Barbudos

930

Los Barbudos, de la familia Capitonidae, se encuentran entre de las aves paseriformes del orden de las Piciformes que habitan los bosques húmedos de América y mayormente en África. Se encuentra estos pájaros estrechamente relacionados con los tucanes, los Capitónidos además se dividen en especies las cuales reciben los nombres comunes de cabezón, barbudo y barbudito. Los nombres por los que mayormente se conoce a estas aves; tanto barbudo como barbudito son gracias a las cerdas que rodean su gran pico.

Barbudos

Los barbudos son pájaros regordetes, con cuellos cortos y cabezas grandes. La mayoría de las especies son de colores brillantes y viven en la selva tropical. Los barbudos consisten en alrededor de 75 especies de aves tropicales de colores brillantes. Estos barbudos son en su mayoría aves arbóreas que anidan en agujeros de árboles excavados por parejas reproductoras, poniendo de 2 a 4 huevos. Comen tanto frutas como insectos, estas aves tampoco migran.

El cabezón de Carabaya o capitán bayo (Eubucco tucinkae)

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Cordato

Clase: Aves

Orden: Piciformes

Infraorden: Ramphastides

Familia: Capitonidae

Hábitat y distribución

Habitan en la mayor parte del bosque tropical y también en los  bordes de los bosque, con algunas especies (incluyendo la mayoría de las africanas) prosperando en bosques secundarios, parques e incluso suburbios con muchos árboles ornamentales; unos pocos viven en hábitats más secos de arbustos espinosos con grandes montículos de termitas. Se encuentran distribuidos en América del Sur septentrional y América Central meridional; África subsahariana; Asia meridional y sudoriental.

Los barbudos se encuentran en mayor número y diversidad en el África tropical; en las Américas son menos en especies y tienen un área de distribución sorprendentemente restringida. Los barbudos asiáticos son también menos variadas que los africanos. Los 15 barbudos americanos son en su mayoría aves de tierras bajas de la cuenca amazónica; sólo tres se extienden hacia América Central, a la par con los tucanes relacionados. Pocos se extienden al sur del Amazonas y, a diferencia de los tucanes, no hay barbudos del sur, y pocos viven en selvas montañosas.

Los barbudos ocupan la mayor parte de África al sur del Sáhara, desde el Atlántico hasta Etiopía y desde el sur hasta Sudáfrica. En África, los barbudos o barbuditos parecen haber evolucionado durante un largo período de cambio en la cubierta forestal. A medida que los vastos bosques se dividían en áreas discretas, las poblaciones de barbudos quedaron aisladas. Estos grupos, con el tiempo, se convirtieron en especies separadas a medida que las áreas forestales se mantuvieron separadas, cada una fuera del alcance de los barbuditos voladores débiles de otros refugios forestales.

Tal característica del hábitat siempre cambiante también obligó a algunos barbudos o cabezones a ocupar lugares más secos y frondosos fuera de la cubierta forestal adecuada, que no se observan en barbudos de otros lugares, excepto en hábitats recientes como huertos y pueblos, donde las condiciones se han hecho, de manera bastante incidental, aceptables para las aves forestales que comen frutas.

Los barbudos o aves cabezonas asiáticas tropicales están menos estudiadas que las otras. Cinco especies viven en la India peninsular, cuatro en Sri Lanka, y cinco o seis en el norte de la India y Nepal, pero el sudeste asiático tiene una mayor variedad. Sumatra tiene ocho especies, Java seis y Borneo nueve; en total, 21 de 26 barbudos asiáticos se encuentran en el sudeste asiático. Esta variedad dentro de una familia es maravillosa, pero su futuro es sin duda sombrío ya que la cubierta forestal está siendo destruida a un ritmo sin precedentes (y se encuentra acelerándose). No se hallan barbudos al este de la Línea de Wallace o en Sulawesi: ninguna isla al este de Bali tiene barbudos.

Donde viven las aves barbudas

El bosque tropical de tierras bajas es el hábitat típico del ave barbuda, especialmente en Asia, América Central y del Sur. A menudo se encuentran  cerca de los árboles frutales, y muchas especies de árboles ornamentales que producen frutos copiosos los cuales atraen a los barbudos a sus jardines, tanto pueblos e incluso parques urbanos, especialmente en Asia y África, ciudades como Nairobi y Harare acogen a los barbudos durante todo el año.

Viven también en una variedad de bosques artificiales, desde plantaciones de pino hasta plantaciones de coco. La madera muerta es importante para que los barbudos excaven los agujeros de anidación, que también utilizan para posarse durante todo el año. Los bosques excesivamente visitados no son realmente adecuados para ellos.

