Otras llamadas señaladas incluyen las de saludo, apaciguamiento, amenaza, alarma de depredador, cortejo y entrega de comida a los jóvenes. Algunas llamadas se describen como un “chillido profundo”.

Canto del abejaruco montano (Merops oreobates)

Alimentación

Los abejarucos son casi exclusivamente cazadores aéreos de presas de tipo insecto. La comida es capturada ya sea en vuelo incesante o más usualmente desde una percha exhibida donde el ave observa su comida. Los ejemplares más chicos y de alas circulares suelen realizar una cacería en las ramas más juntos al suelo, en tanto que los ejemplares más enormes cazan en las copas de los árboles o en los alambres. Una técnica inusual utilizada por los abejarucos de carmín es cabalgar sobre los lomos de las avutardas.

Las presas se pueden avistar a distancia; los abejarucos europeos pueden avistar a una abeja a 60 metros (o sea 200 pies) de distancia, y se ha observado a los abejarucos de mejillas azules volando a 100 metros (o sea a 330 pies) para atrapar grandes avispas. Se persigue a la presa se acerca directamente o por detrás. La presa que aterriza en el suelo o en las plantas no suele ser perseguida. Las presas pequeñas pueden comerse en el ala, pero las presas capturadas más grandes son llevadas a la percha donde son golpeados hasta que mueren y luego son desmenuzados.

Los insectos con picaduras venenosas son golpeados primero en la rama y luego, con los ojos cerrados, se frotan para descargar el saco de veneno y el aguijón. Este comportamiento es innato, como lo demuestra un ave joven en cautiverio, que realizó la tarea cuando fue presentada por primera vez con abejas silvestres. Esta ave fue picada en los primeros cinco intentos, pero fue probada con diez abejas, era tan hábil en el manejo de abejas como las aves adultas.

Los abejarucos consumen una amplia gama de insectos; más allá de unas cuantas mariposas desagradables, consumen casi cualquier insecto, desde las diminutas moscas Drosophila hasta los grandes escarabajos y libélulas. En algún momento se ha registrado que los consumidores de abejas comen escarabajos, moscas de mayo, moscas de piedra, cigarras, termitas, grillos y saltamontes, mantis, moscas verdaderas y polillas.

Para muchas especies, la presa dominante son las avispas y las abejas que pican a los miembros del orden de los himenópteros. En una encuesta de 20 estudios, la proporción de la dieta compuesta por abejas y avispas variaba entre el 20% y el 96%, con una media del 70%. De estas abejas melíferas pueden constituir una gran parte de la dieta, hasta un 89% de la ingesta total. La preferencia por las abejas y las avispas puede haber surgido debido a la abundancia numérica de estos insectos de tamaño adecuado. Estas abejas intentan congregarse en una defensa masiva contra los abejarucos. En Israel, un abejaruco europeo fue documentado intentando comer un pequeño murciélago que había atrapado y que probablemente no cabía en su garganta.

Al igual que los martín pescador, los abejarucos regurgitan de su aparato digestivo  material no digerido, típicamente oblongos negros de 2 centímetros (0.8 pulgadas) de largo.

La depredación de las abejas melíferas

Si un colmenar se encuentra cerca de una colonia de abejarucos, se come un mayor número de abejas melíferas porque son más abundantes. Sin embargo, los estudios muestran que los abejarucos no vuelan intencionalmente al colmenar, sino que se alimentan de los insectos atrapados en los pastos y prados en un radio de 12 km (o 7,5 millas) de la colonia, esta distancia máxima se alcanza sólo cuando hay falta de alimento. Las observaciones muestran que las aves entran en el colmenar sólo en períodos fríos y lluviosos, cuando las abejas no salen de la colmena y otras presas de insectos son más difíciles de detectar para los abejarucos.

Muchos apicultores creen que los abejarucos son el principal obstáculo para que las abejas obreras no busquen alimento, sino que permanecen dentro de las colmenas durante gran parte del día entre mayo y finales de agosto. Sin embargo, un estudio realizado en el bosque de eucaliptos de la región de Alalous, a 80 km (50 millas) al este de Trípoli, Libia, demostró que los apicultores no eran el principal obstáculo para la alimentación de las abejas, que es lo contrario de lo que piensan los apicultores. La tasa de búsqueda fue mayor en presencia de las aves que en su ausencia en algunos casos. La comida media de las aves consistía en un 90,8 % de abejas melíferas y un 9,2 % de escarabajos.

