Aves Del Paraíso

11752

Las aves de paraíso son miembros de la familia Paradisaeidae de la orden Passeriformes. La mayoría de las especies se encuentran en Indonesia oriental, Papua Nueva Guinea y Australia oriental. Los miembros de esta familia son quizás más conocidos por el plumaje de los machos de las especies sexualmente dimórficas (la mayoría), en particular las plumas altamente alargadas y elaboradas que se extienden desde el pico, las alas, la cola o la cabeza.

En su mayor parte están confinados a un denso hábitat de bosque lluvioso. La alimentación de todos y cada uno de los distintos ejemplares se encuentra determinada por la fruta y en una escala más baja por vlos artrópodos. Las aves de paraíso tienen una variedad de sistemas de reproducción, que van desde la monogamia hasta la poligamia de tipo lek, además unas cuantas aves de este tipo se encuentran amenazadas debido a la caza y también la pérdida de hábitat.

Indice de Contenido

Aves del paraíso

Paradisaeidae (aves del paraíso) Una familia de aves pequeñas a medianas que tienen plumaje irisado de colores brillantes y plumas elaboradas en la cabeza, el lomo, las alas y la cola; algunas también tienen barbas o plumas que se asemejan, además las hembras Atilas son de color apagado u opaco. El pico es corto a largo, recto y delgado, y muy curvado o enganchado. Las alas son cortas y redondeadas, la cola corta y cuadrada a larga y graduada. Las aves son arbóreas, se alimentan de insectos, ranas, lagartos, frutas y semillas, y anidan en una cavidad o tenedor de árbol. Sus plumas se utilizan en exhibiciones altamente elaboradas que también involucran sonidos vocales inusuales. Hay 20 géneros, con 43 especies, que se encuentran principalmente en Nueva Guinea, pero también en Australia y las Islas Molucas.

Las aves del paraíso son algunas de las aves más fascinantes del mundo. Esto se debe a la llamativa coloración de los machos de la mayoría de las especies, y a la amplia gama de comportamientos demostrados en el grupo. Los investigadores del comportamiento animal están particularmente interesados en las elaboradas exhibiciones de apareamiento realizadas por los machos de las aves del paraíso.

Las aves del paraíso son miembros de la familia Paradisaeidae, que probablemente evolucionó en la isla de Nueva Guinea. La familia está compuesta por 42 especies, 38 de las cuales se encuentran principalmente o en su totalidad en Nueva Guinea. Dos especies se encuentran solamente en las Islas Molucas al oeste de Nueva Guinea, y otras cuatro se encuentran principalmente o totalmente en el noreste de Australia.

Ave del paraíso republicana​ o ave del paraíso de Wilson (Cicinnurus respublica)
Ave del paraíso republicana​ o ave del paraíso de Wilson (Cicinnurus respublica)

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Cordato

Clase: Aves

Orden: Paseriformes

Superfamilia: Corvoidea

Familia: Paradisaeidae

Hábitat y distribución

El centro de la diversidad de aves de paraíso es la gran isla de Nueva Guinea; todos los géneros menos dos se encuentran en Nueva Guinea. Los que no lo son los géneros de un solo tipo Lycocorax y Semioptera, los dos frecuentes de las Islas Maluku, que quedan en la zona oeste de Nueva Guinea. De las aves fusileras del género Ptiloris, dos son endémicas de los bosques costeros de Australia oriental, una se encuentra tanto en Australia como en Nueva Guinea, y la otra sólo se encuentra en Nueva Guinea. El único otro género que tiene una especie fuera de Nueva Guinea es Manucodia, un representante que se encuentra ubicado al norte  del extremo de Queensland. Las especies restantes están restringidas a Nueva Guinea y algunas de las islas circundantes.

Muchas especies tienen áreas de distribución muy restringidas, particularmente un número de especies con tipos de hábitat restringidos como el bosque de montaña media (como ave del paraíso fastuosa o pico corvo negro) o las islas endémicas (como el ave de paraíso de Wilson).

En su mayoría, las aves del paraíso habitan en los bosques tropicales, esto también incluye a los bosques lluviosos, los pantanos y los bosques de musgo, casi todos ellos viven solos en los árboles. Varias especies han sido registradas en los manglares costeros. El ejemplar más austral, el ave del paraíso festoneada​ (Ptiloris paradiseus) de Australia, existe en las zonas boscosas y húmedas subtropicales y templadas. Como grupo, los Manucodia son los más plásticos en sus requerimientos de hábitat, en particular las aves del paraíso negra (Manucodia ater) que habitan tanto en bosques como en sabanas abiertas. Los hábitats de montaña media son el hábitat más comúnmente ocupado, con treinta de las cuarenta especies presentes en la franja altitudinal de 1000-2000 m.

