Martinetas

6210

Los tinamúes, yutos, inambúes o Martinetas forman un orden de aves (Tinamiformes), que comprende una sola familia Tinamidae con dos subfamilias distintas, conteniendo 47 especies que se encuentran en México, América Central y América del Sur.

La palabra «tinamou» proviene del término Galibi para estas aves, tinamú. Tradicionalmente se ha considerado que los tinamu son el grupo hermano de los Emu no voladores, pero el trabajo reciente las coloca bien dentro de los ejemplares del tipo Palaeognathae, lo que implica que los Palaeognathae basales podrían volar.

Por lo general, son sedentarios, habitan en tierra y, aunque no son huidizos, evitan, en la medida de lo posible, la huida en favor de esconderse o huir del peligro. Se encuentran en una variedad de hábitats, que van desde los pastizales alpinos semiáridos hasta las selvas tropicales. Las dos subfamilias están ampliamente divididas por hábitat, con las Nothurinae referidas como estepas o tinamous de campo abierto, y las Tinaminae conocidas como tinamous de bosque.

Aunque algunas especies son bastante comunes, las Martinetas son aves tímidas y reservadas, que son activas durante el día, retirándose a dormideros por la noche. Generalmente tienen plumaje críptico, con machos y hembras similares en apariencia, aunque las hembras suelen ser más grandes.

Son aves aprovechadas y omnívoras, consumen una elevada diversidad de alimentos vegetales y animales, partiendo de frutas y semillas hasta gusanos, insectos y vertebrados diminutos. Se bañarán en polvo y se lavarán a sí mismos al estar parados bajo una lluvia intensa. Se les escucha más a menudo de lo que se les ve, y se comunican entre sí a través de una variedad de llamadas frecuentes y características, especialmente durante la temporada de reproducción.

Salvo excepciones ocasionales, una Martineta macho mantiene un territorio y un lugar de nidificación durante la temporada de reproducción que una sucesión de hembras visitará, poniendo sus huevos en el mismo nido. Las hembras deambularán por varios territorios apareándose y poniendo huevos en los nidos de los machos residentes.

Los nidos están siempre en el suelo, ocultos en la vegetación o entre las rocas. Los huevos son relativamente grandes y brillantes, a menudo de color brillante cuando se ponen, y son incubados por los machos por un período de 2 a 3 semanas. Los polluelos pueden salir corriendo poco después de eclosionar y son autosuficientes en su mayoría a las tres semanas de edad.

Las Martinetas y sus huevos tienen muchos depredadores naturales, desde halcones y murciélagos vampiros hasta jaguares. También han sido extensamente cazados por los humanos y a veces perseguidos como plagas agrícolas. Sin embargo, la principal amenaza para sus poblaciones es la destrucción del hábitat a través de la limpieza de tierras y el desarrollo agrícola.

Siete especies están clasificadas como vulnerables y otras siete como casi amenazadas. Aparecen en la mitología de los pueblos indígenas de su área de distribución. A menudo son translocalizados y fácilmente criados en cautiverio, nunca han sido domesticados con éxito.

Indice de Contenido

Martinetas

Estas aves Martinetas se parecen a los pollos salvajes del viejo mundo, por lo que los españoles los llamaron perdiz; sólo más tarde el nombre tinamou se derivó de una lengua caribeña en inglés, mientras que en alemán el nombre «breech-chickens» se hizo más común. Las similitudes con las gallinas probablemente se originaron en la evolución convergente.

El tamaño de estos tipos de animales varía según el tipo entre 14 y 49 cm, el peso entre 43 g y 1,8 kg. La estructura es muy compacta, con un cuello delgado, una cabeza ligeramente alargada y un pico relativamente corto, doblado hacia abajo. Varios ejemplares poseen una cabeza de cresta eréctil.

El plumaje es mayormente de color discreto. Predominan los colores marrón y gris, a menudo con rayas o manchas discretas. En algunas especies hay un ligero dimorfismo sexual en la forma en que las rayas en la hembra son ligeramente más claras o el plumaje es ligeramente más claro.

Las patas son de longitud media y robustas, con tres dedos hacia adelante y uno hacia atrás (la denominada anisodactilia). Con estas pueden correr bastante rápido. Las martinetas pasan casi toda su vida en el suelo. Aunque pueden volar, hacen menos uso de sus alas que todas las demás aves aptas para volar.

Para un ave relativamente pesada, las alas son sorprendentemente cortas. Permiten un vuelo engorroso con aleteos rápidos. Dado que la cola es extremadamente corta y, por lo tanto, no puede servir como volante, las martinetas no siempre consiguen evitar los obstáculos. No es raro que un intento de escape termine con una colisión con el siguiente tronco del árbol, lo que también puede llevar a la muerte del ave. Los vuelos sólo cubren distancias cortas de no más de 500 m.

Los tinamúes tienen músculos fuertes, pero un corazón que es el más pequeño de todas las aves en relación con su tamaño corporal. Estas peculiaridades fisiológicas aseguran que estas aves se cansen rápidamente y no sobrevivan a largos vuelos o carreras. Los pájaros tinamúes pertenecen a las pocas órdenes de pájaros, cuyos representantes poseen un pene extensible (Penis protrudens).

Martineta de cresta (Eudromia elegans)
Martineta de cresta (Eudromia elegans)

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Subfilo: Vertebrata

Superclase: Tetrapoda

Clase: Aves

Subclase: Neornithes

Superorden: Palaeognathae

Orden: Tinamiformes

Familia: Tinamidae

Hábitat y distribución

Las Martinetas son exclusivamente neotropicales y las 47 especies viven en Sudamérica, México y América Central. La zona de distribución de los ejemplares más septentrionales se extiende hasta México, aunque no mucho más al norte que el Trópico de Cáncer, y a mayor concentración de especies se encuentra en los trópicos, y en particular en la cuenca del Amazonas; en el norte, tienden a ser aves forestales o de bosque, mientras que en el sur prefieren los hábitats abiertos.

Las Martinetas constituyen el conjunto arbitrario de pájaros terrestres en América del Sur, donde reemplazan en buena medida a los Galliformes ecológicamente, sin que exista ninguna otra familia de pájaros que tenga una variedad, colocación o conjunto de adaptaciones del ambiente confrontable. El ñandú sólo se encuentran en campo abierto, los cracinos y las guans generalmente se limitan a los bosques, y la familia de los faisánidos sólo está representada por unas pocas especies en el norte de la región.

Conviven en una amplia gama de hábitats. Los miembros de los géneros Tinamus, Nothocercus y Crypturellus están en bosques espesos, con Nothocercus prefiriendo más elevación, y ejemplares de casi todos los otros géneros en pastizales, meseta, selva montano y sabana.