La depredación es más probable cuando las abejas están trabajando o durante las migraciones pico, desde finales de marzo hasta mediados de abril, y a mediados de septiembre. Las colmenas cerca o debajo de árboles o cables aéreos también están en mayor riesgo a medida que las aves se abalanzan sobre los insectos voladores desde estas perchas.

Apareamiento y reproducción

Los abejarucos son monógamos durante la temporada de nidificación, y en las especies sedentarias, las parejas pueden permanecer juntas durante varios años. Los apicultores migratorios pueden encontrar nuevas parejas cada temporada de cría. Las exhibiciones de cortejo de los abejarucos son poco espectaculares, con algunos llamados y levantamiento de la garganta y las plumas de las alas. La excepción es el rendimiento del abejaruco de garganta blanca. Su “exhibición de mariposas” involucra a ambos miembros de una pareja que realizan un vuelo de exhibición de deslizamiento con batimentos de alas poco profundos; luego se posan uno frente al otro, levantando y doblando sus alas mientras cantan. La mayoría de los miembros de la familia se dedican a la alimentación de cortejo, donde el macho presenta presas a la hembra, y dicha alimentación puede explicar gran parte, si no toda, la energía que las hembras necesitan para la creación de huevos.

Como casi todos los Coraciiformes, los abejarucos hacen nidos de cavidades. En el caso de los abejarucos, los nidos son madrigueras excavadas en el suelo, ya sea en los lados de los acantilados de tierra o directamente en suelo nivelado. Ambos tipos de lugares de anidación son vulnerables, los que se encuentran en terrenos llanos son vulnerables al pisoteo y a los pequeños depredadores, mientras que los que se encuentran en acantilados, que a menudo son las orillas de los ríos, son vulnerables a las inundaciones repentinas, que pueden arrasar con docenas o cientos de nidos.

Muchas especies anidan en acantilados o en terrenos llanos, pero prefieren los acantilados, aunque el abejaruco de Böhm siempre anida en terrenos llanos. Las madrigueras son excavadas por ambas aves en pareja, a veces asistidas por ayudantes. El suelo o la arena se afloja con pinchazos del pico afilado, luego las patas se utilizan para patear el suelo suelto. Se ha sugerido que los depósitos de loess ribereños que no se desmoronan cuando son excavados pueden ser favorecidos por los abejarucos más grandes.

Puedne haber varias salidas falsas donde los nidos son excavados antes de ser abandonados; en especies solitarias esto puede dar la impresión de vivir en colonias incluso cuando no es el caso. El proceso de construcción de nidos puede tomar hasta veinte días para completarse, tiempo durante el cual la factura puede ser embotada y acortada. Por lo general, los nidos se utilizan para una sola temporada y rara vez son utilizados dos veces por los abejarucos, pero los nidos abandonados pueden ser utilizados por otras aves, serpientes y murciélagos como refugio y lugares de cría.

No se utiliza material de nidificación en la cavidad de cría. Se pone un huevo blanco cada día hasta que se completa la puesta típica de unos cinco huevos. La incubación comienza poco después de que se pone el primer huevo, y ambos padres comparten esta tarea durante el día, pero sólo la hembra por la noche. Los huevos eclosionan en unos 20 días, y las crías recién eclosionadas son ciegas, rosadas y desnudas. Para la mayoría de las especies, los huevos no eclosionan todos al mismo tiempo, por lo que si hay escasez de alimento sólo sobreviven los polluelos mayores. Los adultos y las crías defecan en el nido, y sus excrementos son pisoteados, lo que hace que la cavidad del nido sea muy maloliente. Los polluelos permanecen en el nido durante unos 30 días.

Los abejarucos pueden anidar como parejas individuales, colonias sueltas o colonias densas. Las especies más pequeñas tienden a anidar solas, mientras que los abejarucos de tamaño mediano tienen colonias pequeñas, y las especies más grandes y migratorias anidan en colonias grandes que pueden llegar a ser miles. En algunos casos, las colonias pueden contener más de una especie de abejaruco. En las especies que anidan gregariamente, las parejas reproductoras pueden ser asistidas por hasta cinco ayudantes, estas aves pueden alternar entre reproducirse y ayudar en años sucesivos.

