Aves Costeras

14005

Las Aves Costeras son una familia grande, llamada Scolopacidae, de limícolas o playeros. Incluyen muchas especies que se conocen como playeros, así como aquellas conocidas por nombres como zarapito y agachadizas. La gran mayoría de las especies que pertenecen a esta familia se alimentan de criaturas invertebradas, las cuales son recogidas del barro o del mismo suelo, además las diferentes longitudes del pico facilitan a diferentes especies a que se sustenten en el mismo hábitat, específicamente en la costa, sin competencia directa por los alimentos.

Indice de Contenido

Aves Costeras

Las aves costeras son unos pájaros que tienen cuerpos y patas largas, y sus alas son estrechas. La mayoría de las especies tienen un pico estrecho, pero por lo demás la forma y la longitud son muy variables. Son aves de tamaño pequeño a mediano, las cuales miden de 12 a 66 cm (o sea de 4.7 a 26.0 pulgadas) de largo. Los picos son sensibles, permitiendo que las aves sientan el lodo y la arena mientras buscan comida. Generalmente tienen el plumaje opaco, con patrones crípticos de color marrón, gris o rayado, aunque algunos muestran colores más brillantes durante la temporada de cría.

La mayoría de las especies de la familia Scolopacidae anidan en áreas abiertas, y defienden sus territorios con exhibiciones aéreas. El nido en sí mismo es una simple construcción en el suelo, en el cual el ave típicamente pone tres o cuatro huevos, las crías de casi todas las especies son precociales.

Ave Costera en la playa
Ave Costera en la playa

Taxonomía

Reino: Animalia.

Filo: Chordata.

Clase: Aves.

Orden: Charadriiformes.

Suborden: Scolopaci.

Familia: Scolopacidae.

Hábitat y distribución

Las aves costeras, agachadizas o playeros están muy extendidas en todos los continentes. Los playeros tienen una distribución cosmopolita, que se da en la mayoría de las superficies terrestres del mundo, excepto en la Antártida y los desiertos más secos. La mayoría de la familia se reproduce en latitudes moderadas a altas en el Hemisferio Norte, representan de hecho la mayor parte de las aves que se reproducen en el norte del mundo.

Sólo unas pocas especies se reproducen en regiones tropicales, diez de las cuales son francotiradores y becadas y las especies restantes son el correlimos Tuamotu, que se reproduce en la Polinesia Francesa (aunque antes de la llegada de los humanos al Pacífico había varias otras especies de correlimos polinesios estrechamente relacionadas). Las especies de aves costeras o agachadizas también pueden ser encontradas en los trópicos, muchas son endémicas de las islas.

Aunque también hay algunas aves de pie (muchos tipos tropicales, pero también subpoblaciones de la agachadiza y el zarapito grande), la mayoría son aves migratorias, en parte incluso de larga distancia. El zarapito esquimal nació en el Ártico canadiense y se trasladó a Chile. Los pisadores de agua se reproducen en el Alto Ártico y pueden encontrarse en el mar en invierno frente a las costas de Sudamérica, África y el sudeste asiático.

El hábitat es extremadamente variable dependiendo de la especie. Todas las aves costeras o agachadizas, sin embargo prefieren la proximidad al agua o al menos la preferencia de un subsuelo húmedo. En la tundra la mayoría de las especies se reproducen en el interior, sólo unas pocas cerca de la costa. Los barrios típicos de invierno vienen siendo las costas y los deltas de los ríos.

Características

Las aves costeras o agachadizas son un grupo muy diverso. El tipo de agachadiza se caracteriza por sus largas patas y un pico muy largo, que también le da su nombre. Con el tipo de rizo, el pico está además fuertemente doblado hacia abajo. También está el tipo sandpiper con pico y patas largas, el tipo sandpiper con patas más cortas y pico medio largo, y el tipo stone hawk de pico corto. Los que se desvían de estas características siguen siendo apegados al agua, que viven como patos nadando y tienen patas cortas y pico medio-largo.

Dentro de las especies hay una variación considerable en los patrones de dimorfismo sexual. Los machos son más grandes que las hembras en varios playeros y otras especies, pero son más pequeños que las hembras en los nudos, zarapitos, falaropos y agujas. Los sexos son de tamaño similar en los francotiradores, becadas y playeros tringinos. En comparación con la otra gran familia de aves zancudas, los chorlitejos (Charadriidae) tienden a tener ojos más pequeños, cabezas más delgadas y picos más largos y delgados. Algunas especies son de patas bastante largas, y la mayoría de las especies tienen tres dedos del pie apuntando hacia adelante con un dedo del pie trasero más pequeño (la excepción es el pato lijador, que carece de un dedo del pie trasero).

