Grullas

2794

Las grullas son una familia de aves “Gruidae”, que se caracterizan por ser grandes, de patas largas y cuello largo en el grupo Gruiformes. Hay quince especies de grullas en cuatro géneros. A diferencia de las garzas de aspecto similar pero sin parentesco, las grullas vuelan con el cuello extendido, sin retroceder. Las grullas viven en todos los continentes excepto en la Antártida y Sudamérica.

Grullas

Estas aves son oportunistas para alimentarse ya que cambian su dieta de acuerdo a la estación del año y a sus propios requerimientos de nutrientes. Ellos comen una variedad de artículos desde pequeños roedores de tamaño adecuado, peces, anfibios e insectos hasta granos, bayas y plantas.

Las grullas construyen nidos de plataforma en aguas poco profundas, y típicamente ponen dos huevos a la vez. Ambos padres ayudan a con el cuidado de las crías, que permanecen con ellos hasta la siguiente temporada de cría.

Algunas especies y poblaciones de grullas migran a largas distancias; otras no migran en lo absoluto. Las grullas son solitarias durante la época de cría, permanecen en parejas, pero durante la época de no cría son gregarias, formando grandes bandadas donde su número es grande.

Grulla (SARUS CRANE) de cerca

Taxonomía

Reino: Animalia.

Filo: Cordato.

Clase: Aves.

Orden: Gruiformes.

Familia: Gruidae.

Hábitat y distribución

Las grullas tienen una distribución cosmopolita, presente en la mayoría de los continentes del mundo. Están ausentes de la Antártida y, misteriosamente, de Sudamérica. Asia oriental es el centro de la diversidad de grullas, con ocho especies, seguida de África, que alberga cinco especies residentes y una sexta parte de las poblaciones invernantes. Australia, Europa y Norteamérica tienen dos especies que sobrevienen regularmente cada una. De los cuatro géneros de grullas, Balearica (dos especies) está restringida a África, y Leucogeranus (una especie) está restringida a Asia; los otros dos géneros, Grus (incluyendo Anthropoides y Bugeranus) y Antígona, están extendidos.

La mayoría de las especies de grullas dependen de los humedales y requieren grandes áreas de espacio abierto. También la mayoría de las especies anidan en humedales poco profundos, algunas especies anidan en los humedales pero trasladan a sus polluelos a los pastizales para alimentarse (mientras regresan a los humedales por la noche), claro que otras permanecen en los humedales durante toda la temporada de reproducción.

Incluso la grulla demiselle y la grulla azul, que pueden anidar y alimentarse en los pastizales (o incluso en pastizales áridos o desiertos), necesitan humedales para pernoctar durante la noche. Las únicas dos especies que no siempre se posan en los humedales son las dos grullas coronadas africanas (Balearica), que son las únicas grullas que se posan en los árboles.

Algunas especies de grullas son sedentarias, permaneciendo en la misma zona durante todo el año, mientras que otras son altamente migratorias, viajando miles de kilómetros cada año desde sus lugares de cría. Algunas especies tienen poblaciones migratorias y sedentarias.

En contraste, en la época no reproductiva tienden a ser gregarios, formando grandes bandadas para descansar, socializarse y en algunas especies alimentarse. Las especies que se alimentan predominantemente de materia vegetal en la temporada no reproductiva se alimentan en bandadas para hacerlo, mientras que las que se alimentan de animales por lo general se alimentan en grupos familiares, uniéndose a bandadas sólo durante los períodos de descanso, o en preparación para viajar durante la migración. Los grandes grupos de grullas son importantes para la seguridad durante el descanso y también como lugares para que las aves jóvenes no apareadas para que se encuentren con otras.

Características

Son aves de patas largas y cuello largo con cuerpos aerodinámicos y alas grandes y redondeadas. Los machos y las hembras no varían en apariencia externa, pero en promedio los machos tienden a ser ligeramente más grandes que las hembras.

La mayoría de las especies de grullas tienen algunas áreas de piel desnuda en la cara; las únicas dos excepciones son las grullas azules y las grullas demiselle. Esta piel se utiliza en comunicación con otras grullas, y puede expandirse mediante la contracción y relajación de los músculos, además cambiar la intensidad del color. Las plumas de la cabeza se pueden mover y montar también en las grullas azules, wattled y demoiselle para la señalización.