Estado de conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) evalúa la vulnerabilidad de las especies en términos de población total y la tasa de disminución de la población. Ninguno de los abejarucos cumple con los criterios de vulnerabilidad de la UICN, por lo que todos son evaluados como “especies menos preocupantes“.

Las especies de campo abierto, que constituyen la mayoría de los consumidores de abejas, se han expandido en su mayor parte a medida que más tierra se convierte a la agricultura, pero algunas especies de bosques tropicales han sufrido disminuciones debido a la pérdida de hábitat, aunque ninguna especie o subespecie es motivo de grave preocupación. Hay alguna persecución humana hacia los abejarucos, con agujeros de nido bloqueados, adultos fusilados o encalados, o jóvenes tomados como alimento. En términos más generales, la destrucción involuntaria de nidos es problemática. Esto puede ocurrir a través del pisoteo del ganado, como en el caso del abejaruco de cabeza azul en Kenia, o la pérdida de bosques, con la conversión masiva del bosque nativo en plantaciones de palma aceitera en Malasia siendo particularmente preocupante.

Un estudio de la abeja carnicera del sur de Zimbabwe demostró que se ve afectada por la interferencia deliberada, la persecución y la pérdida de bosques, y que los sitios de nidificación se pierden debido a la mala gestión del agua, lo que provoca daños en las orillas de los ríos, la construcción de presas y la búsqueda de oro. Las colonias se están concentrando en los parques nacionales y el valle del Zambeze. El bien estudiado abejaruco europeo se suele encontrar atrapado y hasta disparado por la migración en países ribereños del Mediterráneo, y se estima que sólo en Chipre mueren entre 4.000 y 6.000 al año, pero con una población mundial de entre 170.000 y 550.000 parejas, incluso las pérdidas a esa escala tienen poco impacto global.

Curiosidades

Los apicultores son diurnos (activos durante el día), aunque algunas especies pueden migrar durante la noche si el terreno en ruta no es apto para detenerse o si están cruzando el mar. Los abejarucos son muy sociables, y las parejas que se sientan o descansan juntas a menudo están tan cerca que se tocan (una distancia individual de cero). Muchas especies son coloniales en la época de reproducción y algunas especies son también altamente gregarias cuando no anidan.

Las estructuras sociales de los abejarucos de garganta roja y del abejaruco de frente blanca han sido descritas como más complejas que las de cualquier otra especie de aves. Las aves existen en colonias ubicadas en acantilados donde anidan y tienen una estructura estable durante todo el año. Estas colonias típicamente contienen de cinco a 50 madrigueras, ocasionalmente hasta 200, y están compuestas por clanes de dos o tres parejas, sus ayudantes y su descendencia.

Los ayudantes son vástagos machos del año anterior. Dentro de la colonia, los machos alternan entre proteger a su pareja e intentar hacer cópulas forzadas con otras hembras. Las hembras a su vez intentan poner huevos en los nidos de sus vecinas, un ejemplo de parasitismo de cría. Algunos individuos también se especializan en cleptoparasitismo, robando presas recogidas por otros miembros de la colonia. La rutina diaria de la colonia es salir de los agujeros de anidación o de las ramas de los dormideros poco después del amanecer, asearse y tomar el sol durante una hora, y luego dispersarse para alimentarse.

Los territorios de alimentación están divididos por clanes, cada uno de los cuales defiende su territorio de todos los demás de la misma especie, incluidos los clanes de la misma colonia. Las colonias están situadas a varios cientos de metros de distancia y tienen poco que ver unas con otras, aunque los individuos jóvenes pueden dispersarse entre colonias. Como tal, se puede pensar que estas especies tienen cuatro niveles de parentesco social, la pareja individual, la unidad familiar, el clan y la colonia en su conjunto.

Los abejarucos pasan alrededor del 10% de su día en actividades de confort. Estos incluyen tomar el sol, bañarse en el polvo y en el agua. El comportamiento al sol ayuda a calentar a las aves por la mañana, reduciendo la necesidad de usar energía para elevar su temperatura. También tiene un aspecto social, ya que múltiples aves adoptan la misma postura. Finalmente, puede ayudar a estimular los parásitos en las plumas, haciéndolas más fáciles de encontrar y quitar.