Los playeros están más orientados a los métodos de búsqueda de alimento táctil que los chorlitos, que favorecen los métodos de búsqueda de alimento más visuales, y esto se refleja en la alta densidad de receptores táctiles en las puntas de sus picos. Estos receptores están alojados en una ligera hinchazón córnea en la punta del pico (excepto el surfbird y los dos turnstones). La forma del pico es muy variable dentro de la familia, reflejando las diferencias en la ecología de la alimentación.

La longitud del pico en relación con la longitud de la cabeza varía de tres veces la longitud de la cabeza en el zarapito de pico largo a poco menos de la mitad de la longitud de la cabeza en el playero Tuamotu. Al igual que todas las aves, los piquituertos son capaces de realizar kinesis craneal, pudiendo literalmente mover los huesos del cráneo (aparte del movimiento obvio de la mandíbula inferior) y específicamente doblar la mandíbula superior sin abrir toda la mandíbula, un acto conocido como rincocinesia.

Se ha planteado la hipótesis de que esto ayuda al sondear permitiendo que el pico se abra parcialmente con menos fuerza y mejorando la manipulación de las presas en el sustrato. La rincocinesis también es utilizada por los playeros que se alimentan de presas en el agua para capturar y manipular presas.

Tamaño y peso

Los playeros exhiben una gama considerable en tamaño y apariencia, la amplia gama de formas corporales refleja una extensa gama de nichos ecológicos. El tamaño del playero varía desde el más pequeño, de tan sólo 18 gramos (0.040 libras) y 11 cm (4.3 pulgadas) de largo, hasta el zarapito del Lejano Oriente, de hasta 66 cm (o sea 26 pulgadas) de largo, y el zarapito euroasiático, de hasta 1.3 kg (2.9 libras).

El playero de pico de cuchara es de 5.5 a 6 pulgadas de largo (o sea de 14 a 16 centímetros); similar al de un gorrión común. Las medidas son; ancho del pico de 10 a 12 mm, pico de 19 a 24 mm, ala de 98 a 106 mm, y cola de 37 a 39 mm. Aparte de su característico plumaje, no se podría confundir al playero de pico de cuchara con un gorrión, dadas sus patas mucho más largas y un pico espatulado muy inusual que utiliza para buscar alimento en el barro poco profundo y acuoso. El playero común puede alcanzar de 7.5 a 8.25 pulgadas de largo y de 1.5 a 2.5 onzas de peso. Las hembras son ligeramente más grandes que los machos.

Colores

Las aves costeras o agachadizas son aves pequeñas y medianas. En promedio, las especies nativas de las latitudes polares son más grandes que los habitantes de las regiones cálidas (regla de los mineros). Para muchas especies existe también una diferencia de tamaño entre los sexos. Así, los machos son claramente más grandes que las hembras con los corredores de pelea, con zarapitos y Wassertretern, sin embargo, se invierte. En el plumaje de la mayoría de las aves agachadizas predominan los tonos grises y marrones.

Hay pocos representantes coloridos, y aquí también hay a menudo un dimorfismo sexual llamativo. El plumaje de una cría macho es de un rojo intenso con el Pfuhlschnepfe, con la hembra aunque de color marrón rojizo mate; sin embargo, con el Thorshühnchen el plumaje de la hembra es de un rojo más brillante que con el macho. La más extrema es la diferencia con el collar, donde los polluelos machos están equipados con plumas de colores y se encuentran en el contraste sustancial con las hembras simples.

Durante la temporada de reproducción, los adultos playeros de pico de cuchara (tanto hembras como machos) son en su mayoría blancas por debajo, pero con algunas manchas marrones. Tienen la cabeza marrón rojiza y la parte superior del cuerpo, rayada de marrón. Sus alas y partes superiores son oscuras con borde rojo y marrón en las alas. La coloración roja se vuelve marrón en otras épocas del año. Las partes superiores también se tornan de color marrón-gris pálido con ribetes blancos en las plumas.

Canto

Los playeros manchados usan una cuerda rápida de cerca de 10 llamadas de la misma manera que una canción, para cortejar y para comunicarse entre pares. El playero común produce llamadas de llanto “twee-wee-wee” durante el vuelo. Su canto consiste en tonos rápidos y agudos de “titti-weeti, titti-weeti”.

Cuando están alarmados, los playeros jóvenes pueden dar un par de notas de tiempo o, si están advirtiendo a los polluelos, hacen un chisporroteo metálico. Caminando hacia el nido, hacen un simple sonido, a menudo tres veces seguidas. La llamada de alarma es similar a la canción, excepto que en lugar de una larga cadena de notas, está en pares, seguido de una breve pausa. Los playeros manchados también usan una canción de cortejo entre una pareja apareada que tiene una serie de pipas suaves antes de la canción estándar. Si se sorprenden durante la incubación, pueden emitir un fuerte chillido.