En África Oriental, varias especies estrechamente relacionadas viven en matorrales espinosos y lugares arbustivos al borde de las grandes llanuras abiertas, a menudo asociadas con grandes montículos de termitas. En estos lugares, los barbudos (Trachyphonus darnaudii) se ven con frecuencia en los alrededores de los matorrales, zanjas y edificios anexos junto a los refugios de safaris, volviéndose bastante audaces y confiados.

Los barbudos con cresta (Trachyphonus vaillantii) son particularmente comunes alrededor de montículos de termitas en bosques de sabanas abiertas y arbustos espinosos, forrajeando alrededor de los altos montones de tierra y posándose abiertamente sobre ellos en parejas. Donde ambos ocurren juntos, los barbudos (Trachyphonus darnaudii) prefieren los espacios más planos y abiertos entre los pequeños acantilados, los riscos al borde de los arroyos y los cursos de agua secos que ocupan los bosques. Los pájaros hormigueros prefieren bosques altos con sotobosque denso, borde de bosque y bosque de ribera con crecimiento enredado alrededor de la base de árboles altos y viejos.

A veces dos especies similares permanecen separadas dentro de una gran región geográfica a través de la elección del hábitat. Por ejemplo, la barbuda de cobre (Megalaima haemocephala) de la India favorece los bordes de los bosques, las plantaciones de higos, los árboles de las aldeas y ciudades, los jardines, los huertos y los manglares, dondequiera que haya fruta para comer y ramas y protuberancias rotas para anidar. Sin embargo, no vive en áreas despejadas donde se ha talado la selva tropical, ni en la selva húmeda de Sri Lanka, en donde es reemplazada por la barbuda de garganta carmesí (M. rubricapilla).

El Capito aurovirens (Capito aurovirens) de Colombia y Ecuador se encuentra cerca del agua, en las várceas o bosques pantanosos o de llanuras inundables, y en crecimientos altos y secundarios, pero raramente se le ve cerca del barbudo manchado negro (Capito niger), que tiende a reemplazarla en el bosque de “tierra firme” de suelo más seco y sólido. Muchas especies, como la barbuda pelirroja (Eubucco bourcierii) de Costa Rica, se encuentran a lo largo de senderos y cabalgatas en los bosques, viviendo en la orilla del bosque, pero se pierden rápidamente una vez que se tala el bosque original. Algunos, como el barbudo cocora (Semnornis frantzii) de Costa Rica y Panamá, prefieren el dosel alto de un bosque montañoso rico y húmedo donde los árboles están cubiertos de largas porciones de musgo y epifitas.

En África hay varias parejas de especies muy similares, separadas por área de distribución y no por hábitat. Estos son ejemplos de especies alópatas, a veces agrupadas como “súper especies”: sus áreas de distribución son complementarias y no se superponen. El barbudo de pinceles (Gymnobucco peli) vive en los bosques de tierras bajas de África Occidental, mientras que el Barbudo de Sladen (Gymnobucco sladeni) es casi idéntica a la de los bosques de Zaire.

El barbudo de Whyte (Stactolaema whytii) ocupa bosques desde el sur de Tanzania hasta el este de Zimbabwe, mientras que el barbudo de Anchieta (Stactolaema anchietae) se encuentra en hábitats similares al oeste de esta cordillera. El área de distribución del barbudito de frente roja (Pogoniulus pusillus) de los arbustos del este de África está casi exactamente rodeado por el barbudo de frente amarilla (Pogoniulus chrysoconus), más extendido.

Los de frente roja prefieren las áreas más húmedas que los de frente amarillo en el sur de África, pero las áreas más secas en el noreste. Ambos se superponen al barbudito culigualdo (Pogoniulus bilineatus), un ejemplo de especie simpática (que se encuentra conviviendo en la misma zona, al contrario de la alopática), aunque en los lugares donde es más común el barbudo de frente roja suele estar ausente. Sin embargo, los de frente roja y grupa amarilla pueden incluso cantar desde el mismo árbol, pero en momentos diferentes. Cuando los frentes amarillos y los lóbulos amarillos aparecen juntos, el de frente amarilla prefiere bosques más húmedos y lustrosos.

Otras dos especies con áreas de distribución casi exactamente complementarias son el barbudo pechirrojo (Lybius dubius) de África Occidental, que se encuentra en una franja de bosques al sur del Sáhara, y el barbudo pechinegro​ (Lybius rolleti) justo al este de la misma, en Chad y Sudán. No se conoce ningún solapamiento, pero tal vez ambos se reúnan en el Chad.