También es importante para la comunicación la posición y la longitud de la tráquea. En las dos grullas coronadas la tráquea es más corta y sólo está ligeramente impresa en el hueso del esternón, mientras que la tráquea de las otras especies es más larga y penetra en el esternón. En algunas especies, todo el esternón se fusiona con las placas óseas de la tráquea, lo que ayuda a amplificar los llamados de la grulla, permitiéndoles transportarse durante varios kilómetros.

Tamaño y peso

Las grullas son de grandes a muy grandes aves, incluyendo el ave voladora más alta del mundo. Su tamaño varía desde la grúa demoiselle, que mide 90 cm de longitud, hasta la grúa sarus, que puede medir hasta 176 cm, aunque la más pesada es la grulla de corona roja, que puede pesar 12 kg antes de migrar.

Color

El plumaje de las grullas varía según el hábitat, las especies que habitan extensos humedales abiertos tienden a tener un plumaje más blanco que las especies que habitan humedales más pequeños o hábitats forestales, que tienden a ser más grises. Estas especies blancas también son generalmente más grandes. Se cree que el menor tamaño y color de las especies forestales les ayuda a mantener un perfil menos llamativo mientras anidan; dos de estas especies (las grullas comunes y las grullas de las montañas de arena) también untan sus plumas con barro para esconderse aún más mientras anidan.

Sonido

Las grullas son aves altamente vocales y tienen un gran vocabulario de llamadas especializadas. El vocabulario comienza poco después de eclosionar con llamadas de contacto bajas y ronroneantes para mantener el contacto con sus padres, así como llamadas para mendigar alimentos. Otras llamadas usadas de polluelos incluyen alarma y llamadas de “intención de vuelo”, las cuales se mantienen hasta la edad adulta. Las llamadas a dúo de las grullas son impresionantes, y pueden ser utilizados para el reconocimiento individual.

Las Grullas de Sandhill hacen ruidos estrepitosos, llamadas de corneta, cada una de ellas durando un par de segundos y a menudo se pueden encadenar. Pueden ser escuchados hasta a 2. 5 millas de distancia y son proporcionados tanto en tierra como en vuelo, cuando el rebaño tiende ser muy alto y difícil de observar a distancia. También emiten gemidos y silbidos resonantes como lo hace el ganso y un sonido de ronquidos también se le ha escuchado. Las hembras tienden a emitir cantos y ronroneo.

Cuando se asusta la Grulla ferina (las grullas gritonas) dan como un toque de corneta fuerte de una sola nota que dura menos de un segundo. El sonido que emiten cuando cortejan se llama unísono. Mientras se alimentan dan un ronroneo bajo frecuente para mantenerse en contacto entre sí.

Alimentación

Las grullas como familia consumen una amplia gama de alimentos, que van desde materia animal hasta materia vegetal. Al alimentarse en tierra consumen semillas, hojas, nueces y bellotas, bayas, frutas, insectos, gusanos, caracoles, pequeños reptiles, mamíferos y aves. En las raíces de los humedales, rizomas, tubérculos y otras partes de plantas emergentes, también consumen otros moluscos, peces pequeños y anfibios. La composición exacta de la dieta varía según el lugar, la estación y la disponibilidad, dentro de la amplia gama de artículos consumidos hay algunos patrones; las especies de pico corto usualmente se alimentan en tierras altas más secas mientras que las especies de pico largo se alimentan en humedales.

Las grullas emplean diferentes técnicas de forrajeo para diferentes tipos de alimentos. Los tubérculos y rizomas son excavados y una grulla excavando para ellos va a permanecer en su lugar por algún tiempo para excavar y seguidamente expandiendo un agujero para encontrarlos. En contraste con esto y con los métodos estacionarios de caza de espera y vigilancia empleados por muchas garzas, buscan insectos y presas animales moviéndose lentamente hacia adelante con la cabeza baja y sondeando con su pico.

Cuando exista más de una especie de grulla en una localidad, cada especie adoptará nichos separados para minimizar la competencia y la superposición de nichos. En un lago importante de la provincia de Jiangxi en China, las grullas siberianas se alimentan de las marismas y de las aguas poco profundas, las grullas de forma blanca en las orillas de los humedales, las grullas encapuchadas en las praderas de juncos y las dos últimas especies también se alimentan de los campos agrícolas junto con las grullas comunes.