Cantos de exhibición de correlimos de Temmminck (Calidris temminckii), Rusia

Sonido de la Limosa lapponica en Tuntsa, Salla, Finlandia

Actividad y movimientos

Fuera de la temporada de reproducción, la mayoría de las especies se agrupan en grandes enjambres, que pueden comprender varios miles de individuos. Estos también pueden pertenecer a diferentes tipos. También la mayoría de las aves costeras o agachadizas son sociables, las excepciones están sobre todo los tipos solitarios del tipo agachadiza.

Es común ver a muchas aves agachadizas es un movimiento constante hacia arriba y hacia abajo de la parte trasera durante su actividad. Varias razones fueron dadas para este comportamiento, tales como la adaptación del ave a los movimientos de las olas, que tendrían un efecto de camuflaje, o sin embargo pudiera ser la mejora del sentido de la cara al cambiar la distancia de los ojos del suelo. Mientras descansan, las aves agachadizas a menudo se paran en una pata y esconden el pico en el plumaje.

Pico

El pico es muy diferente en longitud. Los dos extremos son del corredor del Mar del Sur (media longitud de la cabeza) y los zarapitos (triple longitud de la cabeza). Por lo general, el pico es recto, pero en los zarapitos es claramente doblado hacia abajo y en el Pfuhlschnepfen ligeramente doblado hacia arriba. Un pico curvo ofrece ventajas para la búsqueda de alimento entre las piedras. Los Steinwälzer tienen un pico muy corto, pero particularmente fuerte, que les sirve para girar piedras pesadas.

Casi todas las aves costeras o agachadizas (con excepción del Steinwälzer y el Gischtläufers) tienen un área hinchada provista de placas con cuernos en la parte superior del pico, cuyos bordes están ricamente ocupados con células receptoras para la palpación de la comida. Especialmente los francotiradores y los playeros usan este dispositivo para buscar comida en suelos arenosos blandos y fangosos. Además, el pico se utiliza para recoger los componentes del alimento del suelo o de la superficie del agua y para arar a través del agua.

Muchas aves costeras tienen una lengua larga para asegurar el transporte del alimento desde la punta del pico; de no ser así, como por ejemplo en el caso de los zarapitos, el alimento debe ser transportado mediante técnicas de lanzarlo y atraparlo hasta llegar a la garganta. Aquellas especies que aran a través del agua con movimientos laterales del pico empujan el agua hacia afuera a través del pico mínimamente abierto y así logran mantener utilizables casi todo su pico como una estructura única y verdaderamente útil para la supervivencia de este animal.

Patas

Con solo una excepción, todas las aves agachadizas tienen pata anisodáctila, lo que significa que hay tres dedos delanteros y un dedo trasero. La excepción en cuestión es el Sanderling, que carece del dedo posterior del pie (tridactilia). Muchas aves agachadiza como los piquituertos y algunos playeros tienen telarañas parciales entre los dedos coloquialmente hablando; en algunos existen sólo entre los dedos externos, pero en la mayoría de las especies están completamente ausentes.

Alas y Cola

Entre las aves agachadizas, hay muchos migrantes de larga distancia que pueden alcanzar altas velocidades de 60 a 70 km/h con alas largas y puntiagudas. Sin embargo, como con la mayoría de las características, hay numerosas excepciones.

El correlimo (Calidris alpina), que vuela con golpes rápidos de sus alas en su mayoría cerca de la superficie del agua, alcanza sólo de 30 a 40 km/h. Las especies de agachadizas también tienen alas más bien redondeadas, que no son adecuadas para el vuelo rápido, pero son más adecuadas para la navegación en bosques densos. Mientras que generalmente hay doce plumas de la cola en las aves agachadizas, hay hasta 26 en las especies del tipo agachadiza, algunas especies pueden dirigir las plumas de los impuestos exteriores hacia afuera y hacer ruidos vibrantes.

Glándulas salinas

Las agachadizas suelen tener glándulas salinas entre los ojos a través de las cuales se puede liberar el exceso de sal. El tamaño de las glándulas en estas aves varía mucho dependiendo de la especie, por ejemplo; en el caso de las especies de agua dulce y continentales, están severamente de una manera natural retrocedidas o están completamente ausentes. Sin embargo, son grandes con los habitantes de la costa, en particular con el mejillón perla de agua dulce (Margaritifera margaritifera), que absorbe grandes cantidades de agua salada con sus alimentos. En las especies migratorias también se puede observar que las glándulas salinas aumentan o disminuyen estacionalmente dependiendo del hábitat.