Características

Son aves que varían de pequeñas a medianas, coloridas, de pico grueso, de cabeza grande y cola corta; cerdas notables alrededor de su pico; su lengua a veces bifurcada o con punta de cepillo; zigodáctilo de patas, presentan dos de los dedos de sus patas apuntando hacia atrás.

Todas las especies de barbudos se posan y trepan bastante bien y tienen una estructura de dos dedos hacia adelante y dos hacia atrás como ya se ha mencionado que permite un agarre especialmente bueno en ramas anchas. Tienen una excelente posición de agarre en estructuras verticales y son buenos para escalar una rama casi vertical o totalmente vertical, el dedo externo del pie puede girarse hacia adelante o hacia los lados para dar un mejor soporte.

Los barbudos no se sostienen sobre las plumas de la cola, como lo hacen los pájaros carpinteros, excepto durante períodos breves cuando están excavando sus nidos. A diferencia de los pájaros carpinteros, esta aves barbudas no tienen una lengua larga, delgada y pegajosa que pueda extenderse e insertarse en los nidos de hormigas, aunque algunas especies de pájaros carpinteros comparten las lenguas con punta de pincel de los barbudos.

Pico de los barbudos

El pico es robusto y fuerte, bastante grueso pero sólido en las especies más pequeñas y es bastante alargado y puntiagudo en las más grandes. Normalmente tiene el pico de estas aves varios mechones de cerdas en la base. Estas cerdas o barbas pueden aplanarse contra el pico y abrirse para evitar daños cuando el ave está picoteando o excavando madera, pero su función precisa no está del todo clara.

Algunos picos de barbudos son extremadamente parecidos a los picos de tucanes, el borde cortante de la mandíbula superior prominentemente ranurada es cerrado con dientes de sierra, pero los picos de los barbudos no son aplastados ni desplomados en los alrededores de la misma manera que los picos extravagantes de los tucanes más grandes. En muchas especies, sin embargo, se utiliza el pico como una exhibición que le brinda ventaja para encontrar pareja, siendo de color brillante o pálido en contraste con una cara oscura.

Comportamiento

Los barbudos saltan y trepan por los árboles, se mueven bastante a través de los arbustos bajos o en el suelo, y a menudo se quedan quietos durante largos periodos de tiempo. Las especies más grandes tienden a ser más lentas que las más pequeñas, que son bastante acrobáticas al alimentarse.

Vuelan bien, pero se ven un poco pesados y desgarbados en el aire y generalmente vuelan sólo por tramos cortos. Las especies grandes y coloridas pueden aparecer repentinamente, volando hacia un árbol con una borrosa salpicadura de color, mientras que las más pequeñas generalmente se escuchan pero no se ven tan fácilmente. Un número de barbudos africanos se posan en un lugar prominente y cantan repetidamente desde un solo lugar, haciéndolos fáciles de encontrar y ver.

Tamaño y peso

Esta familia que tiene unos 13 géneros y unas 92 especies posee unas aves que tienen un tamaño que varía de 8 a 35 centímetros (o sea de 3,2 a 13,8 pulgadas) y su peso tiende a ser de 8,5 a 203 gramos (o sea de 0,3 a 7,2 onzas).

Colores

Los barbudos neotropicales siempre muestran marcadas diferencias sexuales (dimorfismo sexual) en color o en su patrón, aunque los machos y las hembras suelen ser iguales en África y Asia. Muchas especies africanas son en su mayoría blancas y negras con manchas rojas, amarillas o ambas en patrones dramáticos. Los barbudos africanos de cresta y de tierra son oscuros por encima con manchas blancas en negrita en un patrón bastante aleatorio, desordenado como lentejuelas. Sus colas son también negras con manchas blancas o amarillentas, con un toque de rojo en la base. Los barbuditos marrones de África y Asia son, por el contrario, en su mayoría opacos y débiles.

Están marcados, en mayor proporción de un color marrón oscuro uniforme. Los pájaros artesanos de África, aves pequeñas y reservadas de follaje denso, a menudo están fuertemente estampados, rayados en blanco y negro o con manchas rojas o amarillas en la cabeza, y con vivos anaranjados o amarillos en las rabadillas: estas marcas de color a menudo se reflejan en sus nombres. Los barbudos asiáticos incluyen muchas especies verdes encantadoras, con patrones de rojo, amarillo, púrpura, marrón y azul con marcas de colores como baberos, gorras, marcas en las mejillas, manchas y también franjas laterales de colores.