Características

Las alas son redondeadas y en algunas especies se modifican estructuralmente en los machos para hacer sonido. Existe una considerable variación en la familia con respecto a la forma del pico. Los picos pueden ser largos y curvados, como el de una hoz y los pájaros fusileros, o pequeños y delgados como el Astrapias. Al igual que con el tamaño del cuerpo, el tamaño del pico varía entre los sexos, aunque las especies donde las hembras tienen picos más grandes que los machos son más comunes, particularmente en las especies que comen insectos.

Tamaño y peso

Las aves de paraíso están estrechamente relacionadas con los córvidos. El tamaño de las aves de paraíso varía desde el ave del paraíso real​ (Cicinnurus regiusa) con 50 g (1.8 oz) y 15 cm (5.9 in) hasta el ave del paraíso de Comrie​ (Manucodia comrii) con 44 cm (17 in) y 430 g (15 oz). El macho del ave del paraíso fastuosa o pico corvo negro (Epimachus fastosus), con su larga cola, es la especie más larga con 110 cm (43 in). En casi todos los ejemplares, las colas de los machos vienen siendo más enormes y extensas que las de las hembras, las desigualdades van de leves a extremas.

Colores

La diversificación del plumaje en ambos, tanto macho como hembra está estrechamente relacionada con el sistema de copulación. Las manucodas y los cuervos del paraíso, son socialmente monógamos, y además son sexualmente monomórficos, además lo son los dos ejemplares de Paradigalla, que son infieles a sus parejas. Todas estas especies tienen generalmente plumaje negro con cantidades variables de irisaciones verdes y azules. El plumaje femenino de las especies dimórficas es típicamente gris para mezclarse con su hábitat, a diferencia de los colores atractivos y brillantes que se encuentran en los machos. Los machos más jóvenes de estas especies tienen un plumaje similar al de las hembras, y la madurez sexual toma mucho tiempo, y el plumaje adulto completo no se obtiene hasta dentro de siete años. Esto proporciona a los machos más jóvenes la protección de los depredadores de colores más tenues, y también reduce la hostilidad de los machos adultos.

Canto

Pueden ser conocidos por su variedad de apariencia, pero las aves de paraíso son igualmente impresionantes por la diversidad de sonidos que emiten. Los machos usan sus cantos  para transmitir su ubicación y atraer a las hembras distantes con la finalidad de que vengan a mirar su exhibición de apareamiento. Cuando las hembras se acercan, los machos comienzan el cortejo colorido, que a menudo vienen con sus propios sonidos más íntimos.

Alimentación

La alimentación de las aves de paraíso está dominada por frutas e insectos, aunque también pueden consumir diminutas sumas de néctar y vertebrados de poco tamaño. La proporción de los dos tipos de alimentos varía según la especie, predominando la fruta en algunas especies y los artrópodos en otras. La proporción de los dos afectará a otros aspectos del comportamiento de la especie, por ejemplo, las especies frugívoras tienden a alimentarse en el dosel del bosque, mientras que los insectívoros pueden alimentarse más abajo en el piso medio. Los frugívoros vienen siendo bastante sociables que los que comen insectos, los últimos son más insociables y luchan por el territorio.

Incluso las aves de paraíso, que son principalmente comedoras de insectos, seguirán consumiendo grandes cantidades de fruta; y la familia es en general un importante dispersor de semillas para los bosques de Nueva Guinea, ya que no digieren las semillas. Las especies que se alimentan de frutas tienen un amplio rango de búsqueda de frutas, y mientras que pueden unirse a otras especies que comen frutas en un árbol frutal, no se asociarán con ellas de otra manera y no permanecerán mucho tiempo con otras especies.

La fruta se come en posición erguida y no desde el aire, y los pájaros de paraíso pueden usar sus patas como herramientas para manipular y retener su alimento, permitiéndoles extraer cierta fruta capsular. Hay algunas diferencias de categorías en la selección de fruta por ejemplar y cualquier ejemplar solamente consumirá un número definido de tipos de fruta en relación con la gran variedad disponible. Por ejemplo, el ave del paraíso trompetera​ (Phonygammus keraudrenii) y el ave del paraíso metálica​ (Manucodia chalybatus) comerán principalmente higos, mientras que el ave del paraíso de Lawes (Parotia lawesii) se centra principalmente en las bayas y el ave del Paraíso soberbia​ (Lophorina superba) y el ave del paraíso raggiana (Paradisaea raggiana) toma principalmente fruta capsular.

Apareamiento y reproducción

La mayoría de los ejemplares poseen rituales de reproducción ensayados, en tanto que los ejemplares Paradisaea usan un método de reproducción y cortejo tipo leks. Otras en cambio como los ejemplares de los géneros Cicinnurus y Parotia, realizan bailes de cortejo semejantes a un ritual. Los ejemplares machos no son monógamos en las especies dimórficas a nivel sexual, pero si son de una sola pareja en varias de las variedades de aves monomórficas. La mezcla es frecuente en estos pájaros, lo que sugiere que los ejemplares no monógamos de aves del paraíso están muy emparentados a pesar de estar engéneros diferentes. Muchos híbridos han sido descritos como nuevas especies, y hay dudas sobre si algunas formas, como el ave del paraíso con pico de lóbulo de Rothschild (Loborhamphus nobilis), son válidas.