Tinamotis y Nothoprocta desean más los lugares con gran altitud, hasta 5000 m (16.000 pies), en tanto que los demás Tinamidae tienen un amplio rango de altitud. Las martinetas viven en la mayor zona de América del Sur y Central, así como en las regiones tropicales de México, aunque no en los hábitats acuáticos, nevados y verdaderamente vacíos, y la punta más austral de la Patagonia.

Distribución de los Tinamidae
Distribución de los Tinamidae

Ecología

La separación comportamental y ecológica de los ejemplares de martinetas es indudable cuando sus zonas de distribución se superponen a través de la uso de distintas fuentes de comidas y el asentamiento de microhábitats con delimitación.

Estos microhábitats no siempre son fáciles de identificar y son muy vulnerables a los cambios ambientales. Algunas especies, como el tinamou de alas rojas, utilizan múltiples hábitats como las sabanas abiertas de la Amazonía y los valles secos de los Andes. De igual manera, el Tinámido marrón se da tanto en la cuenca amazónica como en los bosques húmedos montanos de la vertiente andina.

Panamá ofrece ejemplos de separación ecológica. El tinamou de las tierras altas ocupa las tierras altas en todo el país. El gran tinamou prefiere los bosques tropicales en las laderas. Al Choco tinamou también le gusta la selva tropical, pero se limita al sureste del país.

Por último, el pequeño tinamou se encuentra en espesas selvas secundarias en la declive del Pacífico o del Atlántico sobre los 1.000 m (3.300 pies). La discrepancia del tamaño que deja la coexistencia del tinamou de alas rojas y el nothura manchado, ya que los dos irrumpen en el mismo ambiente de Brasil, la llanura tropical. El primero prefiere pastos largos, mientras que el segundo prefiere pastos cortos.

Otros modelos de esta diversidad se hallan en los Andes, donde una diminuta subespecie de la nohura de Darwin, Nothura darwinii boliviana, se encuentra en pastizales a unos dos mil metros (6.600 pies) sobre el nivel del mar. Aquí también se encuentra el tinamou de alas rojas que prefiere el terreno abierto con algunos matorrales, y el tinamou andino que prefiere la vegetación densa al lado de los arroyos, su ambiente se amplía hacia arriba por medio de los bosques de Polylepis hasta llegar a los pastizales de puna.

En la puna hay otra subespecie de la nothura de Darwin, Nothura darwinii agassizii, que prefiere los pastizales de tussock. También en la puna se encuentra el ornamentado tinamou que frecuenta las laderas rocosas y los acantilados del brezal de tola. Más alto en la puna está la puna tinamou, que vive justo debajo de la línea de nieve a 5.300 m (17.400 pies), así como en los semidesiertos del sur del Altiplano.

Movimientos

Las Martinetas son en su mayoría aves sedentarias. El ave que habita en los bosques se desplaza distancias cortas si las condiciones climáticas, como lluvias intensas, inundaciones o sequías, lo obligan a hacerlo. Casi todos los ejemplares amazónicos se desplazan entre los bosques de varzea y las tierras vacías, claro de acuerdo a los niveles de agua. La puna tinamou ocupa las altas cordilleras de los Andes pero, en caso de mal tiempo, se desplazará hacia los fondos de los valles.

Las especies forestales, como el tinamú de pecho pizarrosas, mantienen grandes áreas de distribución a través de las cuales se mueven en patrones aparentemente aleatorios. El macho de brushland tinamou mantiene un territorio de 20 ha (49 acres), pero ocasionalmente deambula fuera de él hacia los de sus vecinos. Las hembras deambularán por los territorios de múltiples machos.

El ornamentado tinamou vive principalmente en las laderas de las colinas de la puna, pero cada mañana se desplaza al pie de las laderas para alimentarse y beber. Las especies granívoras se trasladarán diariamente a los campos de cereales y algunas, como la nofura de Darwin, permanecerán en los campos hasta que no quede comida. Las especies de campo abierto y del sur mantienen territorios sólo durante la época de reproducción y en otras ocasiones parecen deambular al azar.

Características

Sus patas tienen tres dedos mirando hacia adelante; un dedo del pie posterior es más alto y retrocede, o está ausente. El dorso del tarso está cubierto de piel en forma de escamas, cuyo color puede ayudar a la identificación.

Las Martinetas tienen un esqueleto cámara con quilla esternal, con16 u 18 vértebras cervicales y vértebras torácicas fusionadas, con mala circulación, evidenciada por un tinte verdoso en la piel. También tienen relativamente los corazones y pulmones más pequeños de todos las pájaros, que comprenden sólo del 1,7 al 3,2% de su propio peso, en tano que el equivalente en un pollo doméstico es de solo el 13%.

A pesar de su escasa capacidad de vuelo, el porcentaje de la masa corporal en los machos es de 28,6 – 40%, lo que es similar al de los colibríes. La glándula preen es pequeña y tiene un pene en forma de saco de corcho, similar al de las ratites y al de los hemipenes de algunos reptiles, la hembra tiene un diminuto órgano fálico en la cloaca el cual se agranda en la época de cría.

Tamaño y peso

Las Martinetas son aves gordas, con cuellos escuálidos, cabezas un poco chicas y, por lo general, de pico corto y curvo, aunque varios ejemplares poseen picos largos, y las hembras tienden a ser usualmente más magnos que los propios machos. El ejemplar más pequeño, el tinamú enano, pesa alrededor de 43 gramos (o sea 1,5 onzas) con una longitud de 14 centímetros (o sea 5,7 pulgadas). Las hembras de la más grande, el tinamú gris, pesan hasta 2 kg (4,4 libras) con una longitud de hasta 49 cm (19 pulgadas).

Colores

El plumaje de la familia es críptico, como es usual en las aves terrestres, con colores típicos que van desde el marrón oscuro, rufous, buff, amarillo y gris. El plumaje no suele diferir entre sexos, pero en algunas especies las hembras son más brillantes.

Los ejemplares que viven del bosque generalmente son más opacos y más equilibrados, en tanto que los ejemplares esteparios son más pálidas, con más franjas, moteadas o estrías. Las Martinetas tienen plumas bien desarrolladas; éstas crecen de forma continua y se desintegran en las puntas para convertirse en un polvo que se propaga a través del resto de las plumas por medio de un acicalamiento.

Esto le da al plumaje una apariencia brillante, además de impermeabilizarlo. Las colas tienden a ser cortas, en ocasiones escondidas detrás de las cobertoras, y probablemente indican la habilidad de inmolar plumas a un depredador para escapar cuando se les agarra. Los miembros de Eudromia tienen las crestas más desarrolladas y, cuando se excitan, las dirigen hacia adelante.