Las especies sudamericanas son a menudo llamativas y difieren en apariencia del resto, a pesar de compartir la paleta de colores usual de negro, blanco, rojo y amarillo. Algunos tienen el pecho anaranjados o unas bandas rojas. Un género, Eubucco, contiene varias especies pequeñas que son predominantemente de color verde brillante en la parte superior, rojo brillante en la cabeza y rojo o amarillo en la parte inferior, rematadas por picos de color amarillo pálido.

Canto y sonidos

Estas aves de cabeza grande y cola corta que además tienen un pico fuerte y afilado con cerdas en las bases que parecen barbas llaman emitiendo un sonido alto mientras sacuden la cabeza o la cola. Hay e esta familia especies muy ruidosas y que repiten mucho su sonido y a veces se la llama “pájaros con fiebre cerebral”.

Los pájaros cabezones o barbuditos llaman repetidamente, de una manera monótona y a veces hacen una exasperante repetición de notas simples, manteniéndose fuera de la vista mientras lo hacen. Algunas de ellas, así como el barbudo calderero (Megalaima haemacephala) en la India, se encontraban entre varias aves a las que los primeros colonos europeos llamaban “fiebre cerebral“, debido a sus incesantes cantos y llamadas. Junto con el calor, los mosquitos y la fiebre, la repetición incesante de 1.000 o más llamadas por parte de un pájaro de estos que se encontraba  invisible a veces era demasiado para soportar.

Estas aves pueden cantar a “dúo” a veces, llamando en un patrón ordenado de notas coordinadas con sincronía notable; esto puede ser tomado y ampliado por otros dentro de pequeños grupos sociales. A menudo es imposible distinguir qué, o incluso cuántos, pájaros están cantando en los dúos o coros más perfeccionados, lo que puede producir una frase rítmica que se repite varias veces de forma idéntica.

Son estas unas aves agresivas, pero varias especies (especialmente las más grandes) son sociales, muy ayudantes en el nido y complicadas vidas sociales. Otros son estrictamente territoriales, cada pareja mantiene a los otros lejos del nido. Comúnmente se posan en los agujeros de los nidos durante todo el año y los datos sobre las temporadas de reproducción son poco conocidos para la mayoría de las especies. Algunas especies “tamborilean” con el pico contra una rama a la manera de un pájaro carpintero, mientras que otras tienen exhibiciones aéreas y exhibiciones ruidosas.

Sonido del cabezón escamoso (Capito squamatus)

Sonido del cabezón pechiamarillo (Eubucco richardsoni)​

Alimentación

Los barbudos son comedores de frutas, pero sus polluelos en crecimiento requieren dietas altas en proteínas y son alimentados casi exclusivamente con insectos. Estos barbuditos tienen un papel importante en la dispersión de semillas (aunque algunas especies regurgitan pellets de semillas no digeridas de la fruta, y luego las comen de nuevo). En un bosque denso, habría pocas posibilidades de que una semilla fuera llevada lejos por el viento, o rodara más de varios pies a lo largo del suelo. Para llegar más allá del árbol padre, los barbudos lo comen y luego los expulsan en un lugar limpio y con fertilizante que se encuentra más lejano.

Los bosques tropicales ricos y siempre verdes tienen muchas especies de árboles frutales, arbustos y viñas que florecen y fructifican en diferentes épocas del año; por lo tanto, los barbudos tienen una buena fuente de alimento durante todo el año en bosques de gran tamaño (pero esto puede limitarse o alterarse en áreas donde los bosques están talados o permanecen sólo en pequeñas parcelas). En Tailandia, hasta 100 barbudos orejigualdos (Megalaima australis) pueden reunirse en un solo árbol grande y fructífero, para alimentarse de una abundancia temporal de alimento que es suficiente para todos, esto es debido a que se ha venido destruyendo sus territorios normales.

Se sabe que los barbudos africanos se alimentan de al menos 50 géneros diferentes de plantas, la mayoría comen frutas, pero en algunos casos también toman néctar o flores. Los higos son árboles alimenticios especialmente importantes tanto en África como en Asia y también suministran frutas a los barbudos  sudamericanos. También consumen papayas, mangos, plátanos, pimientos y aguacates cultivados, probablemente donde los alimentos naturales han sido reducidos por la actividad humana. Normalmente son las especies más grandes de barbudos las que dominan un árbol frutal donde se reúnen varias especies.

