Colibríes

6790

Los colibríesTrochilidae”, son muy conocidos también como picaflores, tucusitos, zumbadores, pájaros mosca, quindes o ermitaños, estos son un conjunto de aves apodiformes endémicas de América las cuales cuentan con más de 300 especies. Son unos pequeños pájaros americanos que se caracterizan por el colorido de su plumaje, su manera de volar y por los hábitos peculiares de alimentación que tienen.

Emiten además los colibríes un zumbido con sus alas, las cuales mueven con mucha rapidez que las de cualquier otra ave, hasta el extremo de que no se logran distinguir cuando vuelan. (Colibrí significa alma de niño en “Itzá” que es una lengua maya).

Indice de Contenido

Colibríes

Según varios autores, como Charles Sibley, conforman su propio orden Trochiliformes, aunque para otros se encuentra clasificada dentro del orden Apodiformes en conjunto con los vencejos. Se encuentran entre sus integrantes varias de las aves más pequeñas del mundo. Comprende la familia más de 100 géneros los cuales se dividen en un total de 330 a 340 especies.

Hay algunas características asombrosas sobre el colibrí importantes de aprender, estas son sin duda, unas de las aves más fascinantes del mundo. El nombre colibrí o zunzún (en inglés Hummingbird) viene del hecho de que tales aves son capaces de emitir siempre un zumbido con sus alas cuando se encuentran en movimiento.

Se pueden mover las alas del colibrí hasta 80 veces por segundo. Cuando está un macho tratando de impresionar a una hembra puede aumentar el batido de sus alas hasta 200 veces por segundo. No posee el colibrí la capacidad de oler, aunque parecen ser atraídos estos pájaros por los colores de las plantas y de las flores, y pues en realidad el rojo es el color dominante al que se sienten atraídos los colibrís.

Es el colibrí la única especie de ave que posee la capacidad de volar en todas las direcciones. Son estas aves capaces de volar hacia delante, hacia atrás, de arriba hacia abajo, y al viceversa. Igualmente son también capaces de conservar energía minimizando su metabolismo a más o menos 1/15th de la velocidad estándar. En un período de tiempo corriente su corazón latirá más de 1 200 veces por cada minuto.

Al igual que otros pájaros, migra el colibrí en los tiempos más fríos del año, pueden estas aves migrar a 2 mil millas de distancia. Es de 500 millas sin parar el tramo sobre el Golfo de México. Generalmente vuelan estas aves a una velocidad de entre 20 y 30 millas por hora, no obstante, en ocasiones se les han visto volar tan rápido aproximadamente a unas 60 millas por hora.

Muere más de la mitad de todos los colibríes durante su primer año de vida. Es de hasta 4 años la esperanza de vida de los que sobreviven, no obstante, hay informes, no verificados, de ciertos colibríes que vivieron durante 12 años. Son muy interesantes los hábitos alimenticios de estas aves, se pueden alimentar hasta 8 veces cada hora, de 30 segundos a 1 minuto cada vez.

Poseen estas aves el mayor metabolismo natural de todos los animales en el planeta entero. Las fuentes principales de alimento para estos pájaros son el azúcar, el polen la savia y los insectos. Ellos pueden llegar a consumir hasta 3 veces su peso corporal en comida al día. Son los colibríes aves muy territoriales, y entre sí se pelean por el territorio y la comida. Desempeñan estas aves un papel activo en el importante proceso de polinización de las plantas de las cuales que consumen néctar. En ocasiones, los colibríes se encuentran en los árboles durmiendo boca abajo. Al parecer les va bien en cautividad, siempre y cuando se les otorgue un espacio amplio.

Colibrí de cuello rojo brillante en pleno vuelo
Colibrí de cuello rojo brillante en pleno vuelo

Taxonomía

  • Reino: Animalia.
  • Filo: Chordata.
  • Clase: Aves.
  • Orden: Apodiformes.
  • Familia: Trochilidae.