Los investigadores han notado una relación entre el sistema de apareamiento y la dieta en las aves del paraíso. Las especies de pájaros poliginosos del paraíso que se exhiben en ligas (como el pájaro raggiana del paraíso) tienden también a comer principalmente frutas complejas. Se cree que esto se debe a que las hembras que buscan estos frutos vuelan largas distancias en el bosque y, por lo tanto, es probable que se encuentren con grupos de machos que se exhiben juntos.

Las especies poligíneas en las que se exhiben machos solitarios (como el magnífico pájaro del paraíso) tienden a comer insectos y frutas complejas. Para atrapar insectos, las hembras no necesitan volar largas distancias, por lo que es más probable que un macho sea visto y elegido como pareja si se muestra solo cerca del pequeño rango doméstico de la hembra.

Curiosamente, las aves poligíneas del paraíso también muestran bimaturismo sexual. Esto significa que los hombres y las mujeres maduran sexualmente a diferentes edades. Se cree que las hembras de estas especies comienzan a reproducirse cuando tienen 2-3 años de edad, mientras que los machos no adquieren plumaje maduro (y no se reproducen) hasta los 4-7 años de edad. Sin embargo, a los machos de estas especies les crecerá plumaje adulto a una edad más temprana cuando se mantengan solos en cautiverio. Esto sugiere que el retraso en la maduración del macho en el medio silvestre se debe a la supresión hormonal relacionada con la presencia de machos adultos ya maduros.

Las aves del paraíso construyen sus nidos con materiales blandos, como hojas, helechos y colgantes de vid, típicamente colocados en una rama para árboles. La cantidad habitual de huevos en cada nidada varía entre cada uno de los ejemplares y no se conoce con exactitud para cada ejemplar. Para las especies más grandes, casi siempre se trata de un solo huevo, pero las especies más pequeñas pueden producir nidadas de 2 a 3. Huevos. Los huevos rompen después de diez y seis a veintidós días, y los polluelos dejan el nido pasados los diez y seis y treinta días de haber nacido.

Los polluelos de las aves del paraíso salen del huevo regularmente sin plumas, no obstante varios nacimientos de estos polluelos vienen con unas pocas. Los pájaros acabados de nacer de las crías del paraíso no pueden ni caminar o siquiera estar de pies, los mismos necesitan de la madre pájaro del paraíso para hallar su alimentación. Las crías de los pájaros del paraíso son generalmente autónomas luego de haber cumplido un mes.

Estado de conservación

Aunque gran zona de Nueva Guinea aún se encuentra revestida de selva tropical, las mismas están siendo taladas o transformándose en zonas amplias para la agronomía. Asimismo, gracias al aumento de la población y también al progreso a nivel económico, la pérdida del hábitat debido a la deforestación se incrementará en el mañana. Varios ejemplares de aves del paraíso se localizan en zonas de distribución bastante restringidas, por ello la deforestación del lugar de vida y cría particular terminaría con la pérdida del animal.

Otros ejemplares se localizan en toda Nueva Guinea, aunque solamente centralmente en un nivel altitudinal específico. Por ejemplo, el ave del paraíso azul (Paradisaea rudolphi) convive sólo entre los 4.200 y 5.900 pies (1.300-1.800 m). Este ejemplar se halla bajo la amenaza del desgaste del hábitat que tiene que ver con la llegada de los humana a tales altitudes y se encuentra clasificada como vulnerable por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN).

Igualmente es una amenaza como la pérdida de hábitat, el hecho de que numerosas especies están amenazadas gracias a la caza en exceso. Luego de que los europeos hallaran las aves, se incrementó la compra del plumaje que servían para decorar, de tal manera que para 1900 las localidades de numerosas especies se habían minimizado de una manera considerable. Hoy día la importación del plumaje de estos pájaros a los Estados Unidos de norte América y a la mayor zona de Europa no es legal. No obstante, el plumaje y las pieles de estos tipos de pájaros aún continúan siendo de especial grado cultural para las comunidades aborígenes de las zonas elevadas de Nueva Guinea, ya que las usan para decorar.

6 de las 24 especies de aves que se localizan en Nueva Guinea que se piensa necesitan medidas rápidas de conservación son las aves paradisiacas. Para lograr conservar a los pájaros del paraíso de Nueva Guinea, se necesita elegir una red de extensas reservas de territorio selvático y tropical. La red de zonas protegidas tiene que ser diseñada con la finalidad de contener enormes zonas del hábitat de todas y cada una de las aves del paraíso que se hallan en Nueva Guinea.