Canto

Las Martinetas son raramente vistos pero a menudo son escuchados dentro de su rango y tienen una gran variedad de sonidos, se encuentran entre las vocalizaciones de aves más características de América del Sur y América Central, y a menudo se asemejan a los sonidos de una flauta o un silbato. Varios sonidos son únicos y molestos, en tanto que otras poseen múltiples frases. Varían en intensidad y a menudo se pueden escuchar desde lejos. Tratar de localizar un ave de estas por su canto no es fácil.

Las aves de este tipo de las llanuras tienen voces más agudas y delicadas. También pueden ser menos melódicos, a veces pareciéndose a los chirridos de los grillos. Las especies forestales tienden a tener llamados profundos y fuertes, adecuados para penetrar en la vegetación.

El Martineta macho de las tierras altas se puede escuchar a varios kilómetros de distancia a través de densos bosques. Cuando llama, una ave de este tipo extiende su cuello verticalmente, inclina su cabeza en ángulo y abre su pico de par en par. Un pájaro, cuando se sonroja, emite un agudo estruendo.

La identificación no es una tarea fácil; utilizar sus llamadas como una herramienta es integral. Cada especie tiene su propia llamada o llamadas únicas. El tinamou solitario posee 11 vocalizaciones distintas, es importante saber que en la mayoría de las especies, ambos sexos llaman; algunos tienen llamadas diferentes para machos y hembras.

Las hembras tienden a tener voces más graves, además varias especies, en particular los miembros de Crypturellus, tienen dialectos regionales. Los machos de lo que tienen pecho pizarroso tienen llamados lo suficientemente únicos como para ser reconocidos individualmente por los humanos.

Por lo general, las llamadas se escuchan con más frecuencia durante la temporada de reproducción. Sin embargo, la hora del día puede variar entre las especies, ya que algunas son más vocales por la mañana, otras por la tarde y otras son más vocales durante el calor del mediodía.

La frecuencia puede ser diversa entre ejemplares y también entre especímenes. Un ejemplar macho de la de los tinamou llamó cada pocos segundos desde el amanecer hasta el anochecer (más de 500 llamadas al día). Algunos, en particular las especies de Crypturellus, utilizan sitios de llamada regulares. Sólo unos pocos poseen una alarma.

Canto del tinamú negro (Tinamus osgoodi)

Sonido del tinamú chico (Crypturellus soui)

Alimentación

Los tinamúes o martinetas se alimentan de forma oportunista y comen una amplia gama de alimentos, aunque cada especie varía en cuanto a su composición dietética proporcional. Los géneros Tinamou se pueden dividir en tres grupos según el componente vegetal de su dieta. Tinamus, Nothocercus y Crypturellus se centran en la fruta carnosa. Nothura, Nothoprocta y Eudromia, que comprenden pájaros de campo abierto, ingieren esencialmente semillas y algunos otros materiales vegetales que son blandas. Los géneros de altura que habitan en entornes hostiles, como Tinamotis, ingieren la mayor parte de la mata, no solamente las porciones suculentas.

La mayoría de las especies comen una mezcla de productos vegetales y animales, aunque algunos son principalmente herbívoros y otros predominantemente insectívoros o carnívoros. La dieta también puede variar según la estación del año; los tinamous de alas rojas comen principalmente alimentos de origen animal en el verano y materia vegetal en el invierno. Los polluelos ingieren más bichos que los mismos padres, seguramente es debido a los requerimiento del mismo desarrollo.

El material vegetal ingerido incluye fruta (bien estando en el suelo o en el árbol), semillas, surjas verdes, hojas tiernas, capullos, flores, tallos tiernos, raíces y bulbos. Gran parte del alimento animal consiste en insectos, incluyendo hormigas, termitas, escarabajos, saltamontes, hemípteros y larvas de lepidópteros, así como gasterópodos, moluscos, gusanos y pequeños vertebrados, como anfibios y reptiles. Los ejemplares más magnos se devoran a los mamíferos diminutos.

Métodos de alimentación

¿Cómo comen las martinetas? La comida se toma principalmente del suelo, pero también de la vid. Los pájaros pueden realizar saltos en busca de fruta o, como los hace la especie Crypturellus, saltan hasta 1 m de altura con la finalidad de atrapar insectos.

La principal técnica de búsqueda de alimento es una caminata lenta con la cabeza hacia abajo, picoteando el suelo y mirando hacia arriba ocasionalmente. Los animales pequeños se comen enteros, los más grandes son golpeados contra el suelo o picoteados. Las pico en lugar de las patas se utilizan para examinar la hojarasca y tamizar a través del suelo de 2 a 3 cm (0,8-1,2 pulgadas) de profundidad.

Las especies más frecuentes son Rhynchotus, Nothura y Nothoprocta, que son aves de campo abierto. Tienen las fosas nasales situadas en la base de los picos, una característica que se considera una adaptación a su excavación. Como la mayoría de las aves, tragan arena para ayudar a sus mollejas en la digestión. Algunas especies siguen a las hormigas gerreras, para comer de los disturbios creados. Otros se alimentan en compañía de hormigueros, formicáridos y otras aves. Las especies de Nothura, en particular, seguirán al ganado y se comerán las garrapatas que se les caen, así como los insectos que se desprenden de los arbustos al pasar.

Hidratación

La mayoría de las especies de tinamúes o martinetas necesitan agua, y algunas necesitan una buena fuente dentro de su territorio. La martineta solitaria puede soportar un período prolongado sin agua comiendo plantas más suculentas. Sin embargo, los ejemplares que habitan en climas áridos o semiáridos extrañamente requieren agua añadida a la que ingieren con su comida. Cuando el tinamue bebe, a diferencia de la mayoría de las otras aves, lo hace chupando y tragando, en lugar de levantar la cabeza y dejar que la gravedad haga el trabajo.

Apareamiento y reproducción

En la mayoría de las especies de tinamou, los machos practican la poliginia simultánea y las hembras la poliandria secuencial. Esto no es inmutable; los tinamuros ornamentados forman parejas y se estabilizan, y las manchadas tienen una sola pareja cuando son jóvenes y varias cuando son adultas. Hay un mayor número de hembras que de machos; por ejemplo, el tinamou abigarrado tiene una proporción de hembras a machos de 4 a 1.

La temporada de reproducción es distinta de ejemplar a ejemplar; los que habitan en los bosques tropicales, donde hay escasas variaciones estacionales, pueden aparearse en cualquier momento, aunque por lo general hay un tiempo preferencial. En áreas con una marcada fluctuación estacional, las Martinetas generalmente se reproducen cuando el alimento es más abundante, lo que suele ser el verano. Los estudios han demostrado que no es lo que alcanza a durar el día lo que define el inicio del apareamiento, sino la conjunto de luminosidad, a través de la cobertura nubosa.