Hábitat y distribución

Frecuentan los colibríes lugares donde crecen las madreselvas y también otras plantas que son similares, esto porque se alimentan del néctar y de los pequeños insectos que encuentran también en el interior de las flores. Ya que estas aves van de una a otra planta, contribuyen a polinizarlas, de igual modo que hacen las abejas, pero a menor escala.

Los colibríes solamente se pueden posar en las ramas, ya que se ven imposibilitados para caminar o correr sobre el suelo. Construyen estos pequeños pájaros nidos utilizando telas de araña, líquenes y musgo, y luego los aseguran a las ramas y a las hojas resistentes, estando siempre muy por encima del nivel del suelo.

Entre sus integrantes podemos encontrar algunas de las aves más pequeñas del mundo, y también el ave más pequeña del mundo. Es fundamentalmente neotropical su distribución geográfica, es decir en Sudamérica aunque bien se extienden estas aves desde Alaska a Tierra del Fuego.

Hay más de 300 especies de colibríes en todo el mundo. Son los colibríes la segunda mayor familia de aves. Tiene este pájaro un cerebro muy grande, en comparación con su pequeño cuerpo, de todas las especies de pájaros. Viven todos los tipos de colibríes entre América del Norte y América del Sur.

Existen ciertas especies de colibríes que viven en Alaska, es pues ese el lugar más frío para ellos. El clima más cálido en que estos animales viven se encuentra en Chile. Ecuador es el lugar donde se encuentran más tipos diferentes de colibríes que en cualquier otro lugar del mundo, más  menos 163 de las especies se han logrado identificar en esta región.

Características

Los picaflores o los colibríes se alimentan del néctar que extraen de las flores y son unos polinizadores importantes, en especial de flores con corola de forma tubular. De igual modo que las abejas pueden estas aves calcular la cantidad de azúcar en una flor y pasar por alto aquella que no son adecuadas a sus necesidades. Prefieren los colibríes un contenido de azúcar de más o menos un 25% y si baja este contenido a menos del 15% pues no lo beben.

Es el néctar un alimento muy energético aunque es pobre en proteínas, en vitaminas y en minerales. Por esa razón los picaflores tienden a suplementar su alimentación con insectos y arañas y especialmente utilizan estos últimos estos para alimentar a sus crías.

Tienen la mayoría de los picaflores picos largos, rectos y finos, aunque en varias especies la forma del pico se encuentra adaptada para una especial alimentación. Los del género Chalcostigma poseen cortos y filosos picos para lograr alimentarse de flores con corola corta y también para poder perforar la base de aquellas que tienen corola larga. Otros poseen un pico curvo que utilizan en flores con corola, como las de la familia Gesneriaceae. Los de Avocettula recurvirostris son curvados hacia arriba al igual que los de avocetas, familia Recurvirostridae.

Se superponen y calzan las dos partes del pico del picaflor de tal manera que el picaflor puede abrir levemente el pico y sacar la larga lengua cuando catan el néctar. De igual modo que el Nectariniidae y a diferencia de los demás pájaros el picaflor posee una lengua que puede libremente curvar los bordes conformando un tubo que le permite probar fácilmente el néctar.

El vuelo de esta ave consume una cantidad de energía bastante enorme por tal razón el picaflor pasa una gran parte de su tiempo en reposo y también por eso requiere comidas frecuentes, consumiendo pues pequeños invertebrados además del néctar. Consume en total hasta cinco veces su propio peso corporal cada día. Pasan en promedio del 10 al 15% de su tiempo alimentándose y del 75 a 80% digiriendo y reposando.

Tamaño y Peso

Son los colibríes la más pequeña de todas las especies de aves en todo el mundo, además son los polluelos de estas aves tan pequeños que son del tamaño de un centavo. Es también el colibrí el más pequeño de todos los animales en el mundo que tienen columna vertebral.

El colibrí abeja es la especie viene siendo más pequeña de colibrí (pesa solo 2, 2 gramos) y es además el más pequeño de todas las aves en el mundo. La especie más grande en cambio es el colibrí gigante y pesa más o menos 20 gramos.