Las reservas igualmente suministrarían un buen lugar para vivir a numerosas especies raras de otros tipos vida silvestre en la enigmática Nueva Guinea. Para que tales reservas logren ser instituidas con triunfo, tienen que ser manipuladas de tal forma que igualmente proporcionen caudales de vida llevadera para las poblaciones aborígenes del área. Uno de los enormes retos en un mañana vendría siendo equilibrar el progreso de la humanidad con la subsistencia del medio ambiente.

Curiosidades

La denominación de la contelación del hemisferio sur representa un ave de paraíso. En la Bandera de Papúa Nueva Guinea aparece un macho adulto plumado de un ave de paraíso. Los diversos miembros de la familia fueron perfilados por David Attenborough en Attenborough en Paradise.

El ejército indonesio tiene un Mando Militar de Área que lleva el nombre de «Cenderawasih«, como nombre local del ave. La pluma del pájaro del paraíso se utilizó en la corona real que llevaba el Rey de Nepal, antes del establecimiento de una república. Ahora, la corona se encuentra en el Museo del Palacio Naraynhiti.

Las condiciones climáticas donde conviven

Nueva Guinea es una isla extremadamente montañosa. Su establecimiento ecuatorial deriva en un clima tropical próximo al nivel del mar, no obstante debe ser con las situaciones más frías en las cordilleras. Asimismo, aquellos picos más elevados poseen heleros. Igualmente, las brisas oceánicas preponderantes llevan aire llenos de humedad hacia la isla, implicando en hasta 8 metros y medio de lluvia anualmente en varios sitios. Los lugares en el sitio de sotavento de los montes, podrían incluso llegar a ser muy secos. Las enormes variaciones del clima en Nueva Guinea generan la llegada de muchos hábitats distintos. Los diferentes ejemplares de aves del paraíso vienen siendo más bien determinados de tipos específicos de hábitat. Por ejemplo, el pájaro crestada del paraíso solamente se localiza en el bosque montano superior y también se le suele ver en los matorrales subalpinos, en tanto que el pájaro del paraíso trompetera solamente se halla en las zonas boscosas de las tierras bajas y de las montañas inferiores, y el ave azul del paraíso prefiere el bosque montano medio.

Relación con los seres humanos

Las sociedades de Nueva Guinea a menudo usan plumas de aves del paraíso en sus vestidos y rituales, y las plumas eran populares en Europa en siglos pasados como adorno para el milenio de las damas. La caza de estos hermosos animales por el plumaje y la ruina del hábitat han minimizado a varios ejemplares a un estado de peligro; la ruina del hábitat gracias a la tala de árboles es ahora la amenaza predominante.

Los más conocidos son los miembros del género Paradisaea, incluyendo tipos de especie como, el ave del paraíso mayor o ave del paraíso esmeralda grande (Paradisaea apoda). Esta especie fue descrita a partir de especímenes traídos a Europa de expediciones comerciales a principios del siglo XVI. Estos especímenes habían sido preparados por comerciantes nativos quitándose las alas y las patas para que pudieran usarse como decoración. Esto no era conocido por los exploradores, y en ausencia de información surgieron muchas creencias sobre ellos. Se pensó brevemente que eran el mítico fénix.

La condición de las pieles, a menudo sin pies y sin alas, llevó a la creencia de que las aves nunca aterrizaron, sino que fueron mantenidas permanentemente en alto por sus plumas. Los primeros europeos que se encontraron con sus plumas fueron los viajeros de la circunnavegación de la Tierra de Magallanes. Antonio Pigafetta escribió que «la gente nos decía que esas aves venían del paraíso terrestre, y las llamaban bolon diuata, es decir,”aves de Dios”, origen tanto del nombre «pájaro del paraíso» como del nombre específico apoda -sin patas. Un cuanto alternativo de Maximiliano Transilvano utilizaba el término Mamuco Diata, una variación de Manucodiata, que hasta el siglo XIX se usaba como un término análogo de pájaros de paraíso.

Caza

La caza de aves del paraíso se ha generado durante mucho tiempo, seguramente a partir del comienzo de la colonización de los seres humanos. Es una peculiaridad que entre los ejemplares  más frecuentemente cazados, los machos comienzan a aparearse pertinentemente inclusive anterior al cultivo de su plumaje decorativo. Esta puede ser una adaptación que mantenga los niveles de población frente a las presiones de la caza, que probablemente han estado presentes durante cientos de años».

El naturalista, explorador y autor Alfred Russel Wallace pasó seis años en lo que entonces se llamaba El Archipiélago Malayo, fotografiando, recolectando y describiendo muchos especímenes de animales y pájaros, incluyendo las grandes aves del paraíso.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la caza con el fin de proporcionar plumas para el comercio de milenios era extensiva, pero hoy en día las aves gozan de protección legal y la caza sólo está permitida a un nivel sostenible para satisfacer las necesidades ceremoniales de la población tribal local. En el caso de las plumas de Pteridophora, se fomenta la recogida de basura de las viejas arquetas de las aves emparradas.