El cortejo

El proceso de cortejo comienza con el macho anunciando vocalmente sus habilidades con un llamado continuo. Intentará atraer a múltiples hembras. En las especies de Tinamus, el macho baja el pecho hasta el suelo, estira el cuello hacia adelante y levanta la espalda para que parezca más grande de lo normal. Cuando se observa de frente, toda la espalda del ave está a la vista mientras las cobertoras de la parte inferior de la cola están expuestas, una postura similar a la utilizada por el ñandú. La hembra se rascará las patas en el suelo como parte del ritual.

Nidificación

Las Martinetas siempre anidan en el suelo; en áreas abiertas, cerca de un arbusto; en matorrales, en un denso parche de hierba; en bosques, en la base de un tronco de árbol entre los contrafuertes. El tinamou de las tierras altas es único en el sentido de que coloca su nido en una cavidad o bajo una roca colgante en una pendiente pronunciada.

Muchas especies no construyen un nido y optan por poner sus huevos sobre un delgado lecho de hojas. Otras especies construyen nidos y son meticulosas al hacerlo. El nido es ovalado está hecho de hierbas encima un espacio de prado. El macho de la maleza tinamou comienza a raspar un nido una vez que se ha producido la cópula; se pueden construir varios aunque sólo se utilice uno.

Puesta de huevos

Una hembra de tinamou pone varios huevos que el macho incuba mientras que la hembra parte en busca de otra pareja. Los ejemplares más enormes ponen un huevo cada tres o cuatro días, mientras que los más chicos ponen es en consecutivamente. Las hembras ponen huevos en múltiples nidos a lo largo de la temporada de anidación.

Puede haber hasta 16 huevos en una nidada, como consecuencia de la puesta de varias hembras en el mismo nido. El macho más maduro atraerá a más hembras y puede tener los huevos de hasta cuatro hembras debajo de él. Los tinamous abigarrados y ornamentados tienen nidos de una sola hembra y, por consiguiente, sólo uno o dos huevos por nido. Esto bien podría ser la consecuencia de la falta de alimentos en sus zonas de distribución y la consiguiente habilidad de cuidar sólo a uno o dos polluelos.

Los huevos son de un color bastante profundo, generalmente de un solo color, y tienen un brillo parecido al de la porcelana dura. Los colores varían según la especie, oscilando entre el verde, el púrpura, el violeta, el turquesa, el gris acero, el chocolate y el amarillo limón. El blanco es raro, pero ocurre. Aunque los huevos son brillantes y coloridos cuando se ponen, con el tiempo se desvanecen y se vuelven más opacos. Por ejemplo, el huevo del tinamú de alas rojas pasa de morado a plomo.

La mayoría de los huevos de tinamou son de color sólido, sin manchas ni moteado; sin embargo, los huevos de las especies de Tinamotis pueden presentar pequeñas motas blancas. El beneficio de poner huevos de colores brillantes es desconocido, pero no es perjudicial ya que la mayoría de los depredadores de tinamou cazan por la noche.

Los huevos son relativamente grandes en comparación con la masa de la hembra, aunque incluso las aves más grandes producen huevos de tamaño muy similar al de las especies más pequeñas. Sus formas son esféricas o elípticas; los dos extremos tienen una forma similar y son difíciles de distinguir. Las cáscaras son lo suficientemente delgadas para ver los embriones dentro.

Incubación

La incubación dura unos dieciséis días en Crypturellus, que contiene la especie los ejemplares más chicos, y de diecinueve a veinte días en Tinamus y Eudromia. Durante este período, el macho suele estar en silencio; si llama, lo hace fuera del nido. Al incubar, deja el nido para alimentarse, y puede estar fuera de 45 minutos a cinco horas, cubriendo los huevos cuando se va. Durante la incubación, es principalmente inmóvil y reacio a moverse, incluso de un peligro potencial.

Es posible que un observador humano se acerque y toque al macho incubador sin provocar una respuesta abierta. Algunas especies se aplastarán contra el suelo, estirarán el cuello y levantarán la espalda al aire. Esta postura hace que se parezcan a una planta; sin embargo, si está demasiado hecha, los huevos se hacen visibles desde atrás.

Si el macho se alarma lo suficiente como para abandonar el nido, intentará hacer una demostración de distracción. Por lo general, se trata de una muestra de lesión falsa, similar a la del venado asesino. Para ello, saltará sobre una pata e intentará volar, siempre cayéndose. Hará tal manifestación si los huevos no han sido bien desarrollados o si los polluelos son todavía demasiado jóvenes para lograr volar. Generalmente se cree que las Martinetas no son tan efectivos en las exhibiciones de distracción como otras aves.

Polluelos

Los polluelos eclosionan en sincronía con un denso pelaje suave. El aspectoes blanco, gris o amarillo, con oscuras manchas que le benefician a pasar por ser percibidos. Los polluelos son precociales y pueden correr casi tan pronto como eclosionan. Poco después de eclosionar los huevos, el macho abandonará el nido y llamará a los polluelos con una suave llamada de contacto.

Si lo amenazan, se congelará e intentará esconder a los polluelos bajo sus alas o vientre. Se han documentado casos de hembras que cuidan a las crías; se cree que esto ocurre cuando el macho ha sido sacrificado. Los polluelos pueden alimentarse en los primeros días, pero el macho traerá el alimento y lo dejará caer en el suelo frente a ellos. Los pollos tienen una alta tasa de mortalidad inicial. Sin embargo, a los pocos días persiguen insectos por su cuenta y, entre a 1 hasta 3 semana, pueden volar a ramas a un metro del suelo, y son autosuficientes a los 20 días.

A los 20 días, el polluelo tinamou de pecho de paja ha aumentado de tamaño, aunque no de peso. La nothura manchada pasará del 10% del peso adulto al 90% en un plazo de 85 días, y el tinamou de alas rojas lo hará en 108 días. La madurez sexual se produce a la edad de un año, aunque algunas especies pueden madurar fisiológicamente a los 57 días. Sin embargo, puede ser necesario aprender algún comportamiento antes de que las aves puedan reproducirse con éxito.

Una vez terminada la crianza, el macho, si aún está dentro de la temporada de cría, buscará otra hembra e iniciará el ciclo de nuevo. Los estudios han demostrado que entre el 54 y el 62% de las hembras reproductoras con manchas de nothura son aves de primer año.

Estado de conservación

El estado de la familia no es sencillo de establecer, ya que muchos ejemplares habitan en la cuenca del Amazonas o en los confines de los Andes y cautivan poca curiosidad, incluyendo a los propios ornitólogos. Además, su coloración críptica y su comportamiento hacen que su presencia a menudo pase desapercibida. Una enorme compensación de los ejemplares son amazónicos, y casi todos están disminuyendo en su zona de vida. Sin embargo, la mayoría están sobreviviendo lo suficientemente bien como para evitar ser clasificados como amenazados.