Debido a su estilo de vida de anidación en hoyos, los abejarucos acumulan una serie de parásitos externos como ácaros y moscas. Junto con el sol, los baños de polvo (o baños de agua donde estén disponibles), así como el acicalamiento riguroso, mantienen las plumas y la piel en buena salud. Bañarse con agua implica hacer inmersiones poco profundas en un cuerpo de agua y luego regresar a una percha para prepararse.

Abejarucos en la cultura

Los abejarucos fueron mencionados por antiguos escritores como Aristóteles y Virgilio, quienes aconsejaron a los apicultores que mataran a las aves. Aristóteles sabía que los abejarucos anidaban al final de túneles de hasta 2 metros (6.6 ft) de largo y del tamaño de su nido. En la mitología griega, el Theban Botres fue fatalmente golpeado por su padre cuando profanó un sacrificio ritual de un carnero al dios Apolo al probar los cerebros de la víctima. El dios se apiadó de él, convirtiéndolo en un abejaruco.

Los antiguos egipcios creían que los abejarucos tenían propiedades medicinales, prescribiendo la aplicación de grasa de los abejarucos para disuadir a las moscas de morder, y tratando los ojos con el humo de las patas carbonizadas de los abejarucos para curar una dolencia femenina no especificada.

En el hinduismo, se pensaba que la forma del pájaro en vuelo se asemejaba a un arco, con el pico largo como una flecha. Esto llevó a un nombre sánscrito que significa “arco de Vishnu” y una asociación con dioses arqueros. Se creía que los escandalosos se reencarnaban en abejarucos, por el veneno metafórico que llevaban en la boca.

Las representaciones en el arte clásico son raras para pájaros tan llamativos. El único ejemplo conocido del Antiguo Egipto es un relieve, probablemente de un pequeño abejaruco verde, en una pared del templo mortuorio de la reina Hatshepsut, y en la villa de Agrippina se encontró un mural romano primitivo que representaba a los abejarucos de mejillas azules. Los abejarucos han sido representados en los sellos postales de al menos 38 países, siendo los abejarucos europeos y carmín los más comunes, con 18 y 11 países respectivamente.

Depredadores y parásitos

Los nidos de abejarucos pueden ser saqueados por ratas y serpientes y los adultos son cazados por aves rapaces como el gavilán de Levante. Los abejarucos pequeños y los de garganta roja son los anfitriones el indicador mayor y el indicador menor, ambas aves parásitos de la cría. Los jóvenes guías matan a los polluelos de los abejarucos y destruyen los huevos. La llamada mendicante de estas dos aves suena como dos polluelos abejarucos, asegurando un buen suministro de alimento de los adultos abejarucos.

Otros parásitos incluyen los piojos masticadores de los géneros Meromenopon, Brueeliaa y Meropoecus, algunos de los cuales son parásitos especializados de los abejarucos,
y la pulga rápida Echidnophaga gallinacea. El estilo de vida de los abejarucos que anidan en los hoyos significa que tienden a llevar una mayor carga de parásitos externos que las especies de aves que no anidan en los hoyos. Los abejarucos también pueden estar infectados por parásitos sanguíneos protozoarios del género Haemoproteus, incluyendo H. meropis.

Las larvas de mosca del género Fannia viven en los nidos de al menos los abejarucos europeos y se alimentan de heces y restos de comida. Su presencia y actividades de limpieza parecen beneficiar a los abejarucos en desarrollo.

Brillantes, gregarios y extravagantes

Son rápidos y feroces como un misil cuando se trata de asegurar una comida. Y pueden estar profundamente comprometidos con los demás. Estas son sólo algunas de las características de todas las especies de abejarucos que componen la familia Meropidae.

Con un nombre adecuado, estas aves arrancan sin miedo las abejas (y otros insectos voladores) del aire con su fuerte pico curvado hacia abajo, golpean la cabeza de la víctima contra una rama para aturdirla, frotan su culata contra una superficie para quitar el aguijón y eliminar las toxinas, y comen. La mayoría de las especies de abejarucos se encuentran en África y Asia, y algunas en el sur de Europa, Australia y Nueva Guinea. Son aves medianas y bulliciosas; los machos y las hembras se parecen mucho.