Colores

Se caracterizan por el colorido de su plumaje, las especies de aves de Phaethornithinae, los ermitaños presentan colores castaños, verdes, típicamente rojizos o gris. Les falta también el plumaje iridiscente de muchos colibríes, y el plumaje de las hembras y los machos son a menudo bastante similares (no existe dimorfismo sexual).

Los ermitaños pertenecientes al género típico, Phaethornis, poseen un pico largo y curvado; y tienen la base de la mandíbula de color rojo o amarillo, y son largas las dos plumas de la cola centrales “timoneras centrales” y las externas son de color blanco. Es plana la corona de la cabeza, y adjuntan una máscara oscura dos rayas faciales pálidas

Sonido

Las vocalizaciones son bastante comunes en los colibríes, estas aves no pueden cantar pero sí chirriar. Es un enano el colibrí zunzuncito o abeja “Mellisuga helenae”: es el ave más pequeña del mundo. Pesa poco más que una almendra su cuerpo color verde iridiscente. Se debe su nombre zunzuncito debe por el sonido que hace, y es aún más pequeño que su pariente el colibrí esmeralda zunzún.

Cuando varias especies vuelan en picado a unos 97 km por hora y despliegan su cola, explica el ornitólogo, emiten un sonido el cual no procede de sus cuerdas vocales, sino que proviene de la vibración de las plumas caudales cuando pasa a través de ellas el aire. En el cortejo, varias especies de colibrí casi llegan a duplicar la frecuencia del aleteo; otras solamente baten un ala.

Cuando un colibrí de Anna remonta el vuelo luego de un descenso en picado, se ve sometido a más o menos unas nueve veces la fuerza de la gravedad, que es una aceleración suficiente como para que un piloto de caza, que inclusive lleve un traje antigravedad, se desmaye.

Alimentación

Comen estas aves hasta 8 veces por hora, no obstante, cada sesión de alimentación solamente dura de 30 segundos a 1 minuto a la vez. El azúcar viene siendo la mayor parte de la dieta del colibrí, consumen esas aves el néctar de las flores, también comen el azúcar de savia de los árboles.

Hay en muchos lugares especies de colibríes que comen polen y pequeños insectos y, pero prefieren más azúcar ya que es lo que obtendrán cuando pueden, son muy oportunistas y van a comer todo lo que puedan con el fin de sobrevivir.

El colibrí no posee, en lo absoluto, la capacidad para oler. Muchas son las personas que creen que encuentran sus fuentes de alimento gracias a su olfato, aunque este no es el caso. Además tienen la capacidad de ralentizar su metabolismo cuando resultan difíciles de hallar las fuentes de alimentos. Creen muchos expertos que es una manera de evolución que les ha ayudado, a poder sobrevivir a lo largo de cientos y millones de años.

Cuando la es mucha comida, consumen estas aves hasta 3 veces su peso corporal todos los días. Poseen una lengüeta ranurada la cual está diseñada para ayudarles en el consumo del néctar y también otros tipos de comida. Tienen también un largo y tubular pico que está diseñado solamente para sus necesidades alimenticias.

En vez de un estómago, cuenta el colibrí con un saco en su zona de la garganta donde son almacenados los alimentos que consumen hasta que finalmente son pasados al intestino delgado. Cuando se trata de comer parecen estar siempre en un estado de frenesí. Es muy común hallar personas con comederos de aves en su propiedad. Si quizás deseas atraer a los colibríes hay varias formas de alimentarlos, esto hace que poder observarlos sea muy divertido y sencillo.

Varias personas han oído que no deberían tener un alimentador de néctar destinado a estas aves, han indicado los rumores que al hacerlo se puede estropear el patrón migratorio de aves como estas y que se queden atrás y mueran producto de las temperaturas extremadamente frías. Demuestran los estudios que esto no es algo muy cierto y los colibríes de manera instintiva se trasladarán hacia temperaturas más cálidas cuando ellas lo ameriten.

Estudios han demostrado que la comida asegura que más colibríes van a serán capaces de sobrevivir. A menudo requieren el doble de su peso corporal, con el objetivo de sobrevivir al proceso migratorio, para aquellos que no logran encontrar suficiente comida el viaje puede que resulte ser muy difícil para ellos.