Aves monógamas del paraíso

Nueve especies de aves del paraíso, incluyendo los del género Manucodia, son sexualmente monomórficas. Los machos y las hembras tienen una coloración que es igual o casi igual (tienden a ser marrones o negros), y ambos carecen del plumaje elaborado que caracteriza a la mayoría de las otras aves del paraíso. Estas especies son monógamas, es decir, los machos y las hembras se aparean con una sola pareja a la vez, y en algunas especies se aparean de por vida. Al igual en la mayoría de los ejemplares monógamos, los machos ayudan a las hembras a criar a los polluelos.

Estas especies se alimentan principalmente de frutas simples, como los higos. Este tipo de fruta es relativamente baja en nutrientes, comparada con las frutas e insectos complejos. Los científicos piensan que el sistema de apareamiento monógamo puede haberse desarrollado en estas especies porque dos padres son necesarios para proporcionar suficiente nutrición.

Ayudan con la reforestación

Además de habitar diferentes zonas ecológicas en Nueva Guinea, las diferentes aves del paraíso utilizan diferentes recursos alimenticios. Los dos tipos básicos de alimentos que se consumen son las frutas y los insectos. También hay dos grupos de frutas: las frutas simples ricas en hidratos de carbono, como los higos, y las frutas complejas con altos niveles de grasa y proteína, como las de caoba y nuez moscada. Las especies de aves del paraíso tienden a comer principalmente frutas simples (por ejemplo, el ave del paraíso trompetera), principalmente frutas complejas (por ejemplo, el ave del paraíso raggiana), o frutas complejas más cantidades significativas de insectos (por ejemplo, el ave del paraíso magnífica).

Cuando los animales comen frutos de árboles, también pueden digerir las semillas, o las semillas pueden pasar intactas a través del sistema digestivo. Si las semillas no son digeridas, una plántula de árbol puede brotar de ellas, ayudando a que el bosque se regenere. En la mayoría de los hábitats forestales del mundo, los principales animales que dispersan el fruto son los mamíferos. En Nueva Guinea, sin embargo, este papel es desempeñado en gran medida por las aves del paraíso, que comen frutas y distribuyen las semillas, ayudando a asegurar la dispersión de importantes especies de árboles forestales.

Coloridos rituales de apareamiento

Como se mencionó anteriormente, muchas especies de aves del paraíso son sexualmente dimórficas, lo que significa que los machos y las hembras tienen diferentes apariencias. Los machos tienen elaborados patrones de plumaje, los cuales son usados en sus exhibiciones de apareamiento. Las hembras de estas especies son monótonas y crípticas. Las especies sexualmente dimórficas suelen ser también poligíneas, lo que significa que los machos pueden aparearse con más de una hembra.

Para atraer a una hembra, un macho puede realizar una danza de apareamiento en el suelo mientras exhibe su brillante plumaje y llama en voz alta, o puede exhibirse mientras está posado en un arbusto, o mientras cuelga boca abajo de la rama de un árbol. Los machos pueden realizar estas exhibiciones solos o en grupos competitivos en un lugar llamado lek. Las hembras miran el espectáculo y eligen con qué macho aparearse.

La elección de la hembra parece basarse en el vigor del despliegue del macho, y la condición y el color de sus plumas. Al elegir una pareja vigorosa, la hembra presumiblemente asegura que su descendencia también estará relativamente sana. Por lo tanto, los machos más fuertes y de plumas más brillantes tienen más posibilidades de ser elegidos como pareja por las hembras, mientras que los machos menos atractivos pueden ser pasados por alto. Se cree que el elaborado plumaje de los machos ha evolucionado a través de este proceso evolutivo de selección sexual (es decir, las hembras eligen pareja en base a sus rasgos anatómicos y de comportamiento deseables, incluyendo el color).

Depredadores

Las aves del paraíso generalmente poseen muy poca amenazas a nivel natural como otro animal en estado salvaje, aunque los pájaros más vulnerables, como los pichones del paraíso podrían ser presa de enormes aves depredadoras y de serpientes. El depredador habitual de estos pájaros son los humanos que rondan en las comunidades de igual hábitat. Las aves del paraíso igualmente se encuentran interminablemente coaccionadas por la tala de árboles y la destrucción del medio ambiente.

Aves del paraíso en la cultura

Los pueblos tribales de Nueva Guinea utilizan plumas de aves del paraíso para sus tocados y otros adornos. En el pasado intercambiaban plumas con europeos que también las usaban como decoración. En las islas Spice los isleños todavía hacen copias de plata de los cascos de los conquistadores portugueses con plumas de aves del paraíso.