Los frutos grandes son tomados naturalmente sólo por especies más grandes que son lo suficientemente grandes como para tragarlos. Estos toman más tiempo para digerir que los alimentos más pequeños, y un barbudo que ha comido algunas frutas grandes puede descansar por una hora o más mientras su comida es digerida. El torito cabecirrojo o barbudo cabecirrojo (Eubucco bourcierii) come espigas de flores junto con las numerosas larvas de insectos que se refugian temporalmente en ellas, mientras que el cabezón turero o barbudo negrimanchado (Capito niger) y algunas otras especies, entre ellas el cabezón de Carabaya o capitán bayo (Eubucco tucinkae) toman tanto flores como néctar.

Los barbudos africanos son las especies insectívoras más persistentes dentro de la familia: el barbudo cabecirrojo (Trachyphonus erythrocephalus) comen casi cualquier cosa que puedan encontrar, incluyendo trozos de comida que les dan (como: leche, cereales, carne, pan y fruta). Caracoles, gusanos, lagartos, arañas, ciempiés, incluso huevos de pájaro y aves jóvenes son consumidos por algunas especies africanas, así como por los muchos insectos grandes que abundan en ciertos momentos. Algunos incluso tienen a comer langostas, los barbudos asiáticos también toman insectos cuando se reproducen; algunas también comen huevos de pájaros, lagartos y ciempiés. Varias especies excavan en la corteza para encontrar larvas de escarabajos y en los montículos de termitas para lograr llegar a las termitas.

Al menos un barbudo sudamericano, el chaboclo de pecho blanco (Capito maculicoronatus), sigue a enjambres de hormigas y come insectos que estas temibles columnas de hormigas salen llevar a sus colonias. Otros de este género aprovechan la corteza para revolver insectos, mientras que las aves del género Eubucco se especializan en alimentarse entre racimos de hojas muertas, buscando insectos y otros pequeños invertebrados que buscan alimento y seguridad en los frágiles racimos. Varias de estos pequeños barbudos se unen a bandadas mixtas de aves que deambulan por el bosque, comiendo insectos y frutas mientras se mueven por las copas de los árboles.

Apareamiento y reproducción

La mayoría de los barbudos tienen territorios de cría y son monógamas, y algunas se aparean de por vida. Proclaman y defienden un territorio cantando, pero sus canciones pueden ser muy variadas: algunas tienen entre 10 a 12 llamadas particulares que se usan como canción, a menudo en dúos complejos que hacen entre hembras y machos. A menudo otras aves, además de la pareja reproductora, se unen al coro de cantos, aparentemente sirviendo para reforzar el efecto del canto complicando identificar el verdadero tamaño de miembros que cantan y por lo tanto aumentan la fuerza del grupo.

Varias especies tienen manchas de color en la cabeza, alas, rabadilla, cola y pico, con plumas que se erigen para maximizar el efecto al momento de buscar pareja. Si hay una diferencia entre los sexos, los parches de color especiales del macho se utilizan en las exhibiciones que realizan para encontrar una pareja con capacidad reproductiva. Varios barbudos enfocan su actividad de cortejo alrededor del hoyo que les servirá de nido, y a menudo se acicalan unos a otros. Son aves longevas con fuertes lazos de pareja, apoyadas y cimentadas por actividades como el aseo mutuo, que se mantienen durante todo el año.

La pareja típicamente se aparea de por vida, por lo que las exhibiciones de cortejo durante la temporada de cría son bastante limitadas, siendo requeridas solamente para sincronizar las condiciones de reproducción entre el macho y la hembra.

El nido generalmente se encuentra en un agujero en un árbol, usualmente recién excavado. Las especies más pequeñas anidan en ramas muertas o moribundas, normalmente excavadas desde debajo de una rama horizontal. Los pájaros barbudos tienden a hacer agujeros de entrada más grandes que los pájaros carpinteros de tamaño similar. El agujero entra en un pozo vertical que termina en una cámara ligeramente ensanchada en la que se depositan los huevos.

Entre las especies más sociales, varios “ayudantes” pueden estar involucrados en la excavación del agujero del nido durante varias semanas, aunque en algunos casos los ayudantes en el nido no están involucrados en la excavación. Por lo general, las astillas de madera en el nido, a veces se tragan y luego se regurgitan en otro lugar, presumiblemente para evitar que se acumulen signos reveladores debajo del árbol, dando pistas del paradero del nido a los depredadores.

Los huevos todavía no se describen para muchas especies y los períodos de incubación y eclosión de los huevos son generalmente poco conocidos. Al igual que los de los pájaros carpinteros, los huevos de los barbudos son siempre de color blanco puro y el tamaño de puesta puede ser de hasta seis (típicamente tres) en los barbudos africanos, de dos a cinco (nuevamente, la mayoría de las veces tres) en las especies sudamericanas.