Video de Dunlins (Calidris alpina)

Alimentación

Cuando una persona da un paseo a lo largo de la orilla de un lago, o está sentado en su silla de jardín al borde de un estanque, seguramente se ha preguntado alguna vez ¿qué es exactamente lo que están comiendo las aves playeras? Se suelen ver a las patas amarillas, chorlitos, playeros y otras aves playeras escogiendo cosas de la arena y el lodo húmedos.

Debes saber que hay en general cuatro estilos de alimentación empleados por los playeros, aunque muchas especies son flexibles y pueden usar más de un estilo. La primera es picotear con sondeos ocasionales, generalmente realizados por especies en hábitats más secos que no tienen suelos blandos o lodos. El segundo y más frecuente método empleado es el sondeo de suelos blandos, lodos y arenas en busca de presas.

El tercero, utilizado por los shanks de Tringa, consiste en correr en aguas poco profundas con el pico bajo el agua persiguiendo a los peces, un método que utiliza tanto la vista como los sentidos táctiles. El último método, empleado por los falaropos y algunos playeros Calidris, consiste en picotear el agua en busca de pequeñas presas. Pero a pesar de comer lo que anteriormente se ha mensionado también se alimentan de biopelículas, una fina capa de lodo nutritivo que se encuentra en la arena.

Bien, entre las aves agachadizas se encuentra un amplio espectro alimentario, ya se ha dicho que estas  aves se alimentan de gusanos, moluscos, crustáceos, peces pequeños, insectos y larvas de insectos, y en parte también de plantas. Pero las aves agachonas que pican en las marismas buscan pocas biopelículas, anfípodos y cochinillas.

Algunos incluso se han especializado en moluscos de cáscara dura como caracoles y mejillones, especialmente el Knutt. Las agachadizas, que buscan su alimento en el agua libre, capturan aquí también peces pequeños. En mar abierto, los comen krill y ocasionalmente recogen parásitos de los lomos de las ballenas emergentes. Para los representantes vivos del tipo de agachadiza, las lombrices de tierra, pero también los insectos y las arañas son presas.

¿Que comen realmente las aves costeras?

A menudo cuando se toca la superficie de arena o barro que está cerca de una fuente de agua (lago, estanque, río, etc.) tendrá una fina capa de baba que cubre la superficie, dándole un brillo radiante. Puede ser microscópica y a simple vista se puede llegar a percibir, o puede crecer rápidamente para ser claramente visible, a veces incluso formando gruesas esteras sobre el agua.

El limo, o la biopelícula, es una colección de microorganismos cuyas células se han adherido entre sí para crear la sustancia flexible. A medida que los microorganismos se adhieren entre sí, crean una colonia compleja que permite nuevos microorganismos se adhieran, expandiendo aún más la sustancia y aumentando el contenido microcelular. Una densa matriz extracelular mantiene las células unidas y las protege, y permite que las bacterias que crecen en su interior cooperen entre sí como si no fueran capaces de hacerlo como organismos individuales.

La cooperación de las bacterias permite beneficios para la biopelícula en su conjunto, como la resistencia a antibióticos y detergentes. La resistencia se puede aumentar hasta mil veces, sin embargo, estos beneficios no existen en todas las colonias de biopelícula.

Los principales componentes de la biopelícula son el ADN extracelular, las proteínas y los polisacáridos, y el fango puede crecer en cualquier parte.  En un ambiente natural puede crecer en muchas cosas incluyendo marismas, fondos de ríos, en un manantial o incluso en un glaciar.  La biopelícula también puede crecer en ambientes no naturales, como en duchas, en tuberías de agua y alcantarillado, y en encimeras.  En ambientes humanos, tales como tuberías de agua, la biopelícula puede ser un agente corrosivo muy poderoso y puede causar daños extensos.

También viene en forma de placa dental que puede ser perjudicial para la salud de los dientes y las encías, y está implicado en el 80% de todas las enfermedades infecciosas.  Sin embargo, se utiliza para beneficiarnos personalmente de muchas maneras.  Un ejemplo es la biopelícula que está siendo usada benéficamente como un agente importante en el tratamiento de agua.  El agua residual es empujada a través de filtros sobre los cuales crece una biopelícula que extrae y come la materia orgánica, ayudando a limpiar el agua.

También beneficia a las aves playeras al darles proteínas que no son capaces de obtener de los crustáceos, invertebrados y otras cosas que estas aves comen, y les proporciona la energía que necesitan desesperadamente durante la migración. A su vez, esto nos beneficia al permitir la experiencia de observar a los playeros y vislumbrar sólo una pequeña porción del largo viaje que hacen dos veces al año en su camino de ida y vuelta a sus áreas de reproducción.