Jennifer S. Holland escribió en National Geographic: Los indígenas de Nueva Guinea veneraban a las aves mucho antes de que los forasteros les prestaran atención. Los penachos o plumas más finas se usaban como precio de novia, y las aves figuraban prominentemente en los mitos locales como ancestros y tótems de clan. Todavía son venerados. Amamos a estas aves, decía un miembro de la tribu de las tierras bajas.

La antropóloga Gillian Gillison, de la Universidad de Toronto, vivió entre las tribus de Nueva Guinea durante más de una década. Señala un mito en el que una niña coloca el cuerpo sin vida de su hermano en un árbol hueco. Ella golpea el árbol, y las aves del paraíso explotan hacia arriba como el humo y hacia abajo como el fuego. El humo representa pájaros oscuros de las tierras altas, el fuego vivo, especies de tierras bajas. Para la población local, las plumas están relacionadas con el vuelo del espíritu. También simbolizan un nacimiento, son del origen o comienzo del mundo.

Los lugareños le dirán que fueron al bosque y copiaron sus rituales de los pájaros, dice Gillison. En los cantos de las tierras altas, ahora más entretenimiento turístico que un verdadero ritual, los bailarines pintados y manchados de barro todavía evocan a los pájaros con sus movimientos y espléndidos trajes. «Al usar las plumas, recuperas la parte de ti mismo que la vida te quita», dice Gillison. «Capturas la fuerza vital del animal. Te convierte en un guerrero».

Tocados, algunos tan anchos y pesados que uno esperaría que el cuello del portador se abrochara, que las arboledas de plumas de oso y los pájaros enteros se pincharan y voltearan. Las colas de astrapia negras sobresalen entre los penachos del ave menor del paraíso. La coraza iridiscente del pájaro azul del paraíso brilla entre loros intactos. Y la cinta blanca de la cabeza de un rey de Sajonia, enhebrada a través de la nariz de una mujer, rebota mientras baila, como cuando los pájaros vivos se mueven para atraer a una pareja. Sorprendentemente pocas aves mueren por estos trajes hoy en día. Las plumas ceremoniales se transmiten de generación en generación. Y aunque a la población local todavía se le permite cazar aves del paraíso para usos tradicionales, los cazadores generalmente se concentran en los machos mayores con plumaje completo, dejando que los machos más jóvenes continúen reproduciéndose.

Historia de las aves del paraíso

Para los primeros exploradores europeos las aves vivían enteramente de rocío y néctar y nunca tocaron el suelo. Esto se debe a que a los primeros ejemplares dados a los europeos se les extirparon las patas. Por eso Linnaeus les dio el nombre científico que hoy día apoda, que significa «sin pies». Alfred Russell Wallace, quien fue cofundador de la teoría de la evolución con Darwin, hizo un viaje histórico a través de las Islas de las Especias y lo que ahora es el este de Indonesia, y estuvo entre los primeros europeos en ver el ave del paraíso. Fue a las Islas Aru, en la costa suroeste de Nueva Guinea, en busca de especímenes de las aves.

A principios del siglo XX, las plumas de ave del paraíso se utilizaban como adornos para sombreros de alta costura. Muchos europeos hicieron grandes fortunas contrabandeando plumas de aves del paraíso desde Nueva Guinea y las islas del extremo oriental de la actual Indonesia. Algunas especies se pusieron en peligro y la importación de plumas fue prohibida en muchos lugares.

Jennifer S. Holland escribió en National Geographic: Algunos de los primeros especímenes que llegaron a Europa, ofrecidos por los neoguineanos como regalo a los reyes occidentales, llegaron a España en 1522 a bordo de uno de los barcos de Magallanes. Se rumoreaba que estas extraordinarias aves venían de los reinos celestiales, donde volaban a través del paraíso y nunca tocaban la tierra. (La leyenda puede haberse originado en el hecho de que las alas y las patas a menudo se recortan de pieles de comercio.

La visión de los pájaros en la naturaleza sorprendió a los primeros viajeros: El naturalista René Lesson, que visitó Nueva Guinea en 1824 y trajo de vuelta el primer relato de un testigo presencial, admitió: «Mi arma permaneció ociosa en mi mano porque estaba demasiado asombrado para disparar. «Era como un meteoro cuyo cuerpo, cortando el aire, deja un largo rastro de luz.» Sus nombres hablan de la maravilla que inspiraron: pájaro magnífico, , pájaro espléndido o pájaro emperador.

Alfred Russel Wallace escribió en el «Archipiélago Malayo» en la década de 1860: Cuando los primeros viajeros europeos llegaron a las Molucas en busca de clavos de olor y nuez moscada, que entonces eran especias raras y preciosas, se les presentaron las espinillas secas de los pájaros, tan extrañas y hermosas que excitaban la admiración incluso de los buscadores de riquezas.