Apareamiento y reproducción

Forman sistemas de apareamiento monógamos, crean estas aves parejas alrededor de los 2 o 3 años de edad. Se vinculan a través de una variedad de comportamientos de cortejo, incluyendo bailes que son muy elaborados. Ambos padres comparten por igual las responsabilidades de la incubación. Los padres cuidan y alimentan a los polluelos después de que salen del cascarón.

La primera reproducción se aplaza hasta los 2 a 8 años de edad, dependiendo de la subespecie, la población y el desarrollo individual, y aproximadamente 0,3 crías se crían cada año hasta la edad de independencia. El retraso en la edad de primera reproducción y la baja productividad anual explican el lento crecimiento poblacional inherente a esta especie. Este lento crecimiento ha sido un obstáculo clave en la conservación y manejo de las poblaciones en riesgo.

Cría

Las grullas son perpetuamente criadoras monógamas, estableciendo lazos de pareja a largo plazo que pueden durar toda la vida de estas aves. Los lazos de pareja comienzan a formarse en el segundo o tercer año de vida, pero pueden pasar varios años antes de la primera temporada de cría exitosa. Los intentos iniciales de reproducción a menudo fracasan, y en muchos casos los nuevos lazos de pareja se disolverán (o sea habrá divorcio) después de intentos fallidos de reproducción.

Las parejas que son repetidamente exitosas en la reproducción permanecerán juntas mientras continúen haciéndolo. En un estudio de las grullas de arena en Florida, siete de los 22 pares estudiadas permanecieron juntas durante un período de 11 años. De las parejas que se separaron, el 53% se debió a la muerte de una de ellas, el 18% al divorcio y se desconocía el destino del 29% de las parejas. Resultados similares habían sido encontrados por monitoreo acústico (sonografía / análisis de frecuencia de llamadas de duetos y guardias) en 3 áreas de cría de grullas comunes en Alemania durante 10 años.

Las grullas son criadoras territoriales y generalmente estacionales. La estacionalidad varía tanto entre especies como dentro de una misma especie, dependiendo de las condiciones locales. Las especies migratorias comienzan a reproducirse al llegar a su zona de reproducción estival, entre abril y junio. Sin embargo, la temporada de reproducción de las especies tropicales suele coincidir con las estaciones húmedas o monzónicas.

Los tamaños de los territorios también varían dependiendo de la ubicación. Las especies tropicales pueden mantener territorios muy pequeños, por ejemplo, las grullas sarus en la India pueden reproducirse en territorios tan pequeños como una hectárea donde el área es de suficiente calidad y la perturbación por parte de los humanos es mínima. En contraste, los territorios de grulla de corona roja pueden requerir 500 hectáreas, y las parejas pueden defender territorios aún más grandes, hasta varios miles de hectáreas. La defensa del territorio la realiza normalmente el macho. Debido a esto, es mucho menos probable que las hembras conserven el territorio que los machos, en caso de muerte de la pareja.

Estado de conservación

Cada año, las grullas blancas en peligro de extinción viajan a lo largo de un corredor de 4. 000 kilómetros que une sus zonas de anidación canadienses y su hogar invernal en Texas. El hábitat en su camino a través de las Grandes Llanuras del norte se está perdiendo a un ritmo alarmante, pero identificar los puntos clave para la protección es un desafío. Ahora, los investigadores detrás de un nuevo estudio han creado un modelo de uso del hábitat de la grulla trompetera con el potencial de mejorar enormemente la focalización de los esfuerzos de conservación durante su migración.

La mayoría de las especies de grullas se han visto afectadas por las actividades humanas y, al menos, están clasificadas como amenazadas, si no en peligro crítico. La difícil situación de las grullas blancas de América del Norte inspiró algunas de las primeras leyes estadounidenses para proteger las especies en peligro de extinción.

Curiosidades

Desde sus poderosas llamadas hasta sus intrincadas danzas, las grullas han encantado a la gente durante siglos.

Las grullas se encuentran en todos los continentes excepto en Sudamérica y la Antártida, viven estas en hábitats de humedales y praderas.

La esperanza de vida es de 20 a 50 años en la naturaleza, dependiendo de la especie. La grulla más antigua conocida era la grulla siberiana que vivió 83 años en cautiverio.

Las grullas vienen con una amplia gama de adornos, desde barbas y crestas ornamentales hasta dramáticos colores de plumaje.