El playero occidental, un raro visitante migratorio al Yukón, ha sido el más estudiado en lo que respecta a la biopelícula.  Los playeros occidentales dependen de ella como una importante fuente de energía durante la migración.  Los estudios han demostrado que los playeros occidentales obtienen la mitad de su energía diaria de la biopelícula nutritiva durante la migración en promedio, y se sospecha que su dieta de biopelícula es un factor importante en su abundante población.

Los playeros occidentales fueron monitoreados a través de cámaras de alta velocidad para ver exactamente qué técnica usaban para comerse la biopelícula. Usando el video y las fotos, los científicos descubrieron que los playeros occidentales se movían más despacio cuando buscaban biopelícula que para crustáceos e insectos porque, a diferencia de los insectos, la biopelícula no tiene que ser perseguida y enganchada rápidamente. Los playeros recogen diminutas bolas de biopelícula con sus lenguas y las puntas de sus picos antes de tragárselas rápidamente e ir a por otra porción.

Apareamiento y reproducción

Muchos playeros y otras aves costeras forman parejas monógamas, pero algunos tienen sólo cuidado parental femenino, otros sólo masculino, algunos ejercen la poliandria secuencial y otros solo compiten en tener más parejas. Los playeros ponen entre tres y cuatro huevos en el nido, el cual suele ser una vaga depresión o chatarra en el suelo, apenas recubierto de vegetación blanda.

En las especies en las que ambos padres incuban los huevos, las hembras y los machos comparten sus tareas de incubación de diversas maneras, tanto dentro de las especies como entre ellas. En algunas parejas, los padres se intercambian en el nido por la mañana y por la noche para que su ritmo de incubación siga las 24 horas del día; en otras, cada sexo puede sentarse en el nido continuamente hasta 24 horas antes de ser intercambiado por su pareja.

En las especies en las que sólo uno de los progenitores incuba los huevos, durante la noche el progenitor se sienta sobre los huevos casi continuamente y luego, durante la parte más cálida del día, deja el nido para períodos cortos de alimentación. Los polluelos eclosionan después de unas tres semanas de incubación y pueden caminar y forrajear a las pocas horas de eclosionar. Un solo padre o ambos padres guían y crían a los polluelos.

Estado de conservación

Calidris canutus es el nombre común de algunos miembros de la familia grande de los Scolopacidae, pequeñas aves costeras, incluyendo la agachadiza y el zarapito. La mayoría de los playeros se encuentran en bandadas en las costas de todo el hemisferio norte, pero algunos frecuentan las aguas interiores y los pantanos. A excepción de tres especies, todos los playeros anidan en el suelo. Las tres excepciones, el playero solitario del Nuevo Mundo, y los playeros verdes y de madera del Viejo Mundo, usualmente usan los nidos abandonados de otras aves, y anidan en los árboles. Los playeros vuelan en bandadas irregulares y grandes, sin líder aparente.

Entre los playeros norteamericanos se encuentran los playeros manchados y solitarios, que se encuentran a orillas de arroyos; los playeros de Baird, al menos semipalmeados, occidentales y de grupa blanca, llamados colectivamente «peeps»; el playero de lomo rojo, o dunlin, y los de patas amarillas mayores y menores, el muguet, el nudo y el lirio.

El playero manchado es un ave playera pequeña que puede cruzarse con su especie hermana, el playero común. Los hábitats de reproducción preferidos se encuentran cerca de cuerpos de agua dulce en Canadá y los Estados Unidos. Durante los meses de invierno, esta especie migra hacia el sur de los Estados Unidos y Sudamérica. Estas aves son raramente vistas también en Europa Occidental. Los nidos se construyen en el suelo o en el agua. Las dietas típicas consisten en insectos, crustáceos e invertebrados. La comida se captura en vuelo o se alimenta del agua y el suelo. La clasificación de conservación para el playero manchado es Preocupación Menor.

Se sabe que dos especies de playeros se han extinguido desde el 1600 d.C. Estos son el playero de alas blancas de Tahití y el playero de Ellis de Moorea. Ambos fueron probablemente llevados a la extinción por las ratas traídas a sus hábitats insulares por los humanos. De las ochenta y seis especies de playeros que existen actualmente, dos están En Peligro Crítico, enfrentando un riesgo extremadamente alto de extinción, incluyendo el zarapito esquimal, que no se ha visto desde la década de 1980, y el zarapito de pico fino. Ambas especies fueron cazadas en gran número por los humanos y también sufren de pérdida de hábitat.