Los comerciantes malayos les dieron el nombre de «Manuk dewata«, o aves de Dios; y los portugueses, encontrando que no tenían patas ni alas, y no siendo capaces de aprender nada auténtico de entonces, los llamaron «Passaros de Col«, o Aves del Sol; mientras que los sabios holandeses, que escribían en latín, los llamaron «Avis paradiseus«, o Ave del Paraíso. John van Linschoten da estos nombres en 1598, y nos dice que nadie ha visto a estas aves vivas, porque viven en el aire, siempre volviéndose hacia el sol, y nunca iluminando la tierra hasta que mueren; porque no tienen ni patas ni alas, como, agrega, pueden ser vistas por las aves llevadas a la India, y a veces a Holanda, pero siendo muy costosas, eran entonces muy poco vistas en Europa.

Más de cien años después, el Sr. William Funnel, que acompañó a Dampier y escribió un relato del viaje, vio especímenes en Amboyna y se le dijo que vinieron a Banda a comer nuez moscada, lo que los intoxicó y los hizo caer sin sentido, cuando fueron asesinados por las hormigas. Hasta 1760, cuando Linneo nombró a la especie más grande, Paradisea apoda (el Ave del Paraíso sin patas), no se había visto ningún espécimen perfecto en Europa, y no se sabía absolutamente nada sobre ellos. E incluso ahora, cien años después, la mayoría de los libros afirman que emigran anualmente a Ternate, Banda y Amboyna; mientras que el hecho es que son tan completamente desconocidos en esas islas en estado salvaje como lo son en Inglaterra.

Linneo también conocía una pequeña especie, a la que llamó Paradisea regia (el Ave Rey del Paraíso), y desde entonces se han nombrado otras nueve o diez, todas las cuales fueron descritas primero a partir de pieles conservadas por los salvajes de Nueva Guinea, y en general más o menos imperfectas. Ahora todos ellos son conocidos en el archipiélago malayo como «Burong coati», o aves muertas, lo que indica que los comerciantes malayos nunca los vieron vivos.

Holland escribió: Durante décadas, el apetito de Europa por sus plumas alimentó la caza y el comercio vigoroso. En el punto álgido del comercio a principios del siglo XX, se exportaban unas 80.000 pieles al año desde Nueva Guinea para sombreros de señora. Grupos de observación de aves en Inglaterra y Estados Unidos dieron la voz de alarma, y la matanza disminuyó a medida que crecía la ética de la conservación. En 1908, los británicos prohibieron la caza comercial en partes de Nueva Guinea bajo su dominio, y los holandeses siguieron su ejemplo en 1931. Hoy en día ninguna ave del paraíso sale de la isla legalmente excepto para uso científico.

Híbridos

Las aves híbridas de paraíso pueden llegar a existir cuando individuos de diferentes especies, que se ven similares y tienen áreas de distribución que se superponen, se confunden entre sí por su propia especie y se cruzan.

Cuando Erwin Stresemann se dio cuenta de que la mezcla entre pájaros del paraíso podría ser una razón de por qué tantos ejemplares descritos eran tan raros, examinó muchos ejemplares debatidos y, en el transcurso de las décadas de 1920 y 1930, publica unos cuantos artículos acerca de sus suposiciones. Muchas de las especies descritas a finales del siglo XIX y principios del XX se consideran hoy en día en general híbridos, aunque algunas siguen siendo objeto de controversia; es poco probable que su situación se resuelva definitivamente sin un examen genético de los especímenes de los museos.

Sistemática

Durante muchos años se trató a las aves de paraíso como si estuvieran estrechamente relacionadas con los ptilonorrínquidos (Ptilonorhynchidae). Hoy en día, aunque ambos son tratados como parte del linaje austral-asiático Corvida, se cree que ambos están distantemente relacionados. Los parientes evolutivos más cercanos de las aves de paraíso son la familia de los cornudos y arrendajos Corvidae, los monárquidos (Monarchidae) y los mudnesters australianos de la familia Struthideidae.

Un estudio de 2009 que examinó el ADN mitocondrial de todas las especies para examinar las relaciones dentro de la familia y con sus parientes más cercanos estimó que la familia surgió hace 24 millones de años, más antigua que las estimaciones anteriores. El estudio identificó cinco clados dentro de la familia, y colocó la división entre el primer clado, que contiene las manucodas monógamas y el cuervo del paraíso, y todas las demás aves de paraíso, hace 10 millones de años. El segundo clade incluye el parotias y el pájaro del paraíso del rey de Sajonia. El tercer clado contiene provisionalmente varios géneros, Seleucidis, la hoz de Drepanornis, Semioptera, Ptiloris y Lophorina, pero los valores de apoyo para algunas de estas inclusiones son bajos. El cuarto clado incluye la hoz de Epímaco, Paradigalla y las astrapias. El clade final incluye el Cicinnurus y el Paradisaea pájaros-de-paraíso.