Las principales amenazas son la fragmentación y destrucción del hábitat. Aunque se cazan en toda su área de distribución, por lo general tienen poco o sólo un impacto localizado en las poblaciones de las especies más comunes y extendidas. Los plaguicidas son un problema en todos los pastizales y tierras de cultivo. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza cataloga 7 especies o ejemplares de las martinetas como vulnerables y 7 como que se encuentran casi amenazadas. El tinamú solitario se encuentra incluido en el Apéndice I de CITES (la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres).

Pérdida de Hábitat

La mayor amenaza para las martinetas o tinamúes es la deforestación. Los bosques neotropicales están muy afectados, con grandes extensiones taladas para cultivos, pastos o plantaciones madereras. Gran porción de esta tierra es escasa en nutrientes, por lo que se abandona luego de unos años por tierras recién despejadas. Las especies forestales se ven obligadas a adaptarse, reubicarse o extinguirse. Además de las selvas, la gran mayoría de los tipos de ambientes de América Central y del Sur, aparte de los altos Andes y la Patagonia, se encuentran en peligro. Hay controversia sobre la historia vegetativa con la especulación de que lo que ahora es pastizal de altura en los Andes fue una vez bosque fructífero.

El tinamou enano vive en las llanuras abiertas del este de Brasil, aunque quedan menos de 15.000 aves. En los pastizales cerrados de Brasil, la población del nohura menor igualmente se ha visto menguada a menos de quince mil ejemplares gracias al desarrollo tanto en agricultura como en economía. La práctica de quemar los campos es particularmente perjudicial para las martinetas. Por ejemplo, el tinamue enano se intoxica con el humo y es vulnerable a los depredadores. Igualmente, si la quema se genera en los tiempos de nidificación, los huevos o polluelos serian quemados.

El solitario tinamú, limitado a las selvas atlánticas de Brasil, Paraguay y Argentina, está amenazado por la destrucción del hábitat y la caza. En las selvas nubladas del norte de Sudamérica, sola hay menos de diez mil tinamous negros. El rango del tepui tinamou se limita a las cimas de un puñado de mesetas en los bosques nublados de Venezuela, lo que lo hace altamente vulnerable a cualquier amenaza.

Caza

Las martinetas han sido aves de caza populares durante muchos años en América del Sur y América Central, hasta el punto de que el número de algunas especies ha disminuido. Las aves solitarias de los lugares secos son más populares para cazar porque pueden ser arrojadas al aire, en lugar de las aves del bosque que corren para cubrirse y esconderse. A finales del siglo XIX y principios del XX la caza fue responsable de la matanza masiva en el seno de la familia, con el elegante tinamou de cresta y el nothura manchado de blancos populares. En el año 1921, Argentina instó a vigilar la cacería a nivel comercial de algunos ejemplares de pájaros, entre ellos se encuentra el tinamou.

Sólo en Buenos Aires, entre 1890 y 1899, se vendieron 18 millones de tinamou en los mercados de carne y en América del Norte se comercializaron también como «perdiz sudamericana». Un solo cargamento contenía 360.000 aves. Frank Chapman, del Museo Americano de Historia Natural, ayudó a crear conciencia sobre la tasa de explotación y su impacto potencial en las poblaciones de la especie.

La presión de la caza se mantiene, aunque a un nivel reducido. Por ejemplo, entre 25.000 y 40.000 aves mueren cada año a causa de la caza legal, sin contar la caza furtiva. Aunque algunas especies de pastizales han aumentado tanto en extensión como en número, siguen siendo vulnerables a la caza con el uso de perros para eliminarlas. Los pueblos nativos también están involucrados en la matanza de las martinetas para obtener carne, atrapándolas en lazos o trampas después de imitar sus llamados. Una familia de 7 individuos en Ceará consumió 60 nothura en solo un año. Las especies de Tinamou se encuentran entre las aves más comúnmente explotadas por la caza de subsistencia en las Américas.

Algunas especies son altamente vulnerables a la caza ilegal o furtiva. En Brasil, las cacerías ilegales tienen lugar por la noche con antorchas. El uso de flautas para imitar las llamadas o cantos durante la temporada de cría para atraer a las aves a la naturaleza puede resultar en el exterminio local. En general, hay una falta de controles adecuados para asegurar la caza sostenible, así como recursos y determinación insuficientes para hacer cumplir las regulaciones existentes.

Curiosidades

Las martinetas forman uno de los grupos más terrestres de aves voladoras, pasando prácticamente todo su tiempo en el suelo. Caminan en silencio, haciendo pausas con frecuencia a mitad de camino. Cuando se detecta una amenaza potencial, un tinamúes se congela normalmente en una de dos posiciones, agachado o con el cuello extendido hacia arriba. En la medida de lo posible, evitarán recurrir a la huida caminando a hurtadillas o huyendo del peligro, así como a la ocultación en una vegetación densa. También se esconden en madrigueras. Su conducta críptica les ha permitido perdurar o incluso prosperar en zonas donde las guans han sido extirpadas.

Vuelo

A diferencia de las rátidas relacionadas, los tinamúes pueden volar, aunque de mala manera y a regañadientes, prefiriendo caminar o correr. Cuando se ven obligados a salir al aire, lo hacen sólo para distancias cortas y a alta velocidad. Sus pequeñas alas les dan una alta carga de alas.

Despegan con rápidos y ruidosos golpes de ala, hasta que han ganado suficiente altitud, y luego fluyen deslizándose hacia los lados, con un ocasional estallido de aleteo adicional. Debido a su casi nula cola para servir como timón o contrapeso, las martinetas son notoriamente pobres en dirección. Regularmente chocan contra objetos al intentar despegar, a veces con consecuencias fatales.

Rara vez vuelan más de 150 m (490 pies) y típicamente lo hacen hacia abajo donde el terreno lo permite. Aterrizan en posición erguida con el cuello estirado, además algunas otras especies aterrizan corriendo. Hay una de estas aves que realizará un giro de 90° inmediatamente antes de aterrizar.

Las Martinetas y los Humanos

Los intentos de abandonar Martinetas como animales de caza en los bosques europeos y norteamericanos siempre han fracasado, porque los animales no pudieron adaptarse al clima. La domesticación de una especie como mascota tampoco ha tenido lugar, aunque es fácil mantenerla en cautiverio.

Algunas especies pueden hacer daño entrando y comiendo en los campos de cereales. Por otro lado, las mismas especies en los campos también comen plagas de insectos, por lo que no es posible determinar exactamente la proporción de beneficio a daño.

Aunque algunas especies se encuentran entre las aves más comunes en Sudamérica, la mayoría de ellas viven tímida y encubiertamente en la selva amazónica. Debido a la deforestación de los bosques sudamericanos, estas especies están cada vez más amenazadas. También son cazados por su carne. Esto es particularmente cierto en el caso de muchos pueblos indios, cuyos cazadores pueden imitar las llamadas de las martinetas, para atraer a las aves. Pero también en los mercados urbanos, los tinamúes se venden a menudo en grandes cantidades.