El Archibebe Común de Nordmann está En Peligro, enfrentando un riesgo muy alto de extinción en la naturaleza, debido a la caza y la pérdida de hábitat. El correlimos tuamotu está En Peligro debido a la pérdida de hábitat y depredadores introducidos por el hombre. Los vulnerables, que se enfrentan a un alto riesgo de extinción, son especies de la familia como el correlimos de pico de cuchara, el zarapito de cerda, la agachadiza, la agachadiza de Chatham, la becada de Amami y la becada de Molucca. Estas especies se ven afectadas por factores como la caza, la destrucción y perturbación del hábitat y los depredadores introducidos por el hombre.

Curiosidades

El playero común es un tipo de ave costera (Scolopacidae) que pertenece a la familia de los playeros. Se encuentra en zonas templadas y subtropicales de Europa y Asia. El playero común habita en manglares, estuarios, arrozales y áreas cercanas a los ríos, estanques y lagos. Los cambios climáticos y la destrucción del hábitat son las mayores amenazas para la supervivencia de los playeros comunes en estado silvestre.

El playero común tiene el pico largo y recto, el cuerpo pequeño y las patas cortas. Las partes superiores del cuerpo (cabeza, espalda y parte superior del pecho) están cubiertas de plumaje marrón grisáceo y vetas oscuras. La zona inferior del cuerpo es de color blanco, las alas tienen una barra blanca prominente que solamente es visible durante el vuelo.

El playero común pasa mucho tiempo en el suelo. La cabeza y la parte trasera del cuerpo se balancean constantemente mientras camina o se alimenta en el suelo. Este comportamiento inusual se conoce como “tambalearse”.

El playero común tiene un estilo de vuelo de alas rígidas. Su vuelo consiste en ritmos de ala rápidos y poco profundos, combinado con un planeo corto. El playero común a menudo vuela cerca del suelo o de la superficie del agua. El playero común además es un ave diurna (activa durante el día). Este playero es un omnívoro (come tanto plantas como carne). Su dieta consiste en insectos, arañas, crustáceos, gusanos, renacuajos, ranas y también semillas.

El playero común se alimenta solo o en grupos pequeños, pero se posa en grupos de 30 a 100 aves durante la noche. Este playero también es un ave migratoria al igual que casi todas las especies de la familia. Durante la noche se desplaza en pequeños grupos a las zonas de invernada. Las aves maduras a menudo abandonan la zona de reproducción antes que las aves jóvenes.

El periodo de apareamiento de los playeros es de abril/mayo a junio/julio. Los playeros comunes se aparean con una sola pareja durante la temporada de cría (estas son aves monógamas en su familia Scolopacidae). La hembra de esta especie pone de 3 a 5 huevos en la depresión poco profunda en el suelo siempre cerca del agua. Ambos padres participan en la incubación de los huevos que dura de 21 a 22 días. Ambos padres también cuidan a sus polluelos, aunque la madre comúnmente los abandona antes de que salgan del nido, a la edad de 22 a 28 días. El playero común puede sobrevivir hasta 12 años en estado silvestre.

Entre los playeros el playero de pico de cuchara, también conocido como playero de espátula, es una de las aves más raras del mundo. La característica más distintiva de esta ave es su pico espatulado. Se están haciendo esfuerzos para salvar a esta especie porque está en peligro crítico de extinción. Afortunadamente, hay una buena posibilidad de que tengan éxito.

El playero de espátula está ahora clasificado bajo los playeros calídricos. Sven Nilsson lo trasladó a su género actual en el año 1821. Linneo lo describió por primera vez como Platalea pygmea en su Systema Naturae en 1758. En las zonas de invernada y durante la migración, los playeros de pico cuchara se alimentan de varios invertebrados marinos, incluyendo camarones y gusanos poliquetos. En las zonas de reproducción, se alimentan de una variedad de invertebrados adultos y larvarios, especialmente arañas, escarabajos, moscas y mosquitos. Estas aves también se alimentan de material vegetal como bayas y semillas de pasto.

Al igual que los playeros del género Calidris, el playero de pico de cuchara hace varios sonidos durante la temporada de cría desde el suelo y también durante los vuelos de exhibición aérea. Los migrantes de primavera hacia el norte pueden ocasionalmente hacer llamados relacionados con la reproducción. Las vocalizaciones probablemente se limitan a unas pocas llamadas simples durante el invierno y la migración. Hasta la fecha, los investigadores y científicos no han realizado estudios completos de las vocalizaciones de las especies. Sin embargo, las nuevas grabaciones de la expedición de 2011 proporcionarán una base sólida para estudios futuros.

Los playeros de pico de cuchara usualmente llegan a sus áreas de reproducción en Rusia durante los últimos días de mayo o principios de junio. Los machos inmediatamente comienzan a exhibirse sobre su hábitat favorito para marcar su territorio y atraer a su pareja. Realizan vuelos extraordinarios de cortejo mientras rodean sus territorios. También emiten un trino repetido alternando con ráfagas de rápidos latidos de las alas.