Aves de una pluma

Los abejarucos tienen uno de los sistemas sociales más complejos de todas las especies de aves. Muchas especies (pero no todas) son criadores cooperativos monógamos que viven en grandes colonias de más de 100 aves, pero pueden alcanzar las 200 aves si las condiciones son favorables. Los apicultores de ambos sexos alternan entre ser criadores y ayudantes en su clan. Cada ave vive en una familia extendida con miembros de cuatro generaciones superpuestas. Parecen reconocer a los padres, hermanos, descendientes, amigos y vecinos que anidan, probablemente por el reconocimiento de la voz. Este comportamiento cooperativo mejora enormemente la supervivencia de los polluelos. Las hembras dejan su grupo natal para unirse a la familia de su pareja.

Video del abejaruco australiano (Merops ornatus)

Todos los nombre que recibe el abejaruco

Los apicultores pertenecen a la Orden de los Coraciiformes, compartiendo el grupo con martines pescadores, momotos, todies, rodillos y cálaos. Las características comunes incluyen patas pequeñas con una fusión de los tres dedos delanteros, plumaje de colores brillantes y cavidades que anidan en bancos de tierra o árboles viejos. Se considera un ave de tamaño mediano, alcanzando 9.5 pulgadas de largo. Muchos nombres de abejarucos reflejan sus llamativas plumas, si no la falta de imaginación de los que los nombran: de garganta roja, cabeza azul, cabeza negra, barba roja, barba púrpura, mejillas azules, pecho de canela, frente blanca, rosado, y pequeños abejarucos verdes. Algunos nombres se remontan a su hogar: abejarucos australianos, europeos y somalíes.

La mayoría de las especies tropicales que comen abejas son en su mayoría no migratorias, pero algunas hacen viajes largos y dramáticos. El abejaruco del carmín realiza una migración elaborada en tres etapas, que aún no se comprende del todo. El abejaruco de frente blanca está ampliamente distribuido en el África subsahariana. Tiene la parte superior de color oliva, una frente y barbilla blanca, y una garganta roja. Su cola es cuadrada.

El abejaruco de garganta blanca, también encontrado en África, tiene partes superiores de color verde pálido, cabeza a rayas blanco y negro, garganta blanca (de ahí el nombre), banda negra en la parte superior del pecho, ojos rojos y pico negro. Se pueden distinguir de un vistazo: ¡el de frente blanca tiene la garganta roja, mientras que el de garganta blanca tiene la garganta blanca!

Dónde está el abejaruco y que le gusta comer?

Los abejarucos de frente blanco habitan sabanas boscosas, acantilados arenosos, praderas africanas y matorrales abiertos, especialmente en el Valle del Gran Rift de Kenia, a una altitud de 1.400 a 2.000 metros (4.593 a 6.562 pies). Evitan rotundamente los bosques pesados. Las colonias se encuentran en acantilados casi verticales y desnudos. Las aves normalmente cambian de sitio durante los meses previos a la temporada de reproducción. El sitio de la colonia está a 4.4 millas (de 4 a 7 kilómetros) del área de forrajeo.

Los abejarucos de garganta blanca se reproducen en una estrecha franja de estepa subdesértica a lo largo del borde sur del Sáhara, y luego migran hacia el sur a los bosques húmedos tropicales del oeste y centro de África durante la estación no reproductiva. Los hábitats más abiertos ofrecen más oportunidades para la alimentación de insectos.

Todos los abejarucos son nidificantes, cavando sus túneles con una cámara ovalada al final en busca de poner los huevos. Ellos ponen una sola nidada anualmente. Los cuidadores de zoológicos y de parques donde hay abejarucos fomentan este comportamiento de nidificación proporciona a estas aves tubos de tierra arenosos fijados horizontalmente en una pared vertical, para que puedan excavar sus nidos en el túnel.

Los abejarucos de frente blanco anidan en colonias con un promedio de 100 individuos, cavando dormideros y anidando agujeros en acantilados o bancos de tierra. Una población de abejarucos puede extenderse a lo largo de muchos kilómetros cuadrados de sabana, pero vendrá a la misma colonia para descansar, socializar y reproducirse.