Los límites exactos de la familia también han sido objeto de revisión. Los tres ejemplares de satén (los géneros Cnemophilus y Loboparadisea) fueron tratadas como si fuesen una subfamilia de estos tipos de pájaros: Cnemophilinae. A pesar de las diferencias en el pico, la morfología de las patas y los hábitos de nidificación, permanecieron en la familia hasta que un estudio realizado en el año 2000 los trasladó a una familia separada más cercana a los pájaros berrypeckers y los longbills (Melanocharitidae).

El mismo estudio encontró que el ave de paso del Macgregor era en realidad un miembro de la gran familia de los melívoros australasiáticos. Además de estos tres ejempares, algunos ejemplares y géneros sistemáticamente enigmáticos han sido considerados partes potenciales de este grupo. Las dos especies del género Melampitta, también de Nueva Guinea, han sido vinculadas con las aves del paraíso, pero sus relaciones siguen siendo inciertas, y más recientemente se las ha vinculado con los anilladores de barro australianos. La cola de seda de Fiji ha sido vinculada con las aves del paraíso muchas veces desde su descubrimiento, pero nunca ha sido asignada formalmente a la familia. La evidencia molecular reciente ahora coloca a la especie con las colitas.

Géneros y especies pertenecientes a la familia Paradisaeidae

  • Ave del paraíso corvinaLycocorax
    • Ave del paraíso corvinaLycocorax pyrrhopterus
  • Manucodia.
    • Ave del paraíso negraManucodia ater
    • Ave del paraíso metálicaManucodia chalybatus
    • Ave del paraíso de ComrieManucodia comrii
    • Ave del paraíso de la JobiManucodia jobiensis
  • Phonygammus
  •   Ave del paraíso trompeteraPhonygammus keraudrenii
  •   Paradigalla
    • Ave del paraíso carunculadaParadigalla carunculata
    • Ave del paraíso colicortaParadigalla brevicauda
  • Astrapia Vieillot, 1816
    • Ave del paraíso de las Arfak o ave del paraíso negraAstrapia nigra
    • Ave del paraíso espléndida  – Astrapia splendidissima
    • Ave del paraíso cuelgacintasAstrapia mayeri
    • Ave del paraíso de EstefaníaAstrapia stephaniae
    • Ave del paraíso de RothschildAstrapia rothschildi
  • Parotia
    • Ave del paraíso de PennantParotia sefilata
    • Ave del Paraíso de CarolaParotia carolae
    • Ave del Paraíso de BerlepschParotia berlepschi
    • Ave del paraíso de LawesParotia lawesii
    • Ave del paraíso de HelenaParotia helenae (No aceptada en ocasiones)
    • Ave del paraíso de WahnesParotia wahnesi
  • Pteridophora
    • Ave del Paraíso de AlbertoPteridophora alberti
  • Lophorina Vieillot
    • Ave del Paraíso soberbiaLophorina superba
  • Ptiloris Swainson
    • Ave del paraíso goliazulPtiloris magnificus
    • Ave del paraíso orientalPtiloris intercedens
    • Ave del paraíso festoneadaPtiloris paradiseus
    • Ave del paraíso de VictoriaPtiloris victoriae ​(No aceptada en ocasiones)
  • Epimachus Cuvier
    • Ave del paraíso fastuosaEpimachus fastuosus
    • Ave del paraíso de MeyerEpimachus meyeri
  • Drepanornis
    • Ave del paraíso de Albertis – Drepanornis albertisi (Contenida en ocasiones junto con Epimachus bruijnii en su propio género: Drepanornis)
    • Ave del paraíso piquiblanca – Drepanornis bruijnii (En ocasiones es añadida en conjunto con Epimachus albertisi en su propio género: Drepanornis)
  • Diphyllodes
    • Ave del paraíso magníficaCicinnurus magnificus (Incluida en algunas ocasiones con Cicinnurus respublica en su propio género: Diphyllodes)
    • Ave del paraíso republicanaCicinnurus respublica (Incluida en ocasiones junto con Cicinnurus magnificus en su propio género: Diphyllode)
  • Cicinnurus
    • Ave del paraíso realCicinnurus regius
  • Semioptera
    • Ave del paraíso de WallaceSemioptera wallacii
  • Seleucidis
    • Ave del paraíso filamentosaSeleucidis melanoleucus
  • Paradisaea
    • Ave del paraíso rojaParadisaea rubra
    • Ave del Paraíso esmeralda chicaParadisaea minor
    • Ave del paraíso mayor – Paradisaea apoda
    • Ave del paraíso raggianaParadisaea raggiana
    • Ave del paraíso de GoldieParadisaea decora
    • Ave del paraíso imperialParadisaea guilielmi
    • Ave del paraíso azulParadisaea rudolphi
5/5 - (3 votos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here