El macho reduce o detiene marcadamente sus despliegues una vez que un macho y una hembra se han apareado. La pareja elige un sitio para anidar. La hembra comienza a poner una nidada de cuatro huevos en una depresión de tundra poco profunda.

Una vez que la hembra pone los huevos, ambos adultos se incuban, generalmente en turnos que duran medio día. Los huevos eclosionan en 19 a 23 días. Los polluelos abandonan el nido un día después de eclosionar e inmediatamente comienzan a alimentarse. El macho los aleja de su nido y los atiende hasta que paren casi veinte días después.

La hembra sale poco después de que los huevos eclosionan y comienza a migrar hacia el sur. El macho también se va cuando los polluelos alcanzan la edad de volar. Unas semanas después, los polluelos emigrarán al sur por su cuenta.

En noviembre del año 2011, los conservacionistas llevaron trece playeros de pico de cuchara a la reserva Wildfowl and Wetlands Trust (WWT) en Slimbridge, Gloucestershire, para iniciar un programa de reproducción. Las aves pasaron sesenta días en el zoológico de Moscú en cuarentena como preparación para el viaje de 8.000 km. Las trece aves nacieron de los huevos recolectados en la tundra del noreste de Rusia anteriormente. En 2013, los conservacionistas incubaron veinte polluelos en Chukotka. La incubación artificial y la crianza en cautiverio, conocida como Headstarting, pueden aumentar las tasas de supervivencia de menos del 25 por ciento a más del 75 por ciento. Además, la extracción de los huevos puede conducir a una segunda nidada que los padres criarán.

Las principales amenazas para la supervivencia del playero de pico de cuchara son la pérdida de llanuras mareales a través de su área de invernada y migratoria y la pérdida de hábitat en sus zonas de reproducción. Un estudio realizado en 2010 sugiere que los tramperos tradicionales solían cazar estas aves en Birmania, es una de las causas principales del declive.

El playero de pico de cuchara está críticamente amenazado, con una población actual de menos de 2500 – probablemente menos de 1000 – aves adultas. El Proyecto de Recuperación de Saemangeum destruyó parcialmente el área crítica en Saemangeum, Corea del Sur. Los humedales restantes están gravemente amenazados de recuperación en el futuro. Estudios de teledetección a largo plazo han revelado que la recuperación ha destruido hasta el 65 por ciento del hábitat crucial de los correlimos de pico de cuchara en Corea del Norte, Corea del Sur y China.

Humanos y Aves costeras

Las aves costeras estaban en el menú en muchos países. Esto es particularmente cierto en el caso de los pueblos del Ártico y del norte de Europa, donde eran particularmente frecuentes. Se dice que el Knutt lleva el nombre del rey Knut el Grande, que tenía preferencia por la carne de este pájaro.

En Europa Central la caza de la becada se consideraba particularmente difícil, ya que esta ave apenas podía ser golpeada por su vuelo en zigzag. El término francotirador se deriva de la palabra inglesa snipe. La desventaja de la caza era que las poblaciones de algunas especies se reducían hasta el colapso. El ejemplo más famoso aquí es el zarapito esquimal, una vez una de las aves más comunes en Norteamérica con varios millones de individuos, y ahora probablemente extinto.

Escombros plásticos matan a las Aves costeras

Los investigadores han descubierto que las algas de los desechos plásticos a la deriva desprenden un compuesto de azufre que huele similar al krill del que se alimentan muchas aves costeras y marinas. Las aves marinas son atraídas a comer desechos plásticos porque huelen como su alimento, esto según los científicos.

El estudio descubrió que los residuos plásticos a la deriva acumulan algas y desprenden un olor bastante similar al del krill del que se alimentan muchas aves marinas y costeras. Los hallazgos podrían explicar por qué ciertas aves -incluidos los albatros y las pardelas- que dependen de su sentido del olfato para cazar, son contaminados e incluso hasta llegar a morir por comer sustancias inorgánicas.

Matthew Savoca, el autor líder del estudio en la Universidad de California Davis, dijo lo siguiente: “Los animales suelen tener una razón para las decisiones que toman. Si deseamos entender verdaderamente por qué los animales ingieren plástico en el océano, entonces debemos pensar en cómo encuentran ellos sus alimentos”.

La tasa de contaminación plástica está aumentando constantemente en todo el mundo, y un estudio del año pasado estimó que cerca de ocho millones de toneladas métricas de plástico – suficientes para cubrir cada pie de costa en el mundo – entran a los océanos cada año.