Les gusta el festín insectívoro

Los abejarucos son insectívoros. Su dieta se compone principalmente de abejas, pero también se alimentan de otros insectos voladores, dependiendo de la estación del año y de la disponibilidad de presas. Se han observado dos métodos de caza. O bien hacen rápidos vuelos de venta ambulante desde las ramas inferiores de arbustos y árboles, o se deslizan lentamente desde su percha y se ciernen brevemente para atrapar insectos.

Los abejarucos en cautiverio que se encuentran en zoológicos reciben una dieta completa de grillos vivos, gusanos de harina y abejas frescas de alguna colmena cercana. Los abejarucos del zoológico tienen una experiencia culinaria similar.

Estos abejarucos regurgitan regularmente, lo que proporciona una gran cantidad de información para los investigadores. Encontraron que las aves explotan casi todos los insectos voladores diurnos que se encuentran en sus respectivos hábitats, pero las abejas siguen siendo las favoritas.

Vida familiar

Los abejarucos son diurnos, saliendo de los agujeros de los nidos después del amanecer. Se posan cerca, se pavonean, luego todos se dirigen al área de alimentación. Cada clan visita su propio territorio a una milla (2 kilómetros) de distancia durante la temporada de anidación (se alimentan más lejos cuando no están anidando). Las aves disfrutan de baños de sol y de polvo, lo que reduce los ectoparásitos. Durante la temporada de cría, utilizarán la tarde para comer arena, concha de caracol y otros artículos ricos en calcio. Hay una gran cantidad de visitas y socialización en diferentes madrigueras por la noche durante la temporada de anidación. Durante las épocas no reproductivas, los abejarucos llegan a sus dormideros antes del anochecer.

Los abejarucos de frente blanca anidan en colonias con un promedio de 100 individuos, cavando, descansando y anidando en agujeros en acantilados o bancos de tierra.

Son Cooperativos

El abejaruco M. bullockoides es un abejaruco colonial cooperativo. Aproximadamente la mitad de las parejas reproductoras reciben asistencia de aves adultas no reproductoras. Estos “ayudantes” ayudan en todos los aspectos de la anidación, lo que mejora significativamente el éxito de los polluelos. En el clan de la familia extendida de los abejarucos, en el que múltiples parejas pueden reproducirse simultáneamente (cría plural), los “ayudantes” son indispensables. Los estudios han demostrado que alrededor del 60 por ciento de las parejas reproductoras tienen de 1 a 5 ayudantes.

Pero con tantas posibilidades para que los ayudantes puedan contribuir, a menudo tienen que elegir cómo distribuir su ayuda entre varios receptores potenciales con los que están desigualmente relacionados. Un estudio reciente, que utilizó cinco años de datos de una población de abejarucos de color y genealógicamente conocida en Kenia, examinó el papel del parentesco en las decisiones de ayuda de las aves. Encontraron que, como era de esperar, los ayudantes abejarucos preferían ayudar a sus parientes genéticos más cercanos.

A veces, los futuros padres tienen que usar tácticas de mano dura para pelear con ayudantes dispuestos a ayudar. Stephen Emlen, de la Universidad de Cornell, pasó casi una década estudiando a los abejarucos de frente blanca. Él y su colega observaron a los padres inmiscuirse en la “vida amorosa” de su hijo y rogar por su noviazgo, interfiriendo con su estrategia de apareamiento. Si eso no funcionaba, incluso bloqueaban la entrada a la madriguera de su hijo, para evitar que su pareja entrara a poner sus huevos. Algunas aves cedieron y abandonaron sus propios esfuerzos reproductivos para ayudar a sus padres a criar otra nidada. En contraste, el abejaruco de garganta blanca es solitario, pero cooperativo. Algunas especies, como los abejarucos carmín del sur, son coloniales pero no cooperan.

En el zoológico

Dos especies de abejarucos prosperan en una jaula en las rocas africanas del zoológico de San Diego: el abejaruco de frente blanca y el abejaruco de garganta blanca. También hay una bandada de abejarucos de frente blanca en el Safari Park, en el camino hacia los gorilas. Esa colonia ha producido más de 100 polluelos a lo largo de los años, más que todas las otras 233 instalaciones de AZA juntas.