El promedio de incubación es de 15 a 12 días para las especies más pequeñas y de hasta 19 días para las especies más grandes. Una vez que los polluelos han eclosionado, los barbudos adultos mantienen el nido excepcionalmente limpio en la mayoría de los casos, probablemente tragando en lugar de llevar los excrementos de los polluelos. Con relación a la independencia de las crías, en el caso de las especies pequeñas, abandonan el nido después de 17 a 23 días, mientras que los de mayor tamaño permanecen hasta 30 o 40 días, períodos notablemente largos para aves de tamaño modesto. Los ayudantes (a veces jóvenes de la pareja de años anteriores) asisten a la pareja en la alimentación de los pollitos en algunas especies, mientras que muchos son estrictamente territoriales y sólo la pareja reproductora es la que está involucrada.

Estado de conservación

El barbudo de mango blanco (Capito hypoleucus) de Colombia está clasificada como una especie en Peligro. Esta especie tiene un área de distribución pequeña y muy fragmentada, algunas partes de la cual están sujetas a una rápida pérdida de hábitat. La población de esta especie probablemente está disminuyendo como resultado de ello.

Otras nueve especies de barbudos (de Sudamérica, África y el sudeste asiático) se consideran casi Amenazadas. Las aves barbudas amenazas son demasiado evidentes en todos los hábitats forestales. La tala incontrolada y frecuentemente ilegal está aumentando, especialmente en el sudeste asiático, donde la pérdida de hábitat para los barbudos y otras especies silvestres es casi incalculable; sin duda millones de hectáreas desaparecen cada año.

El buen hábitat se está reduciendo en su totalidad y también se está distribuyendo de forma más desigual, separado por áreas inadecuadas que los barbudos no pueden cruzar. Las poblaciones pequeñas se verán inevitablemente amenazadas y menos viables, por lo que la conservación requiere una fuerte protección de los bosques (incluyendo los árboles muertos dentro de ellos) y también el mantenimiento de zonas que unan los demás animales que sirven de alimentos. Se cree que en muchos ámbitos esto parece ser un objetivo inalcanzable.

Los incendios también han tenido graves efectos en el hábitat de los barbuditos, especialmente en Indonesia en los últimos años. En África, los barbudos que viven en bosques abiertos, arbustos y sabanas probablemente lo harán mucho mejor a largo plazo, pero las especies que viven en los bosques se enfrentan a un futuro incierto en el mejor de los casos.

Tres especies de barbudos americanos están incluidas en la lista de especies amenazadas por la UICN: el barbudo de Colombia está clasificado en peligro de extinción y el barbudo de cinco colores está como vulnerable, las dos tienen un área de distribución relativamente pequeña amenazada por la deforestación para la industria maderera y para crear espacio para la agricultura, (incluyendo la coca y la marihuana) la ganadería, y la minería. El barbudo del Perú, recientemente descubierto, es considerado vulnerable debido a su pequeña población (estimada en menos de mil aves), aunque su hábitat remoto no está inmediatamente amenazado.

Curiosidades

Las aves de la familia Capitonidae, barbudos o barbuditos americanos son una familia de aves paseriformes del orden de los Piciformes, estas aves viven en bosques húmedos tanto en Centroamérica como en Sudamérica. Estos animales hermosos están estrechamente relacionados con los tucanes. Se caracterizan por ser aves gordas, de cuello corto y cabeza enorme para su cuerpo.

El nombre barbudo es debido a las cerdas que bordean los picos de estas aves. La mayoría de las especies son de colores brillantes y viven en la selva tropical. Se trata en su mayoría de aves arbóreas que anidan en agujeros excavados por parejas reproductoras, ponen de 2 a 4 huevos y comen tanto frutas como insectos,  estas aves generalmente no migran.

Mientras que la mayoría de las especies de barbudos americanos habitan en los bosques de tierras bajas, algunas se extienden a los bosques montañosos y también templados. La mayoría están restringidos a hábitats que contienen árboles con madera muerta, que se utilizan para anidar.

Su dieta es mixta, siendo la fruta la parte dominante de la dieta, también capturan presas pequeñas como insectos especialmente cuando anidan. Los barbudos son capaces de cambiar su dieta rápidamente ante los cambios en la disponibilidad de alimentos: visitan numerosas especies de árboles frutales y arbustos; un barbudo individual puede alimentarse de hasta 60 especies diferentes en su área de distribución. También visitarán plantaciones y llevarán frutas y verduras cultivadas.