No se dan cuenta muchas personas del valor que dan los colibríes a la naturaleza, muchos tipos de distintas plantas se polinizan gracias al trabajo del colibrí. Creen muchos expertos que existen varios tipos de plantas que solamente pueden ser polinizadas por este tipo de ave. Existen especies de colibríes que visitan al menos unas mil plantas cada día para consumir el néctar, por lo que su papel en la polinización es muy grande.

También demuestran los estudios que los colibríes parecen sentirse muy atraídos por el color rojo, y son las flores de este color a las que van a ir primero por el néctar. No se entiende verdaderamente por qué parecen estar tan atraídos a este color particularmente para alimentarse. Cuando hay abundancia de comida los colibríes van a pasar por alto a otras flores que poseen otros colores y solamente consumirán de las rojas.

Apareamiento y reproducción

Para lograr despertar el interés de la hembra, el macho hace una danza. Luego de que las hembras han sido fecundadas, construyen estos un pequeño nido forrado en el interior de tela de araña, liquen, algodón o musgo. Muy a menudo el nido es construido en un arbusto que tiene poca altura.

La hembra se encarga luego de poner dos huevos en un período de dos días y los empolla durante un periodo de 14 y 19 días. Posteriormente, los colibríes alimentan a sus crías por entre unas tres y cuatro semanas. La hembra se dirige al nido en este tiempo hasta 140 veces en el día para alimentar a sus pequeñas crías.

Curiosidades

Con sus movimientos vertiginosos y su atrayente plumaje, tales criaturas parecen ser un híbrido de plumas, carne y fuegos artificiales. Las alas de ciertas especies de colibríes baten hasta cien veces por segundo. Su corazón puede llegar a latir más de mil veces por cada minuto, y tragan néctar producto de un movimiento de la lengua el cual es casi invisible.

Bien sea en los jardines o en los bebederos para aves de los patios traseros de las casas, vienen siendo el mejor ejemplo de la belleza fugaz. No creo que haya quién pueda resistirse a la tentación de observarlos a mejor si es a cámara lenta, diseccionar sus movimientos y visualizar, aunque sea brevemente, de tal mundo.

Habitan los colibríes exclusivamente en toda América. Desde el sur de Alaska hasta Tierra del Fuego, hay más o menos unas 340 especies ya descritas. El lugar que posee mayor diversidad se encuentra en el norte de los Andes, en donde 290 especies viven en los nubosos bosques de las cumbres, en las selvas de tierras bajas y en todos los ecosistemas donde hay este medio. El más pequeño de estos pájaros puede llegar a pesar menos de dos gramos. En tanto que el más grande, que es conocido como: “el colibrí gigante”, que vive en Perú y Chile, pesa aproximadamente unos 20 gramos.

El hecho de ser estas las aves más pequeñas del mundo es solamente uno de los varios récords que manifiestan los colibríes. Son también las únicas aves que logran permanecer en vuelo estacionario durante 30 segundos o incluso más y las únicas que verdaderamente pueden volar hacia atrás.

También poseen el récord de ser el vertebrado con el metabolismo más rápido de todo planeta: llegó a la conclusión un estudio del año 2013 de la Universidad de Toronto de que, dado la velocidad con en que queman azúcar, si tuvieran los colibríes el tamaño de un ser humano, necesitarían tomar más de una lata de refresco de 330 mililitros por cada minuto de vuelo estacionario. No es de extrañar, que estas aves se enzarcen en combates aéreos por poseer el dominio de un buen terreno que tengan con flores cargadas de néctar.

La lengua con la que estas pequeñas aves liban las flores es un órgano bastante especializado, este es casi transparente, conformado por dos tubos enrollados como si están fueran láminas de celofán. En tanto el colibrí sorbe, su lengua entra y sale de una manera rápida y, tal como logró observar en el año 1852 el naturalista inglés William Charles Linnaeus Martin, “desaparece el líquido muy rápido, quizá sea por capilaridad.