Se sabe que las aves y otras criaturas marinas, incluyendo tortugas y peces, ingieren plástico. Esto puede provocar daños en los órganos internos, obstrucciones intestinales o acumulación de sustancias químicas de los plásticos en los tejidos de los animales. Estudios anteriores han demostrado que algunas aves alimentan a sus crías con sus desechos – presumiblemente confundiéndolos con comida.

Para investigar lo que atrae a las aves a los escombros, los científicos colocaron cuentas hechas de los tres tipos más comunes de plástico – polietileno de alta densidad, polietileno de baja densidad y polipropileno – en el océano en la Bahía de Monterey y la Bahía de Bodega, cerca de la costa de California.

Las cuentas fueron cosidas en bolsas de malla y atadas a boyas para evitar que cualquiera de ellas fuera devorada por la fauna silvestre. Tres semanas más tarde, se recogieron las cuentas y se analizó el olor que desprendían en el UC Davis Robert Mondavi Institute for Wine and Food Science, donde los científicos se centran normalmente en la química que hay detrás del sabor y la fragancia de los vinos.

Se descubrió que el plástico desprendía un compuesto de azufre, dimetilsulfuro (DMS), vinculado a las algas que cubrían el plástico flotante. El mismo equipo había demostrado previamente que el DMS es la señal química que desencadena a ciertas aves marinas a buscar alimento como el krill – o como los científicos lo llamaron “la versión de las aves de una campana de cenar”. Es esta señal la que está siendo secuestrada por los plásticos.

En un segundo análisis, usando datos de 55 estudios y 13,315 aves, los científicos demostraron que las aves costeras y marinas que rastrean el olor de DMS para encontrar presas (un grupo conocido como aves marinas con nariz de tubo y que incluye albatros, petreles y pardelas) son casi seis veces más propensas a comer plástico que otras aves. Las aves podrían estar mejor protegidas en el futuro, argumentan los científicos, creando plásticos que no acumulen algas tan fácilmente en el mar.

Berry Mulligan, oficial internacional de programas marinos de la Royal Society for the Protection of Birds, dijo: «Aunque investigaciones como ésta están dando la alarma sobre los plásticos en nuestros océanos, es difícil estimar de manera realista la magnitud del problema para las aves marinas a nivel mundial. Las aves costeras y marinas son uno de los grupos de aves más amenazados del mundo, pero desenredar los efectos de las múltiples amenazas a las aves marinas es un desafío, uno que subraya la importancia de la investigación en curso como esta que ayuda a determinar la vulnerabilidad de las diferentes especies».

Evolución

El primer registro fósil es muy malo para un grupo que probablemente estuvo presente en la extinción del dinosaurio no aviar. “Totanus” teruelensis (Mioceno Tardío de Los Mansuetos) es a veces considerado un escolopácido -quizás un jarrete- pero bien puede ser una larva; poco se sabe de él.

La paractitis ha sido nombrada desde el Oligoceno Temprano de Saskatchewan (Canadá), mientras que Mirolia es conocida desde el Mioceno Medio en Deiningen en los Ries de Nördlinger (Alemania). La mayoría de los géneros vivos parecen haber evolucionado a lo largo del Oligoceno hasta el Mioceno con los limícolas quizás un poco más tarde.

Además, hay algunos restos indeterminables que podrían pertenecer a géneros existentes o a sus parientes extintos: Scolopacidae gen. et sp. indet. (Mioceno medio de Františkovy Lázně, República Checa – Mioceno tardío de Kohfidisch, Austria) y Scolopacidae gen. et sp. indet. (Edson Early Pliocene del condado Sherman, EE.UU.).

Géneros pertenecientes a la familia Scolopacidae

La familia Scolopacidae fue introducida (como Scolopacea) por el francés Constantine Samuel Rafinesque en el año 1815. Esta gran familia se subdivide a menudo en grupos de aves similares. Estos grupos no necesariamente consisten en un solo género, pero como se presentan aquí sí forman linajes evolutivos monofiléticos distintos. A continuación los géneros de esta familia según la clasificación del Congreso Ornitológico Internacional:

  • Actitis
  • Aphriza
  • Arenaria
  • Bartramia
  • Calidris
  • Coenocorypha
  • Eurynorhynchus
  • Gallinago
  • Limicola
  • Limnodromus
  • Limosa
  • Lymnocryptes
  • Numenius
  • Phalaropus
  • Philomachus
  • Prosobonia
  • Scolopax
  • Tringa
  • Tryngites
  • Xenus

Géneros extintos:

  • Becassius
  • Elorius
  • Parvelorius
  • Scolopacimilis
5/5 - (6 votos)

 

1 Comentario

  1. Oh, muchas gracias. Ha estado muy interesante, y me ha gustado mucho los videos, las imagenes y los audios… Sigan públicando cosas tan interesantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here