La fruta se la comen entera y el material indigerible como las semillas se regurgitan más tarde (a menudo lo hacen antes de cantar). La regurgitación generalmente no suele suceder en el nido (al igual que pasa con los tucanes). De igual manera que sus parientes, se cree que los barbudos americanos son agentes importantes en la dispersión de semillas en los bosques tropicales. Además de tomar frutos, también toman presas de artrópodos, recogidos de las ramas y troncos de los árboles. Una amplia gama de insectos son capturados, incluyendo hormigas, escarabajos y polillas. También pueden capturar escorpiones y ciempiés, y algunas especies capturan también pequeños vertebrados como ranas.

Importancia para los seres humanos

Los barbudos tienen poco o ningún impacto comercial entre las personas, ya que consumen algunas frutas, pero no suelen ser lo suficientemente numerosos como para ser clasificados como plagas. Sin embargo, se caracterizan por ser muy obvios debido a los sonidos que emiten en los bosques y muchas especies, si no son bien conocidas visualmente, son fácilmente reconocidas por las personas de la localidad por sus cantos y sonidos repetitivos. Los barbudos americanos tienen poco impacto en los humanos. La pérdida de bosque puede tener un efecto nocivo sobre las especies de barbudos que dependen del antiguo modo de crecimiento, en beneficio de las especies que favorecen un hábitat más perturbado o abierto.

Evolución y sistemática

El orden Piciformes incluye los barbudos, tucanes, los indicadores y pájaros carpinteros, un grupo variado pero, al examinarlo más de cerca, son una gama de aves con características comunes. Los tucanes y los barbudos están particularmente relacionados y comparten una serie de características físicas: los picos de los tucanes son más bien como una formas alargadas y exageradas de los picos de los barbudos que son más moderados, aunque los barbudos más pequeños, tienen picos mucho más pequeños y simples.

Los tucanes y algunos barbudos son esencialmente comedores de frutas, con un papel fundamental en la dispersión de las semillas de los árboles en los bosques. Casi todos los barbudos pueden excavar agujeros en los nidos de los árboles, al igual que los pájaros carpinteros. De estas familias, los barbudos son los más generalizados. Tal vez especies pequeñas hace mucho tiempo (aproximadamente entre 12 y 20 millones de años) dieron lugar a pájaros carpinteros y a los pájaros indicadores.

Los tucanes y barbudos americanos ciertamente surgieron de un antepasado común hace unos 10 millones de años, pero los tucanes se han vuelto más extendidos en su rango de distribución (tanto al norte como al sur de los barbuditos) y en la elección de hábitat. Se ha dicho que, en términos evolutivos, los tucanes “dejaron a los barbudos atrás” a medida que se desarrollaban, mientras que los barbuditos se mantuvieron en su forma antigua.

Hallazgos y evolución de barbudos americanos

Se han encontrado fósiles de barbudos en el Nuevo Mundo que datan del Mioceno, específicamente en Florida. Se está ampliamente de acuerdo en que los parientes más cercanos de los barbudos son los tucanes, y que estas dos familias también están estrechamente relacionadas con los pájaros indicadores y los pájaros carpinteros (con los que forman el orden Piciformes).

Antiguamente los barbudos eran tratados como una sola familia, sin embargo, esto ha resultado ser parafílico con respecto a los tucanes, por lo que sólo los barbudos verdaderos del Nuevo Mundo se mantienen en los Capitonidae. Los barbudos africanos (Lybiidae) y asiáticos (Megalaimidae), así como los dos barbudos de tucán de América (Semnornithidae) están actualmente separadas de esta familia. Alternativamente, los tucanes, que evolucionaron de un antepasado común compartido con los barbudos americanos, podrían incluirse en la familia de los barbudos tradicionales. A medida que han evolucionado un conjunto de características que son únicas a sí mismos, por lo general son tratados por separado, y por lo tanto los barbudos se dividen de acuerdo a los cuatro linajes.

Géneros y especies pertenecientes a la familia Capitonidae

Género Trachyphonus

  • Barbudo piquigualdo – Trachyphonus purpuratus
  • Barbudo crestado – Trachyphonus vaillantii
  • Barbudo perlado – Trachyphonus margaritatus
  • Barbudo cabecirrojo – Trachyphonus erythrocephalus
  • Barbudo capuchino – Trachyphonus darnaudii

Género Gymnobucco

  • Barbudo calvo – Gymnobucco calvus
  • Barbudo de pinceles – Gymnobucco peli
  • Barbudo de Sladen – Gymnobucco sladeni
  • Barbudo gorgigrís – Gymnobucco bonapartei