Paleontología y Clasificación

Los tinamúes representan una de las poblaciones de aves más antiguas del continente sudamericano. Se han descrito tres géneros según su fósil, de una especie cada uno, a partir de un solo yacimiento de la época del Mioceno Tardío (hace unos 10 millones de años) de Argentina. La mayoría de otros fósiles tinamúes, en su mayoría representativos de especies aún existentes, han sido descubiertos en sitios dispersos de la época del Pleistoceno Temprano (hace menos de un millón de años) de Sudamérica.

Muchos autores han notado semejanzas anatómicas y biológicas entre los tinamúes y el ñandú. La estructura del paladar óseo, una característica importante en la taxonomía de las aves rátidas, vincula claramente los dos grupos, al igual que el análisis de ADN y proteínas. Por lo tanto, la mayoría de las autoridades prefieren mantenerlos en órdenes separadas. Muchos ornitólogos colocan ñandúes con avestruces, kiwis, emús y casuarios en el orden Struthioniformes.

¿Dónde y cómo duermen?

Aunque las tinamúes son diurnas, muchas especies se vuelven menos activas a mitad del día. Reposan o comen en esta etapa, mientras que durante la noche cesarán toda actividad. Desconfían de la oscuridad; se posan en la noche y se sabe que se posan durante los eclipses solares. El dormidero de las especies forestales más grandes, como las de Tinamus, se produce en los árboles.

Prefieren ramas horizontales a aproximadamente de 2 a 5 m (de 6,6 a 16,4 pies) del suelo, eligiendo sitios con buenas vistas y salidas despejadas. Con el fin de minimizar el esfuerzo que implica ascender a sus dormideros, en terreno montañoso accederán a ellos desde arriba y, cuando se vean amenazados, volarán cuesta abajo para ganar más distancia de la amenaza.

Las martinetas prefieren ramas gruesas sobre las que posarse, ya que no agarran la rama con los dedos de las patas, sino que se apoyan en ella con las patas dobladas, reutilizarán los mismos lugares y evitarán defecar cerca para no hacer publicidad del lugar de posada a los depredadores. Las especies forestales más pequeñas, junto con los ejemplares tinamous, se posarán en el suelo, a veces al abrigo de un arbusto. También utilizarán la misma ubicación repetidamente.

Vida en sociedad

Las martinetas, dependiendo del tipo de ejemplar, pueden ser pájaros que andan solos o muy sociales se pueden reunir en grupos. La gregaridad también varía según la temporada. Los ejemplares forestales tienden a ser solitarios y solamente pueden acercarse a otras aves durante la temporada de reproducción. Varios habitan en pareja por el año entero. Las especies de estepas o pastizales tienden a vivir en grupos, aunque con poca interacción grupal, aparte de una llamada de contacto ocasional. El tamaño del grupo puede variar según la estación del año; en invierno, las agregaciones de martinetas con cresta pueden acercarse a 100 aves.

Tanto las especies que viven en regiones desérticas como las que conviven en las regiones forestales son territoriales, aunque la territorialidad varía de una especie a otra, pasando de ser característica sólo durante la época de reproducción a ser territorial durante todo el año. Cuando defienden sus territorios de sus congéneres, los tinamúes son altamente vocales, creando una cacofonía sonora. Cuando se detecta un intruso, las aves del mismo sexo se enfrentan a él. Esto podría llevar a un aprieto, con el uso de las patas y alas en el ataque. Tanto los machos como las hembras defenderán sus territorios; sin embargo, en cada especie sólo un sexo es ferozmente territorial.

Salud e Higiene

Los tinamúes son ávidos bañándose. Durante las lluvias torrenciales, pueden estar erguidos con su pico apuntando hacia el cielo, lo que permite que la lluvia los cubra. Se bañan en polvo a intervalos regulares y se sabe que se bañan en polvo con la frecuencia suficiente para teñirse del mismo color que la tierra. También toman el sol, y lo hacen descansando sobre una pata con un ala extendida. La defecación de un tinamúe es una tarea ligeramente complicada, ya que debe apartarse del denso plumaje que rodea a la cloaca para evitar ensuciarse. Defecan en cautiverio una vez al día.

Parásitos

Hay más de 240 especies de piojos de pájaros que infestan a los tinamúes o martinetas, y se ha registrado que un ave individual alberga nueve especies. Los parásitos sanguíneos incluyen moscas de los piojos, sanguijuelas, nematodos, cestodos, garrapatas del armadillo, ácaros y trematodos. La nofura de Darwin puede ser portadora de un plasmodium palúdico.

Depredadores

Los depredadores de los tinamúes incluyen gatos, zorros, mapaches, comadrejas y zarigüeyas. La leyenda habla también de los jaguares que imitan la llamada para engañarlos y atraparlos. Los nidos son vulnerables a las serpientes, los monos y las zarigüeyas. Se han visto osos hormigueros gigantes en la isla de Marajo rompiendo huevos de tinamúes. Los halcones del bosque y los halcones de pecho naranja han sido vistos cazándolos, y los murciélagos vampiros no son la excepción.

En la Mitología

Los tinamúes se han establecido en el folklore y los cuentos de los pueblos indígenas de América del Sur y América Central. Las tribus forestales de Brasil y Colombia creen que el jaguar imita el llamado del gran tinamúe para rastrearlo y comerlo. Un cuento de los indios Guahibo cuenta de un joven que viajaba en canoa y que intentaba localizar un tinamúe que llamaba. Al acercarse a la orilla, sospechó de la dureza de la llamada y retrocedió justo cuando un jaguar salía de la vegetación.

La tradición panameña dice que después del «Gran Diluvio», el gran tinamúe se asustó de los colores brillantes del arco iris. Se alejó volando del arco iris, del arca y del resto de los animales, dirigiéndose a la parte más oscura del bosque, donde ha permanecido desde entonces.

Una leyenda brasileña explica la separación del tinamú de alas rojas y el tinamú ondulado. El cuento comienza con lo desconocidos que eran los dos pájaros, ya que lo hacían todo juntamente. Un día tuvieron una discusión y se separaron.

El tinamú ondulado se adentró en la oscuridad más profunda del bosque, y el tinamú de alas rojas que quería ser diferente se adentró en las llanuras cubiertas de hierba. Un día, el tinamú ondulado se sintió triste y solo, fue al borde del bosque y llamó a su viejo amigo. «¿Hacemos las paces?», grita. El tinamú de alas rojas responde con «Nunca más». Esta historia tiene el propósito de mostrar que a menudo se les escucha pero rara vez se les ve.