Sistemática

Los abejarucos fueron nombrados por primera vez como grupo científico por el polímero francés Constantine Samuel Rafinesque-Schmaltz, quien creó la subfamilia de aves Meropia para estas aves en 1815. El nombre, ahora modernizado como Meropidae, deriva de Merops, el griego antiguo para “apicultor”, y el término inglés “bee-eater” se registró por primera vez en 1668, refiriéndose a las especies europeas.

Se ha considerado que los apicultores están relacionados con otras familias, como los rodillos y el martín pescador, pero los antepasados de esas familias se apartaron de los abejarucos hace por lo menos cuarenta millones de años, por lo que cualquier relación no es estrecha. La escasez de fósiles no ayuda. Se han encontrado fósiles de abejarucos del Pleistoceno (hace 2.588.000 a 11.700 años) en Austria, y hay especímenes del Holoceno (desde hace 11.700 años hasta la actualidad) de Israel y Rusia, pero todos han demostrado ser del abejarucos europeo existente.

Las opiniones varían en cuanto a los parientes más cercanos del abejaruco. En 2001, Fry consideró a los abejarucos como los más probables, mientras que un gran estudio publicado en 2008 encontró que los abejarucos son hermana de todos los demás Coraciiformes (rodillos, rodillos de tierra, todies, momotos y martines pescadores). Un libro de 2009 apoyó el argumento de Fry, pero luego un estudio posterior en 2015 sugirió que los abejarucos son hermanos de los rodillos. Los documentos de 2008 y 2015 relacionaron a los abejarucos con los momotos del Nuevo Mundo.

Los abejarucos son generalmente similares en apariencia, aunque normalmente se dividen en tres géneros. Nyctyornis comprende dos grandes especies con largas plumas de garganta, el abejaruco de barba azul y el abejaruco de barba roja, ambos con alas redondeadas, un culmen estriado, fosas nasales con plumas y un estilo de vida relativamente lento. El abejaruco de barba púrpura es el único miembro de Meropogon, que es intermedio entre Nyctyornis y el típico abejaruco, con alas redondeadas y una “barba”, pero un culmen liso y sin plumas en la nariz. Todas las especies restantes se conservan normalmente en el género Merops. Existen relaciones estrechas dentro de este género, por ejemplo, el abejaruco de cuello rojo y el abejaruco de frente blanca forman una superespecie, pero los géneros sugeridos anteriormente, como Aerops, Melittophagus, Bombylonax y Dicrocercus, no han sido aceptados en general durante varias décadas desde que un documento de 1969 los unió en el arreglo actual.

Video del abejaruco esmeralda (Merops orientalis)

Géneros y especies pertenecientes a la familia Meropidae

La familia Meropidae contiene 27 especies en tres géneros.

Subfamilia Nyctyornithinae

  • Abejaruco barbirrojo – Nyctyornis amictus
  • Abejaruco barbiazul – Nyctyornis athertoni
  • Abejaruco de Célebes – Meropogon forsteni

Subfamilia Meropinae

  • abejaruco chico – Merops pusillus
  • Abejaruco persa – Merops persicus
  • Abejaruco esmeralda – Merops orientalis
  • Abejaruco gorgiblanco – Merops albicollis
  • Abejaruco golondrina – Merops hirundinaeus
  • Abejaruco coliazul – Merops philippinus
  • Abejaruco negro – Merops gularis
  • Abejaruco cabeciazul – Merops muelleri
  • Abejaruco gorgirrojo – Merops bulocki
  • Abejaruco frentiblanco – Merops bullockoides
  • Abejaruco pechiazul – Merops variegatus
  • Abejaruco montano – Merops oreobates
  • Abejaruco cabecinegro – Merops breweri
  • Abejaruco somalí – Merops revoilii
  • Abejaruco de Boehm – Merops boehmi
  • Abejaruco gorgiazul – Merops viridis
  • Abejaruco malgache – Merops superciliosus
  • Abejaruco australiano – Merops ornatus
  • Abejaruco europeo o común – Merops apiaster
  • Abejaruco cabecirrufo – Merops leschenaulti
  • Abejaruco de Malimba – Merops malimbicus
  • Abejaruco carmesí norteño – Merops nubicus
  • Abejaruco carmesí sureño – Merops nubicoides

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here