Cuando Alejandro Rico-Guevara, quien fuera investigador postdoctoral de la Universidad de California en Berkeley, graba en película de alta velocidad a unos colibríes tomando de flores y de bebederos, logra descubrir que cada uno de los tubos de la lengua se despliega para tomar el néctar en solo una centésima de segundo. Posteriormente el ave bombea el líquido hasta la garganta apretando su pico.

El primer intento de poder examinar el vuelo del colibrí tuvo al parecer lugar, en la Alemania nazi a finales de la década de 1930. Contando con el apoyo del Servicio de Cine Educativo del Reich, 2 ornitólogos alemanes accedieron a una cámara que era capaz de rodar 1 500 fotogramas por segundo, que fue facilitada por un organismo de investigación militar. Con esta lograron los ornitólogos filmar dos especies de colibríes sudamericanos en el zoo de Berlín. El gobierno estaba desarrollando los primeros helicópteros para entonces –explica Karl Schuchmann, y Alexander Koenig de Bonn quien fuera antiguo responsable de aves del Museo de Investigación Zoológica- dice que  querían saber cómo lograban aquellas aves cernirse.

Mostraron las imágenes que los colibríes se parecían más a las moscas o a las abejas que a otras aves, ya que con las alas logran generar sustentación ya sea en el aleteo descendente como también en el ascendente. Cuando publicaron los ornitólogos su estudio en el año 1939, compararon pues los colibríes con el helicóptero de fabricación alemana Focke-Wulf.

Crawford Greenewalt en Estados Unidos, servía a la ciencia pero desde el otro bando de la guerra: era él un ingeniero del Proyecto Manhattan, el programa de Norte América que fabrica las primeras armas nucleares. Doce años luego de la publicación de los ornitólogos alemanes, Greenewalt retoma el hilo de tal investigación. Se había aficionado su esposa, Margaretta, a la observación de aves desde su casa de Delaware, y fue ella quien lo logró contagiar de lo que este calificó luego como: “la fiebre de los colibríes”. Se publicaron por primera vez sus fotografías de colibríes en la Geographic de noviembre del año 1960.

Insatisfecho Greenewalt con las cámaras de cine de alta velocidad disponibles que existían en su época, se fabricó la suya propia. Filmó con ella el vuelo de los colibríes en el interior de un túnel de viento casero y pudo captarlos a velocidades que superaban los 43 kilómetros por hora. Cuando los colibríes aceleraban partiendo de una posición estática en el aire, documentó Greenewalt cómo pasaba el plano de las alas de horizontal a vertical para poder redirigir el empuje.

Supusieron las nuevas imágenes una revolución, aunque no esclarecieron el misterio de cómo los colibríes son capaces de batir las alas a tal velocidad. Usualmente, cuanto más deprisa se contrae un músculo, dicho musculo menos fuerza genera. Por ello, se preguntaba ¿cómo generan estas aves la fuerza suficiente para lograr sustentarse?

En el año 2011, Tyson Hedrick y sus colegas lograron idear un método para despejar tal duda. Hedrick, quien es especialista en biomecánica animal de la Universidad de Carolina del Norte, sabía de antemano que las alas de los colibríes son distintas a las de sus parientes más cercanos, los vencejos. Los huesos alares de los brazos son relativamente más chicos, y la mayor parte del ala se encuentra compuesta por los huesos alares de las manos. Para poder tener una imagen exhaustiva del movimiento del ala a máxima velocidad, Hedrick con un sistema de rayos X combinó una cámara que dispara mil fotogramas por segundo.

Cuando observó fotograma por fotograma, mostraron los movimientos infinitesimales de los huesos alares unos patrones; después vio la secuencia completa en movimiento, y de tal modo pudo ver el funcionamiento del ala. Descubrió Hedrick que los colibríes, en lugar de batir las alas con un movimiento ascendente y descendente del hombro, estos lo que hacen es un movimiento giratorio. Les permite esta modificación algo así como “una rápida marcha”, de manera que un movimiento muscular milimétrico es suficiente como para que las alas diseñen un arco amplio.

Subfamilias pertenecientes a la familia Trochilidae:

  • Ermitaños – Phaethornithinae.
  • Colibríes – Trochilinae.
4.5/5 - (2 votos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here