Introducción y translocación

Durante el siglo XX hubo numerosos intentos de introducir o reintroducir a las martinetas en varias partes del mundo. El tinamú de alas rojas ha sido reintroducido en el estado de Río de Janeiro, Brasil, donde su población silvestre fue cazada hasta el exterminio a principios del siglo XX. Francia, Alemania y Hungría han intentado, sin éxito, introducirlos en sus zonas rurales.

Ha habido varios intentos fallidos de introducir al tinamú en los Estados Unidos. En Oregón, entre 1966 y 1974, se introdujeron 473 tinamú ornamentados y 110 tinamú de alas rojas. En 1966 y 1971, Florida introdujo 128 nothura manchada. En 1969, se introdujeron 47 y 136 nothura manchada en Alabama y Texas. En 1970, Colorado y Oklahoma introdujeron 164 y 100 nohuras de Darwin, respectivamente. En 1971, Nebraska trajo 256 elegantes tinamú de cresta, y California introdujo 217 en 1969, y 1200 entre 1971 y 1977. La introducción del tinamú chileno en Isla de Pascua en 1885 fue un éxito, aunque la población no ha prosperado desde que se introdujo el Chimango caracaras en 1928.

Domesticación y avicultura.

Ningun ejemplar de tinamú ha sido domesticado victoriosamente hasta ahora, a pesar de su habilidad de reproducirse bien en cautiverio. El tinamú de alas rojas ha sido criado en granjas de Francia, Gran Bretaña, Bélgica y Dinamarca. Ellos, junto con algunas de las especies de Crypturellus, están siendo criados en Rio Grande do Sul para aumentar el número de cazadores. La hibridación puede ocurrir.

Muchos zoológicos de América del Sur tienen tinamú, al igual que algunas fincas privadas. Ejemplos de reproducción en cautiverio son el tinamú de pico pequeño en Minas Gerais y el tinamú de ala roja en Rio Grande do Sul. El tinamú de pico pequeño parece prometedor para la domesticación, ya que las aves pueden criar de 3 a 4 crías al año y son resistentes a las enfermedades que afectan a los pollos domésticos.

Plagas

Algunos ejemplares se han adaptado a los sistemas de la agricultura y entrarán en los huertos de cereales luego de la cosecha para recoger del suelo; además ingresarán en los campos en la temporada de desarrollo, para consternación de los agrícolas. Algunos, en particular los ornamentados y andinos, excavarán tubérculos como la papa, mientras que los de alas rojas crean problemas similares en las plantaciones de maní. Sin embargo, algunos miembros de Nothoprocta se alimentan de plagas de insectos sin dañar los cultivos. Las nothuras manchadas han sido documentadas comiendo malezas y, de los 28 animales que fueron registrados como vecinos, 26 fueron considerados como plagas.

Investigación

Los Tinamiformes son una de las órdenes de pájaros menos estudiados incluso exhibiendo patrones de conducta rara y poco comprendida. Poseen un cuidado parental masculino que casi nunca se encuentra relacionado con la poliandria o la alteración de roles sexuales. Sus variados sistemas de apareamiento y sus diversos hábitats tienen el potencial, a través de estudios comparativos, de explicar cómo las diferencias ecológicas afectan las estrategias de apareamiento.

En varios ejemplares, las hembras ayudan en el montaje de nidadas de huevos para distintos ejemplares machos. Aunque, los problemas metodológicas han entorpecido la indagación conductual, esencialmente en los ejemplares que habitan en las selvas, debido a que su conducta secreta y su coloración críptica hacen difícil su seguimiento para el análisis continúo. No fue hasta el año 2003 que se organizó el primer simposio científico sobre tinamismo en el VII Congreso Ornitológico Neotropical, realizado en Termas de Puyehue, Chile.

Sistemática y evolución

La familia de los tinamúes está compuesta por unas 47 especies en nueve géneros. Las dos subfamilias son la Nothurinae (también conocida como Rhyncotinae), la estepa tinamous, y la Tinaminae, la tinamous del bosque «Tinamidae» fue definida como por Gauthier y de Queiroz (en el año 2001): «Tinamidae se refiere al clade de copa que proviene del antepasado común más reciente de Tetrao (Tinamus) major Gmelin 1789 y todas las aves existentes que comparten un antepasado más reciente con esa especie que con Struthio camelus Linnaeus 1758 y Vultur gryphus Linnaeus 1758″. Su similitud con otras aves que habitan en el suelo, como las perdices y los talégalos, es el resultado de la convergencia y la simbiosis, más que de innovaciones evolutivas comunes.

De origen Gondwana, las tináceas son aliadas de las Palaeognathae no voladoras, que juntas forman el Paleognathae («mandíbulas viejas»), mientras que todas las demás aves vivas son miembros del Neognathae («mandíbulas nuevas»).

A diferencia de otros Palaeognathae, los Tinamidae tienen un esternón con quilla, pero como los otros paleognaths, tienen un paladar distintivo. Antes se creía que los tinamiformes se separaban de las Palaeognathae debido a su retención de un esternón con quilla.

La posesión por parte de los tinamous de plumas en polvo y glándulas de préenna, de las que carecen los Palaeognathae, era otra fuente de confusión en la evaluación de su taxonomía. Los estudios filogenómicos han demostrado que la familia tinamou es monofilética y la han colocado como el grupo hermano de las Palaeognathae australas y oceánicas existentes (es decir, los casuarios, los emús y los kiwis), situándola bien dentro del árbol filogenético de las Palaeognathae, con los ñandúes sudamericanos y los avestruces africanos como grupos sucesivos.

Investigaciones publicadas a partir de 2010 han encontrado que los tinamous son en realidad los más cercanos a los moa extintos de Nueva Zelanda; los moa se relacionan más distantemente con los kiwis, emús y casuarios geográficamente próximos de lo que se suponía anteriormente. Estos hallazgos implican que la evolución de la falta de vuelo se produjo de forma independiente en múltiples ocasiones en la evolución de la familia Palaeognathae.

Registro fósil

Los Martinetas con capacidad de vuelo de las épocas paleocena y eocena parecen haber sido estructuralmente los precursores más similares de los estañoides, y pueden haber sido ancestrales tanto para ellos como para los Palaeognathae, aunque sus relaciones precisas no están claras. El primer material fósil inequívocamente tinamiforme del Mioceno data del Mioceno, pero los taxones sin vuelo similares a las Palaeognathae del Paleoceno pueden pertenecer a este grupo.

Se han encontrado varios fósiles de tinamou en la Formación Santa Cruz del Mioceno Medio Temprano de hace 16 a 17 millones de años y en la Formación Pinturas contemporánea, o un poco más antigua, en la Provincia de Santa Cruz de la Patagonia argentina, incluyendo una tinaminida, Crypturellus reai.