A diferencia de las garzas de aspecto similar pero sin tener parentesco alguno, las grullas vuelan con el cuello extendido, sin retroceder. Las grullas han sido registradas volando a 72 kilómetros (45 millas) por hora. Las que vuelan más alto son las grullas euroasiáticas, que sobrevuelan el Himalaya a altitudes de hasta 10 000 metros (32.800 pies) – ¡esa es la altitud de crucero para los aviones de pasajeros!

Algunas especies y poblaciones de grullas migran a largas distancias; otras no migran en absoluto. Las grullas además son aves diurnas, la Grulla duerme sobre una pata con su cabeza bajo su ala y su otra pata extendida hacia su cuerpo.

Estas notables aves tienen un vasto sistema de comunicación vocal. Cada especie tiene su propio tono y volumen, desde los suaves toques de las grullas coronadas hasta la llamada de las grullas siberianas. Las grullas también usan el lenguaje corporal para comunicarse.

Las grullas modifican su dieta de acuerdo a la estación del año y a sus propios requerimientos de nutrientes. Ellos comen una variedad de cosas desde pequeños roedores de tamaño adecuado, peces, anfibios e insectos hasta granos, bayas y plantas.

Todas las grullas, jóvenes y mayores por igual, participan en elaboradas y entusiastas “danzas”, ¡a menudo sólo por diversión!  Para los jóvenes, el baile ayuda a desarrollar habilidades físicas y sociales.  Sirve como un ritual de cortejo para los adultos solteros y también prepara a las parejas establecidas para reproducirse.  En una bandada de grullas, una vez que comienza un baile, puede este ser contagioso y de forma rápida todas las grullas se unen.

Debido al tamaño de las grullas adultas, tienen pocos depredadores naturales dentro de su ambiente nativo. Zorros, gatos monteses y grandes rapaces como búhos y águilas son los depredadores más comunes de la grulla y principalmente de sus polluelos.

En toda Asia, la grulla es un símbolo de felicidad y eterna juventud. En Japón, la grulla es una de las criaturas místicas o santas (otras incluyen el dragón y la tortuga) y simboliza la buena fortuna y la longevidad debido a su legendaria vida útil de mil años. Una antigua leyenda japonesa promete que cualquiera que pliegue mil grullas de origami recibirá un deseo de una grulla.

En China, varios estilos de kung fu se inspiran en los movimientos de las grullas en la naturaleza, siendo los más famosos de estos estilos Wing Chun, Hung Gar (grulla tigre), y el estilo de lucha Shaolin Five Animals. Los movimientos de las grullas son bien conocidos por su fluidez y gracia.

Los mitos griegos y romanos a menudo retrataban la danza de las grullas como un amor de alegría y una celebración de la vida, y la grulla a menudo se asociaba tanto con Apolo como con Hefesto. Los antiguos egipcios decoraban sus tumbas con imágenes de grullas.

El griego para grulla es Γερανος (Geranos), que nos da el geranio, la grulla era un ave de presagio. En el cuento de Ibycus y las grullas, un ladrón atacó a Ibycus (un poeta del siglo VI a.C.) y lo dejó casi muerto. Ibycus llamó a una bandada de grullas que pasaban por allí, las cuales siguieron al atacante hasta un teatro y permanecieron sobre él hasta que, golpeado por la culpa, confesó el crimen.

Plinio el Viejo escribió que las grullas designarían a uno de ellos para que hiciera guardia mientras dormían. El centinela sostenía una piedra en su garra, de modo que si se quedaba dormido dejaba caer la piedra y se despertaba. Una grúa que sostiene una piedra en su garra es un símbolo bien conocido en la heráldica, y es conocida como una grúa en su vigilancia.

Aristóteles describe la migración de las grullas en la Historia de los Animales, añadiendo un relato de sus luchas con los pigmeos mientras invernaban cerca de la fuente del Nilo. Describe como falso un relato de que la grúa lleva en su interior una piedra de toque que se puede utilizar para comprobar si hay oro cuando se vomita. (Esta segunda historia no es del todo inverosímil, ya que las grullas pueden ingerir piedras de molleja apropiadas en una localidad y regurgitarlas en una región donde tales piedras son escasas.

La bandera de Uganda cuenta con una grulla coronada, lo que la convierte en una de las pocas banderas nacionales que llevan la imagen de un pájaro.