Género Stactolaema

  • Barbudo orejiblanco – Stactolaema leucotis
  • Barbudo de Anchieta – Stactolaema anchietae
  • Barbudo especulado – Stactolaema whytii
  • Barbudo oliváceo – Stactolaema olivacea

Género Pogoniulus (los barbuditos)

  • Barbudito escolopáceo – Pogoniulus scolopaceus
  • Barbudito coronado – Pogoniulus coryphaeus
  • Barbudito bigotudo – Pogoniulus leucomystax
  • Barbudito sencillo – Pogoniulus simplex
  • Barbudito culirrojo – Pogoniulus atroflavus
  • Barbudito gorgigualdo – Pogoniulus subsulphureus
  • Barbudito culigualdo – Pogoniulus bilineatus
  • Barbudito pechiblanco – Pogoniulus makawai
  • Barbudito frentigualdo – Pogoniulus chrysoconus
  • Barbudito frentirrojo – Pogoniulus pusillus

Género Buccanodon

  • Barbudo pintado – Buccanodon duchaillui

Género Tricholaema

  • Barbudo hirsuto – Tricholaema hirsuta
  • Barbudo diademado – Tricholaema diademata
  • Barbudo del miombo – Tricholaema frontata
  • Barbudo pío – Tricholaema leucomelas
  • Barbudo lacrimoso – Tricholaema lachrymosa
  • Barbudo cabecinegro – Tricholaema melanocephala

Género Lybius

  • Barbudo etíope – Lybius undatus
  • Barbudo sangrante – Lybius vieilloti
  • Barbudo cabeciblanco – Lybius leucocephalus
  • Barbudo de Chaplin – Lybius chaplini
  • Barbudo carirrojo – Lybius rubrifacies
  • Barbudo guifsobalito – Lybius guifsobalito
  • Barbudo acollarado – Lybius torquatus
  • Barbudo pechipardo – Lybius melanopterus
  • Barbudo frentirrojo – Lybius minor
  • Barbudo bidentado – Lybius bidentatus
  • Barbudo pechirrojo – Lybius dubius
  • Barbudo pechinegro – Lybius rolleti

Género Calorhamphus

  • Barbudo pardo – Calorhamphus fuliginosus

Género Psilopogon

  • Barbudo picofuego – Psilopogon pyrolophus

Género Megalaima

  • Barbudo grande – Megalaima virens
  • Barbudo ventrirrojo – Megalaima lagrandieri
  • Barbudo cabecipardo – Megalaima zeylanica
  • Barbudo listado – Megalaima lineata
  • Barbudo cariblanco – Megalaima viridis
  • Barbudo orejiverde – Megalaima faiostricta
  • Barbudo corvino – Megalaima corvina
  • Barbudo carigualdo – Megalaima chrysopogon
  • Barbudo multicolor – Megalaima rafflesii
  • Barbudo arlequín – Megalaima mystacophanos
  • Barbudo de Java – Megalaima javensis
  • Barbudo frentigualdo – Megalaima flavifrons
  • Barbudo de Franklin – Megalaima franklinii
  • Barbudo cejinegro – Megalaima oorti
  • Barbudo gorgiazul – Megalaima asiatica
  • Barbudo montano – Megalaima monticola
  • Barbudo bigotudo – Megalaima incognita
  • Barbudo coronigualdo – Megalaima henricii
  • Barbudo coroniazul – Megalaima armillaris
  • Barbudo elegante – Megalaima pulcherrima
  • Barbudo variable – Megalaima australis
  • Barbudo eximio – Megalaima eximia
  • Barbudo capirrojo – Megalaima rubricapilla
  • Barbudo calderero – Megalaima haemacephala

Género Capito

  • Cabezón oliva – Capito aurovirens
  • Cabezón de Loreto – Capito wallacei
  • Cabezón pechiblanco – Capito maculicoronatus
  • Cabezón escamoso – Capito squamatus
  • Cabezón dorsiblanco – Capito hypoleucus
  • Cabezón brasileño – Capito dayi
  • Cabezón cincocolores – Capito quinticolor
  • Cabezón turero – Capito niger
  • Cabezón dorado – Capito auratus
  • Cabezón pechipardo – Capito brunneipectus

Género Eubucco

  • Cabezón pechiamarillo – Eubucco richardsoni
  • Cabezón cabecirrojo – Eubucco bourcierii
  • Cabezón de Carabaya – Eubucco tucinkae
  • Cabezón versicolor – Eubucco versicolor

Género Semnornis

  • Cabezón tucán – Semnornis ramphastinus
  • Cabezón cocora – Semnornis frantzii

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here