Los fósiles coligados dan a entender que el paleoambiente local al inicio de esta etapa se determinaba por un clima húmedo, subtropical, con una vegetación forestal que se tornaba más seca y abierta con el pasar del tiempo. Parte del material fósil de tinamou tiende a ser intermedio entre las dos subfamilias, lo que sugiere que la etapa concuerda con los orígenes de la refulgencia de los Nothurinae en los ambientes de campo abierto que se encuentra expandiéndose.

En la Formación Cerro Azul del Mioceno Tardío de la región pampeana del centro-sur de Argentina se han encontrado fósiles de nothurine referenciables a Eudromia y Nothura. Entre los tinamelos descritos a partir de material plioceno se encuentran Eudromia olsoni Tambussi & Tonni, 1985, Nothura parvulus Rovereto, 1914, y Nothura padulosa Mercerat, 1897.Los géneros fósiles pliocenos Cayetornis Brodkorb y Tinamisornis Rovereto han sido sinónimos de Nothura y Eudromia respectivamente. En los yacimientos del Pleistoceno se han encontrado fósiles con afinidades con varios géneros existentes.

Datos interesantes

En esta naturaleza se encuentran muchas especies de aves que viven en diferentes condiciones climáticas. Muchas de las especies de aves que se encuentran en la naturaleza son verdaderamente poco comunes y su nombre ni siquiera es escuchado por nadie.

Tinamúes es una de tales familias de pájaros que sólo es conocida por unas pocas personas. Los tinamúes son diferentes especies de aves que poseen un comportamiento tímido. Es sólo debido al comportamiento tímido de esta especie de ave que no son conocidos por todos. Aquí están algunos hechos interesantes sobre esta ave maravillosa.

  1. Los tinamúes o martinetas son pájaros tímidos que pueden entrar en pánico fácilmente. Poseen alta velocidad de vuelo que otras aves que se encuentran en la naturaleza, pero su rápida capacidad de vuelo muchas veces resulta en ponerlos en situación de peligro en lugar de escapar de tales problemas.
  2. Estas son aves de naturaleza tímida y rara vez se les ve en el bosque y las selvas. Este maravilloso pájaro está muy bien camuflado, pero tienden a entrar en pánico más rápido cuando son vistos por algún tipo de espectador.
  3. Cada vez que son vistos por otras criaturas como animales o seres humanos, muestran un vuelo de alta velocidad disparando su cuerpo en dirección ascendente. Tienen poco poder para volar en círculos, pero cuando vuelan en línea recta, ni siquiera puedes imaginar su velocidad de vuelo, ya que en un tinamúe en un istante puede llegar a estar fuera del alcance de tus ojos.
  4. El tinamúe o la martineta pertenece a una especie de ave parecida a loa avestruces, ya que los avestruces son completamente huidizos y puede volar rápido. La razón principal por la que los tinamúes son considerado como un avestruz es que son capaces de volar por una corta duración sólo en comparación con otras criaturas voladoras.
  5. Los tinamúes no son capaces de nadar en el agua, pero muchas veces entran en el lago o estanques, especialmente cuando alguna cosa les causó pánico. Su vida útil es de alguna manera mayor que la de otras especies de aves pertenecientes a la categoría de aves voladoras.

Géneros y especies pertenecientes a la familia Tinamidae

Familia Tinamidae

  • Genus †Querandiornis
    • †Querandiornis romani

Subfamilia Tinaminae

  • Género Tinamus
    • Tinamú de garganta blanca – Tinamus guttatus
    • Tinamú gris – Tinamus tao
    • Tinamou solitario – Tinamus solitarius
    • Tinamú negro – Tinamus osgoodi
    • Gran tinamou – Tinamus major
  • Género Nothocercus
    • Tinamu de las tierras altas – Nothocercus bonapartei
    • Tawny-breasted tinamou – Nothocercus julius
    • Tinamú con capucha – Nothocercus nigrocapillus
  • Género Crypturellus
    • †Crypturellus reai
    • Tinamou de Berlepsch – Crypturellus berlepschi
    • Pequeño tinamou – Crypturellus soui
    • Tinamú ceniciento – Crypturellus cinereus
    • Tepui tinamou – Crypturellus ptaritepui
    • Tinamú marrón – Crypturellus obsoletus
    • Tinamú ondulado, Crypturellus undulatus
    • Tinamú de cejas pálidas – Crypturellus transfasciatus
    • Tinamú brasileño – Crypturellus strigulosus
    • Tinamú de patas grises – Crypturellus duidae
    • Tinamú de patas rojas – Crypturellus erythropus
      • Magdalena tinamou, C. (e.) saltuarius
      • Santa Marta tinamou, C. (e.) idoneus
      • Colombian tinamou, C. (e.) columbianus
    • Tinamú de patas amarillas – Crypturellus noctivagus
    • Tinamú de capa negra – Crypturellus atrocapillus
    • Matorral de tinamou – Crypturellus cinnamomeus
    • Tinamú de pizarra (también conocido como tinamú de Boucard) – Crypturellus boucardi
    • Choco tinamou – Crypturellus kerriae
    • Tinamou variado – Crypturellus variegatus
    • Tinamú oxidado (también conocido como tinamú de pico corto) – Crypturellus brevirostris
    • El tinamou de Bartlett – Crypturellus bartletti
    • Tinamú de pico pequeño – Crypturellus parvirostris
    • Tinamú en barra – Crypturellus casiquiare
    • Tataupa tinamou – Crypturellus tataupa

Subfamilia Nothurinae

  • Género Rhynchotus
    • Tinamú de alas rojas – Rhynchotus rufescens
    • Huayco tinamou – Rhynchotus maculicollis
  • Género Nothoprocta
    • Taczanowski’s tinamou – Nothoprocta taczanowskii
    • Tinamú ornamentado – Nothoprocta ornata
    • Tinamú chileno – Nothoprocta perdicaria
    • Pinceles de tinamou – Nothoprocta cinerascens
    • Tinamu andino – Nothoprocta pentlandii
    • Tinamou de pico curvo – Nothoprocta curvirostris
  • Género Nothura
    • †Nothura paludosa
    • †Nothura parvula (Rovereto)
    • Nothura de vientre blanco – Nothura boraquira
    • Nothura menor, Nothura minor
    • El nothura de Darwin – Nothura darwinii
    • Nothura maculosa – Nothura maculosa
    • Chaco nothura – Nothura chacoensis
  • Género Taoniscus
    • Enano tinamou (también conocido como el menos tinamou) – Taoniscus nanus
  • Género Eudromia
    • †Eudromia intermedia
    • †Eudromia olsoni
    • Elegante tinamou con cresta – Eudromia elegans
    • Quebracho tinamou crestado – Eudromia formosa
  • Género Tinamotis
    • Puna tinamou (también conocido como tinamou de Pentland) – Tinamotis pentlandii
    • Tinamotis ingoufi también conocido como tinamou de Ingouf
5/5 - (1 voto)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here