Las grullas están entre las aves vivas más antiguas del planeta. Un fósil de grulla encontrado en los Lechos Fósiles Ashfall en el noreste de Nebraska, se encuentra estimado en unos 10 millones de años de antigüedad.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la grulla llegó a simbolizar la paz y las víctimas inocentes de la guerra a través de la historia de la colegiala Sadako Sasaki y sus mil grullas de origami. Sufriendo de leucemia como resultado del bombardeo atómico de Hiroshima y sabiendo que estaba muriendo, se comprometió a hacer mil grullas de origami antes de su muerte a la edad de 12 años. Tras su muerte, fue reconocida internacionalmente como símbolo de las víctimas inocentes de la guerra y sigue siendo una heroína para muchas niñas japonesas.

Como ya notaste las especies de grullas ocupan un lugar importante en las culturas de todo el mundo, y ocupan un lugar prominente, por ejemplo, en el arte tradicional japonés, que a menudo resalta por las elegantes líneas y las fascinantes danzas de estas grandes aves. Las grullas, incluyendo las grullas de Sandhill (Antigone canadensis), también se encuentran en el arte norteamericano, donde sus llamadas penetrantes y elaboradas danzas han encontrado un lugar en las telas, la pintura y la danza de los nativos americanos y la cultura contemporánea.

El poeta sánscrito Valmiki se inspiró para escribir el primer pareado de śloka con el patetismo de ver a una grulla sarus macho disparada durante el apareamiento.

En La Meca, en la Arabia del Sur preislámica, Allāt, Uzza y Manāt se creía que eran las tres diosas principales de La Meca, se les llamaba las “tres grullas exaltadas” (gharaniq, una palabra oscura en la que “grulla” es el brillo habitual).

El gran interés en las Grullas de Sandhill ha llevado a numerosos festivales de grullas, generalmente cuando las grullas se congregan en grandes bandadas durante la migración. Tal interés también ha llevado al apoyo de extensos programas de investigación por parte de agencias estatales y federales, organizaciones de conservación y universidades de investigación.

Las Grullas de las Colinas de Arena son aves de cuerpo pesado, cuello largo y patas largas que habitan praderas abiertas y pantanos de agua dulce poco profundos. Las grullas migratorias a menudo son observadas fácilmente forrajeando en los campos de cereales, particularmente en el rastrojo de maíz cosechado, y durmiendo a lo largo de ríos de movimiento lento y otros cuerpos de agua dulce.

Clasificación

Hay 15 especies vivas de grullas en cuatro géneros. Un estudio filogenético molecular publicado en 2010 encontró que el género Grus, como entonces se definía, era polifilético. En el reordenamiento resultante para crear géneros monofiléticos, la grulla siberiana fue trasladada al género monotípico resucitado Leucogeranus, mientras que la grulla de arena, la grulla de cuello blanco, la grulla sarus y la brolga fueron trasladadas al género resucitado Antigone. Algunas autoridades reconocen los géneros adicionales Anthropoides (para la grulla demiselle y la grulla azul) y Bugeranus (para la grulla carunculada) por motivos morfológicos.

Registro fósil

El registro fósil de grullas deja mucho que desear. Aparentemente, las subfamilias estaban bien diferenciadas por el Eoceno Tardío (alrededor de hace 35 millones de año). Los géneros actuales tienen aparentemente unos 20 millones de años. La biogeografía de los fósiles conocidos y los taxones vivos de las grullas sugiere que el grupo es probablemente de origen del Viejo Mundo. La diversidad existente a nivel de género se centra en África “oriental”, por lo que es aún más lamentable que no exista ningún registro fósil decente a partir de allí. Por otro lado, es curioso que numerosos fósiles de Ciconiiformes estén documentados desde allí; estas aves presumiblemente ya compartían gran parte de su hábitat con las grullas de entonces. Las grullas son taxones hermanos de los Eogruidae, un linaje de aves no voladoras; como lo predice el registro fósil de las grullas verdaderas, las eogruids eran nativas del Viejo Mundo.

Subfamilias pertenecientes a la familia Gruidae

  • Grullas coronadas – Balearicinae.
  • Grullas típicas – Gruinae.

1 Comentario

  1. Me gusto mucho haber leido todo este articulo sobre las Grullas , de como son sus vostubres y en que lugares habitan.Gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here